BENGASI: LA SOMBRA DEL IMPEACHMENT ES ALARGADA

SPFacebookTodo lo alargada que queramos, pero eso no es más que una frase hecha; nadie va a levantar la mano para someter a impeachment a Obama. Punto. Unos, que son los más, los progres, porque no permitirán que eso suceda jamás; de hecho, aunque pillasen a Obama en el Despacho Oval apuñalando a alguien con saña, bien que SPTwitterse las apañarían para decir que él no ha sido (y de paso, acusar a algún republicano que pasaba por la calle). Otros, que son los menos, los patriotas, porque nunca lograrán que una mayoría del Senado se decidiese a destituirlo, por más que fuera posible que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se decidiera a procesarlo. Y es que aunque hubiera un Senado con mayoría republicana, no serían sólo los senadores demócratas los que votarían en contra del impeachment, sino también un buen puñado de RINOpublicanos (encabezados por John McCain, sin duda), ansiosos de hacer méritos ante el amo.

Personalmente, coincido con mi admirado Manuel Pastor en el sentido de que hay motivos de sobras para el impeachment. Pero es que yo además creo que también los hay para someterlo a juicio (no sé si podría ser un consejo de guerra, ya que Obama es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos) puesto que su comportamiento durante la noche en que los terroristas asaltaron el consulado estadounidense en Bengasi puede calificarse perfectamente de traición. No, tampoco es que pretenda pedir la pena de muerte para él, pero sí una destitución lo más deshonrosa posible y un juicio posterior donde se ponga en evidencia lo canallesco del personaje. ¡Y que no se le ocurra a su sucesor en la presidencia el hacer uso de su potestad de amnistiarlo! Obama es un mal bicho y debe responder por la muerte de cuatro estadounidenses que podría haber salvado sin duda alguna.

Pero como que contra el vicio de pedir (un impeachment y un juicio, por favor) está la virtud de no dar (Obama es intocable), pues nos vamos a quedar simplemente con la certeza de la inmoralidad del sujeto que ocupa actualmente la presidencia de los Estados Unidos y poco más. Sí, ya sé que hay cuatro estadounidenses muertos por su culpa, pero eso no les importa a los medios de comunicación, ¿verdad? Aunque si eso hubiera sucedido bajo la presidencia de Bush, por ejemplo, entonces sí que habría sido importante. ¡Puaj, qué asco me dan los periódicos de hoy en día! Suerte que dejé el oficio; ser criminal ahora mismo es más decente que ser periodista.

Por lo que se refiere a Sarah Palin, pues esta tiene unas cuantas cosas que decir al respecto. Por supuesto, ella no se calla y bien que estamos siempre pendientes de sus palabras. Sarah no sólo es de las pocas voces que merece la pena escuchar en el actual panorama político estadounidense, sino que también se ha convertido en algo así como la conciencia moral del país, diciendo las verdades y diciéndolas bien alto.

La primera noticia sobre ella nos viene a través de su página personal en Facebook. Se trata de una aparición suya del martes pasado, 7 de mayo, en Buckeye (Arizona). Ya saben que Sarah pasa una parte del año en Arizona, donde se ha comprado una casa. Pues bien, esta semana llegó a Arizona una réplica itinerante del famoso Memorial Wall que existe en Washington, D.C, una larga pared negra en la que están grabados los nombres de todos y cada uno de los 58.261 estadounidenses que murieron durante la Guerra de Vietnam o constan como desaparecidos en combate.

Memorial 1

Memorial 2

La réplica, que está viajando por todo Estados Unidos, se exhibirá hasta este domingo, habiendo sido el primer día precisamente el jueves pasado. Ese día, se reunieron unas 500 personas frente al monumento (que está reproducido a una escala 4:5) y hubo una sencilla ceremonia de recuerdo durante la cual algunas personalidades pronunciaron unas pequeñas palabras. Sarah fue una de esas personalidades y esta es la nota que nos dejó anunciándonos su presencia:

Por favor, únanse a mí y a los valientes veteranos de Vietnam a la hora de recordar a aquellos héroes caídos que dieron hasta la última porción de su vida en devoción a nuestro país el jueves, 9 de mayo a las 18.00 h en Buckeye, Arizona, en el Earl Edgar Field, 500 South Miller Road 85326. Nosotros nunca olvidaremos el sacrificio hecho por esos valientes héroes, que son recordados para siempre en el memorial de Washington, D.C. y en el Wall Memorial itinerante.

Sarah, tal y como les estoy contando, pronunció unas palabras ese día. Pero no fueron más de diez minutos los que estuvo hablando y, por supuesto, no entró en cuestiones de política doméstica puesto que no era ni el sitio ni la ocasión para ello. Así, sencillamente se limitó a hacer una introducción elogiosa de Buckeye y del estado de Arizona, en el que reside parte del año ahora, diciendo que todavía no ha tenido ocasión de ver un día de mal tiempo allí, lo que es realmente espectacular para ella. Luego, entrando ya en materia, Sarah se congratulo de haber podido reunirse con los habitantes de Buckeye para homenajear a todos los héroes de la Guerra de Vietnam, pero especialmente a seis de ellos que eran vecinos de Buckeye (Allen Mankin II, Donald Elmore, James Laser, Herman Serna, Geronimo Lerma y Darrel Picket). “Ellos eran hombres jóvenes con toda su vida por delante cuando murieron en Vietnam”, dijo. “Tenían los mismos sueños que todos los jóvenes tienen. Y si hubieran vivido, serían ahora hombres mayores con sus propias familias a su alrededor y una vida llena de recuerdos”.

