BARACK “CHÁVEZ” OBAMA… ¡ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA!

SPFacebookA la hora de hacer recuento de puercos tiranos criminales, el siglo XX se mostró desgraciadamente más que generoso. Desde el primero de ellos, Lenin, al más repulsivo de todos, Stalin, los demás, lamentablemente, no han dejado de ser meros imitadores de alguno de estos dos, sobre todo el histérico de Hitler, que, según confesión propia, tanto admiraba a su némesis soviética. No es extraño, teniendo en cuenta que el nazismo no es más que una herejía del socialismo y que, en realidad, ambos son unas religiones disfrazadas de sistema político por lo que a la hora de competir entre ellos, no se paran en barras ni en unos millones de muertos más o menos.

Sin embargo, el más exitoso tal vez haya sido Castro, de quien hemos de lamentar que siga vivo aunque no pierdo la esperanza de que ya esté más loco que una cabra y haya empezado a experimentar los “placeres” del infierno en forma de delirio permanente. Que Castro tuviera un hijo putativo en forma de bufón venezolano, Chávez, es una broma de la Historia de las más crueles, pero a veces suceden. Y que ese bufón venezolano, gracias a Dios difunto por fin y su retorcida alma migrada a pajarillo cantor (y ojalá pronto convertido en bocadillo de pajarito para algún pobre desgraciado venezolano hambriento), tal y como jura su aún más bufón sucesor Maduro, se haya convertido en la verdadera imagen del cuadro que cuelga sobre la cabeza del despacho de Obama, eso ya no es una broma sino un castigo.

Venga a cuento todo esto por las dos notas de Sarah Palin que les traigo hoy. Las dos hacen referencia a sendos artículos publicados en la prensa seria de Estados Unidos y los dos tiene el mismo tema: la inocultable deriva totalitaria del Hussein de la Casa Blanca, al que poco le falta ya para proclamarse descendiente del Profeta y Califa de Bagdad, D. C. Algo profundamente turbador y que, mucho me temo, si no se ha producido ya, se debe a la oposición a cara de perro presentada por el movimiento Tea Party (porque lo que es el Partido Republicano, ya, ya…), que ha evitado eso sencillamente porque Hussein tiene bien claro que son muchos, tienen arrestos y la mayoría guarda un AR-15 en casa bien lubricado.  

Por supuesto, este bloguero, caso de ser él estadounidense, ya habría adquirido el suyo, así como una buena cantidad de munición… ¿Exagerado? Bueno, que cada uno piense lo que quiera, pero después de leer estos dos artículos que les presento acto seguido, ya me dirán si no les ha venido de pronto a la mente una urgencia por adquirir algo que haga “bang” con el fin de defender su libertad y la de su familia de un gobernante enloquecido borracho de poder y ansioso de ser adorado como un dios (lo cual, dicho sea de paso, no era ni más ni menos que el objetivo de los Padres Fundadores cuando redactaron la Segunda Enmienda).

Pero antes de pasar a las notas que les he mencionado, un poster de SarahPAC. Aquí lo tienen; a mí ya no me queda pared para ponerlos, así que he pensado en el techo. Si los hay que pintan frescos allí, ¿por qué no iba yo a poner un poster?

Ya es suficiente…

Enough

YA ES SUFICIENTE

La clase política permanente de la capital no va a escuchar. Así que, vamos a poner nuestros esfuerzos en buenos nuevos candidatos que vayan a Washington no para llenarse los bolsillos, sino para ayudar a restaurar nuestro país. Es hora de poner la inspiración, el ingenio y la integridad sobre la veteranía en el GOP.

19 de febrero de 2014. Sarah Palin

Y ahora sí, la primera nota, el primer artículo. Lo publica en Townhall el juez Andrew Napolitano (y sí, ciertamente fue juez en su momento y del Tribunal Supremo del estado de Nueva Jersey; o sea, que de leyes sabe algo).

Sacad del Congreso todas las macetas

Y este es el artículo:

UN SILENCIO INCONCEBIBLE

El filósofo político Edmund Burke dijo una vez que todo lo que se necesita para el triunfo del mal es que las buenas personas no hagan nada. Un claro ejemplo del triunfo inminente de un mal constitucional que podría haber sido detenido por personas que han estado en gran parte silenciosas es la tiranía proveniente de la Casa Blanca. Y la gente que puede detener eso y no hacen nada al respecto son nuestros representantes electos en el Congreso.

