¡POR FAVOR, QUE ALGUIEN DESTITUYA A OBAMA DE UNA P… VEZ!

SPFacebookEstoy indignado. Bueno, indignado es poco. Estoy que me subo por las paredes. Ardo de ira. La historia del canje de Bowe Bergdahl, esa rata cobarde desertora y traidora por cinco terroristas talibán VIP me tiene sin poder dormir desde que me enteré. ¡Cómo se puede imaginar Obama, la Rata-en-Jefe, que eso nos iba a poner tan contentos! ¿Es que no se entera de nada? ¿Tiene idea de lo que es un ejército? ¿Tiene idea de lo que es un soldado? ¿Tiene idea de lo que significan palabras tan evidentes para nosotros como “honor”, “lealtad”, “deber”? No, sin duda no las conoce. Evidentemente, él procede de los bajos fondos de Chicago, los que se reúnen en habitaciones oscuras y llenas de humo para jugar a sus juegos del poder y traicionarse los unos a los otros en cuanto tienen la ocasión. Y es que ¿cuándo una rata ha tenido honor? ¿Cuándo una rata ha sido leal? ¿Cuándo una rata ha experimentado el sentido del deber? Por algo son las primeras en abandonar el barco. Y cuando lo hacen tarde y se ahogan en el mar, ése es un gran momento en la historia de la Humanidad.

Hoy sólo tengo una nota de Sarah Palin, pero una nota que deja bien clara cuál es su postura respecto a todo este escándalo. Por mi parte, la suscribo de arriba abajo. Y aunque sólo soy un civil español, si yo fuera un militar estadounidense tengan por seguro que no me sentiría más indignado de lo que ya me siento.

Barack Hussein Obama, ya estás otra vez con lo mismo. Has subestimado la sabiduría del pueblo, el valor de nuestros veteranos, el orgullo patriótico de las familias de militares y el valor moral de nuestros soldados. Estás asombrado de que no abramos colectivamente la boca de admiración cuando el círculo interior que mandas nos dijo que un desertor antiestadounidense se ajustaba a tus estándares de haber “servido con honor y distinción”.

Ralph Peters tiene un excelente artículo de opinión acerca de cómo algunos miembros de los medios de comunicación y el círculo íntimo del Equipo Obama están desconcertados por el contragolpe Bergdahl que están recibiendo. Están desorientados porque muy pocos en esa burbuja elitista alguna vez han servido honorablemente de uniforme. Desde lo alto de su pedestal en las salas de redacción, nos miran hacia abajo con condescendencia preguntándose por qué estamos diciendo “ya no más” a las acciones de liderazgo que son manifiestamente peligrosas y sin duda una falta de respeto.

Equipo Obama, os sentís cegados ahora porque habéis pasado demasiado tiempo con vuestra actitud de “nosotros lo sabemos mejor, así que idos a dormir, vosotros pequeños tarugos”. Nos habéis salido con una mentira y estáis tratando de salvaros mintiendo de nuevo con argumentaciones que los liberales están repitiendo como un loro hasta la saciedad sobre “nunca dejar a un estadounidense detrás”. Mentís. Vosotros habéis dejando a estadounidenses detrás.

Continuamente demostráis vuestra incapacidad para comprender los valores más apreciados por aquellos que se ofrecen voluntarios para servir. Tomemos, por ejemplo, vuestra promoción de John Kerry a pesar de su sermoneo de que los niños mejore que estudien más o van a terminar como uno de “esos tipos” (ya saben, nuestros soldados) tan tontos que están “atrapados” en las Fuerzas Armadas luchando por nosotros. Trate de decirle eso a chicos como un orgulloso hijo de Anchorage, el teniente Graham, dirigiendo a hombre igualmente orgullosos cumpliendo con su deber “atrapados” en Afganistán luchando por nosotros.

Desde las giras de disculpa a los recortes militares, al “comité de la muerte” de los escándalos de la Administración de los Veteranos racionando la atención sanitaria a los veteranos, a las referencias metepatas del comandante en jefe refiriéndose a los soldados [corpsmen] como, irónicamente, “cadáveres” [corpse-men], los estadounidenses han soportado con paciencia el despiste en cuestiones militares del Equipo Obama, pero incluso vuestra propia base os está abandonando después de este último desastre.

