¡LLEGÓ LA HORA DE LOS GIGANTES!

Por todas partesLo que nos teníamos se ha convertido finalmente en realidad: Obama ha anunciado su intención de conceder una amnistía por decreto a todos los inmigrantes ilegales en los Estados Unidos, inmigrantes a los que previamente se dio buena maña en traer. Nuestro amigo Ray desde México ha escrito recientemente un comentario al respecto que suscribo de arriba abajo. Su tesis principal es que cuando no se puede acabar con esa voluntad irrenunciable de libertad que los estadounidenses que llevan en su sangre, lo que hay que hacer es “importar” otros americanos que lleven en cambio la esclavitud en sus genes porque nunca han vivido de otra manera y nacionalizarlos estadounidenses para que la mayoría empiece a oscilar hacia el lado de la tiranía, convirtiendo los Estados Unidos en otra triste y miserable republica bolivariana. Vamos, algo así como aguar el vino para que la borrachera de la libertad no pueda provocar que el borracho le pierda el miedo al tabernero y le atice con la jarra en los morros.

¿Qué va a suceder a partir de ahora? Pues no lo sé, pero ciertamente ha llegado la hora de los gigantes para los estadounidenses y para el Partido Republicano en particular. La amnistía que pretende promulgar Obama es la peor de todas las que nos habíamos imaginado; una auténtica barra libre para toda clase de personajes (muchos de ellos de lo más indeseable) que pagarán los ciudadanos respetuosos de la ley y al corriente de pago de sus impuestos. Empezaremos con cinco o seis millones de menores, luego vendrán sus respectivos progenitores (entre diez y doce millones) y finalmente, el resto de la familia: hermanos, tíos, primos y demás tribu. En total, cerca de cincuenta millones de personas pueden incrementar la población de los Estados Unidos en apenas diez, quince o veinte años. Demasiados para ser absorbidos dentro del melting pot estadounidense; demasiados para labrarse un futuro decente dentro de una economía en crisis; demasiados para ser sostenidos por un estado del bienestar francamente incapaz de soportar lo que ya soporta. En conclusión, demasiados para que los Estados Unidos continúen siendo ese “sueño americano” para los que acuden a su llamado.

Por supuesto, una “invasión” de este tipo no dejará de tener sus consecuencias: los grandes empresarios podrán tirar por los suelos los salarios al disponer de mano de obra barata ansiosa por lograr un empleo, cualquier empleo. La hasta ahora clase media estadounidense verá como se pauperiza hasta límites insospechados, pasando a engrosar las filas de los pobres en el espacio de una generación. Eso implicará más gente dependiente de la beneficencia y de los malhadados “cupones de comida”. La miseria y la frustración son el mejor caldo de cultivo para el surgimiento de bandas de delincuentes que harán de muchas de las ciudades de los Estados Unidos un campo de batalla. Los ricachones protegidos por Obama ganarán miles de millones de dólares y se fortificarán en barrios privilegiados con sus propios ejércitos privados que les proporcionen esa seguridad que el común de los estadounidenses ya no disfruta. La ira sustituirá a la esperanza y la miseria a la prosperidad. El Metrópolis de Fritz Lang se habrá hecho realidad y los Estados Unidos dejarán de ser un faro para el resto del mundo y su última mejor esperanza. La libertad habrá perecido en toda la Tierra y Obama por fin podrá despojarse de su disfraz y proclamarse califa y tener muchas esposas. Y, sin embargo…

Y, sin embargo, nada de eso está todavía escrito que vaya a suceder. Ahora es el momento de que el Partido Republicano decida que ha llegado de nuevo la hora y, al igual que ante el estallido de la Guerra de Secesión dos siglos antes, asuma que es la hora de luchar, que van a luchar y que no admitirán otra cosa que la rendición incondicional del enemigo. Si los republicanos hacen caso a su historia, plantan cara a Obama, logran detener la concesión de la amnistía negándole los fondos económicos necesarios para ella, explican con eficacia a los estadounidenses el porqué de su negativa y no se dejan amedrentar por la fácil imprecación de “racistas” que les va a llover por todos los lados y se mantienen firmes en su postura durante los dos años que quedan hasta que Obama termine su mandato, muy probablemente hayan sembrado las semillas para una presidencia republicana en 2016 y para una hegemonía republicana DURANTE LOS VEINTE PRÓXIMOS AÑOS. Incluso para la extinción del Partido Demócrata (rama bolivariana) y, quizás, tal vez, su vuelta a la sensatez una vez que Obama y sus minions se hayan perdido de vista en los libros de (mala) Historia.

