UNA MACANUDA LECCIÓN DE POLÍTICA

SPFacebookQue los progres son una secta, eso ya lo sabemos todos. Y como todas las sectas, utilizan los medios más avanzados de control para asegurarse la buena voluntad de sus prisioneros. Eso incluye el control mental, que es el más perjudicial. De la misma manera, los progres embarullan la mente de sus partidarios de tal forma que la razón se sustituye por los sentimientos y encima estos sólo se estimulan de acuerdo con pautas preestablecidas por los controladores. La lógica deja de ser una herramienta para la vida para sus víctimas y en cambio se convierte en una prueba de la perversidad de sus enemigos, nosotros, cuando pretendemos forzarles a reconocer que dos y dos son cuatro. “¡Fascista!”, eso es lo que te llaman cuando les juras que no son cinco.

Hoy tenemos una entrada de las más interesantes. Y muy instructiva. Se trata de una nota de Sarah Palin publicada en su página personal en Facebook, pero en esta ocasión, Sarah cede la palabra a su hija Bristol, quien a su vez nos llama la atención sobre un excelente artículo publicado en The Atlantic por Conor Friedersdorf. Se trata del desmenuzamiento de un reciente discurso de Obama sobre la cuestión del espionaje masivo practicado por su gobierno. Friedersdorf hace una magnífico trabajo poniendo negro sobre blanco en la cuestión de cómo Obama nos manipula (o pretende manipularnos, que algunos no nos dejamos) usando su piquito de oro. Y es que en verdad las palabras pueden ser el arma más poderosa de todas a la hora de dominar a la gente. Y si no, lean el artículo en cuestión y ya me dirán después. 

Esta es la nota de Sarah:

Obama ha roto con vosotros. En serio. Os ha dado de lado por completo…

Bristol da en el clavo. Los jóvenes estadounidenses harían mejor en sacar sus cabezas del ala y darse cuenta de qué es lo que representa este presidente. Ya no es un mero problema de partidos. Esto se ha reducido a ser pro-estadounidense o no. Y si vosotros no podéis tomar partido por la libertad, ¿POR QUÉ OTRA COSA lo vais a hacer? Partidarios de Obama: seguid así y mirad como Estados Unidos se va al infierno en un paquete con un lacito mientras intentáis dormir por la noche comprendiendo que nuestros veteranos lucharon en vano. Leed su entrada [de Bristol] a continuación. Y despertad.

Y esta es la nota de Bristol:

Ya es suficiente

Jóvenes estadounidenses, por favor, tened cuidado.

Estamos perdiendo libertad antes de que te puedes imaginar y muchos ciudadanos esconden sus cabezas bajo el ala mientras nos dirigimos hacia un lugar muy aterrador… muy parecido al 1984 de George Orwell. (¡Por favor, leed ese libro si no lo habéis hecho!). El gobierno está husmeando y espiando a ciudadanos inocentes, a menudo sin una orden judicial ¡y sin ningún motivo para hacerlo tampoco! TODAS vuestras comunicaciones pueden ser un libro abierto para un gobierno a la búsqueda y potencialmente ser utilizadas en contra vuestra.

Sin embargo, muchos de vosotros simplemente os encogéis de hombros y esperáis a que alguien defienda vuestra libertad. Pero la lucha contra actos anticonstitucionales como estos nos exige a todos el unir nuestros esfuerzos y decir: “¡Gobierno, ya es suficiente! ¡Tú trabajas para nosotros! Nosotros no trabajamos para ti. ¡Y no me pisotees! ¿Esperas que mi generación sea enviada a la guerra para defender a Estados Unidos contra amenazas externas? ¡Sin embargo, nuestras mayores amenazas tal vez provengan desde dentro de nuestro propio gobierno!”.

Por favor, leed este artículo acerca de cómo nuestro presidente os está engañando descaradamente. Los medios de comunicación le guardan las espaldas generalmente debido a que muchos periodistas se han involucrado personal y emocionalmente en el gobierno de Obama. No pueden admitir que nos ha fallado. Por lo tanto, cuando reluce la verdad sobre el gobierno del Gran Hermano infringiendo vuestra privacidad y, obviamente, mintiendo al respecto, son de agradecer informes veraces como este.

