EL “PROYECTO DERROTA CONSERVADORA”

PalabraBob¿Qué apesta más que una caca de perro de hace una semana en medio de la calle? El GOPe (la “e” es de establishment; o sea, “jerarquía” u “orden establecido”, ya saben), por supuesto. Y como que apestan tanto, cuando nos vienen con una el pestazo se nota una semana antes. Ya les expliqué en su momento que esos tipos estaban decididos a terminar de una vez con esa criada que les había salido respondona (nosotros, los teapartiers) y para ello empezaron primero imponiendo el marxismo-leninismo en los estatutos del partido, que de pronto retiraba en la práctica a las bases republicanas cualquier derecho de voz y voto del que pudiera disponer hasta entonces y hasta las declaraba personas non gratas. Pero no conformes con eso, ahora han decidido comprar una apisonadora gigante llamada Conservative Victory Project (encima “Conservative”, que ya tiene guasa; además de jodidos, apaleados) para aplastar cualquier pequeña resistencia que pudiera sobrevivir.

Todo empezó con el siguiente artículo publicado el sábado pasado en el New York Times, periódico-basura donde los haya, al estilo de El País (la traducción, como siempre, es una pena porque es mía):

LOS PRINCIPALES DONANTES DE LOS REPUBLICANOS BUSCAN TENER MÁS QUE DECIR EN LAS ELECCIONES AL SENADO

COUNCIL BLUFFS, Iowa – Los mayores donantes del Partido Republicano están financiando un nuevo grupo para reclutar candidatos experimentados y proteger a los actuales senadores de los desafíos de los conservadores de extrema derecha y los entusiastas del Tea Party que los líderes republicanos temen que podrían complicar los esfuerzos del partido para ganar el control del Senado.

El grupo, Conservative Victory Project, tiene por objeto hacer frente a otras organizaciones que han ayudado a derrotar a los candidatos republicanos del establishment durante los dos últimos ciclos electorales. Es el intento más fuerte hasta ahora de los republicanos de imponer un nuevo sentido de la disciplina en el partido, sobre todo de cara a las primarias.

“Hay una preocupación general acerca de haber desperdiciado un importante número de elecciones porque los candidatos seleccionados eran equivocados”, dijo Steven J. Law, presidente de American Crossroads, el “súper PAC” que crea el nuevo proyecto. “No nos vemos a nosotros mismos como un negocio de protección de senadores en el cargo, pero queremos escoger al candidato más conservador que pueda ganar”.

El esfuerzo daría un nuevo giro en la guerra de republicano contra republicano consumada en las primarias del partido en los últimos años. En efecto, el establishment está tomando medidas para luchar contra los grupos del Tea Party y otras organizaciones conservadoras que han ejercido una influencia significativa respaldando candidatos que finalmente perdieron escaños frente a los demócratas en las elecciones generales.

La primera prueba de los esfuerzos del grupo para influir en las primarias podría venir aquí en Iowa, donde algunos republicanos están ya preocupados por quién se postulará para el puesto que dejará vacante el senador Tom Harkin, demócrata. Es el primer escaño en el Senado abierto en Iowa desde 1974 y los republicanos temen desperdiciar una oportunidad única.

El Conservative Victory Proyect, que está respaldado por Karl Rove y sus aliados que convirtieron American Crossroads en el mayor súper PAC republicano del ciclo electoral de 2012, empezará investigando intensamente los antecedentes de los posibles candidatos para las elecciones al Congreso para tratar de eliminar a los candidatos que sean considerados como demasiado imperfectos para ganar en las elecciones generales.

El proyecto se está diseñando con las elecciones al Senado del año pasado en mente, sobre todo la que se dio en Missouri, donde el comentario del representante Todd Akin de que “la violación legítima” rara vez causa el embarazo recorrió las elecciones de todo el país. En Indiana, el candidato republicano, Richard E. Mourdock, perdió una elección después de que dijera que cuando una mujer se queda embarazada durante una violación eso es “algo que Dios quiere”.

A medida que los republicanos se recuperan de la pérdida de la Casa Blanca y de escaños en la Cámara y el Senado el año pasado, los líderes del partido y los estrategas están poniendo mayor énfasis en la toma de control del Senado el próximo año. Los republicanos tienen que ganar seis escaños para obtener la mayoría.