La Constitución es la ley suprema del país. Estableció los tres poderes del Estado y delegó “todas las facultades legislativas” al Congreso. La ley estadounidense rara vez usa la palabra “todos”. Sin embargo, los Redactores eligieron esa palabra precisamente para confinar la escritura de la ley al Congreso y para evitar que un presidente alterara la ley federal al elegir de manera selectiva su cumplimiento y por lo tanto efectivamente reescribiéndola.

Los mismos Redactores trataron de protegerse contra los mismos males al obligar al presidente a jurar al comienzo de sus mandatos que va “fielmente”  hacer cumplir las leyes. El uso de la palabra “fiel”, como el uso de la palabra “todos”, tiene por objetivo el asegurar a los votantes de que pueden contar con un presidente que va a hacer el trabajo para el que lo contrataron haciendo cumplir las leyes federales, no evadiéndolas, y aplicándolas tal y como el Congreso las ha escrito, no como el presidente podría desear que fueran.

Para ser justos, muchos presidentes, desde el santo Thomas Jefferson al tiránico FDR, pusieron su toque personal a la ley federal. Jefferson indultó a todos los condenados en virtud de las Leyes de Extranjeros y Sedición porque odiaba una ley que castigaba la libertad de expresión y se jactó de que no iba a hacer cumplir esa parte de las leyes (que expiraron durante su administración). Y FDR con apenas dos semanas en el cargo emitió una orden ejecutiva que criminalizaba la posesión de oro porque tontamente pensó que eso estabilizaría los bancos, hasta que un consejero le recordó que sólo el Congreso puede escribir las leyes penales (lo que luego persuadió al Congreso a hacer). Sin embargo, en el presidente Obama tenemos a un presidente cuya interferencia personal en la aplicación de las leyes federales revela su opinión de que él puede reescribirlas e incluso anularlas.

La escritura presidencial de la ley viola el juramento presidencial, roba el poder del Congreso, no respeta a una rama igual del gobierno y, cuando no se controla, acumula tanto poder en la rama ejecutiva que transforma efectivamente el presidente en un tirano amenazante que rechaza sus obligaciones y limitaciones constitucionales.

Obama bombardeó Libia sin una declaración de guerra del Congreso. Esto podría decirse que provocó la caída del gobierno de Gadafi, lo que condujo a la actual situación de anarquía allí, lo que creó el ambiente en el que nuestro embajador fue asesinado en Bengasi en 2012 y estableció un precedente peligroso porque el Congreso se mantuvo oficialmente en silencio.

Él ha dicho a los 11 millones de inmigrantes ilegales que están aquí y sujetos a la deportación que, si cumplen con un nuevo conjunto de normas, no serán deportados. El problema constitucional es que el presidente escribió esas normas. Sólo el Congreso puede elaborar esas normas, y al haberlo hecho el presidente de este modo, ha enseñado a los inmigrantes la forma de evitar el cumplimiento de la ley federal.

El presidente ha utilizado aviones no tripulados para matar a ciudadanos estadounidenses, pero afirma que lo ha hecho legalmente porque cumplió con las reglas secretas que él redactó. Según la Constitución, si el presidente quiere a alguien muerto, debe permitir a la persona el debido proceso legal o pedir al Congreso que declare la guerra al país que alberga la persona. No se preocupen, él dice –él ha seguido las reglas secretas que redactó para gobernarse a sí mismo para decidir a quién matar.

Los agentes del presidente reconocen ahora que nos espían a todos todo el tiempo, incluidos a los miembros del poder judicial y del Congreso. Esto, también, se hizo en virtud de una directiva presidencial secreta, secretamente aprobada por jueces que actúan como empleados y no conforme a la Constitución, y por una docena de miembros del Congreso que han jurado guardar el secreto. Ninguna ley autoriza esto, y el presidente no va a hablar de ello de manera significativa, excepto para condenar su revelación.

Y en una serie de salvas que le dieron de lleno, el presidente ha modificado la Ley de Asistencia Asequible (Obamacare) 29 veces, cambiando sus distintas fechas de validez para algunos, pero no para otros, cambiando los significados de los términos para algunos, pero no para otros, e incluso aguando la promesa capital de que todos íbamos a obtener las mejores pólizas de seguro ordenada para algunos y no para otros. Él ha hecho todo esto por su cuenta, sin participación del Congreso. Incluso ha amenazado con vetar cualquier esfuerzo del Congreso por promulgar como ley los mismos cambios que sólo él ha hecho.