Chicos, nos toca a cada uno de nosotros el defender la libertad. No esperéis a políticos como nuestro presidente para hacerlo. Nos está forzando Obamacare, nos ha endeudado más y más sin tener un plan para detener la quiebra de Estados Unidos, mintió acerca de husmear en nuestras comunicaciones y ha probado que su lealtad no es a nuestra libertad.

¡Despertad!

Y este es el artículo al que me refería. Es largo, pero vale la pena realmente. Tómenselo con calma y léanlo con atención. Aprenderán un montón sobre como decir lo contrario de lo que se piensa y no ser acusado de mentiroso.

El discurso de la vigilancia: un fracaso en la presidencia de Barack Obama

Su tono el viernes fue inapropiadamente despectivo, en tanto que el contenido era engañoso en el mejor de los casos y mentiroso en el peor.

Mintiendo con toda la cara

Jon Stewart reaccionó una vez a un discurso de Barack Obama maravillándose de que “a las 11 horas de un martes, un prominente político habló a los estadounidenses acerca de la raza como si fueran adultos”.

El viernes, el presidente Obama habló con nosotros acerca de la vigilancia como si fuéramos niños precoces. Procedió como si las objeciones generalizadas a sus políticas pudieran ser resueltas de la manera como un padre responde a una niña de ocho años de edad que ha protestado formalmente por su hora de acostarse. ¡Él está muy orgulloso de que hayamos madurado lo suficiente como para interesarnos por nuestras libertades civiles! Vaya, él solía pensar igual que nosotros cuando era más joven y se compromete a tomar en consideración nuestros argumentos. Pero algunas decisiones sólo pueden ser tomadas por los adultos. ¿Sabemos lo mucho que nos quiere? ¿Podemos imaginarnos siquiera lo mal que se sentiría si algo malo sucediera mientras está trabajando para para garantizar nuestra seguridad? (*)

Mediante la observación de la condescendencia de Obama, yo no pretendo sugerir que su tono fuera la parte más desagradable del discurso. La desinformación debería molestar más a los estadounidenses. Son las palabras de la comadreja. Las protestas de lo-que-me-dices-no-puede-ser-cierto. Las afirmaciones basadas en hechos erróneos.

Está todo allí.

* * *

El fragmento:

(…) Ordené una revisión de nuestros programas de vigilancia. Por desgracia, en lugar de un proceso ordenado y legal para debatir estas cuestiones y llegar a las reformas adecuadas, repetidas filtraciones de información clasificada han iniciado el debate de una manera muy apasionada, pero no siempre plenamente informada.

Pero Obama siempre ha tenido a su alcance el poder de iniciar un debate plenamente informado. Los secretos de Estado que él guarda, con o sin razón, son el mayor obstáculo para un debate plenamente informado. Te gusten las filtraciones o las odies, ellas han causado indiscutiblemente que los estadounidenses, entre ellos algunos miembros del Congreso, estén mucho mejor informados que antes sobre vigilancia de la NSA, no menos informados. Y como cualquier estudiante de la era de los derechos civiles debería conocer, el debate no tiene que ser “ordenado” para ser saludable.

El fragmento:

También soy consciente de cómo se ven estos temas en el extranjero porque el liderazgo estadounidense en todo el mundo depende del ejemplo de la democracia estadounidense y el aperturismo estadounidense, porque lo que nos diferencia de otros países no es sólo nuestra capacidad de asegurar nuestra nación.

Es la forma en que lo hacemos, con un debate abierto y democrático. 

Pero su política y la cuestión de la vigilancia, sea lo que sea que uno piensa de ello, nunca se ha caracterizado por el debate abierto. Hay sesiones secretas llevadas a cabo por los comités del Congreso –y audiencias secretas llevadas a cabo por los jueces del tribunal de FISA– donde se toman decisiones políticas sumamente consecuentes. Si el mundo real depende del ejemplo de aperturismo estadounidense, le estamos fallando al mundo. El ejemplo que estamos estableciendo es que está bien que los gobiernos intercepten en secreto los datos de las comunicaciones privadas de todos los ciudadanos. ¿Cómo funcionaría eso en la mayoría de los países? El secreto oficial que rodea la NSA ya ha corroído la democracia estadounidense de manera real.

