SARAH PALIN HOMENAJEA A MARGARET THATCHER

SPFacebookComo todos los buenos conservadores, me sentí profundamente afectado por la noticia del fallecimiento de Margaret Thatcher. Yo era demasiado joven cuando ella estaba en el poder en el Reino Unido y por aquel entonces, además, era bastante tonto también. Sin embargo, conforme fui creciendo y mi cabeza empezó a amueblarse de ideas, todas esas ideas me llevaban de una u otra manera hasta ella. Margaret Thatcher fue un ejemplo a seguir y un ejemplo del que enorgullecerse, más ahora cuando por todas partes estamos viendo el desastre que ha provocado el haber dado de lado sus lecciones de tanto tiempo. Por supuesto, Sarah Palin no podía dejar de homenajear a quien ella ha reconocido más de una vez como uno de sus mentores políticos, siquiera en la distancia, y lo ha hecho tanto con un recuerdo hacia ella como con un artículo propio publicado en National Review Online que no sólo sirve para ampliar ese homenaje, sino también para callar unas cuantas bocas (sucias) que se empeñan en que no es capaz de hacer una o con un canuto. ¡Bah, también decían lo mismo de Margaret Thatcher! Y de Ronald Reagan. Y de Juan Pablo II. Pues teniendo en cuenta lo que fueron capaces de hacer, menos mal que eran tontos del bote que si llegan a ser listos…

Esta es la nota publicada por Sarah en su página personal en Facebook nada más conocer la noticia del fallecimiento de Margaret Thatcher:

Estamos profundamente entristecidos por la pérdida de Margaret Thatcher. Mientras que la Dama de Hierro ha desaparecido tristemente, su férrea voluntad, su confianza infinita en lo que es correcto y justo, y sus lecciones para todos nosotros vivirán para siempre. Fue una pionera como ninguna otra. Hemos perdido a un icono, pero su legado, tan sólido como el hierro, vivirá para siempre.

Thatcher

“Siempre me alegro inmensamente si un ataque es particularmente hiriente porque creo que, bueno, si ellos atacan a un personalmente, eso quiere decir que no les queda un solo argumento político”.

Y esta es la ampliación de esa nota, publicada al día siguiente. En este caso se trata de un enlace a un artículo escrito por Sarah y que se publicó en National Review Online. Un buen artículo; un excelente artículo. Creo que alguno de esos mastuerzos que escriben por ahí se sorprenderán de leerlo y encontrarse con algo que ninguno de ellos es capaz de hacer ni hartos de Jack Daniels… ¡Ah, es que Sarah es licenciada en Periodismo! ¡Oh, sorpresa! Pues a nosotros no nos sorprende en absoluto. Lo que sí que nos sorprende es que lo sean esos mastuerzos, pero teniendo en cuenta cómo se ha vuelto la educación universitaria de un tiempo a esta parte, es casi lógico…

“La hija del tendero: Margaret Thatcher no sólo rompió un techo de cristal, rompió un techo de clases”.

NATIONAL REVIEW ONLINE

La hija del tendero

Por Sarah Palin

Thatcher Palin

Hoy decimos adiós a una figura destacada del siglo XX. Con el fallecimiento de Margaret Thatcher, que hemos perdido tristemente al último miembro vivo de ese gran triunvirato que incluyó a Ronald Reagan y Juan Pablo II –esos gigantes que derrotaron al imperio del mal del comunismo soviético y permitieron la liberación de las naciones cautivas. También hemos perdido a una de las grandes campeonas de la libertad económica y los ideales democráticos.

Muchos se centran en el hecho de que la carrera de Margaret Thatcher fue una colección de “primeras veces” para las mujeres –ella fue la primera y más joven mujer miembro del Partido Conservador en presentarse a unas elecciones, la primera mujer en ostentar el título de Líder de la Oposición y la primera mujer primer ministro del Reino Unido.

Pero Thatcher no sólo rompió un techo de cristal, rompió un techo de clase. Ella era hija de un tendero que fue avanzando hasta la cima del poder en una sociedad con conciencia de clase. Al igual que su amigo Ronald Reagan, fue una perdedora subestimada y una extraña en los círculos políticos. Simon Jenkins, ex editor del Evening Standard, una vez dijo: “No hubo un grupo de Thatcher dentro del Partido Tory… Ella iba total y completamente por su cuenta. Simplemente ella era una extraña en todos los sentidos”.

