¡YABADABADÚ!

PalabraBobLa noticia que tenemos hoy es macanuda. De las que más me gusta dar. ¡Breitbart News ya está un poco más cerca de España! Ya saben ustedes que su fundador, el admirado Andrew Breitbart, falleció hace poco menos de dos años, el 1 de marzo de 2012. Su vida fue breve, pero gracias a Dios tuvo tiempo no sólo de convertirse en la voz más potente y querida del panorama político conservador, sino también de plasmar sus ideas sobre cómo amplificar esa voz en una organización, Breitbart News Network, que dejó lista para la batalla. 

Desde entonces, Breitbart News se ha convertido en un gigante de las noticias (lo que siempre hemos querido algunos que fuera Libertad Digital) y la punta de lanza de la embestida conservadora contra los estúpidos medios de comunicación de masas (borreguiles) que tenemos la desgracia de sufrir. Hasta tal punto que  Breitbart News es ya el 49º sitio web más visitado de todo el mundo en la categoría de noticias según el sistema de medición de audiencias de Alexa Internet. Toda una hazaña. De hecho, Breitbart News supera ya a otros sitios web similares como The Daily Caller y RedState, aunque todavía continúa por detrás de The Blaze y el más grande entre los grandes, The Drudge Report.

Y todo esto con apenas 25 periodistas en nómina.

Sin embargo, la parte del sueño de Andrew Breitbart que este no pudo llevar a cabo consiste en convertir Breitbart News en un sitio web global, que alcanzase a la mayor parte del mundo y se preocupase por lo que pase allí localmente. Esa es la tarea de los que han recogido su testigo y el comienzo de su cumplimiento lo vamos a ver convertido en realidad ya mismo: Breitbart News abre redacciones en Texas (recordemos que su base de operaciones está en California) y en… ¡Londres!

Tal y como declaró Stephen K. Bannon, el director general de Breitbart News cuando dio la noticia, esas nuevas redacciones suponen el comienzo de una expansión que está previsto que añada una nueva sede cada 90 días más o menos. Las siguientes ya están decididas: California, Florida, El Cairo y Jerusalén. De momento, las nuevas sedes contarán con seis periodistas cada una.

Siguiendo las declaraciones de Bannon, este aseguró que se habían inspirado en parte en The Huffington Post, el rival liberal de su propio sitio web, que fue el primero en dar inicio a una fase de expansión mundial (de hecho, ese bodrio infecto existe incluso en España, ¡maldita sea su estampa!). “Hay una creciente revuelta global anti-establishment contra la clase política permanente nacional y las élites globales que las influencian, lo cual afecta a todos desde Lubbock, Texas, a Londres, Reino Unido”, dijo también.

El dinero para todo ello procede de inversores privados convencidos de la bondad del proyecto de Breitbart que, tal y como confiesa el propio Bannon, no está dando grandes beneficios, pero sí los suficientes como para mantenerse con seguridad gracias sobre todo a su mínima estructura organizativa.

Dos hechos explican la elección de Texas y Londres como las dos primeras de sus sucursales. En primer lugar, el interés de Breitbart News por apuntalar a lo que se contempla como un naciente Tea Party en Europa antes de las elecciones europeas previstas para el próximo mes de mayo. En segundo lugar, la voluntad de combatir el potente esfuerzo demócrata en los Estados Unidos por convertir Texas en un estado demócrata (“Turn Texas Blue”). “Nos fijamos en Londres y Texas como dos frentes en nuestra actual guerra cultural y política”, dijo Bannon.

Para ello, Breitbart News va a echar el resto y hacer uso de su influencia para favorecer el primer objetivo y evitar el segundo, aprovechando que “Breitbart se ha convertido en el sitio de noticias que hay que leer” para todos los republicanos del Tea Party  “cuando quieren compartir sus ideas e información”.

Por lo que a nosotros se refiere, Londres es el lugar que ahora concentra todos nuestros intereses. La redacción londinense estará dirigida por James Delingpole, hasta ahora columnista de The Daily Telegraph, aguerrido luchador contra las memeces del calentamiento climático, y Raheem Kassam, fundador de TrendingCentral.com, un sitio web de noticias conservadoras en inglés.

DelingpoleHeritage

Raheem Kassam

La elección no podía haber sido mejor puesto que, tal y como afirma orgullosamente Bannon, ambos son unos “auténticos luchadores infernales en la tradición de Breitbart”.

