PREPARADOS, LISTOS… ¡YA! (y II)

PalabraBobLo que son las cosas… Ayer por la tarde me quedaban otros siete posibles candidatos republicanos a la presidencia de los Estados Unidos más de los que hablarles y tan pronto como hube publicado la primera parte de esta entrada y me puse a leer las últimas noticias, me encontré con que de esos siete, uno ya no lo era. Mitt Romney acababa de anunciar oficialmente que NO se va a presentar. ¡Y eso es algo yo ya había predicho hace tiempo! Que lo de una tercera intentona por parte de Romney no era más que una cortina de humo y que de ninguna manera se iba a convertir en realidad. ¡Ja, ja, ja! Esta es una de esas (muuuy) raras veces en que pronostico algo y acierto. Ustedes entenderán mi satisfacción y disculparán que me sienta más chulo que un ocho, ¿verdad? Me durará poco; lo prometo. Justo hasta que vuelva a meter la pata otra vez.

De todas formas, la retirada de Romney de la carrera electoral, aparte de ahorrarme algunos comentarios sarcásticos sobre él que iba a dedicarle acto seguido, no deja de ser una “mala noticia” para nosotros, los conservadores. Tengan en cuenta que estas primarias republicanas que se avecinan son en realidad una nueva batalla de esa guerra civil que se libra en el seno del Partido Republicano entre sus dos facciones más destacadas: los republicanos liberales (los RINO) y los republicanos conservadores (el movimiento Tea Party), y una batalla que, a mi parecer, se puede igualar a la de Gettysburg, que fue el canto del cisne de los sureños, dejando claro por fin que la Confederación no iba a ganar la guerra. En consecuencia, las primarias de 2016, si las ganamos nosotros, los conservadores, pueden tener la misma repercusión en el seno de un partido que lleva demasiados años dando tumbos incapaz de reconocerse a sí mismo cuando se mira al espejo. Por eso, lo interesante es que por parte del establishment republicano, de los RINO, cuantos más candidatos haya, mejor para nosotros. Dividirán sus votos y perderán delegados, además de obligarse a zurrarse la badana entre ellos. Unas primarias con Christie, Bush y Romney disputándose el voto rockefelleriano, serían lo mejor que nos podría pasar, SIEMPRE Y CUANDO NO CAYÉRAMOS NOSOTROS EN LA MISMA TRAMPA y lográramos que uno de nuestros candidatos se destacara lo suficiente desde el principio como para llegar a Florida “con todo el pescado vendido”, que se dice por ahí.

Romney nunca ha sido otra cosa que un señuelo; dudo que él mismo se lo creyera realmente que iba a presentar una nueva candidatura. En mi opinión, su retirada favorece a Christie más que a Bush, ya que Christie aún intenta atraer a los votantes conservadores a sus filas, tal y como lo demuestra su presencia en Iowa la semana pasada, mientras que Bush ha descartado por completo semejante posibilidad. Yo sigo pensando que será Christie finalmente el “bendecido” del establishment republicano y que Bush se la pegará a las primeras de cambio, pero… Acerté una vez; eso no quiere decir que vaya a acertar siempre.

En fin, que lo pase bien Romney en su casa, que por más que sea un nefasto político, no deja de ser una buena persona y nosotros vamos a lo nuestro, a alabar a los candidatos que nos gustan y a atizar de lo lindo a los que no, je, je, je.

Rand Paul

Randal Howard “Rand” Paul, nacido el 7 de enero de 1963 en Pittsburgh (Pensilvania). Es oftalmólogo y el actual senador junior por Kentucky desde noviembre de 2010 (el otro senador es Mitch McConnell). Está casado con Kelly Ashby desde 1990 y tienen tres hijos. Es presbiteriano.