El fragmento:

Voy a trabajar con el Congreso para llevar a cabo reformas adecuadas del artículo 215 de la Ley Patriota, el programa que recopila los registros telefónicos. Como he dicho, este programa es una importante herramienta en nuestro esfuerzo por desmantelar complots terroristas y no permite que el gobierno escuche llamadas telefónicas sin una orden judicial. Sin embargo, dada la magnitud de este programa, entiendo las preocupaciones de aquellos que se preocupan por que pudiera ser objeto de abuso.

Vaya formulación más retorcida. Es cierto que el artículo 215 de la Ley Patriota no permite que el gobierno “escuche cualquier llamada telefónica sin orden judicial” –y también es cierto (por razones complejas que implican una serie de disposiciones, entre ellas el artículo 702, y mucho juego de palabras sospechoso) que el gobierno escucha las llamadas telefónicas de estadounidenses inocentes que no son sospechosos de terrorismo, a menudo de una manera que los estudiantes de historia de Estados Unidos comparan a las “órdenes judiciales generales” que violaban la Cuarta Enmienda. A veces, de acuerdo con The Guardian y el senador Ron Wyden, no se necesita ninguna orden judicial.

Obama está explotando el hecho de que la mayoría de la gente no distingue el artículo 215 de cualquier otro artículo de la ley de vigilancia. Sería como si yo le dije a un empleado de una empresa propiedad mía, que “nada en el Código de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional me permite observar el contenido de su correo electrónico del trabajo”. Eso es cierto, pero engañoso. Son otras partes de la ley la que confieren la autoridad para espiar.

El fragmento:

Voy a trabajar con el Congreso para mejorar la confianza del público en la supervisión realizada por el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera…. El TVIE fue creado por el Congreso para proporcionar la revisión judicial de determinadas actividades de inteligencia de tal modo que un juez federal debe determinar que nuestras acciones son consistentes con la Constitución. Sin embargo, para aumentar la confianza, creo que deberíamos tener en cuenta algunos cambios adicionales en el FISC. Una de las preocupaciones que la gente plantea es que un juez que revise una solicitud del gobierno para llevar a cabo vigilancia programática sólo escucha una versión de la historia, lo que puede inclinarlo demasiado del lado de la seguridad, sin prestar la atención suficiente a la libertad.

Y aunque tengo confianza en los tribunales y creo que han hecho un buen trabajo, creo que podemos ofrecer mayores garantías de que el tribunal está observando estos temas desde ambas perspectivas –la seguridad y la privacidad. Así en concreto, podemos tomar medidas para asegurarnos de que la preocupación por las libertades civiles tienen una voz independiente, en su caso, asegurándonos de que la postura del gobierno es desafiada por un adversario.

Pero el trabajo de un juez no es equilibrar la libertad y la seguridad, como si hubiera un grado objetivamente correcto de “inclinación” sobre el que puede solventarse la cuestión. Los jueces están ahí, en primer lugar, para garantizar que la Constitución no es violada, y después para asegurar que se está cumpliendo la ley. El estado de derecho es la salvaguardia más importante que asegura la vida y la libertad de los estadounidenses, y cualquier régimen jurídico que permita que la Constitución sea violada en secreto es “inclinarse” lejos de la seguridad a largo plazo.

De hecho, todo el concepto de un tribunal secreto es un error y es asombroso que Obama, o cualquier persona del lado de los republicanos partidistas, confien en un tribunal compuesto en su totalidad por personas designadas por un hombre. ¿Qué pasaría si os dijera, demócratas, que en lo sucesivo, la jurisprudencia sobre el aborto, la jurisprudencia sobre el derecho de voto, el derecho laboral, o en realidad cualquier área del derecho constitucional de Estados Unidos se decidiera en secreto y siempre por los jueces que escogiera John Roberts? ¿Cuánta confianza tendríais en el resultado de las decisiones tomadas en ese tribunal? Sin embargo, así es como funciona el tribunal de la FISA. ¡Y se supone que debemos confiar en que las decisiones del tribunal secreto estén siendo correctas!