Su último asalto a la Constitución consiste en un plan del Departamento de Seguridad Nacional, revelado a principios de esta semana, que pretende seguirnos a todos de manera efectiva mientras conducimos en la vía pública al fotografiar la matrícula de todos los vehículos. Esto, también, fue formulado sin la aprobación del Congreso o de la autoridad constitucional.

Y mientras todo esto está pasando, el Congreso se comporta en gran parte como unas macetas. En el Senado, los senadores Rand Paul, Ted Cruz y Mike Lee han quejado durante mucho tiempo y en voz alta, pero el líder de la mayoría en el Senado Harry Reid no permitirá que legislación que haga frente a la anarquía presidencial llegue al pleno del Senado. Unas pocas decenas de republicanos en la Cámara se han quejado, pero el speaker John Boehner no permitirá que la Cámara aborde legislación correctiva. Institucionalmente y oficialmente, el Congreso está durmiendo.

¿Se imaginan cómo habría reaccionado un Congreso demócrata si Ronald Reagan hubiera dado instrucciones al IRS de cesar en la recogida de los impuestos a las empresas a fin de estimular la actividad económica; o cómo un Congreso republicano habría reaccionado si Bill Clinton hubiera dado instrucciones al IRS de añadir un aumento del 1% a los impuestos de los multimillonarios con el fin de cerrar una brecha presupuestaria?

Estos son tiempos peligrosos porque se trata de una presidencia sin ley y un Congreso dócil. La buena disposición del presidente para violar la Constitución públicamente pone en duda su idoneidad para el cargo. Y ese silencio ensordecedor de Capitol Hill manifiesta un rechazo servil a preservar el gobierno constitucional.

Todo el propósito de dividir y separar los poderes del Estado es la preservación de la libertad personal mediante la prevención de la acumulación de demasiado poder en una rama o, Dios no lo quiera, en una sola persona. Quien permita que esto ocurra carece de fidelidad a la Constitución no es digno de ostentar el poder gubernamental en una sociedad libre y debe ser removido de su cargo.

Inquietante, ¿verdad? Pues luego no digan que no les hemos avisado… Claro que si usted es de los que prefiere esconder la cabeza debajo del ala o meterse bajo la cama cuando los problemas llaman a la puerta a las tres de la madrugada, allá usted. Pero bien sé yo que no es su caso; nadie así leería jamás este blog. Nosotros somos bien conscientes de lo que está sucediendo y tenemos muy claro adónde puede llevar todo esto si no plantamos cara como lo estamos haciendo desde 2009 (sí, yo también; fue en 2009 que empecé con “Conservador en Alaska”, ¿se acuerdan?).

Como que me imagino que ya tienen los pelos de punta, aquí viene el segundo artículo y el segundo enlace. Para que se les erice aún más el pelo y lo pueda usar para rallar queso, si quieren.

¿Qué? Los medios de comunicación serviles piden comprensión, incluso indignación, por una violación de la Primera Enmienda que está a la par con todos los abusos que hemos traído a su atención mientras Obama pisotea nuestra Constitución. Nos habéis IGNORADO, nos habéis marginado, nos habéis dejado para ser “destruidos”. ¿Pero cuando la bota de Obama está en VUESTRO cuello finalmente despierta la ira y gritáis que es trampa? Señor, Señor.

Sarah se refiere a la última idea de Obama para amordazar a la prensa: poner comisarios políticos en la sede de sus redacciones para así influir sobre sus decisiones a la hora de publicar qué y cómo. ¡Genial! La prensa de Estados Unidos ha protestado un poquito, tampoco mucho, pero ya verán cómo se tendrán que tragar sus protestas y pasar por el aro. Total, es lo que llevan haciendo desde el comienzo del Obamato… El artículo es de nuestro admirado Ben Shapiro, de quien hace tiempo que sabía poco, y lo publica el mejor periódico digital del mundo, Breitbart News:

LA OFENSIVA DE OBAMA CONTRA LA LIBERTAD DE PRENSA SE INTENSIFICA

La semana pasada, Periodistas sin Fronteras dejaron caer a Estados Unidos en el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2014 del 33º al 46º puesto. James Risen, de The New York Times explicó acertadamente: “Creo que 2013 pasará a la historia como el peor año para la libertad de prensa en la historia moderna de Estados Unidos”. Y tiene razón. La violación de la libertad de prensa ha sido atroz bajo esta administración, incluso mientras la prensa festeja al presidente Obama como un comandante en jefe honrado y eficaz.

