ECO, ECO, ECO…

SPFacebookEstaba yo tan contento de haberme puesto al día con las notas y tuits de Sarah Palin que antes de que pudiera disfrutarlo, ya había publicado tres más. Si es que poco dura la alegría en casa del pobre… En fin, que para eso estamos, ¿no? Además, el hecho de que Sarah esté más que dispuesta a compartir sus opiniones con nosotros es una buena señal. Quiere decir que está dispuesta a destacarse entre el resto de políticos y hacernos saber qué es lo que la distingue de estos. De esta forma, si algún día se decide a presentar su candidatura a lo que sea y lanza una campaña electoral (Dios lo quiera), poca necesidad tendrá de programas políticos y demás zarandajas; todos la conoceremos perfectamente y tendremos más que claro lo que podemos esperar de ella. Sí, ya sé que para los cabecicubos que andan por ahí esa no es manera de hacer política, pero después de lo que llevamos aguantando por parte de tantos y tantos politicastros que hacen política a la manera tradicional, ya sería hora de cambiar, digo yo. Por mi parte, cada nota suya en Facebook y cada tuit en Twitter me hacen reafirmarme más en mi compromiso a apoyarla contra viento y marea. Porque veo que es realmente quien dice ser y quien dice ser es exactamente quien yo soy también.

La primera nota de la que vamos a hablar hoy es verdaderamente una historia de terror. Se refiere a un caso que está siendo juzgado en Filadelfia (Massachusetts) sobre una clínica abortista en la que se practicaban todas las abominaciones posibles. Es imposible leer sobre el caso sin sentir un escalofrío recorriéndote la espalda. Pero como quiera que la gran mayoría de los repulsivos medios de comunicación estadounidenses se han puesto de acuerdo en no informar sobre lo que allí está sucediendo, pues casi nadie sabe nada. Todo un contraste con lo que sucede habitualmente cuando se produce un tiroteo, ¿verdad? Pero claro, aquí los muertos son bebés no nacidos (o incluso nacidos con vida) y el asesinato lo perpetra un médico progre con instrumental quirúrgico y no un loco con un arma. Hay diferencia, ¿verdad? Por favor, no vayamos a comparar, ¿eh?

De verdad que es para vomitar. Y luego me preguntan que porqué no leo periódicos… Aquí está la nota de Sarah Palin, quien por supuesto nunca se plegará a esa ley del silencio que pretenden imponer los medios de comunicación liberales. Y recuerden que la lectura del artículo al que enlaza es una lectura muy desagradable. Señor, Señor, ¿hasta dónde puede llegar la maldad del ser humano?

“Hemos olvidado lo que va primero”.

Felicitaciones a la demócrata y también alasqueña Kirsten Powers por sacar a la luz pública esta historia horrible y para USA Today por imprimirla. Tristemente, pero como era de esperar, los medios de comunicación han eludido una vez más su deber periodístico de exponer la verdad detrás de este procedimiento horrible que Planned Parenthood intenta trocar como falso. En tanto que muchos en nuestro partido hacen llamamientos por la “tregua social” y alientan a los candidatos a dejar de hablar de temas sociales, me gustaría recordarles que prestaran atención al consejo de Lady Thatcher: “No es el momento de tambalearse”. Si nuestro país no comienza a centrarse en volver a una cultura que respete la vida, ¿cómo podemos esperar resolver el creciente problema de la violencia?

Este es el artículo pues.

El horror de la clínica abortista de Filadelfia

Hemos olvidado lo que va primero.

Decapitaciones infantiles. Pies mutilados de bebés en frascos. Un niño gritando después de haber nacido con vida durante un procedimiento de aborto. ¿No han oído hablar de estas repugnantes acusaciones?

No es culpa suya. Desde que el juicio por asesinato del médico abortista de Pennsylvania Kermit Gosnell comenzó el 18 de marzo ha habido muy poca cobertura de un caso que debería estar en cada programa de noticias y en las primeras páginas. Las revelaciones repugnantes de ex miembros del equipo de Gosnell, que han testificado sobre lo que vieron e hicieron durante los abortos tardíos, debería escandalizar a cualquiera con corazón.

La NBC-10 de Filadelfia informó que Stephen Massof, un ex trabajador de Gosnell, “describió cómo seccionaba la médula espinal de los bebés, llamándolo “literalmente, una decapitación. Se separa el cerebro del cuerpo”. Una ex trabajadora, Adrienne Moton, declaró que Gosnell le enseñó su técnica “de seccionado” para su uso en niños nacidos vivos.

Massof, quien, al igual que otros testigos, se ha declarado culpable de delitos graves, testificó: “Era como si llovieran fetos. Fetos y sangre por todas partes”. Aquí está el titular que la agencia Associated Press puso a una historia acerca de su testimonio de que vio nacer a 100 bebés y luego ser decapitados: “Miembro del equipo describe el caos en la clínica de abortos de PA”.

