UN NUEVO AÑO SIN BREITBART

PalabraBobComienza el año. Ojalá sea más satisfactorio que 2012, aunque teniendo en cuenta lo desastroso que ha sido este año recién terminado, por poco que mejore, 2013 ya saldrá bueno. En fin, que sea lo que Dios quiera. Por mi parte, quisiera que esta primera entrada del año fuera un homenaje a mi admirado Andrew Breitbart, el espejo en el que (como bloguista conservador) me miro cada día.

Releyendo las entradas del blog de nuestro amigo Moli encuentro una que me pasó desapercibida en su momento y en la que comenta que echo de menos a Breitbart. No, amigo Moli, no es que lo eche de menos. Se echa de menos a un amigo que se ha ido de viaje a Tailandia, a un vecino que se ha mudado a otra ciudad, a un ex compañero de trabajo que ha encontrado un trabajo decente, pero a Breitbart… Es que sin él, la vida para mí ya no es lo mismo y no hay día en que no me despierte por las mañanas y no me tire de los pelos pensando que no ha sido una pesadilla y que es cierto: Breitbart se ha ido y sólo quedamos nosotros, sus breitbarts.

Andrew Breitbart 1

Vana presunción la mía de pretenderme un breitbart. No llego a tanto; ni lo llegaré en la vida. Fíjense si admiraba a este hombre y si me dolió la noticia de su fallecimiento que no ha sido hasta hace un mes que me he sentido con las fuerzas suficientes como para adquirir su libro, Righteous Indignation, y leerlo, confiando en no ponerme a llorar como una magdalena página tras página.

El libro terminé de leerlo ayer por la noche, un momento excelente para dedicarse a ello, cuando todo el mundo se ha largado a tomar las uvas y te dejan tranquilo toda la noche. Cuando llegué a la última página y cerré el libro, comprendí dos cosas: la primera, que en verdad la pérdida de Breitbart (me gustaría llamarlo Andrew, pero no puedo; es superior a mí) fue el peor golpe que el movimiento conservador pudo recibir; y la segunda, que en verdad Breitbart fue el único que descubrió el modo de derrotar a la ideología progresista dominante y se aplicó a ello, demostrando fehacientemente que su estrategia funciona (véase solamente el caso ACORN, por ejemplo).

La base de toda la estrategia de Breitbart consiste en la comprensión de un único hecho: que los conservadores estamos en guerra con los liberales y que no es posible ganar esa guerra política sin haber ganado antes la cultural. En consecuencia, no es Washington, D.C. nuestro verdadero objetivo, sino Hollywood, ya que es desde allí que la ideología progresista se difunde por todo Estados Unidos y se convierte en la ideología dominante de los estadounidenses. Y quien dice Hollywood, dice las universidades y los medios de comunicación, que los tres están de acuerdo en aliarse con el Partido Demócrata, su “brazo armado” digamos, para que esa labor de difusión abarque toda la sociedad. Es lo que Breitbart denominó el “Complejo Partido Demócrata-medios de comunicación” (Democrat-Media Complex), el Goliath de nuestros tiempos.

Para vencerlo, Breitbart intuyó que sólo podíamos contar con Internet. Frente a los “viejos medios de comunicación” (Old Media), los “nuevos medios de comunicación” (New Media) eran la honda de nuestro David, de un ejército de Davids compuesto por cientos, miles de “ciudadanos periodistas” (journalist citizens) que, equipados con su pequeña cámara de video, su teléfono móvil o su iPad y haciendo uso de Facebook, Twitter o sus propios blogs personales documentara una noticia y la hiciera pública a través de Internet, saltándose así el monopolio de los viejos medios de comunicación, tan predispuestos siempre a silenciar las malas noticias referidas a sus protegidos progres. Incapaces de bloquear a todos y cada uno de los estadounidenses amantes de la libertad, los nuevos medios de comunicación forzarían la mano de los viejos y les obligarían a tratar la noticia que fuera por más que no quisieran.