Y si Breitbart News ha logrado llegar a Londres, ¿qué le impedirá llegar a Madrid, por ejemplo? Nada. Porque mira que nos hace falta un sitio web combativo de verdad y sin miedo a llegar al cuerpo a cuerpo. Lo juro; como desembarquen aquí, me ofrezco desde el primer día para barrer y fregar la redacción. ¡Por favor, por favor, por favor!

Pero mientras esperamos a que se cumpla nuestro sueño, ¿qué tal si leemos la carta de presentación del nuevo breitbart en Europa, James Delingpole? La ha publicado hoy mismo en Breitbart News y es magnífica: promete guerra sin cuartel, no hacer prisioneros y para atrás, ni para coger impulso… ¡Snif! Qué orgulloso estaría Andrew de él!

LA GUERRA DE ANDREW BREITBART LLEGA A GRAN BRETAÑA

En el Spectator hace poco, mi viejo amigo Toby Young describió un dilema que todos los que nos dedicamos a persuadir hacia la derecha debemos afrontar tarde o temprano: ¿debemos suavizar nuestras posturas con el fin de encontrar un terreno común con la gente cuya estúpida ideología política detestamos y despreciamos? ¿O debemos permanecer fiel a nuestros principios y correr el riesgo de ser marginados, en el mejor de los casos, como irrazonables, y, en el peor, como sectarios, fanáticos, extremistas peligrosos?

Young estaba hablando, en particular, sobre sus batallas con los educadores de izquierda que estaban tratando de sabotear las escuelas gratuitas como la que él ayudó a establecer en el oeste de Londres. Algunos padres le instaron a adoptar una línea más complaciente con sus atacantes. Y, por un momento, Young se sintió tentado:

“¿No debería ofrecerme a reunirme con los opositores a la escuela, como el delegado sindical en Ealing de la UNT [Unión Nacional de Maestros] y ver si habría alguna concesión que pudiéramos hacer que nos asegurase su apoyo?”.

Pero luego tomó consejo de Lord Adonis, un compañero guerrero en la batalla contra el establishment educativo progresista (alias El Manchurrón). La opinión de Lord Adonis era que con un enemigo como este, la negociación estaba fuera de lugar.

“Ellos no están interesados ​​en el “diálogo constructivo”, dijo. “¿No lo entiendes? Si les ofreces cualquier tipo de rama de olivo, lo verán como un signo de debilidad y se te echarán encima. Yo traté con exactamente las mismas personas –el Partido Socialista de los Trabajadores, la Alianza Anti-Academias, la Unión Nacional de Maestros– durante la mayor parte de mi carrera ministerial y, créeme, preferirían  clavarse alfileres en los ojos que admitir que comparten algo con alguien como tú. Su actitud hacia las escuelas gratuitas es la mismo que su actitud hacia las academias: no descansarán hasta que la  última de ellas haya sido borrada de la faz de la tierra.

Muy pocas personas, me imagino, se sorprenderían al escuchar a un ex ministro moderado de la administración de Tony Blair del Nuevo Laborismo sonar tan “irracional”. Después de todo, ¿no se nos dice siempre por parte de los expertos que las elecciones se ganan en el “centro”? ¿Que la moderación en todas las cosas es la política más sabia? ¿Que todo el mundo tiene derecho a su opinión? ¿Que el compromiso y la negociación en vez del dogma y la ideología siempre obtienen los mejores resultados?

Tengo por lo menos dos problemas con la gente que se adhiere a esta especie de centrismo pastos. La primera es que probablemente no han pensado lo suficiente nunca en sus vidas como para tener una opinión que valga la pena sobre cualquier cosa. Y la segunda es que han claramente nunca han experimentado lo que se siente al estar en la primera línea de la guerra contra el marxismo cultural.

Esta guerra tiene muchos teatros: el feminismo radical; el progresismo educativo; el Estado niñera; la corrección política; la raza; la discapacidad; el islamismo; el comunitarismo; el ecologismo; y así sucesivamente. Pero las técnicas utilizadas por el enemigo son siempre las mismas: viciosos ataques ad hominems; apelaciones a la autoridad; indignación fingida; acoso legislativo; intentos de desvirtuar el argumento; mentiras; amenazas; calumnias; sabotaje…

Todo esto lo he experimentado muchas veces yo mismo como bloguero de derechas y déjenme decirles, no es para los débiles de espíritu.

