OBAMA SIGUE ATRINCHERADO EN LA CASA BLANCA… ¿DÓNDE ESTÁ EL ARIETE?

SPFacebookPues el ariete tal vez sea Sarah Palin y su decidida apuesta por destituir a Obama a través del procedimiento constitucional previsto al efecto, el famoso impeachment. Algunos pensarán que lo de Sarah es un brindis al sol, una mera boutade para llamar la atención. Me temo que no. Sarah va en serio y va a por todas. Y todos los que nos reunimos habitualmente en este misérrimo blog mío sabemos que cuando nuestra Sarah se empeña en algo, no hay nada ni nadie que le pueda disuadir. Imagino que a Obama todo esto le produce mucha risa, pero debería andarse con cuidado porque estas cosas, que al principio parecen una mera tontería a la que no hace falta prestar mucha atención, luego van creciendo y creciendo y creciendo… Y cuando te quieres dar cuenta resulta que ya estás empapelado y en el Senado tienen día y hora para tu juicio político. ¡Coño, quién se lo iba a imaginar!

Pues eso, que no descartemos tan pronto la postura de Sarah como una quijotada. Ha prometido perseverar y recurrir a todos los medios a su alcance, así que bien nos podemos esperar más noticias suyas al respecto. De momento, aquí están sus últimos dos artículos explicando detalladamente los motivos que le han llevado a romper la baraja con Obama. Los dos los ha publicado en Fox News.

Éste es el primero, que es excelente, pero que me ha costado un cuerno de traducir por su gran cantidad de juegos de palabras y dobles sentidos. No se extrañen si hay párrafos algo incomprensibles; ya saben que soy rematadamente malo como traductor:

La gran aventura jabonosa del presidente Obama

El presidente Obama fue absolutamente inundado la otra noche, hartándose de aperitivos en una fiesta en una pizzería en la Mile High City [N. del T. Se refiere a Denver, que está situada justamente a una milla sobre el nivel del mar], codeándose como cabeza de cartel en numerosos festejos demócratas, recolectando grandes cantidades de dinero de los grandes donantes todo el día.

¡Vaya!. Agotador. Especialmente agotador tiene que ser el tener que cambiar de cara para hacer un buen papel en las fiestas de recaudación de fondos, a sabiendas de que están organizados por aquellos tan denostados “peces gordos” (palabras de Obama, no mías).

El presidente menosprecia convenientemente a estos peces gordos en público, pero en privado sus abrazos colectivos le hacen sentir cosquillitas en la barriga dadas con mucho gusto por parte de aquellos a quienes él da de comer. Y no eran meros gatos callejeros aquellos que se agruparon el martes sólo para escuchar a Obama hablar… y hablar… y hablar un poco más.

Los donantes llegaron a dar un máximo de 32.000 dólares sólo para entrar por la puerta y escuchar una charla de lujo y darse palmadas en las espaldas los unos a los otros. Estas fiestas pueden ser bastante aburridas, demasiado, haciendo esas excursiones aún más agotadoras porque la política no es una causa apasionada para la mayoría de los asistentes, es una máquina de hacer dinero.

¿Alguien piensa que estos partidarios de Obama están allí para “dejar que suene la libertad”? Nanay. Miren, ellos no dejan sonar siquiera los teléfonos móviles. Son confiscados en estos eventos. ¡Hoy en día la Casa Blanca realmente censura, eh, “impide” la grabación fuera del TelePrompTer de los comentarios del tipo que es “el más transparente en la historia!”

Después de ver lo que está pasando, ¿alguien más siente la urgencia de quitarle las llaves del coche al adolescente proverbial para evitar que el inevitable accidente por el camino? Pero tal vez eso es sólo la mamá que hay en mí. Tal vez realmente debería dar al tipo ocupado un descanso porque con todo el caos gritando por todo el mundo, las sordas, desconexas y desenfocadas acciones de Obama quizás se puedan explicar.

El déficit de atención que prohíbe a esta administración hacer frente incluso a UN solo problema grave, resolviendo incluso UN solo escándalo digno de destitución o crisis autoprovocada se debe probablemente a tener tanto en el plato a la vez, incluyendo un endemoniado proyecto de alta prioridad en curso.

Este puede mantener al presidente levantado en toda la noche porque lo tiene, literalmente, bajo los pies: el proyecto de renovación de la bolera de la Casa Blanca. Ajá. (No se puede inventar estas cosas.) Y en vez de cuestionar este gasto, se justifica por parte de sus amigos de los medios de comunicación explicando que esas pistas de bolos no se han actualizado en 15 años. Oh, caramba.