Con esta idea en mente, Breitbart diseñó sus “Big”, una serie de páginas agrupadas todas ellas en breitbart.com, para enfrentarse a los viejos medios de comunicación y acertarles con una pedrada en todo el entrecejo. Los “Big” son actualmente Big Government (sobre política), Big Hollywood (sobre la industria del espectáculo), Big Journalism (sobre los viejos medios de comunicación) y Big Peace (sobre asuntos exteriores y seguridad nacional), además del recién nacido Breitbart Sports (sobre el mundo del deporte), pero Breitbart tenía previsto ampliarlos a Big Education (sobre el mundo de la enseñanza), Big Tolerance (sobre la dictadura de lo “políticamente correcto) y abarcar Jerusalem (Israel y Oriente Medio) y EU (Europa) y lo que hiciera falta.

Andrew Breitbart 2

Breitbart vivió lo suficiente como para ver el nuevo breitbart.com, donde todas sus páginas se integraron en un único sitio web, a diferencia de antes en que cada una de ellas era una página web independiente. También vivió lo suficiente como para dejarnos el testimonio de que su enfoque sobre lo que estaba pasando en Estados Unidos y en el mundo era correcto y que su estrategia para hacerle frente era la adecuada. Sus éxitos en los casos ACORN y Weinergate, por citar los más conocidos, lo demuestran palmariamente.

Breitbart falleció el 1 de marzo del año pasado. Tenía tan solo 43 años, uno menos que yo, y ya había dejado su huella en la historia. ¿Quieren que se lo confiese? Nunca me había sentido tan triste como ese día cuando me enteré de su fallecimiento. Ni siquiera la noticia de la dimisión de Sarah Palin como gobernadora de Alaska, su anuncio de que no iba a presentarse como candidata a las primarias republicanas o la reelección de Obama como presidente me dejaron en semejante estado de estupor. Breitbart lo tenía aún todo por hacer y ahora que por fin había logrado ensamblar la maquinaria perfecta para hacerlo, no sólo tecnológicamente sino también humanamente, con sus breitbarts, ahora nos dejaba… Era para volverse loco.

Sin embargo, tras la tempestad, llega la calma. Breitbart se fue, pero sus breitbarts seguían allí y eran buenos, fieles y estaban imbuidos del mismo sentido de misión que su líder. Stephen K. Bannon (a quien recordarán como el autor de aquel buen documental sobre Sarah Palin, The Undefeated) ocupó el puesto de Breitbart como presidente de Breitbart News Network, LLC, y su mano derecha, Larry Solov, se convirtió en el director general. Hasta entonces, Breitbart simultaneaba los dos cargos, pero su pérdida obligó a segregar ambas funciones.

Los breitbarts

Algunos de los breitbarts. De izquierda a derecha, Joel Pollack, Christian Hartsock, Meredith Drake, Larry O’Connor, Dana Loesch, Mike Flynn, John Nolte, Pam Key, Alex Marlow y Ben Shapiro. Esta foto fue tomada el día del funeral de Andrew Breitbart, el 6 de marzo de 2012.

Hasta ahora, breitbart.com sigue fiel al ideario de su fundador y a su voluntad de librar todas las batallas en todos los sitios y contra todos los enemigos. O sea, #war. Los que seguimos asiduamente esa página, comprobamos con placer que cada vez se incorporan a ella más y mejores firmas (entre los últimos se cuentan Tony Lee, Matthew Boyle y Kerry Picket) que comparten los puntos de vista de su fundador y están dispuestos a ir a la guerra y a hacer periodismo de verdad y no lo que hacen los viejos medios de comunicación, que ya no sé lo que es, pero periodismo seguro que no. Para ellos y para todos nosotros, Breitbart is here (“Breitbart está aquí”).

