BOBBY JINDAL SALTA A LA PALESTRA

PrimariasGOPEso de los discursos de presentación está muy bien. Todos los  candidatos dan lo mejor de sí cuando pronuncian uno de ellos y así logran enfervorizar a la audiencia, al menos a la que no ha acudido atraída solamente por el bocata de tortilla y la cerveza que les han prometido, je, je, je. Un servidor ya lleva unos cuantos de esos discursos a las espaldas (¡y los que me faltan todavía!) y debo reconocer que, de entre todos ellos, los dos que más me han gustado han sido los de Ted Cruz y Bobby Jindal. El de Donald Trump también me gustó, pero no tanto por la sustancia (que también) sino por lo muy divertido y lenguaraz que es “The Donald” cuando quiere, que es casi siempre. De los demás, el de Rick Perry me gustó también por su solidez, pero nada más; el de Rick Santorum me dejó algo frío, la verdad sea dicha; y el de Ben Carson me pareció interesante, pero nunca consiguió seducirme del todo. El resto, basura (sobre todo el de Judas Rubio).

Como ya les expliqué ayer, ahora me encuentro con dos “números uno” en mi lista de preferencias: Ted Cruz y Bobby Jindal. Lo de este último es algo que no deja de sorprenderme porque nunca había pensado que pudiera interesarme tanto por él, pero lo cierto es que su discurso de presentación fue tan bueno que no puedo menos que reconsiderar mi opinión anterior. Y, en  consecuencia, Jindal se ha convertido en un favorito mío. Tiempo habrá de ver si logra convertirse en un favorito también de los votantes, pero por lo que a mí respecta, ahora mismo tendría un problema si tuviera que decidir a quién voto: Cruz o Jindal.

Jindal red tie

Para que lo entiendan, lo mejor es que les haga un resumen de su discurso. Así podrán decidir si tengo razón en considerar a Jindal “uno de los nuestros” o es que me ha afectado demasiado el sol este fin de semana y desvarío. Para no abusar demasiado de su tiempo, no traduciré el texto al completo, sino que me limitaré a sus mejores párrafos, lo cual bastará sin duda para que todos nos hagamos una idea.

Helo aquí el discurso de marras. Para empezar, y como la mejor declaración de intenciones posible, nada mejor que atizar de lo lindo al establishment republicano, que es lo que más nos gusta:

El Partido Republicano de hoy en Washington ha sido golpeado en la sumisión y cada vez tiene más miedo de decir la verdad. Es hora de decir lo que todos pensamos, que los emperadores en Washington están desnudos. Por si acaso no ha quedado claro todavía, me presento a la presidencia sin el permiso del cuartel general en Washington, D.C. Pero tened por seguro que estoy forjado, descansado y listo para esta pelea.

Pero no bastó con un párrafo para que Jindal se sintiera satisfecho. Aún hay más:

Esta es la verdad sobre la mayoría de los políticos: son egoístas y son seguidores, no líderes. Se preocupan más sobre su propio destino que sobre el destino del país. Hacen encuestas, miran adónde se dirige el público y luego corren a ponerse al frente y pretenden ser ellos los que dirigen el desfile. Es fácil ser un político popular, no hacer olas, besar bebés y cortar cintas de inauguración, y no hacer grandes cambios. Pero no voy a tomar el camino fácil. Si queréis a alguien que pretenda que todo va bien y sólo hay que hacer algunos pequeños ajustes, entonces queréis a otra persona.

Un discurso de presentación sin una parte dedicada a la biografía del candidato es como una hamburguesa sin queso, así que Jindal no iba a ser menos:

Mi nombre es Bobby Jindal, soy el gobernador del gran estado de Luisiana y me presento a presidente del mejor país del mundo, los Estados Unidos de América. Hace cuarenta y cuatro años, una joven pareja que nunca habían estado antes en un avión dejaron su hogar en el otro lado del mundo para venir a un lugar llamado Estados Unidos. Nunca lo habían visto; entonces no había Internet para buscar. Pero habían oído la leyenda de que había un lugar en este mundo donde la gente era libre y las oportunidades eran reales. No estaban viniendo realmente a un lugar geográfico, venían a una idea y esa idea es Estados Unidos. Para ellos, Estados Unidos representaba todo lo que era bueno en el mundo, donde se puede salir adelante si trabajas duro y juegas según las reglas. Un lugar donde lo que importa es el contenido de tu carácter, no el color de tu piel, el código postal donde tú naciste o el apellido de tu familia.

Una leyenda que era cierta:

Mi papá se crió en una casa sin electricidad ni agua corriente y él era la única persona en su familia que pasó de quinto curso en la escuela. Él y mamá vinieron a Luisiana porque creían en Estados Unidos. Y cuando llegaron aquí se encontraron con que la leyenda era cierta. Encontraron que el pueblo de Luisiana los aceptaba. Y hallaron que Estados Unidos es de hecho la tierra de los libres y el hogar de los valientes.

