¡JO, CÓMO ME ABURRE ESTE ASUNTO!

SPFacebookY dale que te pego. Seguimos con la controversia sobre las declaraciones de Phil Robertson a GQ… Y venga. Las histéricas siguen dando gritos sólo porque hay alguien que no comparte su modo de vida y así lo ha dicho. Sí, ciertamente no todos somos homosexuales por más que a esa panda de locas les sorprenda, obsesionadas como están por encontrar delfines maricones donde sea. Pero que no seamos como ellas, no quiere decir que estemos ansiosos por encerrarlas en un psiquiátrico como hacían en la URSS o colgarles de una grúa como hacen en los países musulmanes. Simplemente pensamos que son un poco raros, pasamos de ellos y nos ocupamos de nuestros asuntos. Pero eso no les sirve; ellos quieren imponer su opción sexual a todo el mundo, sea por las buenas o por las malas. Y tal y como van las cosas, parece que por las malas les resulta más excitante. No es extraño; muchas dudas deben de tener ellos mismos cuando tienen que recurrir a la violencia más extrema para silenciar cualquier muestra de disidencia con el status quo políticamente correcto.

Miren, yo tengo varias amistades que me conocen y que conocen mi postura política. Ninguna de esas amistades la comparte. Bien es cierto que tampoco ninguna de ellas se ha molestado nunca en interrogarse a sí misma y preguntarse: ¿Quién soy? Todas ellas son bastante superficiales, limitándose a dejarse llevar por la corriente, procurando no meterse en problemas y transigiendo siempre que algo les hace sentirse incómodas, pero temen que su opinión les haga quedar mal delante de la mayoría. A alguna de esas amistades la he visto hacer mangas y capirotes por encajar algo atroz que ha sucedido dentro de sus postulados mentales sólo porque El País dice que es así y ella sentía que NO debía ser así, pero no tenía el coraje de usar esa discrepancia como punto de partida para construir su propia personalidad y recuperar el control de su vida. Al contrario, se limitaba a murmurar para sus adentros veinte veces: “No es eso, no es eso…” y callarse y rogarme que me callase porque no quería volver a pensar en ello y sólo contaba con que pasara el tiempo y lo pudiera olvidar.

A mí también me pasó una vez eso, cuando el 11-S en Estados Unidos y cuando el 11-M en España. Para quien quiera más detalles, que lea la pestaña de este blog titulada “Sobre el autor”. Pero a diferencia de esas amistades mías, tan superficiales que hasta las burbujas de una copa de champán son demasiado profundas para ellas, yo me zambullí de lleno en mis dudas y no tuve miedo de hacerme esa pregunta maldita: ¿Quién soy? Y lo que descubrí, no al día siguiente, pero sí a lo largo de varios años, me descubrió a la verdadera persona que yo soy. Y esa persona sólo encajaba en un lugar del espectro político, justamente el más arrinconado y olvidado de todos: el conservador. Arrinconado por peligroso para el status quo; olvidado por interés de la clase política permanente que detesta la idea de que la gente sea libre y saben que para evitarlo, lo primero que tienen que hacer es evitar que empiecen a pensar por su cuenta.

Bueno, pues yo pensé y mucho. Y desde entonces me encuentro convertido en un alce solitario al que la manada no quiere ver ni en pintura, pero a quien tampoco le importa porque sabe que una cosa es ser un alce y otra muy distinta ser un borrego disfrazado de alce. Además, la soledad es muy poco precio a pagar por el privilegio de ser libre y sentirme un hombre hecho y derecho.

Venga a cuento todo esto porque a raíz de la controversia con Phil Robertson de Duck Dynasty, la manada ha salido en estampida contra otro alce solitario. Por un lado, todo mi apoyo a Phil, a quien valoro sobremanera por su gallardía. Por el otro, todo mi desprecio por la manada, que no es capaz de tolerar siquiera la existencia de alces solitarios. Quizás porque su mera existencia les recuerda sus propias dudas acerca de su condición y al igual que esa amistad mía que les mencionaba antes, sólo deseaba que me callara yo y que olvidara ella para no verse forzada a pensar en algo que le incomodaba sobremanera, pero a lo que no tenía valor de enfrentarse. Como un niño pequeño que se cree que por taparse los ojos con las manos, el monstruo se irá.