Paul tiene un grave problema para ser un candidato a la nominación fiable: su padre, Ron Paul. Todos sentimos mucho aprecio por la figura del venerable ex representante por Texas, pero también mucha reticencia hacia sus opiniones políticas. Y es que los libertarios estadounidenses, aunque muy acertados en cuestiones económicas, están más que perdidos en todas las demás cuestiones. Es cierto que Rand no es su padre y que deberíamos juzgarle por lo que dice él y no por lo que haya podido decir su padre, pero también es cierto que Rand se presentó a las elecciones al Senado como un candidato orgullosamente libertario y nunca ha renunciado a esa etiqueta. Los libertarios son pocos y jamás han logrado nada, pero arman mucho alboroto y saben que cuanto más gritan, más parecen que son. Sin embargo, su posible candidatura es tan inviable como lo eran las de su padre, que a mí personalmente me repateaban mucho porque siempre que perdía finalmente la nominación, se negaba a respaldar al candidato elegido. Por supuesto, si hubiera ganado alguna vez, habría exigido que todos lo respaldaran. Eso no es jugar en equipo y hasta Sarah apoyó todo lo que pudo a Mitt Romney en 2012, confiando en que más valía un memo Romney que un malo Obama. Luego Romney no salió ni por esas y todo por su propia culpa, pero esa ya es otra historia.

A Paul le pronostico unas primarias en las que se verá tentado más de una vez a declararse conservador, pero forzado a mantenerse como el candidato libertario y ese será su castigo porque ni los conservadores le verán como uno de los suyos ni los libertarios le harán ganar ni un solo estado. Después, tras haber sido el divertimento de toda la temporada de primarias, nadie contará con él ni para ser el candidato a la vicepresidencia y él seguirá siendo senador o igual no, dependiendo de lo bien que se tome su condenada desde el principio al fracaso campaña electoral. Una pena porque es un buen hombre, pero la política es así.

Rick Perry

James Richard “Rick” Perry, nacido el 4 de marzo de 1950. Fue gobernador de Texas entre 2000 y 2015, siendo el gobernador que más tiempo ha ocupado ese cargo. Está casado con Anita Thipgen desde 1982 y tienen dos hijos. Es evangélico, pero no se adscribe a ninguna denominación en concreto.

Reconozco que Perry ha sido uno de mis políticos favoritos durante mucho tiempo y que incluso hubo un tiempo en que pensé en un ticket Palin-Perry, una alasqueña y un tejano, como la combinación perfecta para derrotar a Obama y sus esbirros demócratas. Sin embargo, según fui adentrándome en su historial político como gobernador de Texas, no pude dejar de descubrir ciertas decisiones que me parecieron poco claras y menos conservadoras, políticamente hablando. Eso no quiere decir que lo descarte por completo, ya que el conjunto de su gestión como gobernador es brillante, sino que Perry no deja de ser un hombre de partido y como tal tiene sus “cosas”. La prueba es que sus relaciones con el establishment republicano son más que buenas y eso lo hace como mínimo sospechoso a ojos de los que contemplamos a esa gente con creciente aversión. Perry hubiera sido un magnífico candidato hace veinte años, cuando el Partido Republicano era el partido de todos, republicanos liberales y republicanos conservadores, pero ahora, en los tiempos del Tea Party, Perry es una reliquia de otros tiempos y nada de lo que diga o haga podrá poner de pie a los votantes.

En Iowa, Perry apareció en mucha mejor forma que en 2012, cuando hizo hasta el ridículo en varios de esos debates televisados entre los candidatos republicanos. Pero ha sido sólo un día, ante una audiencia que no le tiene ninguna antipatía y habiéndolo podido preparar sobradamente. O sea, un entorno óptimo. Otra cosa será cuando la pelea sea real. Entonces no podrá mantener la compostura tan bien y por más que empezara su carrera profesional vendiendo libros a domicilio, la cantidad de portazos en la cara que le van a propinar sus rivales le harán mucha pupa. En conclusión, que viva Texas, pero el futuro del estado de la estrella solitaria va más por la estrella ascendente de Ted Cruz que por la periclitada de Rick Perry.

Marco Rubio

OB-UJ752_0830ru_G_20120830222056

Marco Antonio Rubio, nacido el 28 de mayo de 1971). Es abogado y actualmente el senador junior por Florida desde noviembre de 2010 (el otro senador es Bill Nelson). Está casado con Jeanette Dousdebes y tiene cuatro hijos. Es católico.

