PERO BUENO… ¿LOS CONSERVADORES SON RACISTAS O NO? (I)

PalabraBobPregunta estúpida donde las haya. Y que he oído mucho últimamente a raíz de la designación por parte de la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, de Tim Scott como sustituto del senador Jim DeMint, que renunciará a su escaño este próximo 2 de enero. Pero como quiera que los progres son gente muy cortita de mente, no cabe en su cabeza la posibilidad de que exista un republicano, conservador y teapartier que sea… ¡negro! Y así andan ahora, medio enloquecidos, intentando adaptar sus limitados esquemas mentales a semejante hecho aunque de unos tipos que son capaces de creerse que Obama iba a sanar el planeta y bajar el nivel de las aguas, una “proeza” de ese calibre no debería de costarles demasiado, ¿verdad? Seguramente se limitarán a decir que Scott es un token; o sea, la excepción que confirma la regla (lo que ya hay algunos que lo dicen), o que Scott es un falso negro, un negro de pega, un “Tío Tom” (un “colaboracionista”), además de una vergüenza para los demás negros y las habituales estupideces por el estilo. Con eso, pobrecitos, su mundo volverá a tener orden y concierto y ellos podrán dormir de nuevo por las noches. ¡Ja, ja, ja, qué pena da ser progre!

Pero nosotros no somos tontos y nos llena de orgullo que Scott sea todo lo que es y aún muchas cosas más que, para conocerlas, vamos a descubrir en su biografía.

Tim Scott se llama en realidad Timothy Eugene Scott y nació en Charleston (Carolina del Sur) el 19 de septiembre de 1965. Sus padres se llaman Ben y Frances, pero se divorciaron cuando él tenía sólo 7 años y a partir de entonces Scott conoció lo que es la verdadera pobreza. Su madre trabajaba como ayudante de enfermera y en un rasgo que le honra y que sin duda dejó su impronta en Tim, se negó a vivir de la asistencia social, sabedora de que una vez que caías en sus manos, ya no podías abandonarla, y mantuvo como pudo tres empleos que le suponían 16 horas de trabajo diarios para evitar tener que recurrir a ella.

De esta manera, sacrificándose verdaderamente por el porvenir de sus dos hijos (Tim tiene un hermano mayor que es actualmente sargento mayor en el Ejército, estando destinado en Virginia), Tim pudo ir al instituto. Allí tuvo sus problemas y a punto estuvo de dejar los estudios, pero no tengo la menor duda (y él tampoco) de que Dios veló por él en ese trance y por mediación de John Moniz, el propietario de un restaurante de comida rápida de la cadena Chick-fil-A, le convenció para que continuara estudiando.

Tras graduarse en el instituto, Scott acudió a la Charleston Southern University donde se graduó en 1988 con una licenciatura en Ciencias Políticas. Sin embargo, su entrada en el mundo de la política debió esperar unos años. Primero, se puso a trabajar como agente de seguros, teniendo su propia agencia, así como asociándose a Pathway Real Estate Group, LLC, donde trabaja como asesor financiero. Curiosamente, para lo que es costumbre entre los políticos estadounidenses, Scott está soltero, algo que me interesa especialmente porque, dado que yo también lo estoy, me hace sentir menos “raro”, ja, ja, ja.

082812-politics-rnc-tim-scott

Scott terminó sus estudios universitarios en 1988, pero no fue hasta 1995 cuando hizo su primera intentona en el mundo de la política. Fue en ese año cuando se presentó como candidato a un puesto en el consejo del condado de Charleston. No tuvo ningún problema en hacerse con la victoria con casi el 80% de los votos y eso le supuso el ser el primer republicano negro en ser elegido para cualquier cargo en Carolina del Sur desde el fin de la Guerra de Secesión, que ya es. Sin duda envalentonado por su fácil victoria, Scott probó suerte al año siguiente en unas elecciones a senador estatal, pero fue demasiado para él y perdió, obteniendo un escaso 35% de los votos por el 65% de su rival.