Más biografía, ahora la del propio Jindal como gobernador de Luisiana:

Treinta y siete años después, el hijo mayor de mis padres se convirtió en gobernador de Luisiana. Fue después del Katrina, cuando nuestra economía estaba encerrada en una espiral descendente, nuestra ciudad más grande era un caso y durante 25 años consecutivos, había más gente que dejaba este estado que venía a él. Luisiana estaba en serios problemas. Así que tuvimos que hacer grandes cambios. Tuvimos que creer en Luisiana otra vez. Y eso es exactamente lo que hicimos.

¿Cómo?:

Reformamos nuestras leyes éticas. Pasamos de ser uno de los peores estados a uno de los mejores. Privatizamos nuestro anticuado sistema de hospitales públicos, reformamos la educación con cerca de un 100 % de escuelas públicas en Nueva Orleans. Ahora tenemos libertad de elección de escuelas en todo el estado porque cada niño se merece una oportunidad igual para una gran educación. En lugar de que el niño siguiera a los dólares, hicimos que los dólares sigan el niño porque confiamos en los padres, no en los burócratas, para tomar las mejores decisiones para nuestros hijos. Hicimos lo que dijeron que no se podía hacer, redujimos nuestro gobierno. Recortamos nuestro presupuesto en un 26%. Recortamos el número de burócratas del gobierno en más de 30.000. No fue fácil, la multitud del gran gobierno nos combatió a cada paso del camino. Protestaron. Obstruyeron. Incluso nos llevaron ante los tribunales. Pero ganamos.

Hoy tenemos más gente mudándose a Luisiana que yéndose de él, nuestra población más alta de la historia. Nuestros niños están volviendo a casa. Y ahora tenemos más gente trabajando que en cualquier otro momento de la historia de nuestro estado, con los ingresos más altos de la historia de nuestro estado. Un trabajo para vuestra familia y un sueldo en vuestro buzón de correo son la prueba definitiva de vuestro estado está haciendo las cosas bien. Pero, por supuesto, hay otra cara de la historia; la multitud del gran gobierno odia lo que hemos hecho. Dicen que hemos recortado el gobierno más que nadie y que los presupuestos siempre tienen poco dinero conmigo en la oficina del gobernador. Mi respuesta a la multitud del gran gobierno es simplemente esta: sí. Soy culpable de los cargos y nuestro estado está mejor hoy.

¿Les apetece leer unas cuantas pullas que Jindal le tiró a la Clinton? ¡Pues claro! Eso siempre se agradece. Esta es la primera, sobre el tamaño del gobierno federal:

Es hora de que la gente en Washington admita la verdad. No se puede hacer crecer la economía y el gobierno al mismo tiempo. Es una opción. Hillary Clinton quiere hacer crecer el gobierno de Washington, pero nosotros queremos que crezca la economía real aquí en Estados Unidos.

Aquí está la diferencia clave: los demócratas evalúan el éxito en términos de la prosperidad de gobierno. Nosotros definimos el éxito en términos de la prosperidad de nuestro pueblo.

Esta es la segunda, sobre la libertad de religión:

Voy a decir esto lentamente de modo que incluso Hillary Clinton pueda entenderlo. Los Estados Unidos no crearon la libertad religiosa; la libertad religiosa creó a los Estados Unidos de América.

Esta es la tercera, sobre el tan cacareado “multiculturalismo” (o sea, odiarte a ti mismo):

Es hora de que dejemos de dividirnos unos a otros. Hillary Clinton ya está tratando de dividirnos por etnia, por sexo y por situación económica. En cuanto a mí, me enferman y estoy cansado de la gente que trata de dividir a los estadounidenses. Y ya no aguanto más todas esas monsergas sobre los estadounidenses con guión. No somos indio-americanos, irlandés-americanos, afro-americanos, estadounidenses ricos o estadounidenses pobres; todos somos estadounidenses.

Y la cuarta vez, sobre las pretensiones de la Clinton de ser Obama bis:

Es hora de hacer las paces con el pueblo estadounidense. Este presidente y su aprendiz, Hillary Clinton, están llevando los Estados Unidos por el camino de la destrucción. Económica, cultural e internacionalmente. Pero la cosa más devastadora que han tratado de hacer es redefinir el sueño americano.

¿Qué opina Jindal sobre la inmigración? Interesante cuestión, siendo como es él mismo hijo de inmigrantes:

Mientras tanto, he aquí otra cosa que no se os permite decir, pero que yo voy a decir de todos modos. No podemos permitirnos gente que emigra a este país para que puedan utilizar nuestras libertades para socavar nuestras libertades. Eso es exactamente lo que ha sucedido en Europa, donde tienen segundas y terceras generaciones de inmigrantes que se niegan a aceptar los valores y la cultura de los países a los que se han trasladado. No debemos permitir que eso suceda aquí. No está fuera de razón el exigir que si usted quiere inmigrar a los Estados Unidos, debe hacerlo legalmente, y debe estar listo y dispuesto a abrazar nuestros valores, aprender inglés, y arremangarse y ponerse a trabajar.

