SARAH PALIN EN EL ROAD TO MAJORITY: LEÑA PARA TODOS

SP todaspartesTres días de fiesta por todo lo alto, ¡qué maravilla! Y todos ellos buenos conservadores, teapartiers hasta las cachas, la mayoría creyentes y apasionados patriotas. ¿Puede alguien imaginarse mejor compañía? Lo que daría yo por poder apuntarme a algo similar aquí en España… ¡Ah, aquellas manifestaciones en Madrid durante los primeros cuatro años de mandato de Zapatero! ¿Las recuerdan? Aquello sí que era un país tomando su destino en sus propias manos. Lástima que quien debía haber encabezado esa movilización resultara ser un huevo de cuclillo (además de un melón y un vago de siete suelas) y nos traicionara antes de que nos diéramos cuenta. Pero no importa; pudimos hacerlo una vez y podríamos hacerlo de nuevo. Y a fe que tengo ganas de ello: todavía guardo el palo de la bandera en casa… ¡y ardo en deseos de ondearla delante de las narices de un rojazo!

Pues bien, como que estoy seguro de que ustedes también tienen ganas de marcha, les dejo con un resumen de lo que fue la presencia de Sarah Palin en la “Road to Majority Conferenceorganizada por la Faith and Freedom Coalition en Washington, D. C. el fin de semana pasado. Tres días de actos que llevaron a los asistentes desde el Ronald Reagan Building hasta Capitol Hill para acabar en el J. W. Marriott Hotel, donde Sarah, nuestra Sarah, dio el discurso de clausura.

Por supuesto, durante esos tres días pasaron por allí todos nuestros favoritos como Ted Cruz o Rand Paul, así como algunos ex favoritos como Marco Rubio, pero el honor de cerrar los actos le cupo a Sarah y a fe que no podrían haber escogido a alguien mejor para ello. Sarah es la traca final en cualquier evento; ya saben, aquella que te asombra con su belleza y espectacularidad, te deja sin aliento y te hace pensar que ojalá que no se terminase nunca. De hecho, el público asistente quedó tan satisfecho que, al terminar su discurso, Sarah y Todd bajaron del estrado y se mezclaron con ellos. Tanta era la gente que quería simplemente verla de cerca, saludarla y muy seguramente pedirle que se presente a las elecciones de 2016, que Sarah tuvo que dedicar más de una hora hasta poder satisfacer todas las peticiones que le hicieron de firmar autógrafos, posar para una foto o simplemente saludar a quien fuera, tal y como podemos ver brevemente en este video:

Por lo que se refiere al discurso, no he encontrado una transcripción completa todavía, pero sí muchos fragmentos sueltos que hacen casi innecesaria dicha transcripción. De todas formas, el video de su discurso está aquí:

Así, Sarah comenzó fuerte. Nada más ser presentada al público, rápidamente largó la primera andanada: “Si hay algunos manifestantes aquí, que hablen ahora o callen para siempre. Hacer frente a los manifestantes es algo que se me da muy bien”.

Por supuesto, no habló nadie. Y si había alguno, pero no se atrevió, mejor para él. Y es que Sarah record acto seguido un encuentro que tuvo una vez con un manifestante liberal, que protestaba por su presencia en un evento. Así, cuando Sarah descendió de su autocar, le preguntó por qué había votado por Obama. “No soy racista, así que voté por él para demostrarlo”, respondió el bicho ese. “Yo tampoco soy racista”, replicó Sarah, “y, tío, la próxima vez vota por alguien diferente para probar que no eres un cabeza de chorlito”.

Burlonamente, Sarah le pidió a su presentador que fuera a buscar a algunos manifestantes: “Lo tiene fácil para encontrarlos en el aparcamiento, en sus cochecitos eléctricos. Lo que les delata es esa pegatina de “Reelegid a Obama”. Esa pegatina que más bien debería decir: ‘Sí, todavía estoy algo espeso’”.

Ya puestos a repartir leña a los que mandan y no sólo a los tontos del bote que les hacen el trabajo sucio, Sarah lamentó que todo se estuviera volviendo tan orwelliano en Estados Unidos; por ejemplo, cuando términos favoritos del gobierno como “liderar desde atrás” que siempre habían significado simplemente “seguir”. E inmediatamente ecordó a ese alto cargo del gobierno de Obama había testificado ante el Congreso el otro día y lo había hecho tan torticeramente que la Casa Blanca había tenido que salir en su defensa alegando que simplemente “había hecho la declaración menos alejada de la verdad”. “Bien”, comentó Sarah, “donde yo vengo, a eso lo llamamos una mentira”.

