SHERWOOD PICTURES O CUANDO DIOS DECIDE IR AL CINE…

PalabraBobLos lectores habituales de este blog recordarán haberme oído hablar en ocasiones de esta compañía, Sherwood Pictures, dedicada a la producción de películas cinematográficas de temática claramente cristiana y de lo mucho que admiro su trabajo. De hecho, hace tiempo les prometí una entrada dedicada en exclusiva y ahora que por fin he terminado mi serie sobre “La perfecta videoteca conservadora”, creo es el momento ideal para ello. Y no sólo porque lo que se promete, se cumple, sino también porque es una historia realmente interesante que demuestra tres cosas: la primera, que querer es poder; la segunda, que ciertamente los caminos del Señor son inescrutables; y la tercera, que cuando Dios va al cine, pide el cucurucho grande de palomitas porque está seguro de que la película le va a gustar. Y es que, ¿a quién se le iba a ocurrir que un par de entusiastas pastores y sus voluntariosos feligreses de una parroquia perdida en Georgia con ganas de hacer cine iban a dar la batalla a las grandes compañías cinematográficas de Hollywood… y ganarla? ¡A nadie! Pues eso es precisamente lo que ha sucedido y vamos a ver cómo.

Lo primero es lo primero. Y lo primero, en este caso, es conocer la iglesia baptista Sherwood y su pequeña historia. Esta iglesia se encuentra en Albany (Georgia) y cuenta con unos 2.000 feligreses. Realmente se trata de una de esas grandes iglesias de los Estados Unidos que a veces hemos podido ver en la televisión o en el cine, pero aún siendo grande,  no es de las más grandes que existen, sino de las más pequeñas dentro de la categoría de “megachurches” (“megaiglesias”), una de esas exageraciones a las que son tan dados los estadounidenses.

Sherwood-Baptist

Meet-the-Need

Su fundación tuvo lugar en 1955 y empezó celebrando sus primeras misas en un edificio prestado por el Ejército de los Estados Unidos. No fue hasta el año siguiente que pudo comprar un terreno de 25 km2 y construir una iglesia de verdad, que fue renovada en 1973 y nuevamente en 2001 (en esta última remodelación se amplió su capacidad hasta los 2.250 asientos). Su primer pastor fue el reverendo Albert Cardwell, que ocupó ese puesto hasta 1963 y tras él llegaron los reverendos Law Mobly entre 1964 y 1967, Curtis Burge entre 1968 y 1978, W. A. “Billy” Smith entre 1978 y 1988 y Michael Catt, que es el actual desde 1989.

Sin embargo, la iglesia baptista Sherwood no es sólo una iglesia en el sentido de un centro de culto, sino que también incluye muchos otros servicios para sus feligreses. Entre ellos, destacan un seminario, un centro polideportivo, edificios dedicados a labores educativas (incluyendo una escuela dominical, tanto para jóvenes como para adultos) y, lo más importante, la academia cristiana Sherwood, un centro escolar que permite la escolarización de niños desde preescolar hasta el final de la educación secundaria.

Tal y como dice el dicho, a Dios rogando y con el mazo dando. Que la iglesia baptista Sherwood se metiera en el mundo del cine fue tan casual como que uno de los pastores auxiliares de la congregación, Alex Kendrick, leyera un artículo de George Barna (no lo he podido localizar, lo siento) relacionando las influencias culturales más importantes para los estadounidenses. En ella, la iglesia quedaba por detrás de las películas, los medios de comunicación y la música. A Kendrick, siendo como era un aficionado al cine desde su juventud y, en especial, el pastor encargado de las relaciones con los medios de comunicación y la difusión en Sherwood, eso le asombró. Sobre todo porque todos sabemos lo poco piadosas que son la gran mayoría de películas que vemos, así que Kendrick pensó que bien podría ser que pudieran cambiar ese paradigma y ofrecer otra realidad distinta si eran ellos los que hacían una película.

Dicho y hecho, Alex Kendrick unió fuerzas con su hermano Stephen Kendrick, también pastor auxiliar en la iglesia baptista Sherwood y también aficionado al cine y contando con el abierto apoyo del reverendo Catt, decidieron hacer una prueba. Ellos redactarían un guión y prepararían un presupuesto y, si era viable, Sherwood lo produciría. Efectivamente, el guión fue el de Flywheel y el presupuesto, uno de 20.000 dólares que recaudaron en forma de donativos por parte de toda la congregación, los cuales también iban a contribuir con su trabajo voluntario, ya fuera como actores o como miembros del equipo de rodaje. De ese modo nació Sherwood Pictures, el “brazo cinematográfico” de la iglesia baptista Sherwood, constituido en torno a cuatro personas: Michael Catt, pastor principal de Sherwood; Jim McBride, pastor ejecutivo; y Alex y Stephen Kendrick, pastores asociados. Tal y como dijo en su momento el reverendo Catt:

Nuestra norma ha sido rezar primero y descubrir los deseos de Dios a la hora de hacer una película. En es un entorno de oración que hemos determinado y definido cada aspecto del proceso, desde la redacción del guión hasta la selección de los actores y la edición. Nuestros planes han sido intencionados y a propósito.

