EL DISCURSO DE SARAH PALIN EN LA CPAC DE 2013

SP todaspartesAyer fue el día, amigos. Tras mucho tiempo sin disfrutar de su presencia en un evento público, Sarah Palin reapareció en la CPAC de este año y lo hizo tan exitosamente como es habitual en ella. Su discurso fue seguido por una audiencia que abarrotaba la sala donde tuvo lugar y a fe que valió la pena. Fue tan divertida como nos tiene acostumbrados, tan incisiva como todos deseábamos y tan demoledora como echamos en falta en el resto de políticos republicanos. ¿Acaso es ella la única, junto con unas pocas excepciones, que tiene deseos de vencer? Pat Caddell, un encuestador demócrata que está que trina con su propio partido y que ha terminado siendo la gran estrella de esta CPAC, lo dijo claramente el otro día cuando afirmó que la diferencia entre demócratas y republicanos es que los primeros juegan para ganar y lo hacen como si les fuera la vida en ello y los segundos se conforman con hacer el papel de los Washington Generals frente a los Harlem Globetrotters; o sea, el ridículo. Triste, pero cierto.

Sarah fue presentada, como estaba previsto, por Chris Cox, una de las directoras de la National Rifle Association (NRA), pero la sorpresa vino cuando en lugar de dar paso a ella directamente, quien apareció en el estrado fue nuestro admirado Ted Cruz. Todo un detalle por su parte, tratándose del “niño bonito” de la CPAC de este año, el haber querido estar presente el día que Palin daba su discurso. Así, tras una breve introducción por su parte, alegrándose del hecho de que Palin “vuelve locos” a los izquierdistas y en la que reconoció también, sin que le dolieran prendas, que él no estaría en el Senado hoy si no hubiera sido por Sarah Palin, esta apareció por fin sobre el escenario.

Lo primero que hizo Sarah fue agradecer a su vez la presencia de Cruz. “Oh, Estados Unidos, mándanos a más como Ted Cruz, por favor”, dijo. “Él masca alambre de espinos, escupe óxido, eso es lo que necesitamos”. En cuanto a los medios de comunicación, también recibieron de lo suyo nada más comenzar: “Puedo ver a la gente de los medios de comunicación liberales aquí, listos para escribir su historia anual de crisis dentro de los conservadores”, lo cual maldita la gracia que les debió hacer, pero tuvieron que callarse porque estaban en territorio enemigo y más les valía portarse bien o igual cerraban el bar y entonces ¿cómo iban ellos a poder escribir sus artículos?

Tres fueron los temas principales que trató Sarah ayer. El primero, el más esperado, fue Obama y su maldita administración. Así, se burló sobre su pretensión de establecer un sistema universal de control sobre todos los poseedores de armas de fuego diciendo: “¿Más controles de antecedentes? Galante idea, Sr. Presidente. Deberíamos haber empezado con los suyos”. Incluso dijo que culpar a las armas y las balas por los crímenes es como pretender que “ese tenedor me hizo gordo”. Luego, calificó a Obama como un vulgar charlatán que todavía no se ha dado cuenta de que la campaña electoral ha terminado y es hora de arremangarse y ponerse a trabajar. “La clase política permanente está en un permanente modo de campaña electoral. Sr. Presidente, usted ganó. Acéptelo de una vez. Déjese de teleprompter y haga su trabajo”. Y aún abundó más en ello cuando comparó a Obama con el ladrón de altos vuelos Bernie Madoff, al decir que algunos consideran a Obama un buen político, lo que es como decir que “Bernie Madoff era un buen comerciante”. Y aún hubo más leña para Obama: “¿Recuerdan a ¢Obama sin dramas¢? Si sólo fuera eso. Es ¢Obama todo dramas¢. No tenemos un liderazgo, tenemos un reality show desde la Casa Blanca. Salvo que es un mal reality show”. Sarah machacó a Obama sin piedad, reprochándole un historial de gobierno que ha supuesto un alza de precios brutal de todo, desde la gasolina hasta los pañales, y reprochó también al Partido Demócrata el haber violado la Constitución durante años al tenerlos sin un presupuesto aprobado todavía: “No presupuesto, no liderazgo”. Finalmente, Sarah lanzó su último dardo envenenado, uno que le garantiza venganza por parte de los izquierdistas: “Barack Obama prometió la administración más transparente que jamás se haya visto. Barack Obama, mentiste”.