Acceso Selectivo. El presidente Obama ha concedido regularmente acceso especial a los periodistas que le dan cobertura preferencial. Steve Kroft de la CBS así lo admitió después de una entrevista de finales de 2012 con el presidente durante la cual la CBS editó el rechazo explícito de Obama a etiquetar Bengasi como un acto de terror: “(Obama) sabe que nosotros no vamos a jugar al “te pillé” con él, que nosotros no vamos a buscar la manera de hacerle quedar mal o estúpido”.

Michael Lewis, autor de Moneyball, tuvo acceso especial para un perfil de Obama para la revista Vanity Fair –pero Obama insistió en revisar sus citas. Lewis explicó que “la Casa Blanca insistió en aprobar las citas que aparecerían”. Un periodista del San Francisco Chronicle fue amenazado por cubrir una protesta anti-Obama. Ya en 2008, el candidato Obama estaba echando a patadas a los disidentes de su avión después de que sus publicaciones apoyaran a John McCain.

Apuntando a los periodistas. En mayo de 2013, la Associated Press dejó caer la bomba de que el Departamento de Justicia había confiscado los registros telefónicos de sus reporteros y editores por un período de dos meses. Los registros de 20 líneas telefónicas pertenecientes a la AP y para uso de los periodistas fueron incautados entre abril y mayo de 2012. Esos ataques afectaron a más de 100 periodistas.

El presidente de la AP y director general Gary Pruitt declaró: “No puede haber ninguna justificación posible para una recogida tan excesivamente amplia de las comunicaciones telefónicas de la AP y sus periodistas”. James Rosen de Fox News también fue apuntado por el Departamento de Justicia después de lanzar una historia sobre el desarrollo nuclear de Corea del Norte. Sus visitas al Departamento de Estado fueron registradas y se siguieron sus movimientos. Incluso se confiscaron los registros telefónicos de sus padres.

Poniendo observadores de la FCC en las redacciones. La semana pasada, el comisionado de la FCC Ajit Pai reveló en las páginas del Wall Street Journal que la FCC va a enviar empleados en los lugares de trabajo de los medios para controlar cómo y qué historias se eligen. El objetivo: “acumular información de la televisión y las emisoras de radio” en relación con “el proceso mediante el cual se seleccionan las noticias”.

Pai explicó que la FCC “planea pedir a los directores de las cadenas, los jefes de redacción , periodistas, presentadores de televisión y reporteros en directo que le cuenten al gobierno su “filosofía de las noticias” y cómo la emisora se ​​asegura de que la comunidad recibe información crítica. “Los periodistas serán preguntados también si sus noticias son descartadas por la dirección en un esfuerzo por obtener “detalles acerca de cómo se ejerce el criterio editorial, así como el razonamiento detrás de la decisión”.

Negarse a contestar preguntas. El presidente Obama celebró menos conferencias de prensa que cualquier presidente desde Reagan. Llevó a cabo diez menos que George W. Bush, 54 menos que el presidente Clinton y 64 menos que George H. W. Bush. Y durante esas conferencias de prensa, las preguntas fueron pactadas con antelación y elegidas en gran parte. Él llevó a cabo sólo 107 sesiones de preguntas con la prensa durante su primer mandato, en comparación con las 354 de George W. Bush. De hecho, Obama considera “injustas” las preguntas difíciles, como le dijo a Bill O’Reilly durante su entrevista antes de la Super Bowl.

Negarse a cumplir las peticiones de la Ley de Libertad de Información. Según Bloomberg News, el incumplimiento de la Ley de Libertad de Información bajo la administración de Obama ha sido abismal. Bloomberg informó de que “19 de 20 agencias federales no cumplieron el plazo de 20 días para una solicitud sobre gastos de viaje realizados bajo la Ley de Libertad de Información”. El historial de Obama sobre solicitudes de la ley en sus dos primeros años era peor que el de George W. Bush en sus últimos tres –una pauta extraña, dado que las administraciones tienden a reforzar la transparencia con el paso del tiempo. Cuando Obama recibió un premio por un gobierno abierto, no estaba abierto a la prensa.