El fragmento:

Podemos y debemos ser más transparentes.

Así que me he dirigido a la comunidad de inteligencia para hacer pública tanta información acerca de estos programas como sea posible. Ya hemos desclasificado información sin precedentes acerca de la NSA, pero podemos ir más allá. Así que, bajo mi mando, el Departamento de Justicia hará público el fundamento jurídico de las actividades de recogida del gobierno bajo el artículo 215 de la Ley Patriota.

Una de las prácticas menos defendibles del gobierno de Obama es esconder la justificación legal de sus acciones, como si la ley secreta fuera tan legítima como ocultar los nombres de los agentes de la CIA o los códigos nucleares. No debería haber ningún artículo de la Ley Patriota, o de cualquier otra ley, que no puede ser comprendida sin ver una nota legal clasificada elaborada en la Oficina de Asesoría Legal.

Decirnos simplemente lo que la ley dice no es dar un paso más allá en la transparencia sin precedentes ya existente. De hecho, los Estados Unidos posteriores al 11-S ya han fijado nuevos precedentes en secretos de Estado.

Además, es posible –tal vez imprudente, tal vez incluso inseguro, pero indiscutiblemente “posible”– hacer pública toda la información sobre la vigilancia. El que Obama invoque lo que es “posible” para establecer su estándar equivale a ocultar su nivel actual, sea cual sea este. El desacuerdo sobre lo que debe ser publicado está presente en el gobierno federal e incluso el propio Poder Ejecutivo.

La invocación de lo que es “posible” publicar lleva a preguntar, en el mejor de los casos.

El fragmento:

Y a los demás en todo el mundo, quiero dejar en claro una vez más que Estados Unidos no está interesado en espiar a la gente común. Nuestra inteligencia se centra sobre todo en la búsqueda de la información que es necesaria para proteger a nuestro pueblo y, en muchos casos, proteger a nuestros aliados.

Otra locución engañosa. Estados Unidos puede no estar “interesado” en espiar a la gente común, pero lo está haciendo todos los días. Está espiando a millones de personas comunes. Lo que preocupa a esas personas es que están siendo espiados, no si los del espionaje están interesados en ellos en particular o solo incidentalmente.

El fragmento:

Los hombres y mujeres de nuestra comunidad de inteligencia trabajan todos los días para mantenernos a salvo porque aman este país y creen en nuestros valores. Son patriotas.

Los patriotas son perfectamente capaces de violar los derechos de sus conciudadanos. Y si bien la gran mayoría de los empleados y contratistas de la NSA pueden ser patriotas, algunos de ellos pueden no ser patriotas; algunos de ellos pueden incluso ser deshonestos; o bienintencionados, pero incapaces de resistirse a abusar de la autoridad que se les ha dado: o determinados desde el principio a actuar de la manera más nefasta posible. Todas las grandes organizaciones emplean a algunas manzanas podridas.

El fragmento:

Si la preocupación fuera que de alguna manera esta era la única manera de hacer llegar esta información a la opinión pública, yo firmé una orden ejecutiva mucho antes de que el Sr. Snowden filtrara esta información que proporcionaba protección a los denunciantes de la comunidad de inteligencia, por primera vez.

La orden de Obama no habría hecho llegar la información al público.

Y el gobierno de Obama ha perseguido celosamente a varios denunciantes de la seguridad nacional. Todavía tengo que escuchar a algún denunciante afirmar que Snowden podría haber tratado este asunto internamente. Incluso los senadores que pensaban que se estaban violando los derechos de los estadounidenses no podían hacer mucho para detenerlo.

El fragmento:

(…) Una impresión general, creo, ha tomado cuerpo, no sólo entre el público estadounidense, sino también en todo el mundo, que de alguna manera estamos por ahí únicamente para absorber información de todo el mundo quieras o no y hacer lo que nos plazca con ella. Ahora bien, ese no es el caso. Nuestras leyes nos prohíben específicamente vigilar a los ciudadanos estadounidenses sin una orden judicial. Y hay toda una gama de garantías que se han puesto en marcha para asegurarse de que ese principio básico es acatado.