Pero si no lo hacen así y los republicanos nos fallan y los Estados Unidos se hunden, que Dios nos coja confesados. De verdad.

Hoy solo tenemos el resumen de un video de Sarah disponible en su Sarah Palin Channel. Pero es un video que vale por muchas notas porque en él, Sarah nos dice lo que piensa sobre la atroz decisión de Obama de convertir los Estados Unidos en unos Estados Unidos Bolivarianos.

SPC inmigracion

El video se publicó el jueves pasado y en él, Sarah criticó duramente a Obama por poner literalmente en peligro el país y “joder” (exprimir) a los trabajadores estadounidenses, tanto los nativos como los inmigrantes legales. De hecho, en su opinión, Obama está “haciendo una peineta” a los estadounidenses. Más claro, agua.

En consecuencia, Sarah llama a los congresistas estadounidenses a iniciar un procedimiento de impeachment contra él con motivo de su vulneración de la ley al otorgar esa amnistía, ya que se trata de una tración a nuestra confianza, además de un claro revés para los deseos del pueblo estadounidense que, en las recientes elecciones de mitad de mandato, ha expresado bien claro que no está a favor de esa amnistía.

“En 2012, los votantes reeligieron como presidente a Barack Obama, pero no lo hicieron rey”, dijo Sarah al tiempo que apuntó que ese “error” está a punto de terminar. También dijo que dado que Obama dijo que sus políticas estaban en la papeleta electoral de las recientes elecciones, los electores votaron abiertamente en contra de ellas, por lo que la nueva mayoría del GOP en el Congreso no tiene ninguna obligación de trabajar codo con codo con Obama para poner en marcha su “agenda de transformación radical de los Estados Unidos”.

Sarah también dijo que para Obama, “la democracia es un inconveniente” y algo que “debe ser descartada cuando los votos no le dan la razón”. Obama está poniendo en peligro a los Estados Unidos al enviar un mensaje aún más alto  a todo el mundo de que la entrada ilegal en los Estados Unidos será recompensada, así como el incumplimiento de las leyes estadounidenses.

La predicción de Sarah es que la inmigración ilegal se convertirá en un problema endémico después de la amnistía, lo cual puede llevar muy fácilmente a la entrada de terroristas y criminales en el país, los cuales incluso pueden llegar a ser favorecidos con beneficios asistenciales gratuitos para ellos, pero pagados costosamente por los contribuyentes estadounidenses.

Para Sarah, la última cosa que quieren los trabajadores estadounidenses es más mano de obra barata inundando los Estados Unidos cuando el país no se ha recuperado todavía de la recesión. La amnistía tendrá serias consecuencias para los trabajadores estadounidenses que no preocupan en absoluto a Obama, que sólo tiene interés en agradar a una parte de su menguante base de apoyo política y se saltará todas las leyes que sean necesarias para que más “demócratas indocumentados” puedan salir de las sombras.

En consecuencia, Sarah urgió a los republicanos en el Congreso a que prohíban a Obama la utilización de fondos federales para llevar a la práctica su decreto de amnistía.

¿La verdad? Estoy muy preocupado, mucho. Obama es mil veces más malvado de lo que me había imaginado y lo que más me inquieta es que puedan haber tantos estadounidenses dispuestos a apoyarle. Imagino que es la consecuencia de una generación que no ha crecido en el amor a su patria y sí en su desprecio. Pero eso ya no tiene remedio y lo único que podemos esperar es que esa generación se extinga lo antes posible y una nueva, esta sí, orgullosa de su patria, ocupe pronto su sitio.