“Caos” no es realmente la historia aquí. Descuartizar a los bebés que habían nacido y ya eran mayores que el límite estatal de 24 semanas para los abortos es la historia. Hay una razón por la cual el difunto senador demócrata Daniel Patrick Moynihan llamó a este procedimiento infanticidio.

Planned Parenthood afirmó recientemente que la posibilidad de que los niños sobrevivan a abortos tardíos era “muy inusual”. El caso Gosnell sugiere lo contrario.

A pesar de estas objeciones, sobre si Gosnell estaba matando a los bebés un segundo después de salir de la matriz en lugar de parcialmente dentro o completamente en el interior de ella –como en una rutina de aborto tardío, es simplemente una cuestión de geografía. Que uno sea un asesinato y el otro sea un procedimiento legal es moralmente irreconciliable.

Una búsqueda en Lexis-Nexis muestra ninguno de los programas de noticias en las tres principales cadenas de televisión nacionales han mencionado el juicio a Gosnell en los últimos tres meses. La excepción fue cuando la columnista Peggy Noonan del Wall Street Journal secuestró un fragmento del programa Meet the Press destinado a fomentar la indignación por una ley contra el derecho al aborto en algún estado rojo [republicano] atrasado.

El Washington Post no ha publicado reportajes originales sobre esto durante el juicio y el New York Times tuvo a bien publicar una historia original en la página 17 el primer día del juicio. Ellos han estado en silencio desde entonces a pesar de testimonios merecedores de un titular.

Permítanme decir lo obvio. Esto debería ser una noticia de primera página. Cuando Rush Limbaugh atacó a Sandra Fluke hubo una histeria incesante en los medios de comunicación. El venerable Brian Williams del Nightly News de la NBC entonó: “Una tormenta de indignación de las mujeres después de la cruda diatriba de Rush Limbaugh”, como bromeó sobre un fragmento del alboroto. Sin embargo, las acusaciones de bebés a los que se les cercenaban sus cabezas –una historia importante de derechos humanos si es que alguna vez hubo una, no lo es.

Usted no tiene que oponerse al derecho al aborto para encontrar el aborto tardío aborrecible o para encontrar el juicio a Gosnell eminentemente de interés periodístico. Esto no tiene nada que ver con ser “pro-elección” o “pro-vida”. Se trata de derechos humanos fundamentales.

El silencio ensordecedor de demasiados en los medios de comunicación, que una vez fueran una fuerza por la justicia en Estados Unidos, es una vergüenza.

Horrible. Sin más comentarios. Ojalá el monstruo ese sea condenado a muerte. Es lo que haría yo con él. Pero no lo será; ya lo sabemos.

Para recuperarnos un poco después de semejante horror, una nota de Sarah sobre Willow, su hija mediana. La chica ya tiene dieciocho años y ha terminado sus estudios de esteticista (creo) y se dispone a abrir su propio negocio y empezar a ganarse la vida por sus propios medios. Y aquí está la opinión de Sarah al respecto, que incluye un saludable consejo para todos aquellos jóvenes que se encuentren en la misma situación.

Niños: Perseguid vuestros sueños, pero sed prácticos para poder obtener un empleo…

Ya que mi familia viaja a Arizona para la graduación de Willow esta semana, permítanme ser una orgullosa mamá y felicitar a Willow y sus compañeros de clase en Penrose Academy por este logro y también ofrecer a los jóvenes el consejo que siempre doy en los discursos de graduación de perseguir sus sueños.

A la hora de planear su futuro, Willow pensó un largo rato… y mucho sobre qué tipo de trabajo la haría feliz y le proporcionaría unos buenos ingresos en la economía actual. Ella es artística y tiene un interés en hacer que la gente se sientan y se vean lo mejor posible, y como empresaria con una fuerte ética de trabajo, ella desea ser su propia jefa como propietaria de una pequeña empresa. Con todo esto en mente, decidió completar sus estudios de secundaria bastante pronto e inscribirse en una academia para el cabello y la piel, lo que le permitió estudiar en el extranjero, visitar los platós de las grandes producciones de los medios de comunicación y trabajar con lo mejor de lo mejor en la industria. Estará graduada esta semana sin deudas y con una gran carrera por delante haciendo algo que ama en una industria a prueba de recesión (¡todo el mundo necesita cortarse el pelo después de todo!).

Es de crucial importancia hoy en día para los jóvenes el pensar en el panorama general al tomar decisiones educativas. Y el panorama general es tener el objetivo de oportunidades de negocios autosuficientes basadas ​​en la ética de trabajo y no en las prestaciones sociales. Una de las razones por las que animé activamente las oportunidades de formación profesional como gobernadora de Alaska fue porque conducen a empleos bien pagados y carreras felices. Los jóvenes no deberían ser presionados para asumir que un título universitario es el único camino al trabajo hoy. No lo es. Algunos títulos universitarios obviamente conducen a profesiones claras, como las de los campos de la medicina y la ingeniería, pero ese no es el caso de muchas de las titulaciones de Humanidades hacia las que gravitan los jóvenes ya sea porque no están seguros de lo que quieren hacer después del instituto o debido a que han sido llevados a creer que la vida universitaria es una especie de rito de paso para cualquier carrera. Eso podría haber sido el caso una vez, pero el salario y las oportunidades de carrera que una única educación en Humanidades puede conseguir se han limitado drásticamente en estos días. Es tan triste ver a jóvenes con títulos universitarios caros que se encuentras sin oportunidades de trabajo práctico.

