BLOGUERO DE GUARDIA: EN ALASKA, LAS COSAS SE ESTÁN PONIENDO CALENTITAS

Por todas partesY no precisamente por lo del calentamiento global, no… El caso es que el martes que viene se celebran no solamente las primarias republicanas en aquel estado, sino también un referéndum sobre una enmienda legislativa que tiene mucha tela. En ambos casos, Sarah se ha pronunciado alto y claro; más alto y claro en la cuestión de la enmienda legislativa, que rechaza completamente; pero también en cuanto a quién es su candidato a votar en las primarias. Esto último no lo ha hecho hasta hace un par de días y la verdad, a mí me da la impresión de que ha sido más bien su manera de expresar su rechazo por los otros dos candidatos involucrados que su apoyo por este candidato en concreto. En fin, luego se lo comento. Ahora vamos a meternos de lleno en las últimas notas de Sarah, que son muchas, muy largas y muy sustanciosas (o sea, lo que más falta me hacía en plenas vacaciones, ¡grrr!).

Ésta es la primera (y larguísima nota) de hoy. Va sobre el referéndum ese del cual ya les expliqué los intrigulis hace unas pocas semanas. Ahora Sarah se explaya sobre la cuestión y deja bien claro el motivo de su oposición a dicha enmienda constitucional (que, curiosamente, para ser rechazada exige votar “SÍ”, ya que la pregunta del referéndum va sobre si se rechaza o no; ríanse pues de los catalanes a la hora de hacer preguntas enrevesadas):

Vote SÍ a la Proposición 1 a favor de los empleos en Alaska Jobs y la independencia… Porque los sourdoughs [N. del T: Así se llama a los residentes en Alaska que llevan ya algunos años allí y no son recién llegados pues] conocemos de sobras el modus operandi de las Grandes Petroleras.

El 19 de agosto, los habitantes de Alaska votamos sobre una crítica medida que llega directamente al corazón de nuestras oportunidades de desarrollo, los empleos en Alaska, nuestra propiedad de los recursos naturales y las promesas de un futuro próspero y soberano.

Los alasqueños sabemos que somos dueños de nuestros recursos que alimentan nuestra economía. El petróleo de Alaska nos pertenece a nosotros como habitantes de este gran estado, un hecho que se detalla a propósito y con claridad en la Constitución de nuestro estado para que nunca cometamos el error de permitir que otros traten de reclamar esa propiedad. Por lo tanto, tenemos todo el derecho y la responsabilidad a compartir, de manera clara y equitativa, el valor adecuado que le damos a nuestras reservas de energía.

Cuando fuí elegida gobernadora, estaba claro que, por demasiado tiempo, nuestros líderes se habían negado a ejercer la fuerza constitucional en nombre de los alasqueños. Durante años, fuimos manejados por negociantes tramposos con la complicidad de políticos corruptos, junto con los temores impulsados por la industria de que nunca seríamos nada como alasqueños si la influencia sin ética de las Grandes Petroleras ajenas al estado era impugnada.

Recuerden, sin embargo, que el FBI arrestó a muchos de los corruptos y a algunos de los actores de la industria del petróleo y los llevó a la cárcel. Nosotros, el pueblo, nos levantamos y nos aseguramos de que las influencias faltas de ética no controlaran más nuestra capital del estado. Recuperamos el control de la oficina del gobernador y las Grandes Petroleras perdieron ambas cámaras de la legislatura por primera vez desde principios de los 80. Los alasqueños finalmente pudieron obtener una participación justa de nuestros propios recursos para garantizar un desarrollo más aguerrido y responsable; los alasqueños iban en el asiento del conductor.

Después de dos años de arduo, prudente, abierto y honrado trabajo con los principales consultores de energía del mundo para que nos ayudaran a recuperar nuestro derecho a valorar nuestro petróleo adecuadamente, presenté la legislación llamada Alaska’s Clear and Equitable Share (ACES), que fue aprobada por una gran mayoría bipartidista en una legislatura “limpia” que ya no podía mercadear votos a cambio de egoístas favores por parte de la industria.

