CÓMO AMARGARLE EL DESAYUNO DEL DÍA SIGUIENTE AL MISMO ROJAZO DE LA TELE

Breitbart is hereComo dijo uno de los sicarios favoritos de Obama, “nunca dejes que una buena crisis se desperdicie”. Por tanto, nunca dejes que una buena noche para los conservadores se olvide rápidamente; al contrario, machaca a tu adversario y ponle el video de su pifia a todas horas, que no pueda dejar de verlo ni oírlo ni aunque se esconda debajo de la cama. Confío en que hayan disfrutado tanto como yo de la paliza que nuestro Ben le propinó a Piers “Patapalo” Morgan. Es uno de esos momentos que bien vale recordar cuando uno se está muriendo y toda su vida pasa por delante de sus ojos. Por supuesto, la prensa adicta (a Obama, a las mentiras y a la desvergüenza, por este orden) no dice ni pío sobre el asunto, buscando que se olvide lo antes posible. Pues por mi parte no va a ser; nada me causa más placer que contemplar la humillación pública de un progre (bueno, sí, el ser yo el causante de esa humillación). En consecuencia, hoy les informo sobre el post-debate. Se trata de dos artículos de breitbart.com; el primero, escrito por el propio Ben Shapiro (¡eh, oído al parche, los que estén esperando a un hijo, empiecen a considerar la posibilidad de ponerle “Benjamín” de nombre!), relata sus impresiones sobre lo que sucedió esa noche y cuáles eran sus intenciones cuando acudió al debate. El segundo, de Joel Pollack, describe cuáles pueden ser las consecuencias de su intervención, además de avanzar algo de lo que no tengo la más mínima duda: que Andrew Breitbart, allá en el Cielo, se sentirá muy satisfecho.

Éste es el primer artículo; disfruten de su lectura.

Piers Morgan US Constitution

POR QUÉ LE TRAJE A PIERS MORGAN ESE “LIBRITO”

Ben Shapiro

Cuando aparecí en el Piers Morgan Tonight de la CNN para debatir sobre el control de armas en la noche del jueves, fui armado con una copia de la Constitución de los Estados Unidos.

Lo hice por una razón muy simple: durante mucho tiempo, la izquierda se ha estado saliendo con la suya mintiendo sobre que ellos están a favor de la Segunda Enmienda. A continuación, proceden a violar el concepto más básico de la Segunda Enmienda: que tenemos el derecho a tener y llevar armas. Es bueno tener una conversación racional sobre cómo equilibrar los derechos con los riesgos y beneficios de la propiedad de armas de fuego por parte de un particular. Pero eso no es lo que hace la izquierda. Ellos proclaman el apoyo al derecho a llevar armas, pero luego preguntan: “¿Por qué se le debería permitir a usted tener un AR-15 en su casa?”.

La izquierda pretende que está por la Segunda Enmienda ya que reconoce que al público estadounidense le gusta la Segunda Enmienda. Pero la izquierda no tiene ninguna defensa real de la Segunda Enmienda a nivel filosófico. Ellos dicen que quieren que desaparezcan las armas de asalto, como lo hace Piers Morgan, con el fin de evitar las muertes por arma de fuego. Pero luego dicen que están de acuerdo con la propiedad de armas de fuego cortas, que es el instrumento utilizado en su inmensa mayoría en los casos de muerte por arma de fuego. No pueden explicar esta gimnasia mental. Cuando le pregunté a Morgan sobre ella, respondió: “Vamos a llegar a eso.” Nunca lo hizo.

Ésta es la verdad. Idealmente, la izquierda quiere prohibir todas las armas de fuego. Ellos simplemente no están preparados todavía para ir hasta allí, porque saben que es políticamente inaceptable.

¿Cómo lo sabemos eso? Porque eso es lo que Piers Morgan dijo la otra noche conmigo. En primer lugar, afirmó que amaba la Segunda Enmienda. “Creo y respeto el derecho de los estadounidenses, bajo la Segunda Enmienda de la Constitución –que tan amablemente me has traído– a defenderse con una pistola o un arma corta”. Pero cuando le expliqué a Morgan exactamente por qué la Segunda Enmienda se consagró en la ley –con el fin de prevenir la amenaza de invasión extranjera y la usurpación doméstico–, él se revolvió y dijo que ese argumento era absurdo.