El gobierno federal va a demoler y reemplazar las pistas de madera por sintéticas. Priorizar, ¿cuánto? (Rápida lección de ciencias naturales para el Querido Líder: revisar el ingrediente principal en la mayoría de los sintéticos; es ese pecaminoso y burbujeante crudo que no te gusta: Petróleo, es decir; oro negro, té de Texas).

Molesto porque las pistas de bolos “se ven viejas”, un miembro del personal se lamentó a la revista Time: “No hay marcador electrónico, así que hay que anotar a mano; lo cual es debilitante cuando uno está centrado en marcar un 300 como yo”. Ofensivo, ¿cuánto?

Su bolera financiada-por-el-gobierno en pleno país en bancarrota simplemente no es de rigor y eso sí que es francamente debilitador. Perdónenos.

(Actualización: Fox informa ahora que después de que este proyecto de Bolera a Ningún Sitio se diera a conocer, se escabulló a un segundo plano. Buena decisión. Igual que un reloj roto, incluso da la hora bien de vez en cuando).

Pero, en serio, nuestro comandante en jefe está ocupado mientras Roma arde. Por ejemplo, después de satisfacerse con esos aperitivos en Colorado, hizo sitio para una partida súper duper importante de billar en un bar con el complaciente gobernador de ese estado. Irónicamente, Hickensuperduper es su nombre. Creo. De todos modos, Obama ganó. Él nos dijo que sí. (Divertido, él siempre gana. Golf, baloncesto, finalistas y apuestas, sus grandes declaraciones de después son siempre, milagrosamente, ¡ea, ganó otra vez!).

¡Menos mal! Jugar al billar, siendo enjabonado sin cesar, tal vez tarareando “Rocky Mountain High” al cruzar esas Rocosas, decisiones difíciles tuvieron que ser hechas: ¿rayas o lisa? Y esa cerveza; ¿la bebo si las montañas no son azules? Hablen acerca de pifias.

El presidente Obama estuvo en Texas después. Sin tiempo para visitar la porosa frontera estadounidense, pero con un montón de tiempo para más charla fantasiosa, fotos y recaudación. No estuvo por llenar agujeros en esta ocasión en el Sur.

Ahora, algunos de los ejemplos anteriores de eventos ultrapartidistas, ineficientes, frívolos y distrayentes que llenan los ocupados días del presidente no son ofensas impugnables. No son más que, bueno, ofensivas.

Pero Barack Obama sin duda se ha involucrado en ofensas impugnables. Muchas. Eso es un hecho. No hay necesidad de desperdiciar tinta tratando de educar a los “negacionistas” en la forma en que se garantiza que las cosas empeoren a menos que esta administración sin ley, dirigida por un presidente imperial, sea frustrada legalmente en los pisos de la Cámara y del Senado; así que en su lugar voy a utilizar lo que nos dicen son las armas más aterradoras de la superpotencia del mundo: una pluma y un teléfono, para hablar con los estadounidenses sensatos acerca de recuperar nuestro país. Eso será la próxima vez.

Así que estad atentos. Y la próxima vez que escuchen a los políticos denunciando a Barack Obama como un presidente imperial sin ley con una administración destructiva plagada de escándalos, pregunténles qué van a hacer al respecto. Mark Levin preguntó precisamente eso en “Hannity” el miércoles por la noche de Fox y luego respondió con sólidos remedios que son nuestra única esperanza.

Con el debido respeto, escuchen, políticos; ya habéis ignorado vuestras lecciones de 7º de Primaria sobre el gobierno estadounidense lo suficiente.

Voy a repetir el amable recordatorio de Levin de que la Constitución prevé el remedio para un presidente que comete “altos crímenes y delitos menores”. Si los senadores no tienen los suficientes cojones como para usar su poder sobre la bolsa para detener esta tontería, entonces deben entregar el bastón de mando a la Cámara y apoyar a nuestros representantes en el proceso de destitución.

Manténganse al tanto.

Oby 1

Oby 2

Oby 3

Y este es el segundo, menos jocoso y más político:

El caso de juicio político de Obama: el remedio de la Constitución para un presidente imperial sin ley

La próxima vez que oigan a los políticos denunciando a Barack Obama como un presidente imperial sin ley con con una administración plagada de escándalos, pregúnteles qué es lo que van a hacer al respecto. Su crujir de dientes ante la auto-otorgado omnipotencia de Obama es repetitivo.