Pero no se va.

En fin, perdón por tanta verborrea, pero ya les digo que estoy muy harto de tener que tratar controversias estúpidas. Y esta es la más estúpida que recuerdo en mucho tiempo. Además, si mis amistades pueden soportar que yo sea “facha” (eso es lo que dicen ellos; yo ya he desistido de convencerles de que no lo soy) y aún así honrarme con su amistad y hasta con su aprecio, las locas histéricas esas también podrían soportar que algunos creamos que Dios creó al hombre y lo hizo varón y mujer para que estuvieran juntos y se reprodujeran y llenaran la tierra con su descendencia. Pero claro, si ya no podemos ni creer en eso, la alternativa es el conflicto violento entre unos fanáticos intolerantes incapaces de transigir con las opiniones de los demás y unas simples personas que nada más quieren que vivir sus vidas de acuerdo con su fe. Por mi parte, no hay problema. Si tenemos que andar a palos, andaremos. Pero es una lástima porque no tengo ninguna animadversión personal hacia los homosexuales; sencillamente, no comparto su modo de vida y me abstengo de ir a los mismos locales que ellos. Pero que no pretendan hacerme transigir con ello a la fuerza porque incluso el más pacífico se acaba revolviendo cuando se le pone entre la espada y la pared. De ahí viene mi antipatía por ellos; porque no soporto que me acosen. Y ellos lo hacen.

Esta es la primera nota de Sarah sobre el aburriasunto este de hoy. Una aparición suya en el programa de Sean Hannity en Fox News para dar su opinión. Resumen de su intervención: ¡que nos dejen en paz, caramba!

En Hannity la noche anterior:

http://video.foxnews.com/v/2953056699001/sarah-palin-sounds-off-on-duck-dynasty-suspension/

La segunda nota tiene más palabras, pero también versa sobre la madre de todas las controversias, ya saben. ¡Jooo, qué aburrimiento!

Una llamada navideña a la acción…

Aquí está la elección: ¿vamos a sucumbir ante la policía del pensamiento políticamente correcto y dejar que los intolerantes sofoquen la libertad? ¿O vamos a ser un poco valientes y tomar posiciones para proteger el corazón de Estados Unidos, que late con la libertad? ¡Este último les hará felices, felices, felices! Esta controversia con Duck Dynasty es otro recordatorio del efecto escalofriante que vemos cuando se ejerce el derecho a expresar una opinión llena de fe con la que algunos pueden estar en desacuerdo. Es la cuestión que se aborda en “Good Tidings and Great Joy”. He aquí un buen video de la CNB sobre el libro destacando cómo el libro es una “llamada a la acción” navideña que nos inspira a ser menos temerosos. Sienta el poder de expresar el mensaje positivo de la fe sobre algo mayor a sí mismo, y por favor no se acobarde u oculte a causa de unos intolerantes que buscan marginar cualquier expresión de fe (¡incluso las no controvertidas como una sencilla escena de la Natividad!):

http://cbn.com/tv/2914888991001

Y en la tercera es Bristol quien toma partido. Huelga decir que la opinión de Bristol la comparte este bloguero plenamente, pero como mañana tenga que seguir tratando esta majadería me va a dar un ataque.

Bristol escribe: “Dejad en paz a Phil Robertson”

Asegúrense de leer el artículo enlazado abajo. Era trending en Yahoo desde el principio.

Y este es el artículo de Bristol enlazado por Sarah:

¡Dejad en paz a Phil Robertson!

Todo el mundo debe dejar en paz a Phil Robertson solo por expresar sus creencias. Creo que es tan hipócrita la manera como la comunidad LGBT espera que cada simple persona esté de acuerdo con su estilo de vida. Esto va en contra de lo que hace grande a Estados Unidos, la gente puede tener sus propias creencias y sus propias opiniones y sus propios modos de vida.

Todo el mundo debe tratar a los demás como Dios lo haría, con amor.