Estas son las estadísticas de Obama: el 38,4% denegadas en 2009, el 37,7% denegadas en 2010, el 35,3% denegadas en 2011. En sus últimos tres años, las estadísticas de Bush fueron 23,5%, 24% y 40.6%. En 2009, el gobierno de Obama pidió a Judicial Watch que alabara la transparencia de la administración, pero luego se negó a entregar los registros del Servicio Secreto que Judicial Watch solicitó. El gobierno de Obama ha dicho que los documentos sobre Fannie Mae y Freddie Mac no están sujetos a la ley.

La máquina de propaganda de la Casa Blanca. La Casa Blanca puso restricciones infamemente a los periodistas para tomar algunos videos y fotos del presidente, pero ha lanzado simultáneamente contenido producido por la administración que es poco más que propaganda. En noviembre de 2013, las organizaciones de noticias enviaron a la administración de una carta de protesta por el tratamiento: “Tan cierto como si estuvieran poniendo una mano ante la lente de la cámara de un periodista, los funcionarios de esta administración están bloqueando al público de tener una visión independiente de las importantes funciones de la rama ejecutiva del gobierno”.

Las acciones de la administración Obama, decía la carta, tienen “un impacto directo y negativo en la capacidad del público para controlar de forma independiente y ver lo que su gobierno está haciendo”. La carta pedía a las organizaciones de noticias que dejaran de usar las fotos producidas por la Casa Blanca. La Casa Blanca prohibió fotos independientes de eventos, incluyendo una reunión entre Obama y los líderes religiosos negros y entre los negociadores israelíes y palestinos y el vicepresidente Joe Biden, así como de una reunión con Hillary Clinton. La editora ejecutiva de AP, Kathleen Carroll dijo, “se registran ahora sólo por los fotógrafos que trabajan directamente para la Casa Blanca, lo que resulta en imágenes que son poco más que comunicados de prensa visuales”. La Casa Blanca también prefiere usar a la organización sin ánimo de lucro Media Matters para distribuir su opinión sobre las noticias.

Enjuiciamiento de los denunciantes. El gobierno de Obama es la administración con más filtraciones de la historia. El IRS filtró información sobre donantes conservadores; Joe Biden filtró la identidad del equipo responsable de la muerte de Bin Laden, la administración Obama filtró información acerca de la seguridad nacional de Israel en varias ocasiones con el fin de prevenir un ataque israelí contra Irán, entre otras filtraciones importantes. Pero cuando se trata de procesar a miembros de la prensa por cooperar con los denunciantes, el uso de la administración Obama de la Ley de Espionaje ha sido históricamente de mano dura.

En 2009, el Departamento de Justicia inició una investigación sobre James Rosen, después de lo cual el fiscal general Eric Holder mintió: “Con respecto a la posible persecución de la prensa por la divulgación de material: eso no es algo en lo que haya estado involucrado o pienso que sea una sabia política”. En general, la administración ha usado la Ley de Espionaje seis veces para enjuiciar a los denunciantes. Leonard Downie de The Washington Post, escribió en octubre de 2013: “La guerra contra las filtraciones y otros esfuerzos para controlar la información son las más agresivas que he visto desde la administración Nixon”.

El gobierno de Obama ha estado coartando la libertad de prensa, pero eso no ha puesto fin a la adoración babosa de la prensa por su querido presidente. A pesar de berrinches ocasionales, la relación entre la Casa Blanca de Obama y sus lacayos de la prensa sigue siendo sólida. Lo cual no es sólo un testimonio de las tendencias tiránicas de la administración Obama, sino de la cobardía de los que las encubren.

Ciertamente es para ponerse a temblar, ¿no? Sí, ya sé que habrá quien diga eso tan tranquilizador de “eso no sucederá nunca”, que es lo mismo exactamente que dijeron los judíos alemanes en 1933, tan pronto como les advirtieron de que la subida de Hitler al poder era la señal del inicio del fin del judaísmo en Alemania. ¿Aprenderemos de una vez de la historia o volveremos a tropezar dos, tres, cuatro y todas las veces que hagan falta en la misma piedra?