“Pero, ¿qué pasa con mi argumentación que la encuentran tan desagradable?”, me he preguntado a mí mismo muchas veces. “¿Qué tiene de malo exactamente argumentar, por ejemplo, que las escuelas deberían enseñar a los niños con rigor, o que los científicos del clima deberían hacer más ciencia y menos activismo político o que un gobierno más grande sólo perpetúa el poder de una elite corrupta, a expensas de la gente común?”.

Y la conclusión a la que he llegado desde hace mucho tiempo es que hay algunas personas por ahí a las que usted simplemente nunca va a llegar a través de la lógica o la dulce razonabilidad o la cortesía básica. Esta gente siempre me odiará, y a aquellos que piensan como yo, como una cuestión de principios fundamental. Es un choque ideológico de opuestos por completo: la tiranía contra libertad; la pobreza contra la prosperidad; la histeria contra la razón; el estado contra el individuo; la miseria contra la felicidad.

Así que ¿de qué manera, si puedo preguntar, se podría actuar sensatamente para reducir a la mitad la diferencia entre esos dos extremos con el fin de llegar a algún tipo de consenso “razonable”?

Es lo que yo llamo la “falacia de la mierda de perro en el yogur”.

En un lado de la discusión estamos aquellos de nosotros que pensamos que el yogur está más bueno con un poco de fruta o tal vez sin nada. En el otro, están los que creen apasionadamente que lo que el yogur realmente necesita es la adición de algo más terrenal, orgánico, reciclado –como podría ser una buena bola de mierda de perro.

Ahora pueden llamarme un peligroso extremista, si quieren, por negarme bajo cualquier condición a acomodarme al punto de vista alternativo. O podrían llamarme uno de las pocas almas valientes que quedan un mundo cobarde, preparado para decir aún las cosas como son: que la mierda de perro en el yogur simplemente no va, no importa cuántas encuestas de expertos cite usted, ni lo ecologista que demuestre que eres, ni siquiera como dosis homeopática.

Lo cual es una de las cosas que siempre admiré del difunto Andrew Breitbart.

Yo nunca lo conocí en la vida real, por desgracia, pero nos seguíamos el uno al otro en Twitter. Sentí que tenía en Andrew –tal y como  espero que el sintiera que tenía en mí– a un alma gemela. Los dos éramos guerreros felices  porque ¿cómo no vas a serlo cuando tu causa es tan justa y todos los argumentos están de tu lado? Y ninguno de los dos hacía prisioneros porque ¿para qué querrías hacer prisioneros cuando en el momento en que haces uno, tu enemigo se da la vuelta para descubrir las granadas sin espoleta que tiene preparadas para arrastrarte con él hacia el infierno?

Cada vez que uno de los enemigos de Andrew le enviaba un tuit particularmente desagradable, lo que solían hacer la mayor parte del tiempo, él siempre tuvo el gran placer de retuitear el odio con el fin de mostrar al mundo cómo era realmente la gente a la que se enfrentaba. Yo hago lo mismo, en parte en homenaje al héroe que nunca conocí, en parte porque, como hizo Andrew, tanto odio es para mí como una condecoración. Cuando te están atacando con fuego antiaéreo, eso significa que estás encima del objetivo.

Así que, gracias, Andrew, por crear la página web que se ha convertido en mi nuevo hogar.

Y ¡viva la revolución! [en español en el original]

¿Se lo imaginan? Breitbart News en España, apoyando furiosamente a Vox, atizando inmisericordemente a Rajoy, machacando inexorablemente a Rubalcaba, provocando un ataque de rabia tras otro a Lara… Ojalá puedan verlo mis ojos. Sólo por eso valdría la pena vivir en estos tiempos. Lo triste es que tengamos que recurrir a otros para que nos hagan lo que tendríamos que hacer nosotros, pero claro, ¿quién se atreve aquí a soltar un euro para montar una página web conservadora irredenta? Nadie. Y así nos va.

P.D. He constatado que cada vez que uno (o una) del PP abre la boca para insultar a Vox, siento más ganas de que llegue mayo y poder votarles. No es por nada, simplemente se lo comentó a ver si a ustedes les sucede lo mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre los medios de comunicación USA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s