En la creación de ACES, mi equipo–el equipo más sabio y experimentado centrado en la energía de la nación–sabía que las Grandes Petroleras tendrían a sus mejores abogados, cabilderos y empresas de relaciones públicas a su lado dela mesa de negociación, como es su derecho y su deber para con sus accionistas. Así que, me aseguré de que los alasqueños teníamos a los mejores expertos del mundo a nuestro lado haciendo frente a estas corporaciones multinacionales enormemente financiadas.

Todos los consultores tenían un mensaje similar: Alaska había estado regalando esencialmente durante décadas nuestros recursos a la vez que proporcionando a las Grandes Petroleras enormes beneficios financieros que se aprovecharon para sentarse ociosamente en arrendamientos no utilizados en los que los gobernadores anteriores se negaron a exigir que respetaran su obligación de desarrollarlos. El resultado fue que unas pocas compañías, obviamente, monopolizaron las reservas de petróleo del North Slope y que los nuevos jugadores independientes que querían competir por el derecho de asociarse con nosotros en su desarrollo fueron bloqueados, todo en detrimento de Alaska. Estábamos decididos a cambiar eso a través de la nueva legislación aprobada por los representantes del pueblo y por la acción legal si era necesario.

Así que conseguimos fórmulas sólidas para saber el valor justo de mercado de nuestra extracción de petróleo con el fin de colaborar de manera justa y ética con las empresas petroleras para el beneficio mutuo de todos. ACES protegió a Alaska e incentivó nuevas exploraciones y más producción, que son la clave para nuevos puestos de trabajo y el progreso del estado hacia un futuro próspero, autodeterminado.

Mientras llegaban los gritos esperados de pobreza por parte de la industria petrolera, los alasqueños sabían que bajo ACES las petroleras obtendrían una tasa extraordinariamente alta de retorno del 123% bajo una cotización valorada conservadoramente en 80 dólares por barril de sus nuevas inversiones en Prudhoe Bay, ¡lo que es una tasa de retorno de petróleo que las empresas petroleras no esperan ni reciben nunca en otras partes del mundo!

En muy poco tiempo, estuvo claro que ACES funcionaba. El desempleo era bajo, la exploración de energía aumentó, las compañías petroleras registraron sus enormes ganancias habituales y la tesorería del Estado se repuso y, en realidad, rebosaba. Fuímos capaces de ahorrar para el futuro, adelantar dinero para la educación, reformar las pensiones estatales y devolver más del dinero de la gente a la gente en forma de participación en el desarrollo de su petróleo.

Por desgracia, sólo costó seis años que las Grandes Petroleras recuperaran el control de la narración y su influencia en la oficina del gobernador y la legislatura. Los legisladores, incluyendo a los empleados de las compañías petroleras que son legisladores, intercambiaron ACES por la ley del Senado 21 (SB21) y apenas se oyó una queja. Sólo un voto lo cambió todo, lo que te dice que la voluntad de la opinión pública no es algo que preocupe a los legisladores.

ACES fue aprobado con un apoyo público abrumador porque protegía los intereses de los propietarios de los recursos de Alaska como socios iguales con las empresas petroleras. Pero entonces, un haz de ondas procedente de Juneau y otras partes del estado parecieron fundir la determinación y el sentido común de los nuevos líderes, a medida que la influencia exterior abrumaba a la administración y el poder legislativo, y el control de nuestros recursos energéticos se escurrió de nuevo de las duras manos trabajadoras de los alasqueños.

