¡CAMARERO… OTRA MESA, POR FAVOR!

PrimariasGOPDonde caben diez, caben doce… ¡Y catorce! ¡Y dieciséis! ¡Aquí cabemos todos! No sé yo si habrá suficientes votantes para cada candidato, pero como alguno de ellos logre hacerse con solamente el 10 % de los votos en cualquier estado, será el ganador y con diferencia. ¡Y esperen a ver la que se va a armar a la hora de repartir los puestos en los debates televisados! Los que no entren en el debate clamarán al cielo por la injusticia que se les hace alegando que no es cierto que sólo haya tres votantes suyos en ese estado y los tres en estado de embriaguez y los que lo hagan, tendrán suerte si logran que la cámara les enfoque más de un minuto en toda la retransmisión, ja, ja, ja. Ardo en deseos de que llegue el primer debate del 6 de agosto. Me va a fastidiar las vacaciones, pero no importa; estas primarias republicanas son casi las mejores que uno se podría imaginar y pueden estar seguros de que no volveremos a tener unas como estas en los próximos cien años. Están todos los que tienen que estar (a falta de algunos que poco van a tardar en dar el paso definitivo, como Walker, Kasich, Jindal o incluso Christie) y algunos más que no deberían, pero que aun así añaden emoción al asunto. Sólo una cosa podría convertir definitivamente estas primarias en las mejores de toda la historia política estadounidense y bien saben ustedes a qué me refiero: la presencia de Sarah Palin en ellas. ¡Pues claro que estaría encantado de que se presentara! ¡No duden ni por un momento de mi palinismo a ultranza! Pero a fuer de palinista, soy también realista y sigo convencido de que no vamos a tener el placer de verla anunciar su candidatura, algo que si lo hiciera, sería la MAYOR Y MÁS MORROCOTUDA sorpresa de la historia, ya que eso es algo que nadie se lo espera ya, ni siquiera yo, que ya es. (Bueno, sí, ustedes sí, pero porque no quieren hacerme caso, je, je, je).

En fin, que hoy toca una nueva edición del reputado “Termómetro GRGP”. Incluimos dos nombres nuevos (y ya casi no queda sitio para más) y, muy lamentablemente, otro se cae un peldaño, pasando de red hot a hot a secas… ¡Quién lo iba a decir!

Termómetro 4

Sobre el traspié de Cruz, lo he estado reflexionando largamente y, por más que me causa mucho pesar, creo que no puedo engañarles (ni engañarme a mí mismo) y es obligado tomárselo en cuenta. No se trata solamente de que Cruz apoyara una medida legislativa que arrebataba al Poder Legislativo parte de sus potestades para depositarlas en manos del Poder Ejecutivo (¡y qué Poder Ejecutivo!), sino que además estuvo de acuerdo en que eso se produjera mediante un procedimiento sorprendente por el cual el texto de esa medida legislativa era hurtado al escrutinio público y se consideraba tan en secreto que los congresistas que quisieran leerla (que no fueron todos, por cierto), tenían que hacerlo en una dependencia secreta del edificio del Capitolio. ¡Eso no es nada conservador, Ted! De hecho, es una auténtica putada y por más que he estado leyendo tus explicaciones y valorándolas fríamente, creo que no tienes excusa. Mal te pese, la postura más correcta en esta cuestión es la que ha mantenido Rand Paul, negándose a dar su apoyo a ese engendro de ley y haciendo público su desacuerdo. Cruz, has metido la pata y no dudo que tus razones habrás tenido, pero eso pesa y el “Termómetro GRGP” es inexorable: de momento, te caes solamente un peldaño porque sigues siendo el más conservador de todos los candidatos anunciados y, como dice Santi, “el mejor escribano echa un borrón”, pero que sepas que estoy pensando incluso si no habría que subir otro peldaño a Paul, que se lo está ganando con creces, aunque todavía no me he decidido (se aceptan sugerencias, por cierto).