El representante Steve King, un republicano de Iowa con seis mandatos ya, podría ser uno de los primeros objetivos del Conservative Victory Project. Él ha declarado que no había decidido todavía si iba a postularse para el Senado, pero los líderes del proyecto en Washington no están esperando para tratar de alejarle de las elecciones.

Los planes del grupo, los cuales fueron dibujados por primera vez la semana pasada en una entrevista con el Sr. Law, prevén duras tácticas de campaña, incluyendo la publicidad televisiva, en contra de los candidatos que los líderes de los partidos vean como inelegibles y una rémora en los esfuerzos para ganar el Senado. El Sr. Law citó Iowa como ejemplo y dijo que los republicanos no podían ser aprensivos por más tiempo acerca de intervenir en las primarias.

“Estamos preocupados por el problema-Todd-Akin que tiene Steve King”, dijo Law. “Éste es un ejemplo de disciplina del candidato y cómo resultaría en unas elecciones generales. Todas las cosas que ha dicho van a cargarse sobre sus espaldas”.

El Sr. King ha reunido un registro de declaraciones incendiarias durante su tiempo en el Congreso, incluyendo la comparación de los inmigrantes ilegales con los perros y comparando a los trabajadores de mantenimiento de Capitol Hill con “tropas de la Stasi” después de que se les ordenara el instalar bombillas ecológicas. Pero rechazó la sugerencia de que su historial de votos o comentarios anteriores le impedirían ganar si decide postularse para el Senado.

“Ésta es una decisión que deben tomar los habitantes de Iowa y no deben ser guiados por algunos profesionales de la política en Washington”, dijo el Sr. King en una entrevista, señalando que él ganó su contienda por el Congreso el año pasado a pesar de que el presidente Obama derrotó fácilmente a Mitt Romney en Iowa. “En las últimas elecciones, me dijeron que no podría ganarlas tampoco y toda la maquinaria política se puso en mi contra”.

El Conservative Victory Project será un súper PAC que actuara independientemente del Comité Nacional Senatorial Republicano. Dará a conocer los nombres de los donantes y recaudará fondos aparte de American Crossroads, dijeron sus dirigentes, debido a que algunos donantes se sienten incómodos con la idea de participar de forma agresiva en peleas de republicano contra republicano.

“Es una tarea delicada y sensible”, dijo Law. “Nuestro enfoque será institucionalizar la regla de Buckley: Apoya al candidato más conservador que pueda ganar”.

Pero al imponer la regla del líder conservador William F. Buckley, el grupo podría ir en contra del “Undécimo Mandamiento” de Ronald Reagan de no hablar mal de un colega republicano.

En Iowa, Cory Adams, el presidente del Partido Republicano del condado de Story, dijo que las críticas dirigidas hacia Mr. King fueron injustas y estuvieron mal dirigidas. Advirtió sobre la resistencia de los activistas conservadores si los grupos externos tratan de interferir en las elecciones al Senado.

“Si quiere postularse para el Senado, se le debe permitir presentarse”, dijo el Sr. Adams sobre el Sr. King, cuya circunscripción incluye el condado de Story. “Cuanta más gente le conoce, más les gusta”.

Los anuncios de retirada del mes pasado del Sr. Harkin y del senador Saxby Chambliss, republicano de Georgia, han creado elecciones al Senado ampliamente abiertas que se espera que atraigan a varios posibles candidatos. El Conservative Victory Project está trabajando para construir un consenso con otros grupos sobre los candidatos que tienen las mayores probabilidades de ganar.

Grover Norquist, que lidera Americans for Tax Reform, un grupo en defensa de los conservadores fiscales que desempeña un papel en las primarias republicanas, dijo que daría la bienvenida a un sentido de la disciplina pragmático a la hora de nominar candidatos. Pero dijo que era incorrecto sugerir que los candidatos respaldados por los grupos del Tea Party son los únicos que pierden, señalando a los republicanos del establishment en Dakota del Norte y Montana que también perdieron sus elecciones el año pasado.

“La gente se está imaginando un problema que no existe”, dijo el Sr. Norquist. “Hemos tenido personas que han desafiado al tipo del establishment y han hecho maravillas”.