Para compensar un poco la escalofriante entrada de hoy, unas pocas buenas noticias:

La primera es que Sarah ha alcanzado por fin los 4 millones de seguidores en su página de Facebook… ¡Felicitaciones, Sarah! Cuatro millones y subiendo. Empezamos a contar los que faltan para los cinco millones, je, je, je.

La segunda es que ya falta menos para el estreno de su nuevo programa de televisión: Amazing America with Sarah Palin. The Sportsman Channel ha lanzado un breve avance del programa para empezar a calentar motores. Aquí lo tienen. No es mucho, pero aunque sean cinco segundos de nuestra Sarah ya es un regalo para nosotros.

La tercera es chusca. Es una noticia de hace ya tiempo, pero que nunca encontraba el momento de contársela. Procede del blog de Chuck Jr., el hermano mayor de Sarah, y se refiere a que desde 2008, cuando Sarah fue nombrada candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos, el IRS (la Agencia Tributaria de los Estados Unidos, ya saben) no ha pasado un año que no haya sometido a una inspección tributarias a su padre, Chuck Sr. Y eso cuando hasta entonces este buen hombre jamás había tenido noticias de dicha agencia en todos los años que llevaba de vida. Curioso, ¿verdad? O no tan curioso porque en España esas cosas ya han sucedido más de una vez… ¡Ah, si yo fuera ministro del ramo lo primero que haría sería eliminar el IRPF y convertir la Agencia Tributaria en un organismo a extinguir! Justo por eso nunca seré ministro, snif, snif. Les dejo el texto completo del mensaje de Chuck Jr.:

Mi padre, que ha trabajado en múltiples empleos y ha pagado honrada y correctamente sus impuestos durante cincuenta años, jamás había oído una palabra del IRS. En 2008, su hija fue escogida para presentarse como vicepresidente de los Estados Unidos. Desde entonces, ha sido en sus propias palabras, “horriblemente acosado” por seis veces por la agencia. Ellos han tratado de desenterrar algo contra él, pero siempre han fracasado en sus intentos.

La cuarta también es chusca. Va de Donald Trump, de quien se comenta que podría lanzar una nueva candidatura a la presidencia en 2016. El caso es que será rico, pero también es tonto del culo. Resulta que un tal McKay Coppins, un gacetillero de un bodrio izquierdista llamado BuzzFeed, le convenció para que hiciera una entrevista con él. Trump se dejó engañar por los mensajes que le mandaba el bicho este, halagándole y casi prometiéndole que iba a votar por él y lo invitó a pasar unos días con él para que pudiera preparar la entrevista y hasta sacarle bien guapo en las fotos. ¿El resultado? El que todos nosotros ya nos esperábamos. Un artículo en el que pone a Trump de vuelta y media, tratándolo de payaso y que es un repertorio de todos los lugares comunes, insultos, sarcasmos y mentiras usados por los medios de comunicación de izquierdas cuando tratan con un político de derechas. Ahora Trump está que se sube por las paredes, pero el mal ya está hecho. Cuando se enteró de lo que había pasado, Sarah trató de echarle una mano a Trump comentando en Breitbart News que “ese bufón histriónico [por Coppins] no es quién para abrocharle los cordones de los zapatos a Donald”. Es cierto, pero eso ya debería haberlo sabido Trump de antemano y no haberse dejado timar de esa manera. Como lección, Sarah le aconsejó que “ni se te ocurra volver a prestarle atención nunca más”, una lección que ella bien aprendida tiene y que otros, como Marco Rubio (timado por el mismo BuzzFeed), Darrell Issa (timado por el New Yorker) y Rand Paul (timado por el New Republic), han aprendido también a las malas. Y es que a ver si se enteran todos estos tan ansiosos de ser “queridos” por los medios de comunicación izquierdistas: ¡LA IZQUIERDA NO OS QUIERE, SO MEMOS!

¡Jo, vaya rollo les he largado hoy! Suerte que es domingo, que si no…

P.D. Nuestro amigo Chris nos ha enviado un video para prepararnos para la CPAC de este año. Lamentablemente, la versión de WordPress que utilizo no me permite insertar videos a menos que procedan de Youtube, así que no voy a poder compartirlo con ustedes. De todas formas, ¡gracias, amigo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BARACK “CHÁVEZ” OBAMA… ¡ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s