Así que él estaba por la Segunda Enmienda; pero simplemente no podía explicar por qué.

Lo que significa que en realidad estaba muy en contra de ella, como lo demostró segundos después. En primer lugar, enfadado conmigo por haber fallado en su intento de hacerme inclinar ante una serie de trampas retóricas que culminaron en un mediocre intento de intimidarme con una vieja carta de Ronald Reagan, Morgan tomó el ejemplar de la Constitución que había traído. Agitándolo en mi cara, casi gritó: “¡Vienes aquí, blandiendo tu librito!”.

Por un momento, la máscara se cayó. Para Morgan, la Constitución no era más que un librito, no el documento más importante en la historia de Estados Unidos y la base de la nación más libre y más poderosa en la historia del mundo. No era un documento al que los políticos juran lealtad y por el cual los soldados estadounidenses derramar sangre. Era un librito, una molestia en el camino de su perspectiva llena de compasión sobre el control de armas.

Pero no fue sólo un lapsus freudiano. Se negó a admitir ante mí que quería una prohibición total de armas. Entonces, una vez que estuve fuera del plató, se volvió hacia otro invitado, Tony Robbins, y se quejó: “Lo que es difícil es cuando me clasifican como ese izquierdista rabioso que odia la Constitución. Ya sabes, respeto totalmente y admiro la Constitución y la Segunda Enmienda y el derecho de los estadounidenses a defenderse en casa… En un mundo ideal, me gustaría que desaparecieran todas las armas, como hemos hecho en Gran Bretaña, pero este no es mi país y yo respeto el hecho de que la mayoría de los estadounidenses no quieran seguir por este camino”.

En otras palabras, a Piers le gusta la Segunda Enmienda porque tiene que hacerlo, pero si por él fuera, la convertiría en humo.

Por desgracia, la perspectiva de Morgan sobre ese “librito” es sostenida por amplios sectores de la izquierda. El presidente Obama y el vicepresidente Joe Biden parecen perfectamente felices de continuar usando el poder ejecutivo para lograr una presidencia imperial en violación de los controles y contrapesos de la Constitución. Los demócratas en el Senado y en la Cámara han sugerido que el Congreso abdique de su deber fundamental sobre el techo de la deuda y permitan que el presidente Obama pueda subirlo unilateralmente. Y cuando se trata de los poderes limitados de la Constitución, la izquierda los ha odiado durante más de un siglo.

Ahora, hay partes de la Constitución que gustan a la izquierda, ya la izquierda ve la Constitución más como un buffet que como un esquema coherente de gobierno diseñado por hombres sabios y modificado a través del tiempo. Les gusta la Primera Enmienda, pero no la Segunda. Les gustan las partes de la Octava Enmienda (castigos crueles e inusuales), pero no la Décima Enmienda (los poderes no delegados al gobierno federal son delegados a los estados o al pueblo). La Constitución no es algo a lo que la izquierda esté ideológica o filosóficamente vinculada. Es una reliquia inconveniente de una época pasada. Y, si por ellos fuera, como Morgan dijo, irían a por todas.

Desafortunadamente para ellos, la Constitución se interpone en su camino. Así que han tratado de pervertir la Constitución a través de los tribunales, pretendiendo ser los defensores de la Constitución al tiempo que socavan sus principios fundamentales.

Ya es suficiente. Para la izquierda, ese “librito” es un bache en el camino hacia el progreso. Para los de la derecha, ese “librito” sigue siendo la mayor encarnación de sabiduría sobre el gobierno jamás reunida. Ése es un debate fundamental. Y es un debate que debemos tener, en lugar de pretender que la izquierda tiene el mismo amor básico por la Constitución como la derecha.

