#STANDWITHRAND: ¿EL PRINCIPIO DEL FIN… DEL GOPe?

PalabraBob

¡Atchís! Jesús… Gracias. Llevo tres días acatarrado. Y estoy que doy pena. Lo he cogido tan fuerte que entre palabra y palabra de esta entrada cuenten un estornudo y varias toses en diferentes tonos que van del estruendoso al agónico. Supongo que acabaré poniéndome bien otra vez, pero mientras tanto háganse a la idea de que cuando un alce se resfría, aquello es para vender entradas.

De cualquier manera, sano o en estado semicomatoso, no quería dejar de ofrecerles algunas reflexiones mías sobre los acontecimientos de estos últimos días, más en concreto sobre lo sucedido el miércoles pasado con Rand Paul y su heroica defensa de la Constitución de los Estados Unidos en la misma sala de sesiones del Senado. Sí, el filibuster, a eso me refiero. Como quiera que me bailan todas las letras y estoy escribiendo casi a ciegas, seré breve, lo cual estoy seguro de que ustedes sabrán perdonarme.

Ante todo, dejando aparte la sola valentía del hecho de plantearse hablar sin parar las horas que hicieran falta hasta que el presidente Obama respondiera a su pregunta, algo que finalmente ha hecho reconociendo que sí, que Paul tiene razón y que el presidente de Estados Unidos no tiene la autoridad constitucional para asesinar a ciudadanos estadounidenses, por muy sospechosos que estos sean de cooperación con terroristas, en territorio de los Estados Unidos, la hazaña de Rand Paul ha abierto muchos frentes políticos, más de los que sin duda ninguno se esperaba.

paul-rand-rnc-2012

Así, en primer lugar, el filibustering de Paul, denunciando la usurpación de funciones por parte de Obama (y unas funciones muy peculiares, que le convertían en el dueño y señor de la vida de cualquiera de sus compatriotas), ha puesto sobre la mesa hasta qué punto Obama se está convirtiendo en el primer presidente POST-CONSTITUCIONAL de los Estados Unidos; el primero que pretende no estar sometido a los mandatos de la Constitución. Ciertamente, la extrema izquierda estadounidense, la obamita, nunca ha sentido demasiado afecto por la Constitución, pero nunca la habían “puteado” (perdonen la expresión, pero es la más expresiva que me viene a la cabeza) de esa manera. Con Rand Paul en su escaño del Senado denunciando ese hecho, denunciando la violación de una de las enmiendas de la Constitución y de aquélla precisamente, la Quinta, que cualquier defensor de los derechos civiles debería llevar grabada a sangre y fuego en su corazón, pocos pueden dejar de darse cuenta de hasta qué punto han llegado y pensar, si es que no son unos fanáticos, si realmente es hasta ahí adónde querían llegar. De hecho, hasta una organización tan extremista, tan izquierdista y tan cabrona (de nuevo, perdonen la expresión, pero cada día estoy más breitbart) como la UCLA, el epítome en la defensa de los derechos civiles en Estados Unidos, dio su apoyo a Rand Paul durante su acción.

En segundo lugar, este hecho ha puesto por primera vez a Obama a la defensiva. Sin duda, no es del agrado de ningún presidente de los Estados Unidos que le “monten un pollo” en el Senado (la verdad es que un filibustering no es más que eso; para que dé resultado debe acompañarse simultáneamente de una fortísima movilización ciudadana que en el caso de Paul no se dio). Pero no siendo plato de buen gusto, menos lo es que te acusen de ser un violador de la Constitución, un señor de horca y cuchillo y casi un déspota oriental. El Obama de 2008, partidario de los unicornios y los arcoíris, del “to’ el mundo es güeno”, del “hablando se entiende la gente” se ha convertido en 2013 en el Obama del “¡que le corten la cabeza!” o, como dijo Paul, del “¡que le manden un drone!”. O sea, que Obama está proponiendo una medida que ni siquiera en los momentos más belicistas de la presidencia Bush-Cheney se habían atrevido estos a proponer. Quién te ha visto y quién te ve, so hipócrita. Es cierto que si Obama está a la defensiva, gran parte de la culpa se debe al fiasco del sequester, que todavía estamos esperando que se abran los cielos y caiga el segundo diluvio universal, pero el duro, osado y acertado ataque de Paul a un Obama que acabará haciendo de Bush un pacifista del “No a la Guerra”, ha ayudado. Por cierto, que tal y como ya les he dicho, finalmente Obama ha dado su brazo a torcer y ha enviado a Paul esa carta que este le reclamaba reconociendo que no tiene ese poder. Lo malo, por lo que a mí respecta, es que esa limitación sólo afecta a los estadounidenses en territorio estadounidense y no a los tipos como yo, que sigo teniendo que escribir debajo de un paraguas para que Obama no me localice y me envíe un petardo de esos. Además, el hecho de que la esencia de la argumentación de Paul sea compartida por un gran número de liberales (recordemos que hasta un senador demócrata participó en el filibuster de Paul concediéndole a este un respiro), abre una brecha en su armadura y permite sentar las bases de un entendimiento más fructífero entre aquellos conservadores (y libertarios) y aquellos liberales más conscientes de la necesidad de respetar la Constitución como garante del sistema político.