Después de las malas noticias, tenemos las buenas: ¡ha llegado “The Donald”! Ciertamente, la entrada en liza de Donald Trump es lo más excitante que tenemos hasta ahora. Ya les conté ayer que el propio Sean Hannity comentó que era “un chute de adrenalina”. Fiel a su estilo, Trump presentó su candidatura en su edificio, la Trump Tower, haciendo una entrada espectacular. Y su discurso de presentación no tuvo desperdicio tampoco, dejando perlas como “No necesito el dinero de nadie. Soy rico de verdad”, “Voy a construir un gran muro en la frontera del sur y voy a hacer que México lo pague”, “Los Estados Unidos se han convertido en el basurero de los problemas de todo el mundo”, “¿Cuán estúpidos son nuestros líderes, cuán estúpidos son nuestros políticos, para dejar que esto suceda?” y, finalmente, dedicada expresamente al pobrecito Bush: “¿Cómo demonios puedes votar por ese tío?”. ¡Ah, qué placer escuchar por fin a alguien sin pelos en la lengua!

Vale, de acuerdo, mucho de todo esto no son más que bravatas, pero… Pero cuidado con Trump; por muy payasesco que sea su estilo a primera vista, él es el único que tiene definido un verdadero programa político presidencial por el momento. Y cualquiera puede leerlo; está en un libro suyo escrito en 2011 titulado Time to Get Tough: Making America #1 Again (Tiempo para ponerse firmes: Haciendo de los Estados Unidos el número 1 de nuevo). En ese libro, Trump explica con meridiana claridad cuáles serían sus políticas caso de ser elegido presidente de los Estados Unidos. Por ejemplo, hacer frente a la OPEP recurriendo a la legislación anti-trust ya existente en el país; hacer frente a China y anular las trampas que hace con su divisa para ajustar el valor de sus importaciones a su valor real; reformar –mejor volver del revés-, el sistema impositivo eliminando un montón de impuestos y rebajando las tarifas de los restantes; terminar la valla fronteriza en el sur del país, expulsar a los inmigrantes ilegales convictos, reformar las leyes inmigratorias, etc. Y como estas, muchas más; tantas que resulta difícil detallarlas todas aquí y, sobre todo, describir los fundamentos sobre los que se basan cada una de ellas, que  no son en absoluto meras simplezas ni fantasías, sino que están muy firmemente arraigados en la historia, la tradición y la legislación de los Estados Unidos. De nuevo, es cierto que Trump tiene una manera de ser que mueve a tomarlo como un histrión, pero nadie es tan simple como parece a primera vista y cualquiera que pretenda tomarse a broma a Trump en esta su aventura presidencial sin haberle echado un vistazo antes a la parte “seria” de su personalidad, lo hace a su propia costa.

De hecho, si Trump logra aparecer serio, informado y contundente en los debates televisados y deja las gracias para los momentos irrelevantes, podría convertirse perfectamente en el nuevo Ross Perot (recordemos que este millonario tejano logró hacerse con el 19 % del voto nacional en 1992). Y una actuación así en las primarias republicanas, por parte de un candidato que tiene todo el dinero necesario para pagarse su propia campaña electoral y un historial de éxito tras éxito durante toda su vida, bien podría cambiar las reglas de juego y llevar a un desenlace sorprendente: Trump 2016.

Por si acaso, yo me lo tomo completamente en serio y, después de ver su presentación, he decidido borrar de mi mente cualquier idea preconcebida que tuviera sobre él y empezar desde cero. ¡Sobre todo después de comprobar que la única nota que ha publicado hasta ahora Sarah Palin mencionando a un candidato por su nombre se la ha dedicado a él! Hela aquí:

@realDonaldTrump – ¡El Sr. Trump debe de saber que está haciendo algo bien cuando los descontentos se ponen como un cohete en la prensa! No se pueden negar los logros de Donald J. Trump y su empuje para crear oportunidades para todos los estadounidenses dispuestos a tener éxito. Su propio éxito es un testimonio de los logros de empleos creados que son posibles cuando uno aplica los valientes y tenaces preceptos a favor del sector privado que necesitamos para encender la economía. Trump se une a competitivo plantel de candidatos que luchará en la arena de las ideas y los historiales, un campo que representa diversos logros. Esto contrasta con la práctica a favor del gran gobierno de limitarse a ungir a una elegida, por lo tanto, robando un debate saludable a los votantes.