Cuando Rubio fue elegido senador en 2010, todos tuvimos la impresión de haber logrado algo grande, de que Rubio iba a ser lo que finalmente ha sido Ted Cruz. Fue una ilusión. Rubio no es un teapartier, no lo era entonces y no lo será nunca. De hecho, ni siquiera se molestó en aparecer en Iowa, donde podría haber hecho como Christie, fracasar en su empeño de llevarnos a su campo, pero al menos tener el coraje de dar la cara. Rubio es un político clásico (en el peor sentido de la palabra) y durante 2012, su trabajo sucio en Florida a favor de la candidatura de Mitt Romney ya nos dejó a algunos estupefactos, pensando que cómo alguien tan majo y conservador como él podía ser el sicario favorito de un relamido y RINO Romney. ¡Ah, sorpresas que te da la vida! Rubio fue uno más de los que se subieron al vagón del Tea Party cuando le convino y se bajó tan pronto como llegó a Washington, D. C., estación término. Desde entonces, Rubio ha hecho barrabasada tras barrabasada, incluyendo la de participar destacadamente en el infame “Gang of Eight” con el fin de hacernos tragar esa amnistía a los inmigrantes ilegales con la que Obama pretende arruinar el futuro de los Estados Unidos. O sea, que Rubio está a partir un piñón con el establishment republicano, que le consideran como el último recurso si tanto Christie como Bush resultan imposibles y no hay más remedio que ceder un poco para acabar llevándoselo todo. Vamos, que es una especie de caballo de Troya en filas teapartiers con la que vendernos por enésima vez un crecepelo infalible.

Rubio no tiene ninguna posibilidad de ser nominado, pero en cambio sí que las tiene de ser el candidato a la vicepresidencia en una candidatura de Christie o Bush, ya que no sólo pondrían a un latino en el ticket, sino que también podrían apelar a los conservadores fingiendo que uno de los nuestros está ahí para defender nuestro punto de vista. Posiblemente algunos se dejen timar, pero la mayoría creo que no y el que Rubio no haya hecho acto de presencia en Iowa siquiera para fingir un rato me dice que él tampoco cree que eso vaya a funcionar.

P.D. (con mala baba): Jo, cómo se parece a Luis Alfonso de Borbón, ¿eh?

Rick Santorum

Richard John “Rick” Santorum, nacido el 10 de mayo de 1958. Es abogado y fue senador por Pensilvania desde 1995 hasta 2007. También fue candidato a la nominación republicana en 2012, acabando en segundo lugar tras el nominado Mitt Romney. Está casado con Karen Garver desde 1980 y tienen 8 hijos. Es católico.

Santorum es un buen hombre, pero nunca será presidente de los Estados Unidos. Es simplemente otro político más y el único motivo por el cual no se cayó a las primeras de cambio de las primarias republicanas de 2012 fue que no había nadie más con mejor bagaje. Ni Hermann Cain ni Newt Gingrich valían un pimiento y si las primarias de 2012 hubieran sido un concurso de belleza, los jueces lo habrían declarado desierto. De hecho, Santorum sólo logró vencer en Iowa porque Sarah Palin lo respaldó poco antes, lo cual acabó de decidir a muchos votantes que no sabían decidir cuál de los candidatos le resultaba menos “feo”. Luego, tras la sorpresa, Romney empezó a machacarle con su dinero y su influencia en las altas esferas del Partido Republicano y Santorum acabó segundo, pero sin haber puesto en riesgo nunca la victoria final de Romney. ¡Ah, si Sarah se hubiera presentado entonces! ¡Qué distintas hubieran sido las cosas!

Como bien dije en el caso de Huckabee, eso de querer revivir tu juventud cuando ya eres un cuarentón es una tontería. Y Santorum parece que está cayendo en la misma trampa. Sus posibilidades son las menores de todos los candidatos y creo que ni siquiera llegará a presentarse formalmente. A uno le suena la flauta por casualidad una vez, pero de ahí a creerse capaz de dar todo un concierto en el Madison Square Garden va un mundo. O sea, que mejor corramos un tupido velo sobre esta supuesta candidatura de Santorum y pasemos a otra cosa. Porque tal y como dice Ben Shapiro en Breitbart News, “Santorum es una mala copia de Huckabee en una carrera en la que Huckabee ya es una mala copia de sí mismo”.

Donald Trump

Donald John Trump, Sr., nacido el 14 de junio de 1946). Es un empresario y nunca ha ocupado un cargo político. Divorciado dos veces, está casado actualmente con Melania Knauss desde 2005 y tiene cinco hijos, tres varones y dos mujeres. Es presbiteriano.