Sue Everhart, la jefa del Partido Republicano de Georgia, dijo que no se oponía a la intervención externa. Pero debido a que los escaños abiertos en el Senado no se dan muy a menudo, dijo, “tenemos seis congresistas que quieren el trabajo”, lo que podría crear unas primarias desordenadas y divisivas, independientemente de los esfuerzos por controlarlas.

“Las primarias se tienen que resolver por sí mismas en Georgia”, dijo la Sra. Everhart. “Es para eso que sirven las primarias. Pero no podemos darnos el lujo de perder de vista nuestro objetivo. Van a ser unas elecciones muy importantes y es fundamental que Georgia mantenga su escaño en el Senado en manos republicanas”.

O sea, que los gerifaltes del Partido Republicano han decidido de pronto que no necesitan al Partido Demócrata siquiera para oponerse a sus candidatos y que lo van a hacer ellos mismos. ¡Genial! No, si al final será cierta aquella boutade que contaba a mis amistades hace años (refiriéndome al PP español) que decía que un partido político nace, crece, tiene sus mejores años y luego empieza a chochear, a decir tonterías y finalmente muere. El Partido Republicano ya está en la penúltima fase, la de decir tonterías (igual que el PP) y la única duda es cuánto tiempo más tardará en morirse y dejarnos a todos en paz.

Sobre cómo ha sentado la noticia entre el Tea Party y el resto de conservadores, tengo otros dos artículos. El primero es del domingo pasado y procede de una basura de blog, Politico, más rojo que un grano en el culo. Sin embargo, su información es cierta y mi amiga C. me ha confirmado que ésa es la impresión que prevalece entre los que como ella forman parte de alguna organización local integrada dentro del movimiento Tea Party: cabreo y pitorreo por partes iguales. Léanla y opinen.

 EL ESFUERZO DE CROSSROADS ES TOMADO A BURLA EN LA DERECHA

Dos poderosos grupos conservadores reaccionaron con desdén el domingo a una recién estrenada iniciativa de American Crossroads, conocida como el Conservative Victory Project, que planea trabajar en contra de los candidatos republicanos a las primarias que considere inelegibles.

El presidente de Crossroads Steven Law le dijo al New York Times que los aliados de Crossroads están creando la nueva organización para oponerse a candidatos como el ex congresista de Missouri Todd Akin, quien perdió unas disputadas elecciones al Senado el año pasado. “Hay una preocupación general acerca de haber desperdiciado un importante número de elecciones porque los candidatos seleccionados eran equivocados”, dijo Law.

Tanto el Club for Growth y el Senate Conservatives Fund, dos de los grupos más importantes que han impulsado a los candidatos de la derecha, se burlaron de la nueva iniciativa como otro desventurado intento del establishment para amordazar a la base republicana.

Matt Hoskins, director ejecutivo del Senate Conservatives Fund, lo calificó como el “Conservative Defeat [derrota] Project”.

“El Conservative Defeat Project es un ejemplo más de la hostilidad del establishment republicano hacia su base conservadora. En lugar de escuchar a las bases y trabajar para hacer avanzar sus principios, el establishment ha decidido declarar la guerra a los partidarios más leales del partido “, dijo Hoskins. “Si seguimos así, el partido seguirá en el desierto en las próximas décadas”.

El portavoz del Club for Growth Barney Keller esencialmente respondió señalando al marcador en las primarias recientes en los que los senadores conservadores prevalecieron y han surgido como influyentes líderes del Partido Republicano.

“Ellos están invitados a apoyar a gente como Arlen Specter, Charlie Crist y David Dewhurst”, dijo Keller del nuevo grupo Crossroads. “Nosotros vamos a seguir apoyando con orgullo a gente como Pat Toomey, Marco Rubio y Ted Cruz”.

El Club for Growth y el Senate Conservatives Fund gastaron decenas de millones de dólares en el ciclo electoral de 2012, en gran parte para impulsar a candidatos ideológicamente afines en las elecciones primarias. Crossroads fue el mayor gastador del lado del Partido Republicano el año pasado, pero no se involucró en peleas de nominación.