¡Pero no es demasiado tarde para volver al asiento del conductor! La SB 21 es un regalo directamente para la industria petrolera y sin ninguna garantía para el desarrollo o concesiones para proteger los intereses a largo plazo de la gente. Hemos pasado por esto antes y no funcionó. Antes, hace años las Grandes Petroleras de fuera trataron de decirnos:”Silencio, pequeños habitantes de Alaska, sólo confiad en que haremos lo correcto para vosotros”. Umm, que eso no funcionó lo demuestran los proyectos dejados de lado como Pt. Thompson que permaneció guardado en un cajón durante décadas hasta que mi administración tomó el mando y exigió a Exxon que cumpliera con sus obligaciones en sus contratos de arrendamiento o prepararíamos una nueva licitación competitiva de los contratos de arrendamiento. ESO funcionó y es por eso que ustedes ven a Pt. Thompson finalmente tirar adelante.Así que es hora de ejercer el espíritu independiente dela Última Frontera y los derechos constitucionales de nuevo.

Aprendimos nuestra lección. No vamos a dejarnos timar de nuevo por multimillonarias campañas de relaciones públicas y negociantes tramposos que nos quieren hacer caer en el alarmismo de que los jugadores más grandes de la industria acabarán haciendo sus maletas y abandonando nuestros gigantes yacimientos de petróleo si no consiguen absolutamente todo lo que exigen de los alasqueños. Como cualquier alasqueño experimentado sabe, esto es el modus operandi de las Grandes Petroleras. Era de esperar que trataran de asustarnos con el pensamiento de todos nuestros puestos de trabajo están en riesgo si no reciben todas las ventajas que exigen, en lugar de asociarse con nosotros como los propietarios de estos muy valiosos recursos no renovables.

Como mi equipo y yo siempre aseguramos al público, si ACES alguna vez necesitaba una puesta a punto para mantenerse al día con las cambiantes condiciones económicas del mundo y el aumento de la demanda de energía, lo veríamos como una oportunidad para explorar ajustes reflexivos que se mantengan fieles a las verdades probadas por el tiempo que son el fundamento de ACES. Si parte de una fórmula de valoración en ACES necesita una puesta a punto, eso está bien y es completamente esperado. ¡Pero SB21 no es una puesta a punto; es una demolición!

¡Afortunadamente, podemos revertir SB21 en las urnas el 19 de agosto y reclamar un futuro próspero para Alaska que incluya grandes puestos de trabajo para trabajadores duros!

Alaska está providencialmente situada para ayudar a proteger a nuestra nación. Lo hacemos asumiendo la responsabilidad de los recursos que poseemos, de los que nosotros y todo el resto de los Estados Unidos somos dependientes.

Cuando nos convertimos en un estado, prometimos ser tan autosuficientes como fuera posible mediante el desarrollo de nuestros recursos naturales dados por Dios. Tres cosas son necesarias para que cumplamos con esa promesa: que el Estado proteja las oportunidades de desarrollo responsable, que el gobierno federal nos permita desarrollar nuestros recursos de manera ética y con seguridad, y que las compañías petroleras multinacionales respeten a los propietarios alasqueños de los recursos lo suficiente como para compartir abierta y honestamente el valor de nuestro petróleo y gas.

Esos tres componentes son el ‘hat trick’ para el futuro próspero de Alaska. ACES es el punto central para un acuerdo de beneficio mutuo que genera trabajo, evolución de la competencia y enormes beneficios tanto para los habitantes de Alaska como de la industria petrolera.

Revocar ACES es un paso devastador hacia atrás en el camino hacia la construcción de nuestro joven Estado. Es por eso que voy a votar “Sí” a la Proposición 1 e insto a todos los habitantes de Alaska a unirse a mí.