Pongámonos de acuerdo con nuestro noveno presidente, William Henry Harrison, quien dijo que no hay nada más corruptor, nada más destructivo que el ejercicio de un poder ilimitado. Entendemos el problema. La única manera de que los políticos lo solucionen es con unas pocas menos palabras y mucha más acción.

La Constitución prevé el remedio para un presidente que comete “altos crímenes y delitos menores”. Es la destitución.

Para que quede claro, “altos crímenes y delitos menores” no son necesariamente delitos comunes. Nuestros Redactores utilizaron el término para significar un abandono del deber y el primer deber del presidente es hacer cumplir nuestras leyes y preservar, proteger y defender nuestra Constitución.

Alexander Hamilton describió las ofensas impugnables como aquellas “que proceden de la mala conducta de los hombres públicos, o, en otras palabras, del abuso o violación de alguna confianza pública”. Explicó que son delitos “políticos” en tanto “que se refieren principalmente a las lesiones causadas de inmediato a la propia sociedad”.

Ninguna persona seria que esté prestando atención puede negar que Obama y su administración han abusado y violado la confianza del público y hecho caso omiso de la Constitución. Déjenme contar las maneras.

Sin notificar al Congreso como lo exige la ley, dejó en libertad a presos terroristas en tiempo de guerra para que puedan regresar al campo de batalla para matar a nuestros soldados.

En violación de nuestra Constitución, ignora regularmente las órdenes judiciales, cambia las leyes por decreto ejecutivo y se niega a cumplir las leyes que no le gustan, incluidas nuestras leyes de inmigración.

Cuando el Congreso se negó a aprobar la amnistía para los hijos de los inmigrantes ilegales, él promulgó unilateralmente su propia versión de la misma que creó la crisis actual en nuestra frontera a medida que jóvenes ilegales se desparraman por nuestro país para recibir lo que él les ha prometido de manera ilegal.

Él cometió fraude contra el pueblo estadounidense cuando prometió que si nos gustaba nuestro plan de salud, podríamos mantenerlo.

Él nos metió en una guerra en Libia sin la aprobación del Congreso. Cuando nuestro embajador rogó por la seguridad en el consulado en Bengasi, fue ignorado y luego asesinado cuando el consulado fue atacado como se predijo. Los estadounidenses fueron abandonados para morir, ya que el presidente no hizo nada para rescatar a nuestra gente allí. Luego, él ayudó a difundir la mentira de que una protesta espontánea sobre un vídeo de YouTube era el culpable de este ataque terrorista premeditado altamente organizado.

El IRS de Obama ha apuntado a sus opositores políticos para acosarlos. Entonces la agencia mintió y evadió al Congreso y probablemente destruyó evidencia bajo custodia, mientras que Obama declaraba falsamente que no había corrupción ahí, ni siquiera una poquita.

Desde el escándalo de los Asuntos de los Veteranos a sus nombramientos en receso inconstitucionales, a su Departamento de Justicia escuchanado telefónicamente a los reporteros y dando armas a los cárteles mexicanos de la droga, hasta la violación de la libertad religiosa ejercida por las empresas y hacer caso omiso de la recaudación interna de fondos ilegales, la lista de los abusos sigue y sigue.

La administración de Barack Obama está demostrando ser un hervor enconado de escándalo. La Constitución es sólida como una roca al encargar al presidente la responsabilidad de la rama ejecutiva. Él no puede votar “me abstengo” mientras se encoge de hombros y finge ignorancia acerca de todos estos abusos de la confianza pública, no más que un jefe de la mafia puede reclamarse inocente porque no dio personalmente el golpe. La pelota se detiene en el tipo de lo más alto.

La destitución es el último control sobre un poder ejecutivo fuera de control. Es serio, no para ser utilizado con fines partidistas mezquinos; y es imperativo que se convierta en un tema de discusión legítima antes de que el pueblo estadounidense pierda toda confianza en nuestro gobierno federal.

La destitución requiere valor moral para avanzar en lo que es correcto y requiere voluntad política. Un electorado complaciente o desanimado puede soportar en silencio los abusos de la administración, la clase política permanente está más que dispuesta a mantener el statu quo y los medios de comunicación no son un organismo de control justo. Por lo tanto, la última línea de defensa de la nación es para que Nosotros, el Pueblo nos levantemos y digamos: “Ya basta”.