No estoy desanimando a un estudiante de obtener un título en Humanidades si ese es su sueño. Siempre estoy por perseguir tus sueños. ¿Cómo iba a estar en contra de una educación en Humanidades cuando yo misma conseguí un título en Humanidades en periodismo/comunicaciones de la Universidad de Idaho? Sin embargo, yo sabía cuando me gradué en la escuela secundaria lo que quería hacer, así que no era como si me estuviera embarcando en un costoso viaje de auto-descubrimiento. Y estoy orgullosa del hecho de que fui capaz de pagar mis estudios y verme libre de deudas. ¿Ven cómo los tiempos han cambiado? En aquel entonces yo era capaz de seguir mi camino universitario y pagar por el tiempo que fuera. Tuve que ir a tiempo parcial algunos semestres para trabajar, así que me costó cinco años en lugar de cuatro el obtener mi licenciatura, algo por lo que he sido muy criticada por la prensa liberal (¿pero cuántos de esos críticos estaban sepultados en deudas después de que tal vez hicieran el gallito por todo el mundo con la tarjeta de crédito de papá en su mochila antes de terminar finalmente la universidad y lograr colarse en aquel programa en la MSNBC?). En realidad, era posible en los años 80 el graduarse libre de deudas. Hoy en día es casi imposible a menos que se tenga una beca completa. Los estudiantes de hoy a menudo se gradúan con el equivalente a una hipoteca en deudas con la universidad para obtener un título ni siquiera están seguros de que pueda valerles un trabajo. Como Daniel Mitchell escribió hace poco, los jóvenes están enterrados en deudas con la universidad “y, sin embargo, están teniendo dificultades para encontrar puestos de trabajo ya que las políticas de Obama están atrofiando el rendimiento de la economía. E incluso si encuentran un trabajo, la investigación sugiere que se les paga menos. No sólo hoy, sino en el futuro previsible”.

Perseguid vuestros sueños por todos los medios. Pero no cerréis los ojos ante el hecho de que vuestros sueños pueden lograrse al margen de la adquisición de un título universitario tradicional exageradamente caro. No os dejéis llevar a pensar que los buenos empleos crecen en los árboles o que de alguna manera el gobierno se hará cargo de vosotros. La conclusión es –como mi padre siempre me dijo, averiguad lo que os gusta hacer y luego encontrar la manera de ganaros la vida haciéndolo. Aprendiendo un oficio podéis hacer ambas cosas. Nadie puede quitaros esas habilidades en la vida real. Conducen a la independencia, la satisfacción y a un cheque. No dejéis que nadie os diga lo contrario. Felicitaciones a Willow y a los estudiantes de su clase de 2013 por tomarse en serio esta lección. ¡Estamos muy orgullosos de ella!

Willow

¡Ojalá hubiera tenido yo ese consejo cuando terminé mi educación secundaria porque me habría ahorrado muchos problemas! Y es que ciertamente, si pudiera repetir mi juventud ahora, mandaría a la mierda mi título universitario (de Humanidades, por cierto) que sólo me dio dinero una vez cuando se lo alquilé a un conocido para que lo falsificara y fingiera que era suyo y estudiaría algo de Formación Profesional, seguramente Electrónica. Y ahora no sería un triste chupatintas como soy. ¡Leñe! ¿Cuándo inventarán la máquina del tiempo? Ya toca, ¿no?

Y como que hoy la niña bonita es Willow, aquí tenemos fotos de Willow por un tubo. ¿Qué se creen? ¿Que aquí sólo tienen bula para salir Piper y Bristol? Tururú, ella también puede siempre que quiera.

Willow 1

Willow y sus compañeros de clase en el plató de TODAY Show.

Willow 2

Willow en la fiesta de cumpleaños de Piper.

Willow 3

Willow, Piper y Bristol en la carrera Iron Dog.

Willow 4

Willow disfrutando del sol.

Willow 5

Animando a Bristol en el plató de DWTS.

Willow 6

Willow haciendo de canguro de su hermano pequeño.

Willow 7

Willow estudiando en el extranjero en Londres (¡jo, hemos tenido a una Palin aquí al lado como quien dice y nosotros sin saber nada!).

Y para terminar por hoy (sí, que luego me dicen que me enrollo más que una persiana) un recordatorio de dónde está Sarah hoy.

Recuerden inscribirse en la marcha Hope & A Future’s Strikeout Child Abuse este sábado a las 15:00 en Phoenix, AZ. ¡Espero verles a todos allí! Obtenga más información y regístrese en http://www.azhope.com/fundraising/strikeout.php

Mañana, discurso. Y un buen discurso, ya lo creo. Como todos los suyos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s