Ella estuvo en el corazón de una toma populista de la vieja guardia del Partido Conservador, que con desdén se refería a ella como “esa mujer”. El desprecio era mutuo. Ella se refería a ellos como “los grandes no tan grandes”. Como Thatcher dijo más tarde: “No me importaba lo que me llamaran siempre y cuando tuvieran hecho el trabajo. Quiero decir, para mí eran ‘esos Grandes”. Ellos simplemente no saben lo que es la vida. No han pasado por ella. Y con el tiempo, si no ayudaron a nuestra causa, tuvieron que irse. Pero no me molestaba demasiado que me trataran con esa condescendencia. Francamente, la gente, los que son los verdaderos caballeros, se refieren a los demás por lo que son y no por quién fue su padre. Seamos realistas: Tal vez hizo falta “esa mujer” para hacer las cosas y la verdadera razón por la que dijeron eso fue porque sabían que no estaban dentro para ver las cosas”.

Al desplazar a  “esos Grandes”, ella no tuvo miedo de tener opiniones firmes y luchar por ellas –algo que el establishment encontraba a menudo de mal gusto. El embajador británico Sir Anthony Parsons recordó una conversación sobre esto: “Ella dijo: ‘Ya sabes, Tony, estoy muy orgullosa de no pertenecer a su clase’. Le dije: ‘Primera Ministro, ¿a qué clase cree que pertenece? ‘. Ella dijo: ‘Estoy hablando por supuesto de los altos intelectuales de clase media que ven los puntos de vista de todos los demás y no tienen ninguno propio'”. Y, por supuesto, como todos los conservadores y pioneros, tuvo que soportar más que su parte de los ataques de los envilecidos medios de comunicación. Sir Archie Hamilton contó cómo una vez le preguntó a Thatcher si ella leía los diarios. “¡Oh, no!”, le respondió. “Hacen unos  comentarios tan hirientes y dañinos sobre mí y mi familia, que si alguna vez leyera los periódicos todos los días, nunca podría seguir adelante con el trabajo que estoy aquí para hacer'”. Yo sé exactamente a qué se refería. Y como ella dijo: “Siempre me alegro inmensamente si un ataque es particularmente hiriente porque creo que, bueno, si ellos atacan a un personalmente, eso quiere decir que no les queda un solo argumento político”.

Cualquier testigo de sus brillantes habilidades oratorias en la Cámara de los Comunes puede entender por qué sus adversarios quedaron reducidos a los ataques infantiles. Ella demolió apasionadamente todos sus argumentos con hechos.

Thatcher no tenía un padrino poderoso. Todo lo que tenía eran poderosas ideas, ideas basadas en la libertad. Durante una reunión sobre el mejor curso a tomar por el partido Conservador en la crisis económica de la década de 1970, algunos que se llamaban pragmáticos argumentaban a favor de una tercera vía entre el capitalismo de libre mercado y el socialismo. Antes de que hubieran terminado de hablar siquiera, Thatcher cogió su bolso, sacó una copia de Los Fundamentos de la Libertad de Hayek, la arrojó sobre la mesa, y dijo: “¡Esto es en lo que creemos!”.

Ella puso esas creencias en acción. Al igual que Reagan, fue un líder para quien la palabra y las obras eran una y la misma cosa. Un líder de un think tank conservador detrás la revolución de Thatcher dijo la famosa frase: “No estábamos interesados ​​en el poder político por el partido Conservador. Estábamos interesados ​​en el poder para ellos para que se hicieran las cosas”. Y eso es exactamente lo que Thatcher hizo. Mientras que otras personas de su partido estaban interesadas ​​en aferrarse a cargos políticos y supervisar “la gestión ordenada del declive [de Gran Bretaña]”, ella reformó realmente profundamente un sistema que no funcionaba y lo trajo de nuevo a los principios del libre mercado, dejando a su país más fuerte, más rico y un líder en el mundo justo cuando apenas una década antes había sido despedido como “el hombre enfermo de Europa”. Su empuje para privatizar la industria británica y bajar las tasas impositivas condujo a una sustancial expansión económica y se convirtió en un modelo para otros países librándose del yugo del socialismo.