Eso va en ambas direcciones.

No me gusta cómo la comunidad LGBT dice que es todo una cuestión de “amor” y de “igualdad”. Sin embargo, si usted no está de acuerdo con su modo de vida, le odian extremadamente. Es tan hipócrita que me revuelve el estómago. Tienen que aprender a respetar las opiniones de los demás y no saltar enseguida a la conclusión de que todo el que no apoye la homosexualidad y el matrimonio gay es homofóbico.

Ellos toman el camino más fácil cada vez que alguien habla sobre sus creencias en la Biblia.

Si yo fuera Duck Dynasty, me llevaría mi programa a otra cadena.

Tanta falta de respeto.

Este escritor homosexual tiene mucha razón sobre este incidente en la revista Time.

Para que conste, estoy indeciso sobre si creo o no que Phil es en realidad homofóbico, aunque ciertamente creo que su declaración era ofensiva y no sólo a la comunidad LGBT. Pero también creo que si yo fuera a pasar un día cazando patos con Phil, probablemente iba a terminar apreciándole, incluso a pesar de su postura sobre los hombres gay. Es muy posible apoyar políticamente el matrimonio tradicional, heterosexual y sin embargo no ser intolerante.

Me recuerda a algo que Bill Maher dijo durante el apogeo de la controversia con Paula Deen: “¿Siempre tenemos que hacer que la gente se vaya?”. Creo que la pregunta se aplica a esta situación también.

¿Por qué es nuestra estrategia política para vencer a nuestros oponentes la de silenciarlos? ¿Por qué no los ignoramos, en lugar de enzarzarnos con ellos? Uno de los mayores iconos de la cultura pop de hoy acaba de tomar el centro del escenario para “educarnos” a nosotros acerca de la sexualidad. Veo esto como una oportunidad para avanzar en la discusión, para desafiar su entendimiento limitado del deseo humano, para relacionarnos con él y su considerablemente amplio público, la mayor parte del cual, por cierto, probablemente comparte sus puntos de vista, y para alzarnos por encima de la marea sin fin de tuits odiosos para ayudar a conducir nuestras conversaciones LGBT hacia donde tienen que ir.

G.K. Chesterton dijo que el fanatismo es “la incapacidad para concebir seriamente la alternativa a una proposición”. Si tiene razón, y por lo general la tiene, entonces me pregunto si el fiasco de Duck Dynasty dice más acerca de nuestro fanatismo que del de Phil.

Por supuesto, no estoy de acuerdo con todo lo que escribe, pero sí creo que deberíamos elevar el tono de la conversación, defender la libertad de expresión y dejar que la gente tenga creencias que a usted puede hacerle sentir incómodo.

Es lo que tiene la libertad a veces.

Si, es lo que tiene la libertad. Pero como que estas locas no quieren libertad, sino imponer su propia tiranía, poco efecto les va a hacer el razonamiento de Bristol. Y es que al final, después de muchos años leyendo, estudiando y conversando, hasta yo llegué al convencimiento de que la única opción política que realmente buscaba la libertad del individuo es la conservadora basada en convicciones cristianas, mientras que todas las demás sólo buscaban imponer su dominio sobre la gente, disimulando más o menos sus intenciones, pero siempre con ese único objetivo: esclavizar a los demás.

phil-robertson2

La izquierda es “tolerante” sólo si estás de acuerdo con ellos

¡Vale, me voy a comer! Tengo una excelente cerveza para beber y pueden estar todos bien seguros de que mi primer brindis de hoy será por Duck Dynasty y, muy especialmente, por Phil Robertson. Es lo que tiene que te obliguen a tomar partido… que algunos lo tomamos por los oprimidos.

phil-robertson-meme

Conserva la calma y apoya a Phil

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡JO, CÓMO ME ABURRE ESTE ASUNTO!

  1. Manu dijo:

    hola Bob ya copie y me llevo en mi cell tus post porque tendre que trabajar hoy ,pero te deseo feliz Navidad y que sepamos a quien se le debe esta celebración y por El somos salvados …muchas bendciones a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s