Los estrategas de Crossroads han señalado desde hace meses que el grupo participará en las primarias del Partido Republicano en el ciclo de 2014, pero sólo ahora empieza a tomar forma un competitivo campo de batalla. Law dijo al Times que las elecciones al Senado en Iowa, donde el fuertemente conservador representante Steve King está considerando una oferta, podría ser un primer objetivo, sugiriendo que King tiene un “problema-Todd-Akin.”

Algunos estrategas del Partido Republicano mencionaron discretamente con temor el domingo que una bofetada tan provocativa para los habitantes de Iowa sólo puede aumentar las probabilidades de una campaña de King-para-el-Senado. La firma de sondeos republicana Harper publicó una encuesta la semana pasada mostrando que King comenzaría como el favorito para la nominación republicana en la disputa para reemplazar al retirado demócrata Tom Harkin, aventajando por 17 puntos al representante Tom Latham en una lucha hombre a hombre. King iría a la zaga del representante demócrata Bruce Braley en las elecciones generales por 5 puntos.

Iowa no es el único estado donde el resultado de las primarias del Partido Republicano puede afectar a la competitividad de las elecciones generales. Agentes republicanos ya han identificado a las elecciones al Senado de Luisiana, Alaska y Georgia como concursos donde candidatos con activistas estridentes pueden dañar las posibilidades del partido de ganar puntos.

El Comité Nacional Senatorial Republicano inició el ciclo con la promesa de cooperar más con la base republicana en la selección de candidatos fuertes, ideológicamente aceptables. En un movimiento notable, el comité nombró a Cruz, el patrocinado por el Club for Growth recién electo al Senado por Texas, como vicepresidente del comité para acercarse a la base.

El portavoz de Crossroads Jonathan Collegio replicó a las críticas al Conservative Victory Project haciendo un llamamiento a un esfuerzo para consagrar “la regla de William F. Buckley y encontrar en las primarias a los mejores candidatos conservadores a la Cámara y al Senado que puedan ganar en las elecciones generales”.

“Nuestro partido ha perdido por lo menos seis escaños en el Senado en los dos últimos ciclos electorales no por las ideas conservadoras, sino por los candidatos y las campañas indisciplinadas y débiles”, dijo Collegio. “Esos seis escaños han costado a los republicanos el control del Senado de EE.UU. y francamente han hecho imposible el detener las subidas de impuestos de Obama del mes pasado. En nuestras primarias, tenemos que elegir candidatos conservadores disciplinados con una gran capacidad de recaudación de fondos y una fuente de apoyo local”.

Los activistas conservadores han contestado que a los nominados republicanos al Senado aprobados por Washington no les fue mucho mejor en 2012: si sus abanderados ideológicos como el tesorero de Indiana Richard Mourdock fueron derrotados, también lo fueron nominados respaldados por el establishment como los representantes de Montana Denny Rehberg y de Dakota del Norte Rick Berg.

En el ciclo de  2010, los republicanos culparon a candidatos ineptos seleccionados por la base de activistas por costarles las elecciones al Senado en Delaware, Colorado y Nevada, donde la antigua legisladora estatal Sharron Angle perdió frente al líder de la mayoría en el Senado Harry Reid.

Y finalmente un artículo de Ben Shapiro publicado el domingo pasado en Breitbart News que resumen perfectamente toda la situación que en verdad es delirante: los republicanos han decidido suicidarse y están gastando un montón de dinero en ello.

ROVE DECLARA LA GUERRA AL TEA PARTY

La batalla por el corazón y el alma del Partido Republicano ha comenzado. En un lado está el Tea Party. En el otro lado destacan Karl Rove y su equipo del establishment, haciéndose pasar por tácticos mientras silenciosamente minan el conservadurismo.

Ayer, el New York Times informó que “los mayores donantes del Partido Republicano”, han unido sus fuerzas con Karl Rove y Steven J. Law, presidente de American Crossroads, para crear el Conservative Victory Project. El Times informa que este nuevo grupo se dedicará a “reclutar candidatos experimentados y proteger a los actuales senadores de los desafíos de conservadores de extrema derecha y entusiastas del Tea Party que los líderes republicanos temen que podrían complicar los esfuerzos del partido para ganar el control del Senado”. El grupo apunta a candidatos parecidos a Christine O’Donnell en Delaware y Richard Mourdock en Indiana, como ejemplos de selecciones del Tea Party en las primarias que se desvían de la corriente principal en las principales batallas senatoriales.

