LAS PREDICCIONES ELECTORALES DE BOB… ¡SOCORRO, SÁLVESE QUIEN PUEDA!

Que sí, que ya sé que no estoy yo cualificado como adivino, que no acierto una ni por casualidad (aunque lo de Ryan como candidato a la vicepresidencia sí que lo acerté, ¿eh?) y que mejor haría quedándome calladito, pero no lo puedo evitar. Cuando uno se tiene por un experto, debe demostrar que lo es y que sabe un montón. Y eso implica tomar riesgos y no hablar a toro pasado, como los meteorólogos y los economistas, que siempre saben explicar por qué ha llovido o por qué se ha hundido la Bolsa, pero nunca saben decirte lo que va a suceder mañana. Por suerte yo sólo soy un triste bloguista con menos lectores que El Chafardero Indomable, así que no me importa arriesgarme. Y es ahora, cuando ya falta menos de una semana para las elecciones, apenas cinco días, que voy a comunicarles mis predicciones, que a lo mejor acierto alguna y luego puedo pasarme toda la semana siguiente ufanándome de mi presciencia, je, je, je. Sobre todo si logro hacerles olvidar todas las que no he acertado.

Predicción número 1: El próximo presidente de los Estados Unidos será Mitt Romney. Sobre esto poco hay de adivinación y mucho de reflexión. Sencillamente, los números no engañan y llevamos ya un par de semanas con Romney al alza, por delante de Obama, y a éste último a la baja, por detrás. Esto es precisamente lo más relevante de ese famoso sondeo de opinión de Gallup: Romney, hasta que Gallup suspendió el sondeo a causa del huracán Sandy, llevaba 14 días seguidos superando el 50% entre los probables votantes. Dice la historia que ningún candidato presidencial que a estas alturas de la campaña electoral supere el 50% ha perdido jamás las elecciones. Por su parte, Obama está clavado en el 47%, sea cual sea el sondeo de opinión de que se trate. Incluso mostrando una preocupante tendencia a ver ese porcentaje aún más reducido, pero sin la más mínima señal de mejoría. Pero es que además, los sondeos de opinión realizados entre personas que han votado por correo, que ya suman varios millones, revelan que Romney aventaja a Obama por un 52% contra un 45%, cuando hace cuatro años la situación era a la inversa, con Obama aventajando a McCain por una diferencia de 15 puntos porcentuales. No es un dato baladí, no; un vuelco de 22 puntos porcentuales en tan solo 4 años es como para pensárselo. Además, sobre el famoso firewall (cortafuego) de Obama, esos estados que iban a asegurarle la victoria electoral, el hecho de que Obama haya tenido que enviar deprisa y corriendo a Joe Biden a Pensilvania (¿Biden? ¿Qué pretende enviando a ese tipo? ¿Ganarlo o perderlo definitivamente?), un estado azul de toda la vida, y a Bill Clinton a Minnesota (¿Clinton? ¿Qué pretende enviando a ese tipo? ¿Ganarlo o celebrar Halloween?), un estado azul, tan azul que ni siquiera Ronald Reagan logró vencer allí nunca, demuestra que es el propio firewall el que está en llamas. Miren, cuando un candidato tiene que ver como los estados que daba por seguros se le vuelven dudosos, es que algo pasa con su campaña electoral… y algo que no es nada bueno. Mucho se está hablando de problemas para Obama en los antaño estados más que seguros de Pensilvania, Minnesota, Michigan e incluso Connecticut. Hasta de Oregón corren rumores. Sin embargo, nadie pretende que Romney tenga problemas con Texas o Georgia. Esto tiene un nombre: colapso. Otros prefieren llamarlo “implosión” o “hundimiento”. A mí, me gusta más “desastre”. Y, para terminar, sólo pedirles que echen un vistazo al tono de ambas campañas electorales durante estos últimos días. La de Romney es correcta, positiva e incluso estimulante en ocasiones si no eres uno de esos que pides peras al olmo o conservadurismo reaganiano a un RINO. En cambio, la de Obama sencillamente da asco. Hace propuestas risibles (¿un “secretario de Negocios”?), anuncios idiotas (¿el de la golfa estúpida que pretende que votar por Obama es como perder la virginidad con un tío bueno?), actúa bochornosamente (¿Romney con un capirote de burro?)… Todo esto no es “presidencial” en absoluto; todo esto no hace más que echar fango sobre él y descubrirlo como lo que es: un mero matón que mientras ha podido vivir de promesas, ha vivido muy bien, pero que cuando tiene que hacerlo de hechos, se le acabó el cuento. Con una campaña tan grosera, maleducada y negativa lo único que hace es alienarse su apoyo, incluso entre los más convencidos, que están abandonando la nave de Obama a montones, cansados de él, hartos de él, ofendidos con él. Obama huele a perdedor. Y lo va a ser.