¡El equipo de Obama está recopilando información sobre todo el mundo! No se está haciendo de cualquiera manera, sino deliberadamente y de forma global. ¿Y por qué los límites a la vigilancia de los estadounidenses deberían tranquilizar a los extranjeros?

El fragmento:

PREGUNTA: Quería preguntarle acerca de su evolución en los temas de vigilancia. Es decir, parte de lo que está hablando hoy es sobre la restauración de la confianza pública. Y el público le ha visto evolucionar desde que estaba en el Senado de Estados Unidos hasta ahora. E incluso en fecha tan reciente como junio, usted dijo que estos –el proceso era tal que la gente debería sentirse a gusto con él. Y ahora está diciendo –que está haciendo estas reformas y la gente debería sentirse cómoda con ellas. ¿Por qué debería confiar el público en usted en este tema y por qué ha cambiar su postura varias veces?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, creo que es importante decir, Carol, en primer lugar, que mi opinión sobre los programas actuales no ha variado. Constantemente he dicho desde que asumí el cargo que cuando me pusiera manos a la obra los evaluaría. De algunos de estos programas ya había sido crítico cuando estaba en el Senado.

Esto es para caerse de espaldas.

Echemos un vistazo más de cerca a lo que Carol llama la “evolución” de Obama. Como senador de Estados Unidos, Obama “co-patrocinó un proyecto de ley de 2007, presentado por el senador Russ Feingold (D-Wisconsin) que habría exigido al gobierno que demuestrara con ‘hechos claros y concretos‘ que quería registros relacionados con ‘un presunto agente de una potencia extranjera‘ o los registros de personas con un grado de separación de un sospechoso”, señala Karen Brandeisky en Pacific Standard.

Además:

En febrero de 2008, Obama copatrocinó una enmienda… que habría limitado aún más la capacidad del gobierno para recolectar cualquier comunicación de o a las personas residentes en Estados Unidos. La medida también habría requerido de los analistas del gobierno el separar todas las comunicaciones estadounidenses recogidas incidentalmente. Si los analistas querían acceder a esas comunicaciones, habrían tenido que solicitar la aprobación de un tribunal de vigilancia individualizada. La enmienda fue derrotada por 35-63. Obama más tarde cambió su postura y apoyó lo que se convirtió en la ley que ahora se sabe que autorizó el programa Prism.

Hay más:

La enmienda de Feingold de 2008, que Obama apoyó, también habría requerido del Departamento de Defensa y del Departamento de Justicia que completaran una auditoría conjunta de todas las comunicaciones estadounidenses recogidas incidentalmente y proporcionar el informe a los comités de inteligencia del Congreso. La enmienda fue derrotada por 35-63. El Inspector General de la Comunidad de Inteligencia dijo a los senadores Ron Wyden (D-Oregon) y Mark Udall (D-Colorado) el año pasado que sería inviable el estimar cuántas comunicaciones estadounidenses han sido recopiladas incidentalmente, y hacerlo violaría los derechos de privacidad de los estadounidenses.

Y también:

Obama copatrocinó una medida de 2007 que habría exigido del gobierno que se lo dijera a los abogados defensores antes de utilizar cualquier evidencia recogida bajo el controvertido artículo de la Ley Patriota.

Y luego está el hecho de que:

Como senador, Obama quería que el Fiscal General presentara un informe público con los datos agregados sobre cuántas personas habían sido blanco de las búsquedas… A pesar de las peticiones de Microsoft y Google, el Departamento de Justicia aún no ha dado su aprobación a las empresas para divulgar datos agregados sobre las directivas de vigilancia.

Hay aún más en el excelente artículo de Pacific Standard. Pero Obama ese pone ante nosotros y empieza a darle vueltas al asunto, como si su postura sobre ello no hubiera cambiado en absoluto. Es una de las líneas más insultantes que pronunció.

