SIGUIENDO (DISIMULADAMENTE) A TED (I)

PalabraBobSí, es cierto: Sarah está rara. Lleva un montón de tiempo que casi no sabemos de ella. De hecho, ahora mismo, lunes, mientras escribo esta entrada, sólo tengo dos notas suyas de las que darles cuenta y una de ellas se refiere a una aparición televisiva de Dakota Meyer y la otra es un mero chiste sobre Hillary Clinton. ¿Qué le pasa a Sarah, que nos tiene abandonados? La verdad, se me ocurren varias respuestas: la primera, que esté muy atareada preparando la boda de su hija, Bristol, con Dakota Meyer; la segunda, que, aprovechando la Semana Santa, se haya ido a hacer unos ejercicios espirituales y esté en algún sitio aislada del mundanal ruido; la tercera, que no quiera hacerse notar durante estas primeras semanas de la candidatura de Ted Cruz para que así toda nuestra atención recaiga sobre él.

A mí, personalmente, me parece que la tercera es la que tiene más visos de realidad. Sobre todo por otro hecho que a muchos les ha pasado desapercibido, pero a mí, no: la anulación por parte de la propia Sarah de su compromiso a dar una conferencia en la Cambridge Union, la sociedad de debates más antigua del mundo todavía en funcionamiento, sita en Cambridge (Reino Unido) el pasado lunes 2 de marzo con motivo del 200º aniversario de su fundación. Sarah alegó “problemas de agenda” para ello, pero teniendo en cuenta que Sarah sólo acepta una invitación de este tipo cuando está completamente segura de que puede ir, me sorprende. Al principio, pensé que tal vez la noticia del compromiso matrimonial de Bristol y Dakota fuera el verdadero motivo de la anulación, pero ahora más bien creo que en realidad lo que ha querido Sarah es no hacer sombra de ninguna manera a un Ted Cruz que, no lo olvidemos, anunció su candidatura el 23 de marzo pasado, hace sólo quince días.

Eso, por su parte, me reafirma en mi opinión de que la asociación entre Sarah y Ted es tan estrecha como siempre he creído. Si no, ¿por qué se iba a tomar Sarah estas molestias por un candidato que ni le va ni le viene? Pero es que sí que le va… ¡Y tanto! Así que, les repito mi convencimiento de que Ted es el candidato de Sarah y que Sarah y Ted, Ted y Sarah, tanto monta, monta tanto.

Pero como que yo soy un leal palinista y Sarah, por más que me lo imagine, todavía no ha dicho ni mu sobre la candidatura de Ted, no puedo volcarme definitivamente en Ted todavía por más que me lo pida el cuerpo. Esperaré hasta que haya un pronunciamiento expreso por parte de “la jefa”, que para eso está. Lo malo es que ese pronunciamiento expreso en forma de nota pública en Facebook de apoyo a su candidatura tardará aún. De hecho, no la espero hasta después del verano, que será cuando realmente empezará la campaña electoral de las primarias republicanas. Pero mientras tanto, nada me impide de mantenerles informados a todos sobre lo que va haciendo Ted, aunque disimuladamente, como dice el título; casi clandestinamente, je, je, je. Que no se entere Sarah, que me riñe.

¡Bueno, vamos a darle a la tecla! Lo primero que tengo que contarles, después de los primeros quince días de campaña, es que Ted inauguró su cuartel general para la campaña electoral en Houston (Texas) el martes pasado, 31 de marzo. Celebró un acto público para darlo a conocer y en ese acto hablaron su esposa Heidi, su padre Rafael y él mismo. Imagino que nuestra amiga Wendy pasará por delante cada día, ¿eh?

Ted Cruz banner

Lo siguiente es que Ted no tiene tiempo que perder y tan pronto como el miércoles pasado partió a hacer campaña electoral en los primeros estados que celebrarán primarias. Así, el miércoles y el jueves estuvo en Iowa, donde celebró un total de cinco actos públicos, entre recepciones y los conocidos como “town halls”, y el viernes y el sábado estuvo en Carolina del Sur, donde celebró otros cinco. En todos ellos, Ted se ciñó a la esencia de su discurso en la Liberty University de Lynchburg (Virginia), hablando sobre la “promesa de los Estados Unidos” y pidiendo a sus oyentes que se imaginen un futuro mejor para el país y ellos mismos.

También tenemos la primera encuesta sobre la cuestión. Es una realizada por la compañía Public Policy Polling, demócrata perdida ella, así que conviene cogerla con pinzas y hasta con la máscara antigás puesta. Sin embargo, por mucho que apeste, incluye algunos datos que tal vez no estén demasiado “cocinados”. Así, confirma que Cruz ha escalado al tercer puesto en las preferencias de los votantes republicanos, tras Scott Walker y Jeb Bush. Otra cuestión interesante es la de que el apoyo de Cruz está proviniendo de los antiguos partidarios de Ben Carson y Mike Huckabee, que se desploman en las preferencias de los votantes tanto como Cruz incrementa sus porcentajes.