Un segundo tema fue el mundo de los políticos, tanto de uno como de otro partido. “Los políticos de Washington se centran en el proceso y no en el objetivo: servir”. Les reprochó que se estuvieran volviendo tan acartonados, tan dependientes de un guión, tan calculadores. Sobre los que hablaban de reconstruir el partido, Sarah dijo que no están aquí para eso, sino para reconstruir un país, reconstruir la clase media. Y resumió el estado de la política en Estados Unidos con una frase lapidaria: “Nunca antes nuestros desafíos habían sido tan grandes y nuestros líderes tan pequeños”. Entre esos desafíos, la lucha contra el “crony capitalism”, el capitalismo de compinches, uno en el que cuanto más ganan ellos, “más perdemos el resto de nosotros”.

Sarah no perdió ocasión de burlarse del reciente fracaso del alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, quien había pretendido prohibir por ley los refrescos de tamaño gigante. Así, en un momento de su discurso, Sarah hizo una pausa, se agachó y de debajo del estrado sacó un vaso gigante de refresco con una pajita y empezó a beber mientras la audiencia la vitoreaba. “Oh, Bloomberg no está por aquí, nuestros refrescos están a salvo”, se burló ella.  

Y el último tema fue, como no, su propio Partido Republicano, al que urgió a ampliar el alcance de su mensaje: “No debemos dejar a ningún estadounidense detrás. Y debemos compartir nuestro poderoso mensaje de libertad y libertades con todos los ciudadanos, incluso con aquellos que pueden estar en desacuerdo en algunas cuestiones”. Aconsejó también al Partido Republicano que no se dejara enredar con la cuestión de los grupos demográficos diciendo que “nunca ganaremos un concurso de políticas identitarias; no deberíamos siquiera participar”.

Un momento especial fue cuando homenajeó a Margaret Thatcher y un momento ansiado fue cuando dio su opinión sobre Karl Rove. Así, recordó que las próximas elecciones están a 20 meses vista. “Ahora es el momento de dar licencia a los asesores, desengancharnos de los encuestadores, enviar a casa a los grupos de prueba y romper los guiones. Porque si realmente sabemos en los que creemos, no necesitamos profesionales que nos lo digan. Lo último que necesitamos es a los de la capital vetando a los candidatos”, dijo en clara referencia a Rove y su nuevo invento, el súperPAC ese que va a combatir a todo candidato teapartier en las próximas primarias republicanas.  “Si estos expertos continúan perdiendo elecciones, continúan acumulando millones, si tienen tan seguro quien debería ser un candidato en este partido, deberían dar un paso adelante y presentarse ellos o quedarse en el autobús. Los arquitectos [en referencia al sobrenombre de Rove] bien pueden irse de cabeza al Estado de la Estrella Solitaria [Texas] y poner su nombre en una papeleta electoral, aunque, por su bien, espero que se concedan a sí mismos un descuento por sus servicios”. Y es que sólo salvaremos a nuestro país, tal y como dijo Palin, “si tenemos fe en Nosotros, el Pueblo”.

Palin CPAC 3

Palin CPAC 1

Palin CPAC 2

Palin en su mejor forma. Y por mucho que les pese a los Rodríguez esos tan ansiosos por hacerle el juego a la izquierda, ni está acabada ni ha dejado de ser escuchada por millones y millones de estadounidenses. Tiempo habrá para saber qué camino sigue, incluso si se echa al camino siquiera; pero ahora mismo, Palin sigue siendo Palin. No la minusvaloren porque ya ha demostrado más de una vez que es perfectamente capaz de dar sorpresas morrocotudas.

P.D. Por cierto, está muy delgada, ¿verdad? Pura fibra esta mujer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Discursos de Sarah Palin y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL DISCURSO DE SARAH PALIN EN LA CPAC DE 2013

  1. Santi dijo:

    ¡Sarah Palin en estado puro!¡Sarah Palin en plena forma!¡Qué tiemblen los progres!¡Qué tiemble Obama! ¡Qué tiemblen los RINOS! ¡Palin forever! y ahora más que nunca: ¡Palin-Cruz 2016! 🙂

    P.D. Pués sí que está más delgada, amigo Bob. Menudo tipín se gasta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s