La primera película de Sherwood Pictures fue la aclamada Flywheel, estrenada el 9 de abril de 2003 en tres cines de Georgia. Con un presupuesto de 20.000 dólares, sobre todo gracias a que se rodó en formato de vídeo digital para reducir costes a la hora de procesar el negativo, recaudó un total de 37.000 dólares, además de lograr varios premios en el WYSIWYG Film Festival, el ICVM Crown Awards y el Sabaoth International Film Festival de 2004. Tal y como dijo Stephen Kendrick:

Produjimos Flywheel con una cámara Canon XL1s, varios ordenadores Mac G4 y algo de software de edición de Final Cut Pro.

Pero lo mejor llegó en noviembre de 2007, cuando se lanzó la versión en DVD, la cual vendió más de 300.000 copias gracias sobre todo a unos acuerdos de publicidad y distribución a los que llegó con dos filiales de Sony Pictures: Provident Films y Affirm Films. Así, la versión en DVD, en palabras de Stephen Kendrick:

Tiene un color mejorado. Hemos añadido mejores efectos de sonido y cosas así. También un comentario del director. Será una versión del director. Tiene una nueva cubierta y se le han añadido un par de idiomas más.

En 2006, llegó el turno de Facing the Giants, la segunda película de Sherwood Pictures. En esta ocasión, se contó con un presupuesto mayor, 100.000 dólares, lo que permitió rodarla en video digital de alta definición y luego transferirla a película. Con la seguridad que les dio el éxito de su anterior película, Facing the Giants se estrenó en 441 cines de los Estados Unidos y fue un éxito monumental con una recaudación de más de 10 millones de dólares. En 2007, se lanzó la versión en DVD que vendió más de 2,5 millones de copias y en 2008 se estrenó en la cadena de televisión Trinity Broadcasting Network.

En 2008 se estrenó Fireproof. De nuevo, el presupuesto se incrementó hasta los 500.000 dólares, pero de nuevo también la recaudación superó todas las previsiones al alcanzar los 33,5 millones de dólares, hasta el punto de convertirse en la película independiente más taquillera de 2008 y recibir varios premios como los del San Antonio Independent Christian Film Festival, The Dove Foundation’s Crystal Seal Awards de 2009 y el XVII Annual Movieguide Faith & Values Awards Gala. De nuevo, la edición en DVD fue un bombazo, llegando a recaudar más de 28 millones de dólares.

La última película hasta el momento ha sido Courageous en 2011. Y nuevamente Dios bendijo esta película, rodada con un presupuesto de 2 millones de dólares, que recaudó 34,5 millones y logró premios como los del San Antonio Independent Christian Film Festival, el Epiphany Prize y el Grace Award de 2012 y el GMA Dove Award de 2013.

En todos los casos, se trata de películas escritas y dirigidas por los hermanos Kendrick, los únicos que tenían una mínima experiencia en el mundillo cinematográfico en la congregación al haber rodado videos caseros durante su juventud y luego, ya de adultos, anuncios, avances de películas cinematográficas y otros. Los actores y los miembros del equipo son todos voluntarios de la propia congregación y todos los beneficios obtenidos han ido a ella para ser reinvertidos. De hecho, los Kendrick ni siquiera reciben un salario por su trabajo como guionistas y directores, aunque sí que se benefician de los libros que suelen escribir novelando las películas una vez que estas se han estrenado. Por ejemplo, el Love Dare, el libro sobre el que se basa la trama de la película Fireproof, es un libro real, aunque posterior a la película, escrito por los Kendrick que vendió más de 4 millones de ejemplares.

Kendrick brothers

Los hermanos Kendrick, Alex y Stephen

La publicidad, por su parte, también ha mejorado gracias sobre todo a los acuerdos con esas filiales de Sony Pictures que ya he mencionado. Antes del estreno oficial, Sherwood Pictures ofrece preestrenos en cientos de localidades de los Estados Unidos dirigidos a pastores y líderes religiosos, así como anuncios en radios y canales de televisión cristianos y, cómo no, en Fox News Channel.