Señor presidente, usted ha estado sobre nosotros desde el primer día y su constante menosprecio de los conservadores es, según usted afirma, sólo para “mantener a la gente responsable”. En aras de la igualdad, espero que pueda apreciar que ahora Estados Unidos está pidiendo responsabilidades al Equipo Obama por la catástrofe desatada a partir de sus increíbles negociaciones con los terroristas; un escándalo con consecuencias aún más desastrosas a largo plazo. Después de tantas pifias, usted ha cruzado la línea y ha entrado en territorio peligroso por una definición completamente contraria de lo que es “honor y distinción.” No le vamos a seguir allí. Tampoco, incluso, predigo, lo harán líderes previamente sumisos de la iglesia de los políticamente correcto, magnates influyentes de los negocios, celebridades con los pies en la tierra y votantes con poca información. Esto es parte del gran despertar de nuestra nación.

Usted liberó a terroristas que fueron capturados por una razón. Nuestros valientes sacrificaron sangre y dinero para mantener seguros a los Estados Unidos haciendo para lo que se les envió a hacer a las zonas de guerra; retirar a los chicos malos de la calle. Usted acaba de deshacer eso. La guinda de este pastel diabólico es que lo ha hecho por un desertor antiestadounidense cuyas acciones han causado aún más daño a sus compañeros y antiguos compatriotas.

Este desertor decidió poner a nuestros soldados en mayor peligro al abandonar su puesto con un objetivo manifiesto de entrar en contacto con el enemigo después de escribir su desdén por los EE.UU. Les dijo a otros que estaba avergonzado de ser estadounidense. Su propio padre compartió con orgullo estos comentarios con los medios de comunicación de nuevo en 2012. También proclamó, mientras aún vestía de uniforme: “El horror que me da Estados Unidos es asqueroso”. ¿Y es a él a quien usted honra en la Casa Blanca? ¿Por qué no cede el podio en el Rose Garden a las familias de los hombres que murieron durante los esfuerzos de rescate montados para encontrar a este ingrato, desleal y peligroso tipo. ¡Simpatizando, usted arriesgó vidas inocentes para traerlo de vuelta dentro de la seguridad del país del que eligió irse! Así que, ¿se preguntó qué es exactamente lo que estábamos “rescatando” y de QUIÉN? Según algunos informes, él renunció de hecho a su ciudadanía, además de publicar su desprecio por nuestra nación, antes de ofrecerse cobardemente a sí mismo y pasar del Equipo Estados Unidos al Equipo Talibán. Al hacerlo en el campo de batalla, pudo haber ayudado a nuestros enemigos de la persuasión Islámica Terrorista.

Usted, evidentemente, juega demasiado al golf. A costa de fieles soldados de los Estados Unidos que nunca tendrán una segunda oportunidad, en su cuaderno de golpes, ¿un desertor es un buen golpe?

Usted subestimó la sabiduría del pueblo, Comandante en Jefe, porque estamos horrorizados y disgustados por sus negociaciones secretas con los radicales para liberar a cinco terroristas islámicos a cambio de un desertor antiestadounidense cuyas acciones hicieron que otros murieran. Aún más desagradable es su celebración del acto cobarde que inició este desastre.

disgusting

Por mi parte, el artículo de Ralph Peters, antiguo teniente coronel del Ejército de los Estados Unidos, al que hace mención Sarah en su nota es este.

¿Por qué el Equipo Obama se ha visto sorprendido por el Contragolpe Bergdahl?

El presidente y la señora Rice parecen pensar que el delito de deserción en tiempo de guerra es como faltar a clase.

¡Enhorabuena, señor Presidente! Y felicidades idénticas a su aprendiz de hechicero, la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice. Al tratar de venderlo como un héroe estadounidense, han convertido a un desertor ya despreciado por los soldados que estaban en el ajo en, posiblemente, el soldado individual más odiado en la historia de nuestras fuerzas armadas.

Nunca he sido testigo de tal indignación en nuestras tropas.

