SIGUIENDO (DISIMULADAMENTE) A TED (III)

TEdcruz2016

¡Aleluya, Sarah ha dado señales de vida! Ya era hora, ¿eh? Se encuentra bien, tiene buen aspecto y ahora mismo se dirige a Minnesota a una reunión del Safari Club International, una cosa de esas de cazadores. Es una breve nota suya en Facebook lo único que tenemos, pero después de tantos días a secas, incluso una gota de agua se agradece. Al menos ha incluido unas cuantas fotos… ¡y en todas va armada! O sea, fotos de las que sacan de quicio a los rojos. Confío en poder contar con sus declaraciones en el festejo ese al que va. A lo mejor hasta se le escapa algún comentario sobre Ted Cruz, je, je, je.

Por su parte, Ted está este fin de semana en el festival anual de la NRA (National Rifle Association) y, al igual que muchos de sus previstos rivales por la nominación republicana, va a pronunciar un discurso allí. Tengo las antenas orientadas hacia él y trataré de hacerme con el texto de su discurso por completo, ya que es un evento que se presta a que los oradores hablen claro. Mientras tanto, y a la espera de que Sarah recupere su ritmo habitual (ese con el que un servidor dormía más bien poco, agobiado por tantas notas suyas que traducir), les contaré más cosas sobre Ted y su recién iniciada campaña electoral. En esta ocasión, se trata de cómo los periodistas liberales (sinónimo desde hace tiempo de “gacetillero infame”) han empezado a acosarle, pretendiendo pillarle en falta. No sé si alguno de ustedes conocerá el asunto, que ha sido la comidilla de Team Ted esta última semana. Todo se refiere a una entrevista concedida por Ted a la CNBC. Esta envió a su sicario… digo a su periodista John Harwood y como quiera que el tal Harwood es un  sicario… digo un periodista de primera, su único objetivo durante toda la entrevista fue pillar a Ted en un renuncio y lograr un titular que pudiera perjudicarlo. No lo consiguió, pero desde que se publicó la estúpida entrevista de marras, los infectos medios de comunicación habituales no dejan de sacarle punta a las palabras de Ted para lograr lo que la CNBC no logró. Y la carga la está dirigiendo el Huffington Post, que es el más repulsivo de todos los infectos medios de comunicación habituales.

Ted-Cruz-and-John-Harwood-CNBC

Para que entiendan lo que está sucediendo, les traduzco primero la entrevista de John Harwood, sicario… digo periodista de la CNBC. Es esta (no se olviden ponerse antes una mascarilla en la boca y guantes en las manos; no quisiera yo que pillaran algo sucio… quizás “estupidez progre”):

10 PREGUNTAS PARA TED CRUZ

El senador Ted Cruz de Texas se hizo famoso a nivel nacional con sus intensos ataques a la ley de salud del presidente Obama. Poco después de entrar en la carrera presidencial republicana de 2016, Cruz se sentó conmigo en Ninfa, uno de sus restaurantes Tex-Mex favoritos en Houston. Lo que sigue es una transcripción condensada y editada de nuestra conversación.

Harwood: En primer lugar, ¿qué le pasó en su infancia que no le gusta el guacamole?

Cruz: Mi papá creció con un árbol de aguacate en su patio trasero. Toda mi familia, mi esposa e hijas, les encanta el aguacate. Tal vez sea alérgico. Me sienta físicamente mal.

Harwood: Usted hizo un comentario acerca de cómo solía gustarle la música rock y luego sus gustos cambiaron tras el 11-S. ¿Qué música le gusta?

Cruz: Crecí escuchando rock clásico: los Kinks, Génesis, The Who, Pink Floyd. Vi a Pink Floyd en concierto en Houston (creo que fue en 1988 en el Astrodome), que fue un concierto increíble. Para cualquiera que intente leer en clave política ese comentario, no hay ninguna. Simplemente tuve la reacción (tras el 11-S) de decir: “Me gusta cómo el country está respondiendo”. Y así me cambié y empecé a escuchar country.

