SILENCIO, AMIGOS: SARAH PALIN HABLA

SPFacebookY lo hace para dejar más que clara su postura sobre todo lo que está sucediendo durante estas últimas semanas, tanto sobre Obamacare como sobre el cierre (parcial, eso es algo que conviene recordar) del gobierno federal y la situación económica de Estados Unidos. Su nota de ayer sobre todos estos asuntos la reputo tan importante que voy a dedicarle en exclusiva la entrada de hoy, a pesar de que tengo más cosas por incluir, pero lo haré otro día. Hoy tenemos un verdadero discurso (en forma de nota, es cierto) sobre el Estado de la Unión y no creo que desmerezca en absoluto a los mejores que se hayan podido escuchar durante los últimos cien años en el Congreso estadounidense. Así que, mejor nos callamos todos y dejamos que Sarah nos ilustre sobre lo que de verdad pasa en Estados Unidos y no en ese “universo paralelo” (atentos a la referencia que es demoledora) en el que vive Obama y su corte de enanos lameculos.

No creo que Estados Unidos haya visto nunca una cosa así. El líder del mundo libre, justo después del honrado, visionario y serio discurso ante la ONU del primer ministro israelí Netanyahu, salió con  un discurso propio en el Rose Garden. Más aún, el presidente Obama grabó esencialmente un anuncio comercial sobra la desastrosa implantación de Obamacare. En un discurso lleno de afirmaciones poco serias y falsas acusaciones de baja estofa contra los que no están de acuerdo con sus políticas liberales, inviables e inútiles, este presidente se puso a hablar en doblelengua sin pestañear siquiera. Era irreal.

Obama simplemente proclamó que todas nuestras predicciones acerca de Obamacare estaban equivocadas. La economía va bien, según él, aunque él no se atrevió a decírselo directamente a los millones de personas que están siendo forzadas a un trabajo a tiempo parcial, a las ciudades en quiebra, a los pequeños negocios cerrados y a los concienzudos contribuyentes agobiados bajo una deuda de 17 billones de dólares.

Obama simplemente afirmó por enésima vez que no habrá racionamiento de la atención sanitaria (también conocido como “comités de la muerte”), pero parece que Howard Dean, Paul Krugman y el propio ex director de Obama de Medicare y Medicaid (y cualquier persona que haya leído la sección sobre el IPAB de la monstruosa ley) no recibió ningún memorándum sobre eso.

Obama simplemente afirmó que el anterior cierre del gobierno federal en 1996 lastimó la economía, cuando en realidad él sabe que el mercado de valores se multiplicó. Supongo que cree que puede darle vacaciones a la realidad también. También está diciendo que ha cortado el déficit a la mitad. ¿En qué universo paralelo? Y aún si ese fuera el caso, entonces ¿por qué insiste todavía en otro enorme aumento del techo de deuda?

La Casa Blanca está ahora comparando condescendientemente Obamacare con los numerosos  “problemas técnicos” de las actualizaciones de software de Apple. La diferencia es que podemos ESCOGER el comprar los productos de Apple; nadie nos obliga a ello. Es evidente que la comparación es tan ridículamente poco seria a medida que nos damos cuenta de las duras multas, capaces de cambiar la vida de uno, con las que esta nueva rama del IRS nos golpeará si no compramos a la fuerza los productos de Obama.

Entre otras muchas cosas distorsionadas, Obama acaba de declarar que “Obamacare está abierto para los negocios”. Bueno, aparte de todos los “problemas técnicos”, supongo. Su anuncio comercial envió a la gente a sitios web averiados y a una línea de atención telefónica que parece estar permanentemente en espera. Y esta misma burocracia estará ahora a cargo de nuestro sistema sanitario, que es 1/6 de nuestra economía. Bah, seguro que nada irá mal con eso.

La mayoría de los estadounidenses están en contra de Obamacare a pesar de toda la retórica alimentada en el teleprompter de Obama. Y, sorprendentemente, por supuesto, Obama culpó a los conservadores fiscales y los patriotas del Tea Party de los problemas e incluso de este cierre parcial del gobierno federal que él y Harry Reid han maquinado. Él declaró que NO negociará una solución con ellos, pero a renglón seguido dijo que está abierto a escuchar a cualquiera que tenga una idea mejor. Doblelengua.

En pocas palabras, por desgracia nuestro presidente se quita de encima la responsabilidad y gime que él no tiene la culpa de nada de todo esto. Actuó como si él, el líder, no tuviera ninguna responsabilidad en hacer aprobar un presupuesto, incluso durante sus dos primeros años en el cargo cuando disfrutó de total control demócrata del Congreso y la Casa Blanca.

Qué diferencia en el estilo de liderazgo y la sustancia que presenciamos hoy en territorio de Estados Unidos. Los dos discursos lo decían todo. Un guerrero unificando su nación y a sus aliados, y un organizador comunitario sin organizar y dividiendo a la suya.

Sensacional, ¿no? ¡Ah, qué mujer! Ojalá algún día pueda encontrarme con ella personalmente y darle las gracias por todo lo que ha significado para mí su figura y su ejemplo. Un día, en Wasilla, por ejemplo, haciendo una barbacoa, poniéndome morado de su reputado chile de alce. O mejor aún, un día, en la Casa Blanca, yendo en misión oficial enviado por nuestra nueva presidenta del Gobierno, Esperanza Aguirre, para invitarla a visitar España (o lo que quede de ella, para ese entonces). ¡Oh, quiera Dios que esté profetizando sin saberlo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s