Voten “sí” y digan “sí” al futuro de Alaska. Diga “sí” a los puestos de trabajo en Alaska y al espíritu independiente de la Última Frontera.

https://sarahpalinchannel.com/updates/a-crucial-vote-against-crony-capitalism/

TransAlaska

¿Mi comentario? Pues que esta es la primera vez en los últimos años que Sarah asume públicamente la defensa de su gestión como gobernadora de Alaska, más allá de las generalidades de rigor cuando la campaña electoral de 2008 y posteriormente. ACES, la famosa legislación a la que se está refiriendo, fue la más importante medida que tomó durante su mandato y ciertamente sentó como un cuerno quemado en los despachos de los directivos petroleros, que desde entonces sólo pensaban en meterle un petardo en el culo a Sarah y mandarla a la Luna. Recuerden que el efecto más palpable de ACES fue que durante unos años, los habitantes de Alaska, todos y cada uno de ellos, recibieron una vez al año un cheque con su parte de los beneficios recaudados por el Tesoro del Estado de la explotación de los yacimientos petrolíferos. Pero claro, los plutócratas esos no se conforman con 99 si pueden tener 100 y, a pesar de que siguen amasando grandes beneficios, lo quieren todo y, sobre todo, quieren recuperar el control de los poderes ejecutivo y legislativo, tal y como era habitual durante los años anteriores al mandato de Sarah. El gobernador actual, Sean Parnell, fue el vicegobernador de Sarah, pero recordemos que en Alaska hay elecciones primarias separadas para gobernador y vicegobernador y que sólo una vez que estos son nominados forman un equipo. Parnell, antes de asociarse con Sarah, fue un cabildero de la industria del petróleo y durante su etapa como vicegobernador, se limitó a dejarse llevar por la estela de Sarah, que era la triunfadora. Luego, cuando empezó a mandar él… bueno, ya sabemos todos eso de que la cabra tira al monte, ¿no?

Interesante de todas formas esta nota porque es la primera vez que Sarah “repudia” públicamente a su sucesor, Parnell, lo cual abre la veda palinista sobre él. Dentro de dos años tendrá que presentarse a la reelección y seguro que lo hará con la oposición de Sarah. O, ¿quién sabe? ¿Con una candidatura rival de Sarah a la que enfrentarse? Estaría bien que Sarah volviera a ser gobernadora de Alaska, ¿verdad? Pero no piensen demasiado en ello; yo sólo le doy una posibilidad entre nueve.

La segunda nota de hoy remacha el clavo (esperemos que sea el del ataúd) de la SB 21, que, como todas las piezas de legislación que los legisladores no quieren que la gente normal y corriente entienda, está llena de paja y el grano lo tiene muuuy escondido.

Alasqueños, en este punto, los negociantes tramposos se preguntan por qué no nos limitamos a regalar nuestros recursos energéticos de forma gratuita. Somos dueños de las fuentes de energía por nuestra Constitución y violamos las cartas fundacionales de nuestro estado que crean seguridad y prosperidad cuando agitamos la bandera blanca y cedemos a todas las demandas de las corporaciones multinacionales que hacen negocios aquí.

Aquí hay más verdades sobre todas las gemas ocultas deslizadas por las Grandes Petroleras de fuera en la SB 21 sin discusión pública y aprobación por nosotros, el pueblo. DEBEMOS derogar este lío de la SB 21 el martes.

Como un legislador escribe: “Es interesante ver cómo más de 12 millones de dólares en anuncios de las compañías petroleras no mencionan una disposición especial oculta en la SB 21, una de la que no quieren hablar de antes de la votación de derogación de este martes. La SB 21 regala a las empresas retroactivamente un impuesto sobre la producción que da a los alasqueños un valor cercano a cero o negativo en TODOS los yacimientos a partir de 2003 y a cada campo futuro. El senador republicano Bert Stedman tenía razón cuando dijo que SB 21 vende nuestro petróleo a un precio de ‘liquidación por cierre'”.

¡Gracias, Alaska!