“Sí, los altos cargos mintieron y el gobierno espió. En Bengasi, el gobierno mintió y murieron estadounidenses”, dijo sin reparos. “Estos escándalos están surgiendo cada vez más rápidos y más furiosos [fast and furious]”. En conclusión, que “Washington es un lío muy, muy caliente”.

Hurgando en la herida, Sarah recordó su paso por el Saturday Night Live y aprovechó la coletilla esa de “¿en serio? [really?] con la que terminan cada una de sus noticias en su falso telediario para utilizarla a su vez: “Nuestro gobierno ha espiado cada una de nuestras llamadas telefónicas pero no pudo encontrar a dos pringados fumadores de marihuana bostonianos con una línea directa con el centro terrorista de Chechenia, ¿en serio?”. Y ha construido una maquinaria para fisgar en todas las comunicaciones de la buena gente, pero alas… se les pasó el asesino de nuestras tropas en Fort Hood a pesar de que este terrorista islámico declaró su ideología en numerosas sesiones de orientación del Ejército y en sus propias tarjetas de visita. Pero, ale hop, ninguna señal de alarma, ¿en serio?”.

No podía faltar una puya dirigida al IRS, claro. Sarah se rió de cómo el IRS no podía justificar sus propios gatos porque no conserva ninguna factura mientras que a los ciudadanos ordinarios se les exige que conserven las suyas. “¿En serio?”, se preguntó una vez más.

Siguiendo con ello, Sarah alabó públicamente a la teapartier Betsy Harrison, que testificó la semana pasada en Washington por haber sido objeto de investigación por parte del IRS. “Betsy es una mamá grizzly. Ha venido a Washington a pedir sus derechos. Becky no es una víctima. Es una vencedora. No vino a Washington a pedir perdón. Vino a evangelizar”. Y aún dijo más: “Becky fue tratada como una palurda, como una paleta peligrosa a la que había que aplastar con una avalancha de burocracia”.

En relación con ella, Sarah hizo referencia a ese “largo tren de abusos” que llevaron a la Declaración de Independencia y dijo que “ese tren está dejando la estación otra vez”.

Se refirió también a aquellos libertarios que dicen que ambos partidos son corruptos y sólo aspiran a tener más poder todavía y perpetúan el problema y les dio la razón: “Los escándalos infestan esta ciudad [Washington, D. C], son el síntoma de una enfermedad mayor y no importa si la bota que tienes en el cuello es la de un demócrata o un republicano. En un gobierno fuera de control, todos acaban infectados, ningún partido es inmune”.

“¿Sabéis qué desearía que hiciera el Congreso?”, preguntó Sarah. Y se respondió a sí misma: “Ahora tenemos un gobierno que piensa que nosotros trabajamos para ellos en lugar de ser ellos quiénes trabajan para nosotros. Sólo por una semana, quizás, dejaros dirigir por Cruz, Ted Cruz. Creo que entonces veríamos algunas soluciones”, dijo respaldando al quizás más palinista de todos los senadores actualmente en el cargo.

“Somos gente nacida libre. El día que lo olvidemos será el día en que perdamos nuestra libertad. Ese será el día en que dejaremos de ser ciudadanos para convertirnos en súbditos”, advirtió. “Hay algo más en marcha que la típica y habitual corrupción gubernamental o incluso ilegalidad. Tal y como diría la izquierda, esto está tomando forma y convirtiéndose en un momento de aprendizaje. Lo que está sucediendo nos dice algo fundamental sobre nuestra relación con nuestro gobierno”.

También se asombró de la locura que se había desatado de tener “burócratas investigándose los unos a los otros”.

Sobre los asuntos más candentes ahora mismo, Sarah no se escudó en las ambigüedades y así, sobre la inmigración, dijo, en referencia a la reforma auspiciada por un comité conjunto demócrata-republicano, que calificó de “recompensa a los que quebrantan la ley, sin seguridad en las fronteras, ley de amnistía con intereses especiales dentro de ella”, afirmando además que “no creo que sea ahí adonde queramos ir a la hora de decidir cómo animamos a las familias esforzadas y trabajadoras que quieran seguir la ley y convertirse en estadounidenses contra aquellas cuyo primer acto en nuestro suelo es quebrantar la ley.