Las supuestas candidaturas de Donald Trump son la pimienta de todas las primarias desde hace unos años. Ya no es sólo que Trump sea un veleta políticamente, habiendo estado registrado como independiente, demócrata, reformista y ahora republicano durante los últimos quince años; es que nadie podría tomarse en serio una candidatura suya y mucho menos si es con la intención de rebautizar la Casa Blanca como la Casa Trump. Sin embargo, donde Trump no deja a nadie indiferente es en la cuestión económica, ya que no sólo tiene el riñón bien forrado, sino que además puede movilizar a un montón de amigotes para que suelten toda la pasta que haga falta en favor del candidato al que finalmente decida apoyar. De hecho, en 2012 hasta Sarah Palin tuvo que encontrar un rato para ir a comer pizza con él cuando todos estábamos pendientes de si se presentaría o no. Luego no se presentó, pero seguro que de haberlo hecho, Trump habría dicho algo bonito sobre ella y habría organizado un pedazo de acto de recaudación de fondos a favor de su candidatura que le habría llenado las arcas para media campaña electoral. ¡Qué lástima que no sucediera finalmente!

Trump es divertido, Trump es lenguaraz, Trump no tiene que bailarle el agua a nadie y Trump es de las pocas personas que conocen la diferencia entre ser pobre y estar arruinado, que es la principal virtud de los ricos que realmente merecen serlo. Por eso, tener a Trump de tu lado es una bendición. Que no se presente, pero que siga amagando con ello; nos alegrará el día a todos nosotros y les amargará la existencia a todos los demás.

Scott Walker

Scott Kevin Walker, nacido el 2 de noviembre de 1967. Es el actual gobernador del estado de Wisconsin desde noviembre de 2010. Está casado con Tonette Tarantino desde 1993 y tienen dos hijos. Es evangélico, pero no se adscribe a ninguna denominación en concreto.

Tal vez lo hayan oído en las noticias, pero si hubo un triunfador de verdad en el Iowa Freedom Summit este fue Walker. La verdad es que se lo tiene bien ganado. Walker nunca ha sido un aguerrido luchador conservador, pero sus cuitas en Wisconsin cuando tuvo el coraje de enfrentarse a los sindicatos del sector público al limitarles sus exorbitantes poderes a la hora de la negociación colectiva y estos le pusieron la cruz y lo sometieron a una especie de moción de censura que ganó no sin esfuerzo, pusieron su nombre en el santoral de todo buen conservador y lo convirtieron de la noche a la mañana en alguien a quien seguir en las noticias. Menos mal porque si fuera por él, no hubiera llegado a destacar nunca: durante años fue considerado uno de los políticos más tibios y aburridos de los Estados Unidos, llegando las madres a asustar a sus hijos si no se comían las verduras con llevarlos a escuchar un discurso suyo. En Iowa demostró que había mejorado en este aspecto y que más de un crío va a volver a dejar el bróquil a un lado del plato. De todas formas, tampoco hay que exagerar; Walker tuvo un buen día, dio un buen discurso y despertó mucho entusiasmo entre una audiencia ansiosa por entusiasmarse por lo que fuera, incluso por una almorrana del presidente Obama.

La principal ventaja de Walker es la misma que la de Jindal: que se lleva bien con el establishment y puede llevarse de perlas también con los teapartiers, que tal vez puedan verse forzados a esperar demasiado de él. Y es que su historial como gobernador de Wisconsin no es el de un conservador nato y más de una vez se le ha considerado demasiado cercano a otro colega suyo tan poco recomendable para todos nosotros como lo es Chris Christie. Sin embargo, la rabieta que pillaron los sindicatos cuando Walker les echó un pulso le obligó  a olvidarse de la calculada ambigüedad que hasta entonces había mostrada y echarse en manos de los conservadores, convirtiendo su disputa local en una disputa nacional de la que salió triunfante, gracias a Dios. Vamos, que a falta de una candidatura 100×100 conservadora como lo podrían ser las de Cruz o Palin, Walker puede ser un buen apaño (aunque sólo un apaño, me temo).

Jeb Bush

130315_jeb_bush_cpac_ap_605

John Ellis “Jeb” Bush, nacido el 11 de febrero de 1953. Fue gobernador del estado de Florida entre los años 1999 y 2007. Hijo del anterior presidente George H. W. Bush y hermano menor del anterior presidente George W. Bush. Está casado con Columba Garnica desde 1974 y tienen tres hijos, dos varones y una mujer. Es católico.