SP Wall Memorial Buckeye

Sarah también tuvo palabras de recuerdo para los veteranos que sí pudieron regresar a casa, pero a los que no se les dio la bienvenida que merecían: “Por ellos, caballeros, patriotas, lo siento. Demasiado a menudo tal vez una nación agradecida no muestra su corazón agradecido”. Y bien sabe ella de lo que habla porque su propio hijo mayor, Track, acaba de regresar de su servicio en Afganistán, después de haber estado también en Irak, algo que provocó un fuerte aplauso en su honor por parte de los asistentes.

Más tarde, hablando informalmente con los periodistas, alguno con ganas de cabrear le preguntó cómo se las apañaba con tanta crítica y escrutinio como tenía que soportar, a lo que Sarah respondió que eso son tonterías que se dan por supuestas y que no significan nada para ella porque lo verdaderamente importante es que es la madre de un veterano y eso, que es el título del que más orgullosa se siente, nunca se lo podrá discutir nadie. Y es que tal y como dijo durante su intervención, refiriéndose a los veteranos: “Los honro, les doy las gracias, los amo, estoy orgullosa de ser la madre de un veterano y no hay palabras para expresar el aprecio que tantos estadounidenses sentimos por el Ejército de los Estados Unidos”.

SP Buckeye fan

¿Verdad que sería maravilloso tener a Sarah Palin de comandante-en-jefe y no al traidor-en-jefe? Dios quiera que no tenga tiempo este último de destrozar los Estados Unidos antes de que podamos fumigar la Casa Blanca y recuperar el sueño de esa “ciudad sobre la cima”.

Ahora sí, ahora entramos de lleno en el asunto de Bengasi. Después de haber dejado bien claro su respeto por los hombres y mujeres del Ejército de los Estados Unidos, Sarah tiene todo el derecho a dar su opinión sobre lo que ha sucedido esta semana con las audiencias en la Cámara de Representantes concedidas a esos tres denunciantes del Departamento de Estado que han puesto de relieve la traicionero de la actuación de la administración Obama el día del atentado en Bengasi. En su segunda  nota de hoy, Sarah se sorprende (aunque no tanto; ya se suponía) de que los medios de comunicación no quieran llevar este asunto en sus portadas:

¿Alguien se puede sorprender de que la desconfianza hacia los arrogantes y desnortados medios de comunicación esté todo el tiempo en valores máximos? Durante la audiencia de hoy sobre Bengasi, el Washington Post tuiteó efectivamente esto: ¿Quién está tuiteando sobre Bengasi? Ricachones de mediana edad y amantes del Chick-fil-A [una cadena de comida rápida a la que Sarah prestó su apoyo en público después de que los obamitas la emprendieran contra ella]”. Y este es el mismo Washington Post que lanzó la historia sobre el Watergate. Ahora simplemente se burlan de los estadounidenses preocupados que quieren respuestas a la cuestión de porqué cuatro valientes estadounidenses murieron, incluyendo dos veteranos distinguidos. Y la administración Obama pregunta: “¿Y eso qué importa?”.

Sí, la prensa de hoy en día da asco y ya no la uso ni para envolver el pescado. Apesta. Y los progres apestan aún más: su hedor a cobardía es insoportable; prefiero el olor de un pescado podrido.

Finalmente, la tercera noticia de Sarah Palin sobre este asunto es un tuit. Uno dando las gracias a un par de periodistas que aún hacen honor a su profesión y no se cortaron a la hora de publicar noticias de verdad sobre lo sucedido durante la noche de Bengasi.

Gracias por revelar documentos que nuestro gobierno ha intentado esconder, Stephen Hayes, Jonathan Karl & otros en los medios de comunicación exponiendo la verdad sobre Bengasi.

En concreto, Hayes publicó una noticia relatando la sorpresa que se llevó el entonces director de la CIA, David Petraeus, cuando pocos días después de los sucesos de Bengasi se encontró con una versión de los hechos para ser utilizada por los diferentes portavoces de la administración (los famosos talking points) que no tenía nada que ver con la que la CIA había ofrecido. Esta decía que el asalto había sido un ataque terrorista llevado a cabo por un numeroso grupo de terroristas islámicos, algunos de los cuales tenían lazos con al Qaeda. Y esto no era una suposición, sino que tenían toda la certeza de que así había sido ya que, a las 24 horas del ataque, habían interceptado comunicaciones entre dos terroristas de al Qaeda, uno de los cuales, un miembro de Ansar al Sharia, contaba al otro que había participado en el asalto. Y aún más, porque ese mismo día, el jefe de la CIA en Libia había remitido un memorando a Washington contando que testigos presenciales habían reconocido entre los asaltantes a conocidos terroristas islámicos vinculados a al Qaeda.

Por su parte, Karl ahonda en la cuestión de los talking points revelando que, contra lo alegado por la administración Obama en el sentido de que son los que les remitieron los servicios de inteligencia y que ellos no tocaron ni una coma, el original enviado inicialmente por la CIA fue retocado profundamente por funcionarios de esa administración que llegaron a redactar hasta doce versiones diferentes hasta que un ejemplar “definitivo” fue distribuido finalmente al Congreso y a la embajadora ante la ONU, Susan Rice, antes de que esta última apareciera en cinco programas de televisión diferentes el domingo después del asalto.

En definitiva, Obama con el culo al aire y cuatro muertos sobre sus espaldas. ¿Y alguien cree que le van a pedir cuentas? Ja, ja, ja… La risa es siniestra, lamentablemente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook, Sarah Palin y Twitter y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s