Sobre la reciente gilipollez del tonto del culo de Jeb Bush afirmando que ciertas razas (los hispanos, en concreto) tienen mayores índices de fertilidad y que convenía favorecer su llegada a Estados Unidos porque los estadounidenses no están renovando su población con la suficiente rapidez, Sarah le pegó un sopapo directamente al sugerir que “ese es un terreno resbaladizo el de querer discutir esta cuestión basándose en la fertilidad de una raza sobre otra, y lo dice una que ya es bastante fértil por sí misma”, refiriéndose a sus propios cinco hijos.

Y sobre Siria, Sarah se preguntó: “¿Dónde está nuestro comandante en jefe? ¿Vamos a intervenir otra vez más? Yo creo que hasta que sepamos lo que vamos a hacer, hasta que tengamos un comandante en jefe que sepa lo que hace… bueno, jefe, en esos países islámicos radicales no hay respeto ni por los derechos humanos más básicos, cuando ambos bandos se están degollando el uno al otro al tiempo que claman sobre una arbitraria línea roja ¢Allah ak-bar¢. Yo creo, que mejor dejar que Alá lo resuelva”.

Y sobre el Tea Party, Sarah sólo tuvo palabras de elogio para ellos: “No descartéis ni despreciéis a los estadounidenses sencillos y trabajadores, aquellos que son parte del movimiento popular del Tea Party y que quieren hacer cambiar las cosas a mejor porque muy a menudo, líderes, vosotros no lo hacéis”.

Y ya para despedirse, Sarah nos pidió a todos que siguiéramos con la lucha, que no nos cansemos nunca de ella y que no cejemos en “nuestra resolución para defender esta república y hacer que nuestros políticos rindan cuentas y sigan la Constitución. Vosotros sois los héroes a los que no se canta. Yo sólo resulta que tengo un micrófono y de vez en cuando me encuentro detrás de un estrado. Pero yo hablo en nombre de todos vosotros que amáis a este país tanto como yo. Que amáis y valoráis la vida y a nuestros hijos, algunos de los cuales tal vez tendrán que hacer frente a mayores desafíos que el resto de nosotros. Sí, porque entendemos la dignidad de la vida humana. Entendemos que hay estándares divinos de perfección que son los que realmente cuentan. Luego están los estándares terrenales de perfección que son superficiales, a veces materialistas, y que no importan. Todos vosotros sabéis lo que importa realmente. Es por eso que está tan bien que nos encontremos aquí para animarnos, para darnos fuerzas, sabiendo que vosotros estáis ahí afuera y que vosotros nos respaldáis y nosotros os respaldamos. Por eso, os doy las gracias. Y feliz Día del Padre de mañana. Feliz Día del Padre a todos nuestros Padres Fundadores y en su honor hagamos mejor este país que nos han legado. Gracias a todos. Que Dios os bendiga y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América”.

¿Qué más podría añadir yo? Nada, absolutamente nada. Tan solo que Sarah sigue estando ahí e intuyo que va a estar mucho más tiempo de lo que algunos desearían. No sé porqué, pero creo que esta vez puede ser la buena. ¿Palin 2016?

P.D. Releyendo esta entrada, me doy cuenta de que me ha quedado muy farragosa. Les pido perdón, pero la he escrito a toda velocidad para que no tuvieran que esperar demasiado y no he podido cuidar mucho el estilo. En fin, que uno ya no está para muchos trotes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Discursos de Sarah Palin y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SARAH PALIN EN EL ROAD TO MAJORITY: LEÑA PARA TODOS

  1. Santi dijo:

    Sarah Palin en plena forma. Dice las cosas muy claritas sobre el nefasto Obama y sus políticas controladoras socialistas. EEUU necesita una voz clara que lo diga sin ambages y defienda el conservadurismo con sentido común. Sarah con sus conferencias y ahora de nuevo en la FOX (¡bien!) hará esa gran labor de denuncia y se preparará para 2016. ¡Palin 2016! ¡Ahora sí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s