El fragmento:

(…) Si nos fijamos en los informes, incluso las revelaciones que el Sr. Snowden ha ofrecido, todas las historias que se han escrito, sobre lo que no está leyendo es sobre el gobierno abusando en realidad de estos programas y, ya saben, escuchando las llamadas de teléfono de la gente o leyendo inapropiadamente mensajes de correo electrónico de la gente. Lo que se oye es sobre la posibilidad de que esto pudiera ser objeto de abuso. Ahora, parte de la razón por la que no se abusa de ello es porque hay –estos controles están en puestos en su sitio, y esos abusos estarían en contra de la ley y estarían en contra de las órdenes de la FISC.

El acto de recogida y almacenamiento de información privada de decenas de millones de estadounidenses inocentes, así como de cualquier cosa de cualquier persona sobre la capa de la Tierra, es, en sí misma, un abuso de poder.

Además, no hay ninguna razón por la que el público pudiera ser consciente de abusos en estos programas muy recientemente revelados, incluso si eso hubiera ocurrido en múltiples ocasiones. ¡La totalidad de los programas se mantuvieron ocultos de nosotros durante años! ¿Por qué deberíamos esperar a saber si un analista estaba comprobando a su ex-novia, o si un entusiasta partidario de Obama estaba espiando a los partidarios de Mitt Romney en 2012? ¿Cuántos años se hubiera tardado antes de que los abusos documentados por la Comisión Church salieran a la luz?

Hay, finalmente, una clara evidencia de que al menos un poco de abuso ilegal ha sucedido ya (énfasis añadido):

El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, o FISC, dictaminó el miércoles que no tiene ninguna objeción a la publicación de un dictamen del Tribunal de 2011 que encontró que algunos de los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional bajo la Ley de Enmiendas de la FISA, eran inconstitucionales. Una sentencia de la FISC de 2011 había llegado a la conclusión de que algunos de los programas de vigilancia de la NSA habían violado artículos de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, o FISA, una ley destinada a proteger a los ciudadanos estadounidenses de los programas de vigilancia destinados a los extranjeros.

El tribunal más secreto de la nación, como se le ha llamado en los medios de comunicación, dijo que la opinión clasificada de 86 páginas se puede hacer pública si una orden judicial de un tribunal de distrito lo ordena. El viernes, el Departamento de Justicia, o DoJ, había argumentado que la opinión del tribunal debía permanecer en secreto y su publicación estaría en contradicción con las propias reglas del FISC sobre la divulgación de los documentos clasificados, de acuerdo con NBC News.

Este es lenguaje que el gobierno Obama lanzó el viernes:

Desde que se inició el programa de recolección de metadatos de telefonía bajo el artículo 215, ha habido un número significativo de cuestiones de cumplimiento y de aplicación que se descubrieron como resultado de revisiones por parte del DOJ y ODNI y de la supervisión interna de la NSA. De acuerdo con las reglas del Tribunal, tras el descubrimiento, se reportaron estas violaciones a la FISC, que ordenó las medidas correctivas apropiadas. De los incidentes y las respuestas del Tribunal se informó también a los Comités de Inteligencia y del Poder Judicial con gran detalle. Estos problemas se referían generalmente a errores humanos o asuntos tecnológicos altamente sofisticados relacionados con el cumplimiento por parte de la NSA de aspectos particulares de las órdenes del Tribunal. El FISC, en ocasiones, ha sido crítico con los problemas de cumplimiento por parte del Poder Ejecutivo, así como con la cumplimentación de los documentos requeridos por el Tribunal al Gobierno. Sin embargo, la NSA y el Departamento de Justicia han corregido los problemas planteados por el Tribunal y el Tribunal ha continuado autorizando el programa con las medidas correctivas apropiadas.

Así que hemos tenido: (1) errores humanos y errores tecnológicos, (2) artículos de la FISA violados, y (3) un dictamen del Tribunal de la FISA de que algo que hizo la NSA había violado la Constitución. ¡Estamos, de hecho, leyendo sobre abusos! No es más vergonzoso porque el equipo de Obama mantiene deliberadamente en secreto los detalles.