Éste es el artículo del Alaska Dispatch News donde se recoge esa información tan interesante y tan oportunamente olvidada de mencionar por parte de los que saben lo que se traen entre manos. Lo escribe un representante estatal demócrata, Les Gara. Lo recuerdo de los viejos buenos tiempos de Sarah como gobernadora. Entonces ella se apoyaba en una mayoría de demócratas y una parte de los republicanos para sacar adelante sus proyectos. Lo que han cambiado las cosas desde entonces, ¿verdad?:

Los defensores del recorte de impuestos al petróleo no quieren que los habitantes de Alaska conozcan la profundidad de los recortes

Es interesante ver cómo más de 12 millones de dólares en anuncios de las compañías petroleras no mencionan una disposición especial oculta en la SB 21, una de la que no quieren hablar de antes de la votación de derogación de este martes. La SB 21 regala a las empresas retroactivamente un impuesto sobre la producción que da a los alasqueños un valor cercano a cero o negativo en TODOS los yacimientos a partir de 2003 y a cada campo futuro. El senador republicano Bert Stedman tenía razón cuando dijo que SB 21 vende nuestro petróleo a un precio de ‘liquidación por cierre’.

¿De dónde viene este valor cero del impuesto a la producción? Este regalo de miles de millones de dólares está en el informe de Scott Goldsmith promocionado por la gente del “Vota No” y financiado por Northrim Bank. Debería hacerles saber, ya que ellos no lo harán, que el análisis del Sr. Goldsmith de esta disposición de valor cercano a cero o negativo del impuesto a la producción comienza en la página 19 de su presentación en línea.

Ninguna empresa privada vendería sus productos por un valor tan escaso o negativo. Alaska no debería tampoco. Un impuesto sobre el valor de producción de cerca de cero o negativo significa una economía dañada. Seguirá a los últimos tres años de recortes en educación y hará crecer el déficit presupuestario de más de mil millones de este año, así que no vamos a ser capaces de pagar la construcción de carreteras, el mantenimiento, la ingeniería, la energía asequible, la seguridad pública, la salud y otros trabajos. Eso hará daño a las empresas donde los trabajadores perdidos habrían hecho compras.

Yo trabajaría para mejorar nuestra ley anterior, ACES. Pero SB 21 destripa directamente nuestra capacidad para crear oportunidades de empleo y revertir lo que van a ser más de 1.000 profesores y personal perdidos entre 2011 y el final de los últimos tres años del plan de austeridad educativa aprobado este año. Me gustaría una asociación de igualdad con la industria, no una asociación minoritaria y peores escuelas.

Vamos a corregir unos cuantos mitos de los anuncios.

La inversión del petróleo creció enormemente, en más de un 50 por ciento, bajo ACES. Por desgracia, los útimos anuncios engañan diciendo que SB 21 de alguna manera está “dando la vuelta” a un inexistente “declive” en la inversión bajo ACES.

¿Esos míticos “nuevos” yacimientos? El aumento de la inversión en el 50 por ciento bajo ACES pagó el desarrollo y exploración de todos los falsamente etiquetados como “nuevos” yacimientos que las compañías afirman que están invirtiendo a causa de la SB 21. Los yacimientos en los que las compañías inviritieron fuertemente para arrendar, explorar y desarrollar bajo ACES incluyen CD-5, Moose’s y Bear Tooth en la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska, años previos a la anunciada expansión por causa de la SB 21 en Kuparuk y su esquina suroeste subdesarrollada, el campo Point Thomson de Exxon, y todas las compañías invirtieron millones bajo ACES antes de 2013.

¿Quieren hablar legislación de intereses especiales? Este cercano a cero o negativo impuesto a la producción en la SB 21 premia sin reparos la conducta ilegal. Exxon violó la ley durante 30 años por incumplir su deber de arrendatario a desarrollar el gran campo Point Thomson. La acción legal fue interpuesta contra Exxon durante ACES. El caso se centró bajo ACES en exigir a Exxon el inicio de la producción en Point Thomson. Al retrasar el desarrollo durante 30 años, Exxon ahora está cualificada para el impuesto a la producción cercano a cero o negativo de la SB 21. Cuando la producción se inicia tardíamente, se considerará “petróleo nuevo”. Se recompensa a Exxon por violar la ley.