Predicción número 2: Romney ganará las elecciones claramente y ni siquiera las trampas con las máquinas de votación podrán salvarle. En concreto, Romney logrará 283 votos electorales. Esto no tiene demostración posible más que mi propia palabra. Pero tras echar un vistazo al mapa electoral y haciendo honor a mi legendario olfato que me permite echarme de novia siempre a la mujer que menos me conviene, yo digo que Romney ganará en los siguientes estados:

  • Alabama (9 votos electorales), Alaska (3), Arizona (11), Arkansas (6), Carolina del Norte (15), Carolina del Sur (9), Colorado (9), Dakota del Norte (3), Dakota del Sur (3), Florida (29), Georgia (16), Idaho (4), Indiana (11), Kansas (6), Kentucky (8), Luisiana (8), Mississippi (6), Missouri (10), Montana (3), Nebraska (5), Ohio (18), Oklahoma (7), Tennessee (11), Texas (38), Utah (6), Virginia (13), Virginia Occidental (5), Wisconsin (10) y Wyoming (3).

Esto son 275 votos electorales, más que suficientes para ser elegido presidente. Pero es que además no descarto la sorpresa en Iowa (6), Nevada (6), Nueva Hampshire (4) y Pensilvania (20), lo que llevaría la cuenta hasta 311 votos electorales, lo cual me parece el máximo al que puede llegar Romney. De hecho, si tuviera que escoger, diría que Nevada (muchos mormones ahí) y Nueva Hampshire (muchos independientes ahí) acabarán en el zurrón de Romney, dejando su resultado en 283 votos electorales. Y aquí me planto.

Predicción número 3: Tras las elecciones, Obama es ingresado de urgencia a causa de un ataque de ansiedad, además del impacto de un jarrón en toda la cabeza que, supuestamente, le tiró su esposa, Michelle, encantada de la vida de tener que dejar la Casa Blanca. Por otra parte, por una vez, será más interesante escuchar el discurso de aceptación de la derrota de Obama que el de la victoria de Romney, siquiera para ver la cara que pone el mesías cuando tenga que reconocer que es un falso profeta. Por supuesto, los obamitas de los medios de comunicación empezarán a quejarse de que ha habido trampas y que la victoria de Romney es ilegal, injusta y una putada incluso. Luego, cuando Romney jure el cargo y empiece a pensar en cómo congraciarse con todos estos que tanto chillan y que son los que escriben  las portadas de los periódicos que se lee cada mañana mientras toma su café con leche, ya aflojarán, sobre todo si Romney, como nos tememos muchos, decide que dormirá más tranquilo siendo liberal que conservador y se comporta en el cargo como Bill Clinton, que seguro que será su modelo, así como Jimmy Carter ha sido el de Obama. Por cierto, ¿qué papel jugará Sarah Palin en la futura administración Romney? Pues ninguno. Romney no le ofrecerá ningún cargo. Sarah será a Romney lo que Esperanza es a Rajoy actualmente: la irritante voz de su conciencia, un recordatorio de quiénes le han votado, la demanda de unas promesas hechas para ser cumplidas, una molestia en suma; o sea, alguien de quien deshacerse lo antes posible. Luego, en 2014, cuando toquen las elecciones del midterm, veremos qué sucede y si hay que montar una campaña electoral muy teapartier contra el RINO de la Casa Blanca a la espera de que llegue 2016 y entonces sí haya que salir con todo a recuperar definitivamente los Estados Unidos de manos de progres obamitas, medio progres romneyanos y demás bichos perjudiciales. Entonces habrá llegado por fin nuestra hora y GPGR estará en la vanguardia del movimiento. Palabra de Palin. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones presidenciales 2012, Mitt Romney y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LAS PREDICCIONES ELECTORALES DE BOB… ¡SOCORRO, SÁLVESE QUIEN PUEDA!

  1. Santi dijo:

    Espero que tengas éxito en tus predicciones, amigo Bob. O sea que gane Romney sí o sí.

    Ahora están los obamitas de ambos hemisferios con las elucubraciones de si el Sandy beneficiará a Obama. Porque dicen que lo ha hecho muy bien (?) y Romney muy mal. ¿Qué opinas?

    Y una buena noticia, Bob. Tienes competencia bloguera de nuestra Esperanza Aguirre. Siempre es un placer leer y comentar a gente con ideas interesantes.

    http://esperanza.ppmadrid.es/

    Un saludo.

  2. Blackice dijo:

    Hola Bob, me lo he pasado en grande leyendo tu análisis, si estuviera publicado en El Mundo, en el ABC o similares, tendrías doscientas entradas, de las cuales el 90% serían para tildarte como mínimo de “pervertido ideológico” ;))
    He leído por ahí que el tema del huracán, si no mete la pata, le beneficia. Que le hace más presidencial (con unos buenos asesores de imagen y propaganda)…a diferencia de Bush con el Katrina, que la prensa se le echó encima.
    Otro tema de duda son las dichosas maquinitas de votar, se oyen ciertas ecos sobre su “fiabilidad”…vamos, que las carga el diablo.

    Si los resultados de la votación se ajustan a tu análisis, publico el enlace a este blog hasta en la hoja parroquial :))

    SL2

  3. El Moli de Getafe dijo:

    ¿ Se imaginan los cuatro próximos años con Mitt Romney ?

    Me viene a la mente la imagen de Sarah Palin y sus palinitos vestidos todos de amas nodrizas o entrenadores personales intentando hacer de Romney un conservador algo decente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s