El fragmento:

Creo que lo más importante que quiero destacar es que no tengo interés y la gente de la NSA no tiene interés en hacer otra cosa que asegurarse de que podemos prevenir un ataque terrorista, dónde podemos conseguir información anticipada, de que somos capaces de llevar a cabo esa tarea crítica. No tenemos interés en hacer nada más que eso.

Los derechos pueden ser violados en la búsqueda de intereses nobles y legítimas. Quizás FDR no tenía interés en hacer otra cosa que ganar la Segunda Guerra Mundial. Los estadounidenses de ascendencia japonesa encerrados en campos de concentración tuvieron sus derechos tan violados como si su motivo era personal.

Además, la afirmación de Obama es incorrecta. Él tiene todo tipo de intereses, además de la prevención de atentados terroristas –intereses políticos, intereses ideológicos, intereses heredados, intereses egoístas. La gente de la NSA quiere detener los ataques terroristas. Pero tienen otros intereses también. Muchos quieren aumentar el poder de que gozan en su estrecho ámbito; quieren perpetuar y expandir su agencia… y algunos, como Snowden, tienen intereses totalmente inesperados, como la transparencia. Eso le obligó a huir con todo tipo de información sensible. ¿He de creer que ningún empleado o contratista se daría a la fuga por razones menos nobles? ¿O romper las reglas de la agencia en secreto con fines perversos?

Eso es absurdo.

* * *

El debate sobre la vigilancia es sin duda el más importante de nuestra era.

Sin embargo, durante el debate sobre la vigilancia, el Poder Ejecutivo, incluyendo a Obama, ha mentido, ofuscado y engañado al pueblo estadounidense de varias maneras. Antes de la filtración de Edward Snowden, al menos podrían decirse a sí mismos que la desinformación servía al propósito de evitar que los operarios de al-Qaeda aprendieran los contornos generales de nuestras capacidades de vigilancia. Pero hoy, cuando esa excusa ha caducado desde hace mucho tiempo, Obama sigue mintiendo, confundiendo y engañando al pueblo americano. De este modo, está impidiendo que la democracia representativa funcione tan bien como debería. Con las apuestas tan altas, y su rendimiento tan dudoso en muchos aspectos, el discurso del viernes es uno de los fracasos de su presidencia.

(Para el análisis de las inadecuadas reformas propuestas por Obama, ver aquí).

____

(*) Por desgracia, Obama-como-figura-paterna ni siquiera es sabio y controlado en su torpeza, como Cliff Huxtable. En cambio, Estados Unidos se ha quedado con uno de esos padres maniáticos del control. Es como si, en lugar de la chica de la canción de No Doubt a quien no se le permite conducir a altas horas de la noche, ella pudiera viajar cuando quisiera, pero con un rastreador instalado. Además, su padre piratea el correo electrónico de todos los niños en su círculo social –no  es que tenga tiempo de leer la mayor parte de sus comunicaciones privadas, ¿pero quién sabe lo que podría encontrar algún día? ¿He mencionado que ella ahora tiene 31 años y trató de obtener una orden de alejamiento, sólo para que un juez desechara el caso porque no ella no pudo demostrar que papá todavía la estuviera escuchando?

Y hasta aquí cómo descubrir a un mentiroso por sus propias palabras. Por supuesto, Obama estará clamando que él no dijo nada de eso y que el autor ha malinterpretado sus palabras y que es él quien manipula la realidad. Sí, sí, y dos huevos duros.

Por cierto, una opinión muy personal mía: veo a Bristol metida en política dentro de quince o veinte años. Y no como concejal de su pueblo precisamente, sino como senadora incluso. Y si no, tiempo al tiempo. Esta chica vale tanto como su madre. Pero antes va su madre, ¿vale? Primero la colocaremos a ella en la Casa Blanca y luego a Bristol en el Senado. 

Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNA MACANUDA LECCIÓN DE POLÍTICA

  1. Santi dijo:

    A Bristol y a Pipper ¡No se te olvide, amigo Bob! ¡La saga Palin tiene continuación! Pero por de pronto… ¡Palin 2016! :)

    Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s