¿Cómo puede el Estado obtener un valor de cero o negativo en SB 21? Como Goldsmith explicó, después de 2003 y en futuros yacimientos de petróleo, crípticamente etiquetado como petróleo GVR en la SB 21, pagará una tasa de impuesto tan baja que apenas o nunca cubrirá el dinero que el estado paga por adelantado, en créditos fiscales y deducciones al desarrollo para ayudar a desarrollar estos campos.

 La SB 21 produce un fuerte descenso de la producción de petróleo y menos petróleo del que tendríamos con ACES. ¿De dónde viene eso? Hechos, no anuncios:

Desde 2013, el Departamento de Ingresos de Parnell ha producido lo que llama su pronóstico de producción de petróleo más preciso jamás realizado, en colaboración con la industria. Dice que la producción se reducirá en un 40 por ciento en la próxima década bajo SB 21.

En su último pronóstico de ACES (abril de 2013), dijeron que ACES produciría más petróleo en 2022 que SB 21 (abril de 2014, SB 21 previstos). ¿Por qué? Debido a que SB 21 no requiere que sus reducciones masivas de impuestos sean invertidas en Alaska. Se puede y van a ser gastadas en lugares como Rusia y Azerbaiyán. Bajo ACES, o cualquier mejora inteligente de ACES, las empresas deben ser capaces de comprar razonablemente por debajo de su tasa de impuestos si invierten en Alaska para reforzar la producción de Alaska.

El petróleo ha sido el alma de Alaska. No va a serlo si lo tiramos a la basura.

Y tras el caso de la SB 21, el caso del senador mudito, Mark Begich. Ya saben que Begich es el senador demócrata por Alaska en Washington, D. C. y que este noviembre se juega la reelección. Begich es un auténtico cabrón que se ve con el culo al aire y quiere ser demócrata de Obama, pero sin que se note y anda por ahí diciendo que él, en realidad, es un conservador, lo cual ya tiene gracia. Sarah ya le ha dedicado alguna que otra puya, pero hoy tiene una especial en su tercera nota. Y es que muchas veces se necesita ser una mujer para ser un hombre:

Sé un hombre, Mark

El espíritu de independencia en la Última Frontera incluye el tener las agallas para tomar partido por lo que uno cree. El martes, los habitantes de Alaska votamos por una medida electoral que ataca directamente al corazón de nuestro futuro. Podría decirse que es el debate político más importante al que se enfrenta el estado número 49 desde nuestra conversión en estado, ya que determina nuestro compromiso con la Constitución del estado. ¿Puede usted creerse que el senador por Alaska que quiere ser reelegido no siente que tenga que opinar sobre este tema tan importante, en absoluto?

Mark Begich, los alasqueños merecen saber de qué lado estás en en el debate sobre la propiedad de los recursos energéticos y el desarrollo responsable para crear buenos empleos. Todo se reduce a derogar la SB 21. Votando “SÍ” en la Proposición 1 significa que usted entiende lo que necesitamos un NUEVO desarrollo petrolífero para la seguridad y la prosperidad. ¿Puedes tomar una posición al respecto? ¿O tienes demasiado miedo de ofender a personas influyentes de fuera (con todo su dulce, dulce dinero para la campaña) al tomar partido por Alaska? Tu 90% de historial de voto con Harry Reid para ayudar a Barack Obama dice mucho, pero tu falta de voluntad para comprometerte con los habitantes de Alaska en este asunto sobre nuestra energía lo dice todo.

¡Es hora de ser un hombre, Mark! En lugar del típico político, los alasqueños necesitan a un luchador en la capital con agallas. ¿Puedes tomar partido? No te oímos.

Begich mudito 1

Begich mudito 2

Y aquí, por fin, la cuarta nota. Sarah toma partido (ella sí que tiene agallas) por Joe Miller, al igual que hace cuatro años, como candidato republicano al Senado. Precisamente el puesto que ocupa actualmente el capón de Mark Begich.

¡Vamos a enviar refuerzos!