Y éste es el segundo artículo:

Screen shot 20130111 at 122028 PM

LA INTERVENCIÓN DE SHAPIRO EN LA CNN MARCA UN PUNTO DE INFLEXIÓN EN EL DEBATE SOBRE LAS ARMAS

Joel B. Pollack

La concienzuda demolición a base de datos de Piers Morgan de la CNN provocada por el seguro Ben Shapiro marca el punto de inflexión en el debate sobre el control de armas. Ben mostró que cuando no pueden explotar las muertes de niños, los defensores del control de armas se ven obligados a defender sus puntos de vista, que se basan en premisas erróneas. Ese oportuno recordatorio ha dado nueva energía y entusiasmo a los defensores de la Segunda Enmienda, que se preparan para la madre de todas las batallas.

La administración Obama está usando los recientes tiroteos –con la excepción del de Fort Hood, por supuesto, que no quieren reconocer como un ataque terrorista islamista– para impulsar un programa de control de armas que lleva muchas décadas preparándose. Todavía no han sugerido una simple propuesta política que hubiera evitado las horribles muertes en Sandy Hook y el grupo de trabajo presidido por el vicepresidente Joe Biden no es probable que lo haga, tampoco.

Su campaña depende de culpar a los defensores de la Segunda Enmienda por lo que pasó en Sandy Hook. Se basan en el consentimiento de expertos del tipo “yo también” como David Frum, quien culpó hoy al “lobby de las armas” por “enviar a esos niños a sus tumbas en primer lugar”. Eliminad ese esfuerzo por inducir a la culpa colectiva y ellos pierden porque su mayor miedo es admitir lo que realmente quieren: eliminar la Segunda Enmienda de “tu librito”.

Hay algunos defensores del control de armas que realmente quieren un debate sincero sobre este punto, a los que no les gustaba la Segunda Enmienda incluso antes de Sandy Hook y seguirán aborreciéndola incluso si nunca más hay otro tiroteo en una escuela. Eso es en parte por lo que muchos en la izquierda están aplaudiendo la intervención de Ben en la CNN: quieren un debate en el que no todo valga y se sienten frustrados porque los guardianes de los medios de comunicación como Morgan se interpongan en su camino.

Ben puso en práctica algo que Andrew Breitbart predicó a lo largo de su carrera luchando contra los grandes medios de comunicación: cuestiona la premisa, tanto si se trata de una afirmación que no te preocupan las víctimas de Sandy Hook, o una definición defectuosa de la Teoría Crítica de la

Raza, o que Barack Obama es un buen tipo que sólo quiere que Estados Unidos tenga éxito. Ben destrozó la falsa premisa del debate el control de armas anoche. Y el debate ahora ha cambiado.

Por eso, el Huffington Post ha hecho caso omiso de la historia. Es por eso que los matones en Media Matters ni siquiera han intentado atacar lo que Ben dijo o hizo en la CNN. (Ellos están recurriendo a puntos tangenciales en Twitter, como la afirmación de que la CNN está más interesada en tener un debate que Fox News, o que Ben no sabía que Ronald Reagan había apoyado una vez la prohibición de las armas de asalto. La respuesta de Ben en el más clásico estilo breitbartesco fue: “¿Y qué?”).

Mientras que se abre el Congreso con una serie de proyectos de ley de armas patrocinados por los demócratas y la administración Obama analiza eludir el proceso legislativo completamente, vale la pena repetir el comentario de Ben: “están plantados sobre las tumbas de los niños de Sandy Hook” para impulsar políticas que no los hubieran salvado. El ex gobernador de Pennsylvania, Ed Rendell, incluso dijo esta mañana que “lo bueno de Newtown es que fuera tan horrible”.

Fue una buena cosa, evidentemente cree él, porque galvanizó a los ideológicamente demócratas a movilizarse alrededor de uno de los más persistentes objetivos ideológicos de la izquierda, reunirse en torno al presidente tras una campaña vacía y agotadora, aprovechar esta crisis para hacer lo que de otro modo no podría hacerse porque los estadounidenses razonables se resistirían. Después de la intervención de Ben, por citar uno de los más grandes matones de la izquierda, “Tanto que nos resistimos. Y que seguiremos resistiendo”.

Así pues, mala noche para los progres el otro día, peor mañana al día siguiente y ojalá que el fin de semana haya sido también horroroso para todos ellos. Por mi parte, haré todo lo posible para que eso se repita muchas veces más. ¡Breitbart vive!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre los medios de comunicación USA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s