No me van a creer, pero les juro que se me había olvidado Bush. La prueba es que tendría que haber sido el primero en tratar y aparecer en la lista de ayer, pero no sé cómo se me pasó. Tal vez fuera uno de esos lapsus freudianos que dicen; lo detesto tanto que en mi subconsciente trato de olvidar incluso su mera existencia, ja, ja, ja. Bueno, el caso es que Bush se ha convertido de repente en la bestia negra de todos los conservadores, siquiera por su reconocida voluntad de pasar olímpicamente de todos nosotros, lo cual es casi una declaración de guerra, ¿no? Entre él y Christie estará la decisión de quién es el candidato del establishment en 2016, siendo Rubio el recurso de emergencia en caso de que los dos se estrellen. De todas formas, no veo a Bush como el vencedor final, sino a Christie. De hecho, creo incluso que la candidatura de Bush es una patraña con el fin de librar a Christie de tanto fuego graneado como podría caerle desde el principio y que la gente acabe transigiendo con eso del mal menor, algo así como: “Sí, Christie es un cabrón. ¿Pero y Bush? ¿Prefieres que gane Bush?”. Eso no quiere decir que el propio Bush no se lo crea y que esté dispuesto a jugar el papel de figurón, pero sí que los gerifaltes del Partido Republicano le apoyaran al principio y luego, en el momento oportuno, le dejarán caer en beneficio de quien siempre ha sido su favorito. Y es que después de Bush 41 y Bush 43, ¿a quién le puede apetecer otra ración de Bush, ahora el 45? Sobre todo cuando cada uno de ellos ha sido un desastre sin paliativos para nosotros, los conservadores. El primer Bush se cargó el legado de Reagan en sólo cuatro años y nos dejó de herencia a Bill Clinton; el segundo Bush se cargó el legado de sesenta años de conservadurismo en otros cuatro años, los de su segundo mandato, y nos dejó de herencia a Barack Obama. ¡Leñe, otro Bush más y nos encontramos a los Estados Unidos convertidos en un califato islámico!

Bush no apareció por Iowa. Tampoco se le esperaba. Su campaña electoral será curiosa: contra los conservadores más que contra los demócratas. Casi parecerá un demócrata y quien quiera que sea su rival principal en las primarias republicanas, a veces pensará que está ya en las elecciones generales. Bush tiene dinero a espuertas y es una lástima que esté vendido al lado oscuro de la Fuerza porque habla español perfectamente y el tener a un presidente de los Estados Unidos hispanohablante mola. Sin embargo, por muy bien que sepa decir “zapato”, que se oponga a nosotros en todos los temas que nos preocupan le hace un indeseable, así que mejor que se guarde su frustración por haber sido adelantado por su hermano en eso de ser presidente y nos deje a nosotros en paz. Que no tenemos ninguna culpa de que el tonto resultara ser finalmente el listo, ¡caramba!

Pues ya está. Aquí tienen mis opiniones sobre todos los que son algo (o pueden serlo) en esto de las próximas primarias republicanas. Imagino que habré dicho más de una barbaridad y que antes de una semana me tendré que comer alguna que otra afirmación que he hecho, pero esta es la dura vida del comentarista político: siempre procurando que nadie se acuerde de lo que dije ayer, ja, ja, ja.

En la próxima entrada volvemos a “Mundo Palin”. Y será “Mundo Palin”x2: Sarah… y Bristol también, que la niña también bloguea lo suyo. ¡Y mil veces mejor que yo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones presidenciales 2016 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PREPARADOS, LISTOS… ¡YA! (y II)

  1. Wendy TX dijo:

    Genial Bob, espero allas visto el ultimo discurso de Sarah en Iowa donde uso la cancion de Taylor Swift y me encontre esta imagen en un foro conservador, esta imagen es directa y “3 veces” ojala puedas publicarla.

    RUN RUN RUN

    https://fbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xfp1/v/t1.0-9/10351099_1391102144531276_5777084165460959705_n.jpg?oh=384d17995516f01aff60c2d90de3d84e&oe=556AA798&__gda__=1433113288_ada8319c49524458266dcc253b5d9218

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s