LA PERFECTA BIBLIOTECA CONSERVADORA: LOS CLÁSICOS (III)

LibrosBobNo hay dos sin tres. Y lo que nos falta todavía. Hay tantos libros que leer; como para romperse una pierna y pasarse los cuarenta días de inmovilización tan ricamente arrellanado en el sofá, con la chimenea encendida, una copita de brandy al alcance de la mano y libro va, libro viene. Sobre Camino de servidumbre de Friedrich A. Hayek (1899-1992) cabe decir que es muy especial para mí puesto que se trata del primer libro “conservador” que leí en mi vida, en unos tiempos en los que todavía no sabía bien en qué creía y ni siquiera si creía en algo. Tras leerlo y reflexionar sobre él durante unos días, no es que de repente lo supiera, pero al menos sí que me di cuenta de que había ideas de las que nadie me había hablado nunca y que deberían haberlo hecho porque no sólo es que quisiera conocerlas, sino que debía conocerlas. Vamos, que me habían timado bien en la Universidad (yo estudié Historia Contemporánea) porque allí lo único que me enseñaron era que Marx tenía razón y que el sistema capitalista estaba condenado, que ya es tener caradura. O sea, que me tocaba “desaprender” lo que había aprendido durante cinco años bastante esforzados y volver a empezar de nuevo. Y suerte tendría si lograba hacerlo. ¡La madre que los parió a todos!

Friedrich A. Hayek

Friedrich A. Hayek

Camino de servidumbre de Hayek

Pulse sobre la portada del libro para acceder a su página web en Amazon y adquirirlo.

CAMINO DE SERVIDUMBRE

El libro más vendido en la historia de la editorial de la Universidad de Chicago [Chicago University Press]. Camino de servidumbre [The Road to Serfdom] fue escrito por F. A. Hayek mientras la London School of Economics se mudaba a la Universidad de Cambridge durante la IIª Guerra Mundial y supuso el reconocimiento por parte del nacionalsocialismo, el fascismo y el comunismo de que el liberalismo clásico era la doctrina que más odiaban. En este libro y posteriormente, el conflicto y la elección entre individualismo y colectivismo se convirtieron en el tema central de Hayek.

Basado en sus lecturas de Tocqueville, lord Acton y Hilaire Belloc, Hayek temía que Europa y los Estados Unidos hubieran perdido de vista los principios de “toda la evolución de la civilización occidental”. Desde su punto de vista, el socialismo, crecientemente predominante en todo Occidente, llevaría inevitablemente a un rápido abandono “de las características sobresalientes de la civilización occidental tal y como ha surgido desde los cimientos plantados por la Cristiandad y los griegos y los romanos… El individualismo básico heredado por nosotros desde Erasmo y Montaigne, desde Cicerón y Tácito, Pericles y Tucídides es progresivamente descartado”. En consecuencia, el individualismo de Hayek no es una mera abstracción, sino un fenómeno históricamente arraigado. Hayek trazaba su ascenso dentro de la civilización occidental a través de Aristóteles, los estoicos, Tomás Aquino, la Escuela de Salamanca, Hooker, Grocio, Milton, John Locke y Francis Hutchenson.

El catedrático Fritz Machlup, que al igual que Hayek había sido miembro del seminario vienés de Ludwig von Mises, presentó las pruebas de la edición inglesa del libro al catedrático Aaron Director (hermano de Rose Director Friedman) quien las compartió con su colega de la Universidad de Chicago Frank Knight. Knight recomendó el libro a la editorial de la Universidad de Chicago, que publicó dos mil ejemplares con una introducción por John Chamberlain (septiembre de 1944). Tras una reseña en la New York Times Book Review hecha por el editor de Economía del periódico Henry Hazlitt, Chicago ordenó ejemplares adicionales. Una versión resumida fue publicada en el Reader’s Digest (abril de 1945) y 600.000 ejemplares de la versión resumida fueron distribuidas por el Club del Libro del Mes.

Milton Friedman escribió una introducción a la primera edición publicada en alemán (1971). (Una traducción alemana fue publicada en Suiza en 1948; los censores de las fuerzas de ocupación aliadas vetaron Camino de Servidumbre de Alemania basándose en que era subversivo para con las políticas del New Deal).

Friedman escribió:

A lo largo de los años, he desarrollado la costumbre de preguntar a los creyentes en el individualismo cómo fue que dejaron la ortodoxia colectivista de nuestros tiempos. Durante años, la respuesta más frecuente era una referencia al libro del cual tengo el honor de escribir esta introducción. El remarcable y vigoroso tratado del profesor Hayek fue una revelación particularmente para los jóvenes que habían estado en las fuerzas armadas durante la guerra. Sus recientes experiencias habían ampliado su apreciación del valor y el significado de la libertad individual. En adición, habían observado a una organización colectivista en acción. Para ellos, las predicciones de Hayek acerca de las consecuencias del colectivismo no eran simples posibilidades hipotéticas sino realidades visibles que ellos habían experimentado por sí mismos mientras estaban en el ejército.

Hayek continuaría así hasta convertirse sin lugar a dudas en el economista más preeminente e influyente del siglo XX, escribiendo más de 20 libros, pero fue Camino de Servidumbre el que hizo de él una figura pública. La aparición del libro en un momento en el que una gran parte del mundo occidental parecía estar en peligro de sucumbir al socialismo ayudó a despertar y poner en alerta al público sobre la importancia de la libertad individual y eso en consecuencia jugó un papel vital en la batalla contra el colectivismo.

Leonard Liggio

Miembro del Institute for Humane Studies, catedrático en la George Mason University School of Law y vicepresidente ejecutivo de la Atlas Economic Research Foundation.

Tres clásicos imprescindibles. Los básicos de entre los básicos. Los must que diría un pijo. Quedan muchos y seguiremos con ellos. ¡Ánimo, que ya vienen los Reyes Magos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA PERFECTA BIBLIOTECA CONSERVADORA: LOS CLÁSICOS (III)

  1. El Moli de Getafe dijo:

    Mi libro “de inicio” fue “Libertad de elegir”, pero “Camino de servidumbre” me remató.

    No sufrí demasiado a Marx en la carrera, pero para aquellos profesores míos a Keynes solo le había faltado inventar la rueda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s