Y para terminar, un estacazo para Bush, por supuesto:

Ahora, vamos a hacer algo diferente y decir la verdad acerca de nuestra situación política. Los republicanos deben dejar de tener miedo a perder. Si tratamos de ocultar quiénes somos de nuevo, vamos a perder de nuevo. Vosotros habéis oído a Jeb Bush decir que tenemos que estar dispuestos a perder las primarias con el fin de ganar las elecciones generales. ¡Vamos a ayudarle a hacer eso!

Permitidme traducir eso para vosotros. Voy a traducir eso del politiqués al inglés llano. Lo que Jeb Bush está diciendo que necesitamos esconder nuestros ideales conservadores. Pero la verdad es que si vamos por ese camino de nuevo, vamos a perder de nuevo. Vamos a hacer algo nuevo, vamos a respetar nuestros propios principios para variar. Vamos a decir la verdad valientemente, sin miedo.

Evidentemente, llegados a este punto, el entusiasmo de la multitud era inenarrable. Y también el de este bloguero. De todas formas, me gustaría puntualizar una cuestión del discurso de presentación de Jindal y es la referida a la política de inmigración. Para ello, les transcribo unas declaraciones suyas hechas no hace mucho tiempo sobre esa cuestión en Fox News. Decía Jindal lo siguiente:

Mira, los Estados Unidos fueron construidos sobre la libertad religiosa. Nosotros no discriminamos a nadie por su religión y ciertamente hay muchos musulmanes que son patriotas estadounidenses orgullosos y eso está muy bien. Pero, Megyn, es también verdad que hay musulmanes extremistas, hay musulmanes que quieren tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda clase. Están esos que quieren usar nuestras libertades para minar las libertades de los otros. No tiene sentido que dejemos que esa clase de gente entre en nuestro país.

Y añadió:

En los Estados Unidos, nosotros decimos que tienes el derecho a creer lo que quieras siempre y cuando no perjudiques a los demás. Así pues, mientras no trates de limitar las libertades del resto de la gente, creemos en el derecho o la libertad de expresión, la libertad de religión, la libertad de manifestación, la libertad de asociación. Tú no tienes el derecho a venir aquí y decir, por ejemplo, que crees que las mujeres deberían ser tratadas como ciudadanas de segunda clase. Estamos hablando sobre a quién dejamos entrar en nuestra sociedad, en nuestro país. Y si quieres saberlo, dónde está sucediendo eso, echa un vistazo a Europa.

No deberíamos seguir ciegamente a Europa en eso de tener segundas y terceras generaciones de inmigrantes sin asimilar, sin integrar, que no se consideran parte de esas sociedades. En Estados Unidos, nosotros queremos gente que quieran ser estadounidenses. Queremos gente que quiera venir aquí. No decimos que tengas que adoptar nuestro credo o ningún credo en particular, pero sí decimos que si tú te vienes aquí, tienes que creer en el excepcionalismo estadounidense. Creo que tienes que aprender inglés y creo que tienes que respetar los derechos del resto de la gente.

Y aún dijo más sobre la persecución a los cristianos que se está viviendo en Estados Unidos:

Vamos a retroceder y comprender lo que está en juego aquí. Tal vez recuerdes que di una conferencia en la Reagan Library el año pasado describiendo el asalto a la libertad religiosa y dejando muy, muy claro que los Estados Unidos no crearon la libertad religiosa, la libertad religiosa creó los Estados Unidos. Lo que realmente está en juego aquí, si te zafas de los medios de comunicación liberales y de todas las otras distracciones y de lo que dice la izquierda, es que necesitamos entender realmente que el gobierno nunca debería osar decirles a los cristianos que ellos tienen que escoger entre ganarse la vida y sus valores cristianos.

Eso es lo que realmente está en juego aquí en Indiana, Arkansas y por todo el país. Pero los Padres Fundadores sabían de primera mano sobre el gobierno coartando la libertad religiosa. No es un conflicto nuevo. Sabían lo que estaban haciendo. No son cosas que han cambiado de repente. Es por eso que una parte básica de la Declaración de Derechos de nuestra Constitución codifica que el gobierno protege, no crea, nuestros derechos dados por Dios, que incluyen la libertad de religión. Si ese derecho a la libertad religiosa, no hay libertad de expresión ni libertad de asociación tampoco.

¡Bien dicho, Bobby! Seguiremos muy atentamente tu andadura por estas primarias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primarias republicanas 2016 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BOBBY JINDAL SALTA A LA PALESTRA

  1. Ray Padrón dijo:

    Increíble! Ya desde hacia tiempo me llamaba la atención Jindal, pero ahora compruebo que tiene todo el valor -y valor en todos los sentidos- para hacer renacer a América en esta época contemporánea plagada de pifias progres. Saludos desde México Bob, aquí dándome siempre el tiempo para seguirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s