Prueba A: Sra. Rice. En una de las declaraciones más tontas en la historia de la Casa Blanca (y estamos haciendo un montón de historia aquí), la asesora de seguridad nacional, en un programa de tertulias dominical, describió Bergdahl como habiendo servido “con honor y distinción.” Aquellos sirviendo de uniforme y aquellos de nosotros que servimos antes ya estábamos irritados, pero esa declaración de las que te dejan con la boca abierta sirvió para ponernos en modo yihad.

Pero lástima, Sra. Rice. Al igual que el presidente al que ella sirve, ella es una víctima de su clase. Nadie en el círculo interior del Equipo Obama ha servido de uniforme. Eso lo muestra. Esa pieza de servir con “honor y distinción” es el tipo de lema superficial que los políticos exhiben brevemente como armadura electoral. (“En este punto de su discurso, señora, dedique una frase a lo mucho que honra a las tropas”).

En realidad, creo que la Sra. Rice era sincera de alguna manera, a su manera espectacularmente ignorante. En la mejor manera Mensajero del Miedo, dijo lo que se le había sido programado para decir por su cultura política, entonces ella fue sorprendida por la tormenta de fuego que se encendió por el rascado de dos palabras de pedernal juntos. Al menos, ella no culpó la deserción de Bergdahl a un vídeo.

El presidente, también, parece aturdido. Tiene tan poca comprensión (o interés) de los valores y tradiciones de nuestras tropas que él y sus asesores realmente cree que los uniformados estallarían públicamente en júbilo ante la noticia de la liberación de Bergdahl; como esos chicos de la fraternidad de la capital hicieron cuando se voceó la muerte de Osama bin Laden.

Tanto el presidente Obama y la Sra. Rice parecen pensar que el delito de deserción en tiempo de guerra es como faltar a clase. No tienen idea del grave pecado que es una deserción enfrente del enemigo para nuestras fuerzas armadas. El único pecado peor es hacer costado de forma activa con el enemigo y matar a sus hermanos de armas. Esto no es quedarse dormido el lunes por la mañana y saltarse la clase de primero de Estudios De Género.

¡Pero, compasión, por favor! El presidente y todos los hombres y mujeres del presidente no están solos. Nuestra elite de los medios de comunicación, donde es pájaro raro el que se molestó en servir de uniforme, se convirtió instantáneamente en expertos en justicia militar. Con semblante serio y alegre suposición, una cabeza parlante tras otra anunció que “siempre tratamos de rescatar a nuestras tropas, incluso a los desertores”.

Uh, no. “Salvar al desertor” es un reciente grito de batalla de los altos mandos políticamente adoctrinados. Durante gran parte de nuestra historia, hicimos algunos esfuerzos para localizar a los desertores en tiempo de guerra. Luego los fusilábamos o los ahorcábamos. O, si estábamos de buen humor, simplemente utilizábamos un hierro de marcar para quemar una gran D en sus mejillas o en la frente. Incluso a medida que crecimos más ilustradamente, la deserción trajo consigo un tiempo largo en una prisión militar. Con trabajos forzados.

Este es fundamentalmente un choque cultural. El Equipo Obama y su base no pueden comprender los valores todavía apreciados por los jóvenes estadounidenses “tan tontos” que se unen al ejército en vez de ir a la escuela de preparación y luego a Harvard. Valores como el deber, honor, país, valor físico y la lealtad a sus hermanos y hermanas en armas no tienen lugar en Mundo Obama. (Los militares no necesariamente se llevan todos bien, pero saben que pueden confiar el uno en el otro en la batalla; la confianza sagrada que Bergdahl violó).

El presidente Obama hizo esto para sí mismo (y para Bergdahl). Este hombre maravillosamente educado, que no se cansa de dejarnos saber cuánto más inteligente es que el resto de nosotros, nunca se paró a considerar que nuestros soldados y sus familias podrían sentirse ofendidos por la celebración por parte de su comandante en jefe de un festival del amor en la Casa Blanca para celebrar el intercambio de cinco grandes terroristas por un desertor y exhibiendo no a las familias de esos soldados (por lo menos, seis de ellos) que murieron en los esfuerzos por encontrar y liberar a Bergdahl, pero, en cambio, dando un papel protagonista en la escena internacional a Papi Talibán, padre de un desertor y una criatura de simpatías dudosas (esa barba poblada no es un homenaje a ZZ Top). ¿Cómo se dice “insulto indignante a nuestros veteranos” en pashto?

