CÓMO COLARSE EN LA CUEVA DE UN LEÓN Y SALIR CON UNA ALFOMBRA NUEVA PARA EL SALÓN

Breitbart is hereLa cueva del león, en este caso, es una de las universidades estadounidenses más rojazas de todas: UCLA (University of California, Los Angeles). El émulo del bíblico Daniel es uno de nuestros más admirados periodistas de aquel país: Ben Shapiro de Breitbart News. Y la piel del león que le va a servir de mullida alfombra ahora que todavía hace frío es un engendro llamado Boycott Divest Sanctions (BDS) del que hablaremos más abajo. De todas formas, ya les adelanto que se trata del enésimo panfleto antisemita pergeñado por esos apasionados admiradores de Hitler que son una gran parte de los estudiantes universitarios de UCLA, siempre prestos a organizar un buen progrom. A Shapiro ustedes ya lo conocen de sobras (a través de mí, la verdad sea dicha; perdonen la inmodestia) pues fue aquel joven que se atrevió a plantarle cara a Piers Morgan (sí, el bufón-recién-pateado-por-la-CNN) en su propio programa, Piers Morgan Live, a cuenta de la prohibición o no de la posesión de armas, algo que hace unos meses estaba de candente actualidad en los Estados Unidos (y lo sigue estando). Pueden leer la crónica (de hecho, fueron tres) que hice del acontecimiento en esta entrada: “¿CÓMO HACER FRENTE A UN ROJAZO EN LA TELE?”. Por descontado, Shapiro lo vapuleó de tal manera que no tengo la más mínima duda de que el comienzo del fin de Morgan comenzó justo entonces, cuando la dirección de la cadena comprendió lo sobrevalorado que tenían al tipo ese, que al primer argumento sólido que se le ponía ante las narices, se caía de culo.

El caso es que Shapiro es todo un happy warrior y a fe que ha demostrado con creces que se merece dicho título (¡ay, yo también quiero ser un happy warrior, pero me queda tanto por aprender!). Siempre dispuesto a enfrentarse públicamente a la oposición, está claro que el único sitio donde podía estar este hombre es en Breitbart News, lo que subraya aún más el inmenso talento del difunto Andrew Breitbart a la hora de escoger a su merry troupe para esa honrosa tarea de dinamitar el pensamiento (progre) dominante, algo que a la hora de la verdad es tan fácil como ponerse de pie, cantarle las cuarenta a la audiencia y no dejarse intimidar por los ojos salidos, la boca espumosa y los cuerpos contorsionados al estilo de la niña de El exorcista de los más conspicuos de entre ella. Y si encima pueden grabarlo en video y publicarlo en YouTube para que todos disfrutemos como enanos con la experiencia de zumbar al rojerío en su propio terreno, mejor que mejor. Auténtico manjar de dioses.

Confío en haberles abierto el apetito, así que suelto las manos del teclado y dejo que sea William Bigelow de Breitbart News quien nos relate los hechos:

BEN SHAPIRO DE BREITBART NEWS APLASTA UNA AUDIENCIA PÚBLICA EN UCLA, PROPUESTA DE DESINVERSIÓN ANTI-ISRAELÍ DERROTADA

La noche del martes, el Consejo de la Asociación de Estudiantes de UCLA [UCLA Undergraduate Students Association Council] (USAC) consideró la votación de una resolución para que la universidad desinvirtiera en los negocios que supuestamente “se benefician de la ocupación israelí de Gaza y la Ribera Occidental”.

Desafiando a cientos de oradores y manifestantes anti-Israel, el editor principal de Breitbart News Ben Shapiro, un ex alumno de UCLA, tomó el micrófono y pronunció un fogoso discurso dirigido al consejo de estudiantes y a los manifestantes, dejando al descubierto el verdadero motivo de la llamada “Sanciones de Desinversión y Boicot” [Boycott Divest Sanctions] (BDS): el odio a los judíos.