Fue una visionaria siempre adelantada a su tiempo debido a que su visión se basaba en verdades sometidas a la prueba del tiempo sobre las falibilidades del hombre y sus aspiraciones. Hoy, a la luz de la crisis europea de deuda soberana, todos los observadores puedan reconocer la sabiduría de su inquebrantable defensa de la soberanía nacional y la democrática rendición de cuentas. Estoy segura de que hay muchos europeos hoy que desean que sus líderes sean tan clarividentes como Thatcher de Gran Bretaña en su escepticismo al ceder el control a una burocracia centralizada continental.

Era ante todo una patriota que amaba a su “Tierra de Esperanza y Gloria” con todo su corazón y creyó en su grandeza y su historia como la “Madre de la Libertad”. Como dijo su actual sucesor en el 10 de Downing Street: “Ella no solamente dirigió nuestro país, ella salvó nuestro país”. Y cambió el mundo en el proceso.

La hija del tendero de Grantham se convirtió en la Dama de Hierro de la libertad en un momento en que muchos eran suaves y equívocos. Ella ha desaparecido tristemente, pero su voluntad intrépida, sus ideales probados por el tiempo, su confianza inquebrantable en lo que es correcto y justo, y su legado, tan sólido como el hierro, vivirán para siempre.

Leyendo el artículo no he podido dejar de asombrarme por la cantidad de parecidos que encuentro entre las historias de Margaret Thatcher y Sarah Palin. De hecho, estoy seguro de que si ambas mujeres se hubieran podido conocer personalmente, hubieran congeniado inmediatamente y de alguna manera Thatcher la hubiera reconocido públicamente como su sucesora. No desesperemos; Sarah nos ha dicho recientemente que “no hemos comenzado a luchar todavía siquiera” y yo eso lo interpreto en el sentido de que ella personalmente no ha comenzado a luchar de verdad todavía… presentándose como candidata a la presidencia de los Estados Unidos. De verdad que lo creo y no pienso que se trate de imaginaciones mías, sino que esta vez va en serio: ¡en 2016, Palin-Cruz!

Y para terminar por hoy, otra nota, esta emotiva y relacionada con el instituto de educación secundaria de Wasilla, el viejo insti de Sarah. Ya saben que todos los años los estudiantes que completan su educación secundaria y se gradúan celebran el baile de graduación, durante el cual eligen además a los estudiantes, chico y chica, más populares para que sean coronados rey y reina de la promoción. Por lo que hemos visto en las películas, el rey suele ser el chico más guapetón y deportista y la reina la chica más bonita y deslumbrante. Pero a veces eso no es así y los jóvenes estadounidenses nos dan a todos una lección y nos enseñan que serán estadounidenses, pero no tontos. Y esta es una de esas ocasiones. ¡Bien por Wasilla High!

Aquí tenemos una historia de buenos sentimientos de Wasilla High. Glacier es el hijo de mi amiga Jana. Las dos estábamos embarazadas mientras trabajábamos juntas en el Ayuntamiento cuando yo era alcalde y ella trabajaba en Parques y Recreación. Mi hija Willow y su hijo Glacier nacieron con sólo unos pocos días de diferencia. Y unos días después de que Glacier naciera, Jana me dijo que tenía síndrome de Down. Yo ni siquiera supe qué decir ni podía imaginar lo que sería la vida para ella. Todo lo que pude decir fue Dios sabía lo que estaba haciendo cuando Glacier se convirtió en parte de su vida. Ella sonrió y estuvo de acuerdo, y ella ha sido una inspiración para mí desde entonces. Y ahora, después de tantos años, ¡nuestros Wasilla Warriors acaban de elegir a Glacier Rey del Baile de Graduación!

http://www.ktuu.com/videogallery/75287925/News/Wasilla-High-School-Prom-Royalty

No se crean que ya me he puesto al día, no. Tengo otra entrada preparada con las últimas notas y tuits de Sarah. Esta mujer no para de darle a la tecla. Al final, creo que voy a cambiar el nombre del blog y me voy a poner: “El Eco de Sarah Palin”. Sería más oportuno, ¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sarah Palin y Facebook y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SARAH PALIN HOMENAJEA A MARGARET THATCHER

  1. Santi dijo:

    Buen artículo de Sarah. Sarah es la nueva dama de hierro al otro lado del Atlántico. Me permito resaltar a estas tres grandes mujeres: Margaret Thather, Sarah Palin y Esperanza Aguirre. ¡Ahí queda eso!

    Un saludo, amigo Bob.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s