En tercer lugar, la combinación Paul-Cruz-Rubio lleva un par de meses dándonos muchas alegrías. La verdad es que desde que Cruz ha entrado en el Capitolio, el Senado ha dejado de ser una galería de carcamales para convertirse en el sitio más interesante del mundo político de la capital. Ciertamente, poco pueden hacer estos tres frente a la mayoría demócrata e incluso poco pueden hacer frente a la mayoría RINOpublicana en su propio grupo parlamentario, pero aún así, los tres parecen haber acordado una alianza por la cual cada uno de ellos atacará a la administración Obama siempre que vea la más mínima ocasión y los otros dos le apoyarán. Las sesiones de confirmación de los nuevos miembros de la administración Obama ya han dado pruebas de lo que puede llegar a ser el Senado a poco que en 2014 los conservadores logren dar la vuelta a la mayoría que actualmente disfrutan los demócratas. Sin duda, este nuevo estilo de oposición, una oposición verdaderamente conservadora, verdaderamente teapartier, tiene mucho que ver con el fracaso del establishment republicano a la hora de gestionar la victoria de 2010, convirtiéndola en agua de borrajas en 2012. En consecuencia, pasada ya la hora del melifluo Romney, es hora de volver a lo que nos hizo competitivos hace cuatro años: el debate ideológico. Y eso es lo que están poniendo encima de la mesa Paul-Cruz-Rubio: dar al público estadounidense un auténtico debate sobre principios que les permita diferenciar a cada uno por lo que son y así tener clara las alternativas con las que cuentan. Que sepan quiénes están por un gran gobierno que invada cada vez más sus vidas y quiénes están por un gobierno limitado que no pueda inmiscuirse más de lo imprescindible. El desastre de Boehner en la Cámara de Representantes y de McConnell en el Senado ha abierto el melón de la escisión en el GOP y esta se ha manifestado por primera vez en el Senado, donde tres senadores están haciendo tabla rasa de todo lo que ha sido la actuación del Partido Republicano desde 2008 y creando su propio (y nuevo) estilo de oposición. Con seguridad, todo esto tiene mucho que ver con las elecciones de 2014, donde, como ya les he dicho, habrá que recuperar de nuevo el viejo y auténtico estilo teapartier de 2008 y, para eso, hay que darle al público estadounidense una muestra de lo que son realmente los representantes y senadores teapartiers y no esas ratas del establishment. Y a fe que si todos fueran como Paul, Cruz y Rubio, votaríamos todos con las dos manos.

Por cierto, un inciso al respecto de las ratas del establishment: ¿sabían ustedes que mientras Rand Paul estaba en pleno filibuster, un grupo de una docena de senadores republicanos se largaron dejándolo plantado… para irse a cenar con Obama? Sí, sí, a cenar con la bicha. Y al restaurante de un hotel carísimo de Washington, D.C. ¡Tendrán poca vergüenza! Para que se los puedan apuntar en sus agendas, las ratas fueron John McCain (¡vaya!), Lindsey Graham, Bob Corker, Ron Johnson, Mike Johanns, Tom Coburn, Kelly Ayotte, Pat Toomey, Saxby Chambliss, John Hoeven, Dan Coats y Richard Burr. De todos ellos, me sorprenden los nombres de Ayotte (que fue respaldada en su momento por Sarah Palin) y Pat Toomey (que pensaba que era un conservador concienzudo). Los demás, no me sorprenden en lo más mínimo. Ni siquiera McCain, que parece estar en su fase más liberal últimamente; ya saben, como Fraga aquí en España, que evolucionaba según le convenía del autoritarismo al liberalismo. De hecho, McCain, ¡maldita sea su estampa!, acaba de hacer públicas unas declaraciones lamentando la actuación de Paul y Graham lamentándolas también y pretendiendo que sólo por eso había decidido cambiar el sentido de su voto y votar a favor de Brennan. ¡Si serán cabrones los dos!

En fin, que entre la alianza ofensiva-defensiva montada entre Paul-Cruz-Rubio y su nueva oposición, que va a su aire y nos dará días de gloria (aunque me temo que pocos resultados prácticos porque, sencillamente, no tienen poder para nada) y el berrinche que ha cogido el establishment, cada vez vamos a tener más claro quién es quién dentro del Partido Republicano. Y cuando el súper PAC de Karl Rove empiece a actuar y marque a la gente como “teapartier” o “republicano”, más claro lo tendremos todavía. Entonces sí que no habrá la más mínima duda sobre a quién votar. Vamos, que no descarto yo que 2014 sea de nuevo 2010: una fiesta teapartier. Pero esta vez lo haremos bien y en 2016 no nos tomarán el pelo como pasó en 2012. Por cierto, apunten a Paul como un seguro competidor en las primarias republicanas de ese año. Y con un programa electoral 80% conservador-20% libertario; o sea, con posibilidades. Pero yo lo tengo claro: ¡Palin-Cruz 2016!

¡Atchís, atchís, atchís…! 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Partido Republicano, Senado de los Estados Unidos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a #STANDWITHRAND: ¿EL PRINCIPIO DEL FIN… DEL GOPe?

  1. Santi dijo:

    ¡Jesús! amigo Bob. Qué te repongas. Amén a todo. ¡Palin-Cruz 2016!

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s