Aquí está la transcripción de su discurso de dos minutos:

Mi nombre es Ben Shapiro. Soy un ex alumno de esta universidad. También soy el locutor de un programa de radio en la 870 [AM] por las mañanas y me levanté de la cama y dejé a mi bebé de un mes de edad cuando vi lo que iba a pasar aquí esta noche. Nunca he estado más avergonzado de ser un Bruin [osezno, mascota de los equipos universitarios de UCLA]. Nunca he estado más avergonzado de ser un ex alumno de esta universidad que al ver esta petición de desinversión siendo considerada en este lugar.

¡Pretender que esto es por la ocupación, pretender que esto es por la paz, pretender que esto es cualquier cosa diferente a odio vil y rencoroso a los judíos es una mentira!

Sólo hay una razón por la que estamos discutiendo sobre Israel y no discutiendo sobre Arabia Saudita. Sólo hay una razón por la que estamos discutiendo sobre Israel y no discutiendo sobre Irán. Sólo hay una razón por la que estamos discutiendo sobre Israel y no discutiendo sobre Palestina. Sólo hay una razón por la que estamos discutiendo sobre Israel y no discutiendo sobre la gran serie de violaciones de los derechos humanos que ocurren todos los días en Oriente Medio, exponencialmente peores que lo que sucede en Israel.

Cualquier gay o lesbiana que pone en su punto de mira a Israel en esta sala parece haber olvidado lo alto que cuelgan de las grúas los gays en Irán. Toda persona de tendencias liberales que sugiere que Israel es el problema en Oriente Medio parece haber olvidado que hay un solo país en Oriente Medio que tiene en realidad algún tipo de diversidad religiosa en su interior. Los países que son países del apartheid son esos que Judenrein [libre de judios], como, por ejemplo, en Palestina.

Por lo tanto, que nos sentemos aquí y pretendamos que Israel está de alguna manera en un plano moral inferior es una manifestación directa de antisemitismo. Y el someter a los judíos a un estándar moral diferente al de cualquier otro país o grupo sobre la faz de la tierra representa nada más que un odio secular e histórico hacia el pueblo judío. Todas las personas aquí que pretenden que la BDS trata nada más que eso –me  gustaría ver una encuesta de esas personas y ver cuántos de ellos creen realmente en la existencia de un estado judío, un estado judío, no como un estado como cualquier otro, sino como un estado judío. Ellos no lo hacen. Ellos no reconocen esa existencia. Ellos no creen en esa existencia. Ellos no creen en la paz. Todo esto se trata, pura y simplemente, del deseo de atacar al pueblo judío.

Las declaraciones de Shapiro se ganaron una ovación de pie de los estudiantes a favor de Israel y obligaron a los dirigentes del consejo estudiantil a decir a los manifestantes anti-Israel que permitieran a los disidentes el hablar libremente. Después de horas de debate, el gobierno estudiantil, finalmente votó sobre la resolución a las 6.30 am. Por un voto de 7-5, se rechazó la resolución. Todos los miembros del gobierno estudiantil votaron de forma anónima y dijeron al UCLA Daily Bruin que lo hicieron debido a la preocupación por su seguridad [N del T: las negritas son mías]. La derrota del movimiento BDS puso a al menos algunos estudiantes anti-Israel al borde de la apoplejía.

Y este es el video de los dos minutos que cambiaron el mundo (o, al menos, de los dos minutos que dejaron al soviet de la UCLA hecho unos zorros):

Me siento en el séptimo cielo. ¿Verdad que entradas como esta levantan la moral? Aquí, lo más cerca que hemos estado de algo semejante fue aquel día en que Cake Minuesa, el periodista de Intereconomía, plantó cara en ese aquelarre de etarras que todos recordamos. Entonces él también se ganó los galones de happy warrior.

Mientras tanto, parafraseando al asesino de masas ese del Che, tengamos claro que “crear dos, tres… muchos UCLA es la consigna” y sigamos repartiendo leña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre los Estados Unidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s