El estímulo sin ley de Obama de la inmigración ilegal debería ser el punto de inflexión para esa voluntad política porque afecta a todos los estadounidenses, los nativos y los inmigrantes legales de todos los orígenes que siguieron las reglas y ahora ven recompensados a los rompedores de reglas mientras ellos se ven obligados a competir por puestos de trabajo y recursos limitados. Es el punto de inflexión porque la olvidada clase obrera es muy herida por esta falta de ley; ¡y estos buenos estadounidenses merecen la herramienta más fuerte, más eficaz para defender los medios de vida que han construido de manera tan honorable!

Algunos argumentan por una cautelosa inacción y descartan incluso una discusión sobre el juicio político. Con las cifras de las encuestas de Obama hundidas y sus políticas liberales expuestas como fracasos, ¿por qué mover la barca? Pero ese argumento pierde de vista un aspecto.

El presidente está cambiando radicalmente la forma en que el Poder Ejecutivo hace negocios. Él está sentando un precedente peligroso que nos cambiará radicalmente. Con su “pluma y teléfono”, él se está abrogando autoridad del Congreso en violación de la separación de poderes de la Constitución. Él se está haciendo a sí mismo un gobernante, no un presidente. Tuvimos una revolución allá en 1776 porque no nos gustan los reyes.

Algunos argumentan que deberíamos esperar a las elecciones de mitad de mandato y esperar que una gran victoria de los republicanos en ambas cámaras del Congreso frene a Obama.

He estado allí, se hizo eso en 2010. Si el Congreso se niega a usar el poder que la Constitución le confiere, Barack Obama seguirá gobernando sin embargo como él quiera.

Algunos sostienen que en el mejor de los casos la Cámara podría votar los artículos de la acusación, pero que es poco probable que el Senado lo condene. Pero eso no es un argumento en contra de pedir responsabilidades a un presidente y enviaría el mensaje de los ciudadanos a todos los sucesores.

Obama puede seguir riendo y decir: “pues que me demanden” a la tibia amenaza de demanda por parte de la Cámara. Vamos a escuchar su risa cuando lo amenacen de destitución. Por lo menos, a pesar de su burla de la Constitución, este proceso constitucional lo pondrá sobre aviso.

¡La única cosa necesaria para transformar a los Estados Unidos en algo irreconocible es que los hombres buenos no hagan nada! Si no estas violaciónes y la promesa del presidente de continuar “yendo por su cuenta” en ignorar la división de poderes y el imperio de la ley, ¿qué se necesita para que usted tome partido? ¿Cuánto más malo tiene que volverse todo?

Vivimos en un país donde la NSA espía nuestras comunicaciones, el IRS nos apunta debido a nuestras creencias políticas, la frontera es invadida por los extranjeros, líderes terroristas son liberados al campo de batalla, nuestro sistema de salud nos ha sido arrebatado y estamos obligados a comprar un plan que no queremos y no podemos permitirnos el lujo, las monjas católicas son apuntadas por el gobierno simplemente porque se adhieren a su fe católica, el Departamento de Justicio arma a los señores de la droga mexicanos y el presidente mantiene una “lista de muertos” de personas autorizadas para ser ejecutadas en el acto.

Si usted se siente cómodo con todo eso, entonces siéntese y espere lo mejor. Aquellos preocupados por los Estados Unidos quieren un cambio. Eso vendrá curando las lesiones causadas ​​a la sociedad por un presidente sin control; eso empieza con su juicio político.

Si prefieren ver el vídeo, aquí lo tienen:

http://www.foxnews.com/opinion/2014/07/11/case-for-obamas-impeachment-constitutions-remedy-for-lawless-imperial-president/

Por mi parte, dejando de lado que yo preferiría un consejo de guerra, estoy totalmente de acuerdo con Sarah, la apoyo, añado este blog (y a su bloguero) a la lista de partidarios del impeachment de Obama y celebro que haya dado la cara de esta manera. ¡Ya está bien de políticos espesos! ¡Una voz como la de Sarah Palin es un lujo para cualquier nación libre y amante de la ley!

Seguiremos sintonizados, tal y como nos recomienda ella. Esto no ha hecho más que comenzar… Y a saber cómo acabará. ¿Se imaginan a Obama con un pijama a rayas negras y amarillas?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook, Sarah Palin y Fox News y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s