Tampoco, durante el reciente escándalo de la Administración de los Veteranos, se preocupó el presidente por acoger a las familias supervivientes de esos veteranos que murieron en espera de atención. No, la más cálida atención que nuestro presidente ha pagado nunca a una “familia militar” ha sido para el señor y la señora Bergdahl.

Me abstendré de criticar los intentos presuntuosos por enfriar las llamas de esta conflagración política por parte del secretario Hagel: nunca escojo a los débiles).

¿Qué se debe hacer? Detrás de la indignación provocada por la combinación del Equipo Obama de cinismo y olvido (Bergdahl estaba tan enfermo que teníamos que liberar a esos terroristas inmediatamente, sin notificarlo al Congreso, pero ahora está recuperándose tan ricamente en un hospital militar… y todo esto acaba de suceder justo en el punto álgido del escándalo de la Administración de los Veteranos…), los militares no quieren realmente linchar a Bergdahl. Pero quieren justicia.

Nuestros líderes militares deben redescubrir su valor moral y honrar nuestras tradiciones, nuestras regulaciones y el Código Uniforme de Justicia Militar. Necesitamos una nueva investigación imparcial 15-6 (el equivalente militar de un gran jurado). Ya sabemos, ya que el ejército lo supo desde las primeras 24 horas después de que Bergdahl abandonara su puesto, que existen pruebas suficientes para un consejo de guerra, pero es importante hacer esto con corrección.

Es difícil de creer que la corte marcial resultante no encontraría a Bergdahl culpable de deserción (aunque habrá una pesada presión por parte de la Casa Blanca para reducir el cargo a una ausencia sin permiso, un delito menor). Si es declarado culpable, por mi parte, no quiero que vaya a la cárcel. Estoy seguro de que ha pagado y pagado por traicionar a sus camaradas, muy posiblemente sufriendo una violencia sexual brutal. Pero si se le encuentra culpable, debe ser reducido formalmente al rango de soldado raso, despojado de todos los privilegios y derechos (el contribuyente no debería tener que pagar la atención médica por toda la vida de un desertor; el libro y los tratos para películas de Bergdahl pueden cubrir eso), y se le debe condenar a la adecuada pena de prisión, que luego podría ser conmutada por el presidente. A partir de entonces, dejemos al señor Bergdahl irse a casa y vivir consigo mismo.

En cuanto al presidente Obama, ¿qué tal una sola palabra de agradecimiento a las familias de los soldados caídos que usted envió a buscar a Bowe Bergdahl?

¡Maldito sea Bergdahl! ¡Maldito sea mil veces! ¡Y me importa una mierda si los talibán le han dado por culo! Si yo viviera en su pueblo y el muy cabrón viniera a mi tienda a comprar garbanzos, juro que lo echaría a tiros antes que venderle nada.

¡Jo, no hay manera de tener un fin de semana tranquilo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡POR FAVOR, QUE ALGUIEN DESTITUYA A OBAMA DE UNA P… VEZ!

  1. Jacky dijo:

    Esto es espantoso hasta el Presidente Hamid Karzai de Afghanistan esta enfogonao (coraje en Puerto Rico), diciendo que Obama no uso las leyes Internacionales. Esto va traer (Dios nos cuide) grandes conflict dentro y fuera de EU. Aunque creo que el quiere conflicto internos en los EU especialmente con Militares, asi puede traer los suyos o cambiar las leyes. Creo que esto tiene… cucurikamos (palabras de Rep.Dominicana) para trampa o engaños.
    Antes de leer tus notas estaba mirando una Pelicula y pense esta tiene que verla Bob, se llama “Last Ounce of Courage”. Tiene que verla, yo llore y en mi llanto le pedi a Dios que nos cuide y nos de valor para enfrentar el futuro que nos espera para el Mundo y en especial EUA. Esto esta FEO! ¡Dios te Bendiga!

  2. #PALIN2016 dijo:

    Bob queremos a Sarah en la Casa Blanca, no calles
    todo lo repugnante que hay alrededor de Hillary.

    Te lo ruego tienes que ver esto, confirma la informacion, yo ya hecho lo propio.
    http://old.kaosenlared.net/noticia/cementerio-privado-bill-hillary-clinton

    #STOPHillary2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s