A este respecto, tengo que advertirles que pronto tendremos más candidatos confirmados: se espera que mañana 7 de abril anuncie su candidatura Rand Paul y que el 13 de abril lo haga Marco Rubio. Sobre estos dos, decir que no creo que sean rivales directos para Cruz: Paul es el candidato libertario, pero como haga una campaña electoral libertaria al 100 %, se quedará como su padre Ron: el último. Y si pretende hacerla conservadora, nadie se lo va a creer. Además, en estos tiempos del demoníaco ISIS, el Irán nuclear y Putin hecho un oso, un mensaje de retirada de los Estados Unidos de todo el mundo sólo produce escalofríos, así que mucho me temo que optará por un programa medio conservador, medio libertario y él sólo se ahorcará con la cuerda de sus propias contradicciones.

En cuanto a Rubio, mi desprecio más absoluto. Es la versión del establishment republicano de un conservador; o sea, un caballo de Troya. Como bien dijo Cruz hace un tiempo, si quieres conocer de verdad al candidato que te interesa, mira su historial durante estos últimos años y comprueba qué y cómo ha votado. Y Rubio tiene un historial que da pena. Ahora va de conservador a ultranza y hasta de halcón en cuestiones de política exterior, pero todos sabemos desde las elecciones de 2012 que es un títere del establishment y que no merece la más mínima confianza, así que espero que no tarde en estrellarse en las encuestas.

Tras esto, comentarles una entrevista con Ted Cruz que Breitbart News ha publicado recientemente y en la que este afirmaba que, caso de ser elegido presidente de los Estados Unidos, lo primero que hará será derogar todos los decretos promulgados por Obama que estime inconstitucionales. Así, dijo:

Los próximos 20 meses van a ser muy peligrosos porque el presidente Obama, desgraciadamente, parece haber decidido hacer caso omiso del Congreso de los Estados Unidos y hacer caso omiso del pueblo estadounidense y, en su lugar, está tratando de forzar en lo posible la marcha de su agenda extremista mediante decretos. Y yo creo que vamos a ver eso acelerarse hasta finales de 2016 con más y más decretos inconstitucionales, más abusos regulatorios y más y más esfuerzos yendo a las Naciones Unidas y a tribunales de guerra extranjeros en un intento de poner fuera de juego al Congreso. En enero de 2017, tendremos un nuevo presidente y si yo soy elegido presidente, la primera cosa que pretendo hacer el primer día es dejar sin efecto todo decreto inconstitucional o ilegal del presidente Obama.

¡Guau! ¡Así se habla! Y aún dijo más, refiriéndose a lo chulo que está Obama con sus malditos teléfono y bolígrafo:

Al presidente Obama le gusta decir que tiene un teléfono y un bolígrafo. Bueno, vive por el bolígrafo y muere por el bolígrafo. Todo decreto ilegal que promulga puede ser derogado en un instante por el próximo presidente con el mismo mecanismo. La vía idónea para la creación de la ley en este peías no es el decreto unilateral. Es más bien pasando la legislación por el Congreso para que sea firmada y convertida en ley por el presidente de conformidad con los dictados de la Constitución.

También se refirió a la actual persecución del cristianismo en todos los Estados Unidos, pero especialmente en Indiana, por parte de los activistas progres que, bajo la excusa de defender las libertades, lo que pretenden precisamente es suprimir esas libertades, empezando por la libertad de religión:

La difamación y los ataques que se han lanzado contra Indiana y el gobernador Pence, en particular, han sido abominables. Es una triste declaración de cuán lejos hemos llegado. No fue hace mucho tiempo cuando hubo un acuerdo bipartidista generalizado en apoyo de la defensa de las libertades religiosas.

Por desgracia, el Partido Demócrata moderno se ha vuelto tan radicalizado y tan extremista que la libertad religiosa está considerada en conflicto con los intereses del Partido Demócrata. Hace apenas dos décadas, el Congreso aprobó casi prácticamente por unanimidad la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa. Fue firmada en ley por un demócrata, Bill Clinton. Sin embargo, hoy, cuando Indiana aprueba una legislación casi idéntica, es objeto de ataques injustos y vilipendio.

Por supuesto, el lobby gay es la punta de lanza de ese esfuerzo por anular todas las libertades individuales, como no puede dejar de darse cuenta cualquiera que se fije en lo que está sucediendo en Indiana:

La razón, por desgracia, se debe a que el Partido Demócrata moderno ha decidido que un compromiso político para ordenar el matrimonio gay supera cualquier fidelidad a la Primera Enmienda. Como resultado, la extrema izquierda del Partido Demócrata quiere ahora utilizar la fuerza de la ley contra cualquier persona que tenga una creencia de buena fe de que el matrimonio es un sacramento sagrado entre un hombre y una mujer.