Harwood: El primer presidente de su edad adulta era un tejano, George H. W. Bush. ¿Cuál es su evaluación de su presidencia ahora?

Cruz: Creo que hizo un trabajo eficaz a la hora de gestionar la desaparición de la Unión Soviética. Él era la persona adecuada en el momento adecuado. En el plano interno, no estoy de acuerdo con lo que hizo. Cuando le dices al pueblo estadounidense: “Leed mis labios. No más impuestos”, eso debería significar no más impuestos. Eso fue un error. Y es un error que le costó la elección.

Harwood: Usted trabajó para su hijo. ¿Estuvo en lo cierto al ampliar Medicare para que cubriera el coste de los medicamentos?

Cruz: Esa fue una lucha política en la que no estuve involucrado en su momento. Le diré en lo que no estuvo acertado. Cuando George W. Bush llegó al poder, la deuda nacional era de 5 billones de dólares. Cuando se fue, era de 10 billones. Creo que el gobierno gastó demasiado dinero. Ahora, también creo que hay que dar a George W. Bush algún crédito; demostró un valor notable al inicio del segundo mandato al tomar la reforma de la Seguridad Social y las cuentas personales. Era lo que había que hacer. Lamentablemente, los republicanos del Congreso corrieron a guarecerse y lo abandonaron.

Harwood: Un tercer presidente de Texas, Lyndon B. Johnson, creó Medicare a mediados de los años 60. Su héroe Ronald Reagan hizo una vigorosa campaña contra eso, diciendo que daría lugar a la medicina socializada, que pondría fin a la libertad en los Estados Unidos. ¿Quién tenía razón: L.B.J. o Reagan?

Cruz: No vale la pena luchar contra molinos de viento. No lo sé. Yo no estaba vivo entonces. Lo que sí sé es que hoy tenemos que preservar y reformar Medicare. Existe un amplio y universal consenso en que Medicare es un baluarte fundamental de nuestra sociedad. Mire, una cosa es preguntar hace 50 años si deberíamos crearlo. Otra cosa es cuando se tiene a una generación de personas mayores que han pagado durante 30, 40, 50 años, a los que se han hecho promesas. Tenemos que honrar esas promesas.

Harwood: Usted anunció su campaña en Liberty University. Usted está apelando a los libertarios. El programa del Partido Libertario en 2012 exigía que la Seguridad Social fuera eliminada. ¿Están ellos equivocados en términos generales?

Cruz: Oh, entiendo por qué lo exigían. Pero no estoy de acuerdo con ellos. Lo que me gustaría ver son varias cosas. Número uno, para los que están dentro de la Seguridad Social o cerca de la jubilación, ningún cambio de ningún tipo. Hacer honor a los compromisos. Pero para las personas más jóvenes, las personas de mi generación, deberíamos aumentar gradualmente la edad de jubilación. En segundo lugar, tenemos que cambiar el ritmo de crecimiento de los beneficios de la Seguridad Social para que coincidan con la inflación en lugar de superar la inflación. Esas dos reformas por sí solas llevarán la Seguridad Social de la bancarrota a la solvencia. Pero la tercera parte, y es por lo que Bush luchó, son las cuentas personales. Creo que es transformador el permitir que los trabajadores más jóvenes guarden una parte de sus impuestos en una cuenta personal de su propiedad, que controlen ellos, y que puedan pasar a sus herederos.

Harwood: Leí una anécdota que decía que pidió a una amiga en la Facultad de Derecho de Harvard su coeficiente intelectual, y luego, cuando ella no supo decírselo, le pidió su puntuación en los SAT [una especie de Selectividad]. ¿Qué fue eso?

Cruz: Esa fue una tonta historia que apareció en una revista. No recuerdo haber tenido nunca esa conversación. Por lo tanto, no puedo responder.

Harwood: ¿Y la idea de que usted no estudiaría con alguien que no hubiera ido a Harvard, Yale y Princeton?