La crítica no suele agradecer este tipo de películas y, en la mayoría de los casos, las reseñas son negativas, lo cual no es de sorprender teniendo en cuenta la clase de bichos que las escriben. Sin embargo, hay críticos algo más profesionales (o menos sectarios) que han reconocido que las películas de Sherwood Pictures son tan profesionales como las de cualquier otra productora cinematográfica, tal y como fue el caso de, por ejemplo, Frank Scheck de The Hollywood Reporter al hablar de Courageous:

Los personajes son complejos y bien trazados, luchando con diversas cuestiones personales que ponen a prueba su fe y su personalidad en maneras creíbles.

De hecho, el éxito de Sherwood Pictures ha servido de aliciente a otros para intentarlo a su vez, como es el caso de la Calvary Church of the Nazarene de Cordova (Tennessee) que produjo The Grace Card con un presupuesto de 200.000 dólares y, con el apoyo también de Affirm Films y Provident Films, logró una recaudación de 2,4 millones de dólares.

Actualmente, Sherwood Pictures ya no existe como tal, habiéndose tomado esta decisión debido al creciente coste de las películas que produce, que hacían temer que un resbalón en la taquilla acabara perjudicando la labor principal de la iglesia baptista Sherwood, que es ocuparse de su congregación y predicar la fe cristiana. En consecuencia, los hermanos Kendrick crearon Kendrick Brothers en  2013 y, sin abandonar en absoluto su ministerio en Sherwood, la dirigen por su cuenta, pero siempre siguiendo el mismo estilo que les ha hecho tan afortunados: financiación propia, reparto y equipo voluntarios y, por supuesto, rezar todos juntos antes de rodar la primera escena.

La quinta película de (ahora) Kendrick Brothers ya se ha rodado y está prevista que se estrene este 28 de agosto que viene. Se titula War Room y, por lo que se sabe, es la historia de Tony y Elizabeth Jordan, una pareja que aparentemente lo tienen todo: grandes trabajos, una hermosa hija, el hogar de sus sueños. Pero las apariencias engañan y en realidad el matrimonio de los Jordan es una guerra y su hija es la más afectada. Tony cada vez se siente más alejado de su esposa y esta conoce a una viuda mayor que le enseña a luchar por su familia creando una “habitación de rezar” secreta en su casa.

Tal y como hicieron los Kendrick con Fireproof, que se centraba en el matrimonio, y con Courageous, que se centraba en la paternidad, War Room se centra en el papel que la oración puede jugar en la vida de cualquier persona. En palabras de Alex Kendrick:

Hicimos esta película para inspirar, desafiar y motivar a las familias para que luchen las batallas acertadas y las luchen de la mejor manera posible.

Y, por su parte, Stephen Kendrick añade:

La oración es mucho más de lo que la gente cree. Puede afectar poderosamente a cualquier problema y necesidad de nuestras vidas si se traduce en una vibrante relación con Dios. Nosotros vamos aquí con algo que puede mejorar radicalmente nuestra cultura y los amantes del cine lo experimentarán en el contexto de una emotiva e inspiradora historia.

Ya se han realizado los preestrenos habituales en las películas de los Kendrick y, como muestra, las palabras de Travis Agnew, un pastor baptista de Carolina del Sur, que escribió en su blog tras ver el preestreno de War Room:

Es una de las [películas] más poderosas que he visto. ¡Cada vez que he visto la película, bien quiero llorar, correr a través de una pared de ladrillo o asaltar el infierno con una pistola de agua!

Gráfico, ¿verdad? Para los que quieran saber más sobre War Room y sobre sus creadores, los hermanos Kendrick y su productora, Kendrick Brothers, pueden ver el avance de la película aquí y la página web de la productora aquí.

Por supuesto, cuando se estrene War Room tendremos una crónica completa de lo que suceda y ya veremos si hasta una crítica por alguien de confianza, no por un bicharraco de los habituales que escriben en los medios de comunicación y que sólo les gustan las películas donde ganan los malos.

Mientras tanto, añadamos a Kendrick Brothers a nuestras oraciones, cuyo objetivo sigue siendo el que les llevó a fundar Sherwood Pictures: Hacer películas familiares que se basen en la ética judeocristiana y que comuniquen el evangelio sin reparos, películas a las que se pueda ir con tu novia o con tu abuela sin tener que avergonzarte al verlas.

Un propósito realmente meritorio. Que Dios les bendiga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre películas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s