Ojalá en España pudiéramos contar con algo siquiera parecido. No es un deseo tan imposible cuando hemos sido “agraciados” con un edición española del Huffington Post, la biblia de los progres. Hubo un tiempo en que pensé que Libertad Digital seguiría el camino abierto por Breitbart y plantaría cara, pero ya me he desengañado. Libertad Digital ya no es rebelde y tiene pocas ganas de lucha; se ha convertido en el “disidente” oficial del sistema. Un viejo medio de comunicación más que poco a poco va encajando mejor dentro del panorama habitual (o sea, mortecino) de nuestros medios de comunicación. Incluso un viejo medio de comunicación que no tiene nada que envidiar a El País a la hora de implantar el pensamiento único dentro de su redacción (sentí vergüenza ajena cuando César Vidal acosó de esa manera tan baja y rastrera a Pío Moa y cada vez que Libertad Digital despide a un periodista católico sólo por el hecho de serlo, no es que un ángel se gane las alas, sino que le ponen un reactor). Cuando abrieron el canal de poker on-line me quedé con cara de tonto, cuando pusieron la sección de cotilleos y eliminaron los suplementos se me heló el corazón… Ya no más “batalla de ideas”; ya solamente “quiere poner un anuncio, porfa”.

Por supuesto, no soy quién para decirle a la dirección de Libertad Digital lo que tienen que hacer con su negocio, pero no me estoy dirigiendo a ellos y en mi blog hablo de lo que me da la gana y a quién no le guste, que busque porno. Yo creo que el error lo tuvieron al crear la cadena de radio y el canal de televisión; eso les obligó a unos gastos que no podían asumir y más teniendo en cuenta la crisis económica en la que nos veíamos ya todos. Deberían haberse limitado a su edición digital, fortalecerla y haber incluido videos, muchos videos en ella, pero siempre dentro de Libertad Digital y no por separado. Haber apostado por el periodismo de investigación, haber apostado por dar la “batalla de las ideas”, haberse abierto a los “ciudadanos periodistas” (como hicieron, por ejemplo, con Luis del Pino, que es nuestro mejor ejemplo patrio de uno de ellos), haberse puesto en manos de los periodistas más visionarios y haber creado la página web de noticias más avanzada tecnológicamente de España, haber buscado colaboraciones con otras páginas web igualmente rebeldes de Estados Unidos y el resto del mundo, etc. En definitiva, haber evitado la tentación de formar parte del sistema y crear su propio sistema.

Lástima de ocasión perdida. Sigo leyendo Libertad Digital todos los días, pero ya no es mi página principal; dejó de serlo hace tiempo. Ahora lo es breitbart.com y sueño con el día en que pueda serlo breitbart.es. Y no sueño con poder ser yo uno de los que colaboren en le lanzamiento de esa página porque si lo hiciera no sería un sueño; entonces sabría que me he muerto durante la noche y que estoy en el Cielo.

Andrew Breitbart 3

Para que conozcan con más detenimiento el ambiente que impera en breitbart.com, en mi próxima entrada les voy a traducir un artículo publicado en Big Journalism el pasado 2 de diciembre por Matthew Boyle, uno de sus más recientes fichajes. Se titula: Why I’m enlisting in Andrew Breitbart’s war (Por qué me alisto en la guerra de Breitbart). En él explica precisamente porqué se ha incorporado a su redacción y lo deja bien claro. Tan claro como lo tendrán ustedes tras haberlo leído.

Por Breitbart y por la libertad… ¡Guerra!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre los Estados Unidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a UN NUEVO AÑO SIN BREITBART

  1. Manu dijo:

    gracias a ti lo conoci y empece a seguir su web muchas veces pienso algo asi en español pero de verdad, ya no guardo ninguna esperanza en llegar a verlo. Estoy “frito” por lo menos uds tienen a LD y otros medios españoles q sigo aunq ya no con mucho entusiasmo por sus lagunas y principios un poco grises , pero en mi país todos los medios son sociatas y rabiosamente proges jeje y peor asi lo son los políticos y los partidos (socialdemócrata,democratacristianos ,mafrxistas etcetc) donde unas izquierdas quieren sacar a la otra izquierdas con ideas izquierdistas dime si eso no es estar fritos jeje…bueno todo modo feliz año a todos

  2. Santi dijo:

    Feliz 2013, Bob. Y que la lucha continue.

  3. Blackice dijo:

    Dios me libre de dar consejos a nadie, pero quién mejor para poner en marcha un proyecto “.es”, que alguien que controla y disfruta con la lucha de ideas.
    Con respecto a Libertad Digital estoy de acuerdo con lo expuesto. El sistema ha absorbido su frescura, ya forma parte de la máquina.

    Que tengas un buen 2013 y fuerzas para tus proyectos.
    #war

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s