Para restaurar la libertad, para defender nuestra Constitución, para construir el excepcionalismo estadounidense, debemos enviar combatientes al Senado de los Estados Unidos que detendrán la transformación radical de Barack Obama de la nación que amamos. El statu quo se tiene que ir y en Alaska el hombre que entiende esto para nuestro estado y el futuro del país también tiene el coraje, la sabiduría, la experiencia y el optimismo para luchar por lo que es correcto, y ganar. Dijimos que enviaríamos a los buenos chicos en Washington refuerzos; así pues, ¡Alaska, aquí vamos! Voten por Joe Miller el martes y sacúdanse el dominio liberal para que podamos coger el camino correcto.

¡Gracias, Alaska!

Miller otra vez

Unas precisiones: las primarias republicanas son el martes que viene y Miller está yendo ahora mismo por detrás en las encuestas de sus rivales, el RINO sin remedio de Mead Treadwell y el RINO a secas de Dan Sullivan (apoyado precisamente por Karl Rove,por si fuera poco). El Tea Party en Alaska y en todas partes respalda a Miller, pero toda la fuerza de Miller de hace cuatro años parece que se ha diluido y yo, personalmente, veo difícil que logre vencer. Sullivan es el favorito y el que Sarah haya esperado hasta cuatro días antes para hacer público su anuncio de apoyo me dice que ni ella misma está muy convencida y que más bien sus intenciones son las de mostrar su rechazo por los otros dos candidatos que su apoyo por Miller, con quien tuvo algunos dimes y diretes hace cuatro años.

Miller ha prometido que si pierde las primarias, no presentara una candidatura independiente, como hizo hace cuatro años Lisa Murkowski. Además, Miller ha desafiado recientemente a sus rivales a firmar un compromiso contra la amnistía de los inmigrantes ilegales que dice: “Me opondré a cualquier intento por parte del Congreso o del Presidente de conceder una amnistía (o cualquier camino hacia la ciudadanía) a los inmigrantes ilegales”. Tanto Sullivan como Treadwell se negaron a hacerlo, lo cual bien puede haber sido la gota que rebosara el vaso de la paciencia de Sarah y la decidiera finalmente a apoyar públicamente a Miller.

Además, por si fuera poco, Sarah tiene al enemigo en casa porque su suegro, Jim Palin, el padre de Todd, ha anunciado públicamente su apoyo a Treadwell, ja, ja, ja. El caso es que el viernes por la noche, mientras Jim Palin era entrevistado en una cadena de radio local, la KVNT, anunció ese apoyo y ni corta ni perezosa, Sarah llamó a la emisora. Ésta es la transcripción de algunas partes del intercambio de opiniones:

SARAH PALIN: Papa Jim, ¿cómo estás?

Preguntada por su opinión sobre el respaldo de Jim Palin a Mead Treadwell, Sarah dijo:

SARAH PALIN: Bueno, quiero mucho a Jim Palin. Quiero a mi familia más que a mí misma. Él es un hombre muy inteligente, lleno de integridad y respeto su decisión de apoyar a Mead. Ellos dos tienen una gran relación.

Más adelante, dijo también:

SARAH PALIN: Es sano tener un debate sano y es de eso de lo que se trata en política. Está todo bien.

Jim Palin dijo que quería añadir solamente una cosa antes de terminar:

JIM PALIN: Si mi querida nuera se presentara al Senado esta vez, por supuesto que la apoyaría a ella. Pero como que no se presenta, apoyo a Mead.

Je, je, je, me parece que ya sé quien va a recibir una miserable corbata como regalo de Reyes este año, ¿eh?

Por cierto, tengo muchas notas más, pero como que no versaban sobre Alaska, he preferido agruparlas en otra entrada que publicaré pasado mañana o el miércoles; tan pronto como logre traducirlas todas. ¡Ay, ahora que estaba tan relajado yo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primarias Republicanas 2014, Sarah Palin y Facebook y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s