La clave de la victoria conservadora es hacer nuestra propia investigación de antecedentes de cada candidato, centrándonos en su capacidad para liberar el espíritu emprendedor de los Estados Unidos y reducir drásticamente el tamaño del gobierno con el fin de dar prioridad a la seguridad de nuestra nación. Eso significa que damos de lado la participación de los medios de comunicación en el jueguecito liberal de la política de destrucción personal. ENTONCES, con un campo de juego igualado, cargaremos hacia delante en el año 2016 hasta que la izquierda radical oiga el grito de los Estados Unidos: “¡Estás despedido!”.

Sarah y Trump

Por mi parte, estoy pensando que Trump bien podría ser mi segunda opción, caso de que Cruz no logre hacerse con las primarias. Y sí, lo digo en serio. Y además pensando en un posible Trump-Palin 2016. ¿Se lo imaginan? ¿Trump debatiendo en televisión con Clinton y no callando ni debajo del agua, diciéndole a esta todo lo que no quiere escuchar y teniendo que aguantarse porque Trump no le rinde pleitesía a nadie en este mundo? Piensen un poco sobre ello y ya me dirán. De momento, dejo a Trump a un paso de subir un peldaño en el “Termómetro GRGP”.

Por lo demás, tenemos también a Bush, finalmente, y los RINO son felices. Debe de estar un poco fastidiado porque la sorprendente aparición de Trump en la campaña electoral justo al día siguiente de anunciar él su candidatura, le ha robado gran parte del protagonismo. Bush enésimo se presentó como un conservador y trató de hacernos creer que lo es, atizando a Obama, pero acto seguido anunciando que “resolverá” el problema inmigratorio haciendo aprobar legislación apropiada. ¡Y ya sabemos todos en qué sentido irá esa legislación! Sencillamente haciendo permanente a base de leyes lo que Obama ha hecho temporal de momento con sus decretos ejecutivos. ¡Ja, a otro perro con ese hueso! El mejor símbolo de lo falso que resulta todo esto lo tenemos en el propio Bush, que ha decidido presentarse bajo el lema: “Jeb!”, intentando así que no aparezca el Bush por ningún lado, como si alguien pudiera olvidarse de quién se trata.

Por mi parte, Bush (a la mierda con “Jeb!”, ¡Bush!) ha quedado situado en las profundidades del “Termómetro GRGP”, seguro de que con el paso de las semanas acabará hundiéndose aún más, llegando a tocar fondo. No sé muy bien cómo va a afectar esto a Chris Christie, el otro candidato favorito del establishment, a quien ahora sí que veo sin posibilidad alguna, pero no descarto que acabe presentando su candidatura, siquiera porque con tanta gente presentándose, el que no se presenta es que no existe. De esta manera, tendríamos por fin completo el pelotón de los RINO, con Bush como líder, Christie como segundo, Rubio como suplente y Pataki como chico de los recados. Un verdadero dream team, ¿verdad?

Esto está a punto de empezar de verdad. Faltan Walker, que se dice que se presentará en julio, Kasich, Jindal y quizás Christie. Y tal vez alguno más de quien no se habla mucho ahora mismo. Con quince o dieciséis candidatos vamos a necesitar varias horas diarias para enterarnos de lo que hace cada uno. Será interesante saber quién esperará hasta el último momento… y si alargando tanto la espera, logra “clasificarse” para el primer debate de la Fox. Va a ser un debate de lo más importante por aquello de que quien da primero, da dos veces. Servirá para dar relieve al que mejor lo haya hecho y tener así un “favorito” inicial. Y con esa vitola, el candidato de que se trate ganará un impulso adicional que bien puede hacer que se abra la primera brecha entre él y los demás. Veremos qué pasa. No saben ustedes las ganas que tengo de que llegue agosto. ¡Quiero verlos despellejarse, ja, ja, ja! Y, nuevamente, mucho cuidado con Trump. Quien lo subestime, cometerá un grave error. Y ya ven, Sarah no lo ha hecho en absoluto.

¿Cruz? ¿Trump? ¿Capitán América?… ¡Ah, con lo fácil que sería si Sarah se presentara!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Notas de Sarah Palin, Primarias republicanas 2016 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡CAMARERO… OTRA MESA, POR FAVOR!

  1. Santi dijo:

    ¡Sarah for presidernt! ¡Palin 2016!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s