Esta es hoy una guerra contra la Iglesia Católica. Esta es hoy una guerra contra los creyentes de cualquier fe religiosa cuyas enseñanzas no estén del todo de acuerdo con el rígido dogma de la extrema izquierda. Justo el año pasado, todos los demócratas del Senado votaron a favor de una legislación que hubiera destripado la Ley Federal de Restauración de la Libertad Religiosa.

Fue un día triste en el Senado de los Estados Unidos y de hecho pronuncié un discurso en el pleno del Senado de Estados Unidos de pie junto a una foto de John F. Kennedy, quien dijo que si un hombre no era partidario de la libertad religiosa, él no sería partidario suyo. Lo que dije en voz alta es: “¿No quedan partidarios de las libertades civiles en el Partido Demócrata? ¿No quedan defensores de la Primera Enmienda en el Partido Demócrata? ¿No queda nadie que se ponga de pie y defienda a la Iglesia Católica?”.

Y ya, para terminar, Cruz vio un rayo de esperanza pese a todo:

Estos son tiempos peligrosos, pero voy a señalar un resquicio de esperanza y es que a medida que las amenazas a la libertad religiosa se hacen más y más graves –en mi ciudad natal de Houston hace apenas unos meses, vimos el intento de llevar a juicio los sermones de cinco pastores de nuevo impulsado por la ideología partidista radical que ha asumido el control del Partido Demócrata.

Se les exigió que entregaran cada sermón que alguna vez habían pronunciado sobre la homosexualidad y cada nota que hubieran hecho para la preparación de esos sermones. Fue una violación grotesca de la libertad religiosa. Al final, la luz se hizo en la ciudad de Houston y afortunadamente desistieron y retiraron las denuncias.

A medida que estos ataques a la libertad religiosa siguen creciendo, millones de estadounidenses están despertando y viendo lo mucho que nos hemos apartado de las protecciones constitucionales básicas en nuestra declaración de derechos. Creo que ese despertar está ayudando a millones de conservadores valientes que quieren volver a las libertades constitucionales que ayudaron a construir los Estados Unidos como el país más grande en la historia de la tierra.

De hecho, la cuestión de la persecución a la libertad religiosa está tomando tanta importancia en los Estados Unidos (irónico, ¿verdad?) que el primer anuncio televisivo de la campaña electoral de Ted Cruz está dedicado precisamente a este tema. Es un anuncio titulado “Blessing” (“Bendición”) y se ha visto durante esta semana pasada en los estados de Iowa, Nueva Hampshire, Carolina del Sur y Nevada.

Por supuesto, voy a transcribirlo. La voz que lo narra dice:

Si no fuera por el amor transformador de Jesucristo, yo habría sido criado por una madre soltera sin mi padre en el hogar. La bendición de Dios ha estado en los Estados Unidos desde el comienzo mismo de esta nación. Una y otra vez, cuando nos enfrentamos a situaciones imposibles, el pueblo estadounidense está a la altura. Esta es nuestra lucha y es por eso que me presento como presidente de los Estados Unidos. Soy Ted Cruz y apruebo este mensaje.

Y esto es todo por hoy, amigos. Como podemos ver, Cruz ha decidido centrarse en ganarse en primer lugar los votos del movimiento Tea Party y, luego, los de los votantes religiosos (los conservadores sociales), lo cual es una excelente estrategia de cara a Iowa y, luego, Carolina del Sur. Así hay que entender primero su anuncio en Liberty University, la universidad cristiana más grande del mundo (que fue fundada precisamente por el reverendo Jerry Falwell), su primera gira por Iowa y Carolina del Sur luego y, finalmente, ese primer anuncio televisivo. O sea, justamente lo que haría Sarah Palin si fuera ella la candidata, ¿no?

Si es que ya lo digo yo: Sarah o Ted, Ted o Sarah, tanto monta, monta tanto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ted Cruz y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SIGUIENDO (DISIMULADAMENTE) A TED (I)

  1. Santi dijo:

    Bob, parece ser que H.Clinton se presenta a las primarias demócratas. ¿Estará Sarah sopesando dar también el paso y por eso está tan callada? Cuánto hubiera dado por una confrontación Palin-Clinton. ¡Qué Sarah se manifieste al respecto! Y si ella quiere apoyaremos a Cruz. ¡Palin-Cruz 2016!¡Cruz-Palin 2016! 🙂

    Un saludo cinéfilo, amigo Bob.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s