Seguiremos narrando esta espeluznante historia: “Obama contra la libertad, la justicia y todo lo que es bueno en el mundo”. Dios quiera que el Partido Republicano acierte con la tecla; recemos por ello.

P.D. Por lo demás, recomendarles encarecidamente la lectura del Compromiso por la Vida y los Valores de Vox. Lo suscribo por completo y sigo animando a todos mis lectores de España a confiar en este proyecto, que es el único que ahora mismo responde a las expectativas liberal-conservadoras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amnistía a los inmigrantes ilegales, Sarah Palin y Sarah Palin Channel y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡LLEGÓ LA HORA DE LOS GIGANTES!

  1. Wendy TX dijo:

    Hola querido Bob hubiera preferido una reforma integral como la que el “Tea Party” propone, como latina se que lo mejor son las reglas duras y directas, que las migajas que Obama le esta dando a todos los latinos.

    P.D. Me enviaron esta nota pensando que podría ser real. (Que hilarante)

    http://www.pulzo.com/mundo/246396-si-fuera-obama-mandaba-todos-los-inmigrantes-mexico-la-satira-sobre-sarah-palin

    “Palin: Todos a Mèxico…” (Ups)

    • Ray Padrón dijo:

      Y bien lo ha dicho usted Bob, ¡ha llegado la hora! Viendo la nota que anexa Wendy TX en su comentario es evidente como en los medios se ‘satiriza’ (más bien se demoniza al trivializar cualquier objeción razonable) a quienes en su sentido común y honestidad cuestionan los verdaderos propósitos e invariables consecuencias de una acción de tal naturaleza en los términos propuestos. Justo ayer veía a una estratega demócrata colaboradora de CNN en Español citando para descalificar las declaraciones de Michele Bachmann (acerca de que esta medida solo incentivaría la inmigración masiva irregular de personas poco calificadas y analfabetas) como algo propio de una mente “reaccionaria y retrógrada” por decir además xenófoba, lo cual fue rápidamente en su oportunidad reprobado, deslindado y disculpado –en su discurso timorato de lo políticamente correcto- por el estratega RINOpublicano invitado. Este solo un ejemplo del asalto mediático en que nos encontramos y el tipo de respuesta en la que muchos, por miedo de ir a contracorriente, de parecer “racistas” (palabra totalmente inapropiada pues no se habla de razas, sino de estado de derecho) o por simple y llana perplejidad ante las acusaciones de cualquier desbocado que apela a la “vergüenza pública” para evadir la cuestión de fondo y ganarse la convalidación de quienes no se atreven a sostener la verdad. ¿Qué quiero decir? Que en lugar de responder algo como: “Efectivamente, y tiene razón. Ya lo vimos con la oleada masiva de menores que intentaron cruzar solos la frontera en meses pasados poco después que el presidente promulgara el Dream Act. Ellos, como muchos que recurren a las redes del tráfico de personas –los llamados coyotes- vienen a ocupar empleos para los cuales no se requiere demasiada experiencia profesional o cualificación técnica –si no, lo intentarían de manera legal como quienes esperan ingresar al país de esta forma- además de que no tienen conocimiento del idioma inglés, ni para hablarlo ni escribirlo, lo cual, en este país en que los principales servicios e instituciones utilizan este idioma, los convierte infortunadamente en analfabetas.” Una respuesta así, sostenida sin complejos o concesiones, abonaría a que supieran que no les compramos la intimidación, que no somos tontos, que sabemos por qué sostenemos lo que decimos y que si quieren seguir por la misma se van a topar con una fuerte oposición. Pocos son los políticos que se atreven, como Sarah, a pasar por encima del escarnio mediático para decir la verdad. Y si los republicanos no ayudan siguiendo el buen ejemplo, los demócratas ganarán por la manera burda y desesperada a la que recurren ahora comandados por un Obama que miente y se desdice en nuestra cara: por default.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s