Cruz: Eso es llanamente una mentira. En realidad es de la misma revista, que hizo uno de los trabajos más sucios. Los hechos son que mi grupo de estudio estaba compuesta por tres personas: mi compañero de habitación, que efectivamente fue a Princeton conmigo y otro compañero llamado Jeff que fue a Northwestern. Así que no sólo es una mentira, sino que en realidad no había nadie en el grupo de estudio que hubiera ido a Harvard o Yale. Es una puramente una mentira inventada. Pero se repite por Internet todo el rato porque es el tipo de cosas que, incluso si no son ciertas, la gente quiere que lo sea.

Harwood: Cuando pregunté en un par de otras campañas: “¿Qué le preguntarías si fueras yo?”, ellos me dijeron: “Pregúntale cuál es su mayor logro”. Y la razón que me dieron fue: “No tiene ninguno”. ¿Cuál es su punto de referencia para cuando usted tenga éxito, en lugar de luchar contra molinos de viento, consiga publicidad y todo eso?

Cruz: Lo que he tratado de hacer durante mi tiempo en el Senado es ponerme de pie y liderar en los grandes temas del día. La gente dice: “Bueno, Dios mío, no has logrado que se derogue Obamacare”. Es verdad. Todavía no hemos tenido éxito. Sin embargo, cualquier estudiante de historia militar sabe que las grandes guerras no se ganan típicamente en una sola escaramuza. Aunque ciertamente no derrotamos a Obamacare y lo derogamos en octubre de 2013, creo que esa pelea dejó las cosas claras. Creo que construimos las bases para derogar Obamacare.

Harwood: Usted ha dicho algunas cosas que no se ajustan necesariamente con los hechos, como “los 125.000 agentes del IRS, enviarlos a la frontera”. Sólo tienen 25.000 agentes o algo así. Usted ha hablado de la naturaleza mata-empleos de Obamacare. Estamos creando empleos a un ritmo muy alto ahora mismo. ¿Por qué no debería haber alguien que le escuche y diga: “El tipo dirá lo que quiera; eso no tiene por qué ser verdad”?

Cruz: Hay un juego al que juegan los periodistas de izquierda. Es esta nueva especie de periodismo amarillo llamado “comprobación de hechos” [politi-fact]. Me estaba refiriendo coloquialmente a todos los empleados como agentes. Esa estadística particular es una broma que he hecho. Así que, están comprobando literalmente la realidad de una broma. Lo digo explícitamente aguantándome la risa.

El segundo punto es más significativo. Usted ha hablado de la creación de empleo que se ha producido. La simple realidad es que millones de estadounidenses están sufriendo ahora mismo bajo la economía de Obama. Sí, se están creando algunos puestos de trabajo, pero ni por asomo tantos como han sido destruidos. Los ricos, el 1% en la actualidad, ganan una mayor proporción de nuestros ingresos que en cualquier año desde 1928.

Las grandes empresas lo hace muy bien con un gobierno grande. Se meten en la cama con el gran gobierno. Los salarios medios se han estancado. Así pues, si usted es una madre soltera sirviendo mesas, si eres un adolescente inmigrante lavando platos como lo era mi papá cuando vino de Cuba a Estados Unidos, su vida bajo la economía de Obama se ha vuelto más difícil y más difícil y más difícil.

Y ahora mi comentario, que se reduce a un punto muy concreto: la pena que da un periodista cuando tiene la oportunidad de hacerle diez preguntas a un recién anunciado candidato a la presidencia de los Estados Unidos y de esas diez, dos son irrelevantes (la del guacamole y la de sus gustos musicales); tres se refieren a hechos pasados en los que el interesado no tuvo ni arte ni parte; otra va sobre lo que piensan en un partido político, el Libertario, que no es el del entrevistado; dos se refieren a chismes; otra es directamente una cabronada porque si el entrevistador tiene que llamar a los rivales políticos del entrevistado y pedirle que le señalen las preguntas que tiene que hacer, eso deja bien a las claras que su intención es perjudicar y que él es un inútil al no saber preparar siquiera una entrevista; y la otra (la del IRS) es un chiste de pregunta al tomarse un chiste en serio y empezar a divagar sobre lo que no es más que un chiste y todos lo entendimos así cuando lo oímos (pero ya sabemos que la izquierda no tiene sentido del humor).