Pero es American Crossroads y los de su calaña los que han manejado al Partido Republicano sobre el terreno. Gastando millones de dólares en inútiles campañas de publicidad de altos vuelos durante el último ciclo electoral, entrenando a los candidatos para suavizar su conservadurismo con el fin de apelar a los “moderados”, volando el presupuesto federal bajo George W. Bush como una táctica bipartidista –todas esas estrategias llevaron al partido a una derrota desastrosa en 2012 . El Tea Party, que puede nominar a perdedores de vez en cuando, también llevó a los republicanos su histórica victoria en el Congreso de 2010. Si los candidatos del Tea Party pierden, eso es porque no eran buenos candidatos; si los candidatos del establishment del Partido Republicano pierden, eso es porque no eran buenos conservadores. La elección para los verdaderos conservadores reales debería ser fácil.

Pero no lo es. El equipo interno de Bush que ayudó a lograr el ascenso de Barack Obama insiste en que ellos y sólo ellos conocen el camino a la victoria. Como informa el Times, el Conservative Victory Project no sólo protegerá a los titulares –también desafiará a cualquier congresista actual de la variedad Tea Party, incluyendo al seis veces reelegido representante republicano por Iowa Steve King, que pudiese presentarse para el Senado. “Estamos preocupados por el problema-Todd-Akin que tiene Steve King”, dijo Law a el Times –con el que parece tener demasiada amistad. “Éste es un ejemplo de disciplina del candidato y cómo resultaría en unas elecciones generales. Todas las cosas que ha dicho van a cargarse sobre sus espaldas”.

Law alega que está actuando bajo la rúbrica de William F. Buckley, apoyando al candidato más conservador que pueda ganar. Pero Law no es el juez de eso. Tampoco lo es Rove. Su consejo llevó a la épica derrota de Romney, en la cual a los conservadores se les dijo que votaran por Romney en las primarias ya que era el único candidato que podía ganar.

Grover Norquist señala correctamente que la misión de Rove es una tontería. “La gente se está imaginando un problema que no existe”, dijo Norquist. “Hemos tenido personas que han desafiado al tipo del establishment y han hecho maravillas”. En verdad, el conservadurismo gana las elecciones, siempre y cuando el mensajero no haga implosión. El punto de vista de Rove, sin embargo, es que el conservador vaya por detrás del mejor mensajero cuasi-conservador.

Pero la victoria de los conservadores no es el objetivo de Rove. Él es el enterado de la casa por excelencia y está jugando por su vida política en las postrimerías de 2012. Si eso significa declarar la guerra al Tea Party, que así sea.

Conclusión (al menos para mí): que cuanto antes se muera el GOP mejor para todos. Ahora sí que se hace urgente la aparición de un tercer partido político en Estados Unidos, uno conservador de verdad y claramente teapartier. Ya no podemos esperar más. Ya no es que tengamos que luchar contra el Partido Demócrata y sus cómplices de los medios de comunicación, sino que ahora además vamos a tener que hacerlo contra el propio Partido Republicano que le va a hacer el trabajo sucio a los demócratas. ¡Pues para eso, mejor nos vamos!

Karl Rove cartoon

Una buena viñeta humorística resumiendo el historial de Rove, sobre todo tras estas últimas elecciones de 2012. La caricatura de Rove dice: “Gasté 240 millones de dólares del dinero de otra gente en anuncios agresivos y todo lo que conseguí fue esta camiseta”. La camiseta, con el logo de la campaña de Obama, dice: “4 años más”. Rove, que malo eres, ¿por qué no te vas a la mierda de una vez?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Partido Republicano, Sobre el Tea Party y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL “PROYECTO DERROTA CONSERVADORA”

  1. Gonzalo dijo:

    Hola Bob,

    nada, si comparado con Arriola, Karl Rove es un principiante. A Arriola le basta con controlar a uno o unos pocos y el pobre Karl va a tratar de controlar a todos los candidatos.

    En fin, que quieren instaurar una partitocracia como tenemos aquí, ellos que son mucho más libres. Esperemos que les salga el tiro por la culata.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s