Concentrado pues en sus deberes en el consejo del condado, Scott fue reelegido para el cargo en 2000, así como en 2004 e incluso en 2007 fue elegido su presidente. Corren por ahí dos historias de su paso por el consejo que sirven para ilustrar qué clase de hombre es Scott y cuáles son sus credenciales para presentarse como conservador. La primera es de 1997 y trata de la aprobación de una moción por parte del consejo en la que se pedía que se colgara una reproducción de los Diez Mandamientos en la sala del consejo para que sirviera de recordatorio a los miembros de cuáles son esas leyes fundamentales a las que debían ceñirse a la hora de desempeñar su cargo. La moción fue aprobada y fue el propio Scott quien colgó una reproducción de los Diez Mandamientos en la pared. Sin embargo, como no podía ser menos, un par de organizaciones imbéciles, la American Civil Liberties Union (Unión de Libertades Civiles estadounidenses), la infame ACLU, y otra llamada Americans United for Separation of Church and State (Estadounidenses Unidos por la Separación de la Iglesia y el Estado), la no menos infame AU, pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron y denunciaron ante los tribunales al consejo. El tribunal que vio el caso, imbécil él también, dio la razón a los otros imbéciles y sentenció que la exhibición de la reproducción de los Diez Mandamientos en la sala del consejo era inconstitucional. Ante ello, el consejo decidió plegarse a su decisión para evitar verse envuelto en una espiral de juicios y más juicios con los consiguientes costes a cargo de los contribuyentes. No era esa la opinión de Scott, que declaró: “Sean cuales sean los costes, el objetivo [la exhibición de los Diez Mandamientos] bien lo vale”.

Esto sobre sus valores religiosos, que son especialmente acendrados en él. La segunda historia hace referencia a la raza y cuenta como en 2001 el Departamento de Justicia del gobierno federal, bajo la presidencia del mentiroso Bill Clinton, denunció a la ciudad de Charleston por discriminación racial por tener un único distrito. Scott, que era entonces el único negro miembro del consejo, declaró: “No me gusta la idea de segregar a todos en distritos menores. Además, el Departamento de Justicio asume que el único modo para los afroamericanos de estar representados es eligiendo a un afroamericano, y de igual modo  [un blanco] para los blancos. Obviamente, mis electores no piensan que eso sea así”.

Negro, creyente y no racista. ¡Qué gusto me daría poder votarle! En 2008, Scott decidió que era hora de intentar de nuevo dar el salto a la política estatal, tal y como hizo infructuosamente en 1996. Su objetivo ahora era la Cámara de Representantes estatal y esta vez tuvo éxito: ganó las primarias republicanas y luego las generales, donde no tuvo rival demócrata. En 2010, Scott entró en la liza por el cargo de vicegobernador, pero pronto cambió de idea y prefirió presentarse a las elecciones a la Cámara de Representantes federal, compitiendo por el escaño correspondiente a la 1ª circunscripción electoral, cuyo centro es la ciudad de Charleston.

Scott se presentó pues a las primarias republicanas y el 8 de junio logró la victoria con el 32% de los votos frente  a sus otros nueve rivales. Al no haber conseguido ninguno de los candidatos el 50% o más de los votos, hubo que celebrar un desempate entre Scott y su más cercano rival, Paul Thurmond. Fue entonces cuando Scott recibió el apoyo explícito de Sarah Palin, lo que sin duda contribuyó a que batiera a Thurmond con el 68% de los votos contra el 32% de su rival, ganando además en todos y cada uno de los condados de dicha circunscripción electoral. En noviembre, Scott derrotó al demócrata Ben Frasier con igual facilidad que a Thurmond por un 65% contra el 29% de los votos.

En 2012, Scott se presentó a la reelección y sus resultados fueron igual de satisfactorios, no teniendo rival en las primarias republicanas y derrotando al candidato demócrata Bobbie Rose con el 62% de los votos contra el 36% de su rival.

Por fin, el 17 de diciembre la gobernadora Haley anunció que Tim Scott era su elección para sustituir a Jim DeMint en el Senado federal, lo que le convertirá en el único miembro negro actual de la cámara y el séptimo en haber servido en ella a lo largo de la historia. De momento, su nombramiento durará hasta 2014 en que tendrá que presentarse a unas elecciones especiales que, si las gana, le permitirán seguir ocupando el escaño hasta 2016, la fecha de finalización del mandato original de DeMint. Si ganara estas elecciones, Scott haría historia al convertirse entonces en el primer senador negro elegido para el Senado por un estado del Sur, lo que no es poco.

Nikki Haley, Tim Scott

La gobernadora Nikki Haley y el nuevo senador Tim Scott. ¡Hip, hip, hurra!

Hasta aquí la biografía de Tim Scott. En la próxima entrada, veremos cuáles son sus ideales políticos y lo que puede suponer su llegada al Senado para los conservadores como nosotros, que ya se lo adelanto: un terremoto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Senado de los Estados Unidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PERO BUENO… ¿LOS CONSERVADORES SON RACISTAS O NO? (I)

  1. Blackice dijo:

    El mundo cambia y ellos no se enteran. Siguen con sus tópicos, como el que un obrero no puede ser de derechas…pero un banquero sí puede ser de izquierdas.
    Progres Visa oro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s