Ciertamente no es nada extraño que los sicarios… digo los periodistas de los infectos medios de comunicación habituales demuestren su  escalofriante grado de cretinismo haciendo entrevistas así. El objetivo real es tirar de la lengua al entrevistado, que este dé un mal paso y permitirles así un titular escandaloso que acabe pesando como una losa sobre el entrevistado durante toda su vida. Sarah Palin sabe mucho de eso y no me extraña que no quiera volver a repetir la experiencia. En el caso de Ted, la prensa está empezando a describirle como un extremista mientras que en el caso de Rand Paul, a este le están empezando a pintar como un misógino con mala leche a raíz de ciertos encontronazos con un par de sicarias… digo de periodistas en los que Rand no se ha mordido la lengua (¡bien por él!).

La entrevista ya la han leído y estarán de acuerdo conmigo en que es una mierda de entrevista como sólo un basurimedio de comunicación liberal podría atreverse a ofrecer a sus lectores (incluso este blog ofrece mejor información que ellos). No sólo tienen la desvergüenza de dar por ciertas mentiras rematadas (¡ah, qué tiempos aquellos en que todos los libros de estilo de los periódicos empezaban con la frase: “El rumor no es noticia”), sino que además hacen énfasis en un chiste, se lo toman en serio, empiezan a diseccionarlo y, cuando comprueban que la esencia de un chiste es exagerar la realidad para volverla divertida, van y te dicen que de eso nada y que has mentido.

Que Ted dijera durante un discurso que iba a coger a los 125.000 agentes del IRS y enviarlos a patrullar la frontera es lo mismo que si yo le digo a Harwood (¡ojalá!) que le voy a dar tal patada en el culo que va a llegar a la luna. Ponerse a contar cuántos agentes hay en el IRS y quejarse de que son 25.000, no 125.000, es como pretender que hay 384.400 kilómetros hasta la luna y que no tendría la fuerza necesaria para darle un impulso suficiente y que llegara a su destino y que, en consecuencia, he mentido. Una gilipollez, lisa y llanamente.

Incluso tengo noticias de que la mierda del Huffington Post editó a propósito otras palabras pronunciadas por Ted durante esa misma entrevista con el fin de perjudicarle. Se trata de una línea aparecida en su crónica sobre la entrevista entre Ted y el cantamañanas ese de jarguud que decía: “Cruz añadió al comienzo de la entrevista que muchos medios de comunicación lo retrataban como un lunático peligroso, pero que no le importaba”. Lo cierto es que Ted dijo: “Me retratan, en muchos medios de comunicación, como un lunático peligroso. Al final del día, eso no me importa. Tengo toda la confianza en que los estadounidenses sabrán sacar sus propias conclusiones”. Una frase, esta última, que me parece a mí la más relevante de toda la declaración, ¿no creen? Pues a los de Júfinton Pos, no.

En fin, que aquí los retratados son los de los infectos medios de comunicación habituales, como siempre. ¡Qué lástima que no tengan espejos en su casa y se vieran las caras por la mañana! Entonces comprenderían por qué tienen tantas arrugas y tantas verrugas peludas. Mentir constantemente se cobra su precio.

¡TedCruz 2016!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ted Cruz y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SIGUIENDO (DISIMULADAMENTE) A TED (III)

  1. Wendy TX dijo:

    Hola Querido Bob, tengo una teoría:

    Sarah no ha respaldado a Ted, cancelo su presentación en NRA y ha reducido todas sus apariciones publicas. ¿Presentara este año su candidatura o en Enero?

    Hillary ya confirmo, la próxima semana tendremos 3 republicanos en la lista.

    ¿Palin vs. Ted? Para después un ¿Palin vs Clinton?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s