ROMNEY GANA EL PRIMER DEBATE

¿Significa eso que Romney mola? No, en absoluto. Reconozco que no vi el debate en directo; primero, porque las 3 de la madrugada es una hora a la que a uno sólo se le encuentra en su camita a menos que haya un muuuy buen motivo para saltarse una noche de sueño reparador; segundo, porque los dos contendientes me causan igual repulsión, aunque las náuseas que me produce Romney llegan a aliviarse tras la ingestión de una buena cantidad de manzanilla con anís mientras que las que me produce Obama no conocen remedio alguno, ni farmacéutico ni casero ni espiritual. No ha sido hasta esta mañana que he leído la prensa (la de Internet; y en España, ya solamente el cada vez más flojo Libertad Digital, que la otra, la de papel, la utilizo únicamente para envolver pescado podrido antes de tirarlo a la basura) que me he enterado de que a Romney le salieron bien las cosas ayer, todo lo contrario que a Obama.

Así pues, reconozco que hablo de oídas. He leído por ahí lo que opinan comentaristas de mi confianza y hasta he visto partes del debate, pero no lo he visto en su integridad y, la verdad, me produce mucha pereza verlo. Es cierto que, tras ponerme al día, Romney lo hizo bastante bien y se ha apuntado un buen tanto, pero, pero, pero… No me gusta tener que ser un aguafiestas, pero no tengo más remedio. El caso es que hay que ver las cosas en perspectiva y la perspectiva de esta carrera que son las elecciones presidenciales es que todavía queda un mes justo de campaña. Aviados están los que piensen (y confío que en Casa Romney no lo hagan) que ya está todo hecho. Falta, como ya he dicho, un mes entero de campaña electoral y dos debates más, además del debate entre Ryan y Biden y, sobre todo, no me creo que Obama se haya vuelto de pronto una gallina mojada.

Ayer Obama estuvo de capa caída. No sé yo por qué anduvo tan alicaído. Y la memez de empezar el debate mandándole un besito a su Michelle por ser el aniversario de su boda me pareció sencillamente vergonzoso. La bobada de un abuelito chocho que ya no tiene muy claro lo que es comportarse en público y cualquier día te aparece en pantuflas, con un calcetín de cada color y la bragueta abierta a la cena de Navidad. ¿Quién sabe? Igual sí que se nos ha vuelto chocho el tipo ese, pero cuando uno iba para salvador del mundo y sanador de la tierra y los océanos, pues uno piensa que el tipo debía de dar para algo más. Lo suyo fue una cursilería, una ridiculez y nada más. ¡Sí, vale, lo confieso! Reconozco que Romney estuvo fino replicando a TontObama que “no podía haber elegido un momento más romántico para ello” y que me he reído un rato con ello, pero eso no me ha tornado en partidario de Romney, ¿eh? Que uno es duro de pelar.

De cualquier forma, queda mucha campaña electoral por delante y la pifia obamita del primer debate podría subsanarse perfectamente en un segundo debate, si es que se vuelven las tornas y Romney se confía. Es cierto que este debate, fundamentalmente económico, no daba tampoco para que Obama se luciera puesto que, se mire por donde se mire, sus resultados al respecto son espeluznantes. Quizás hubiera algo de cálculo en eso y Obama haya preferido evitar un enfrentamiento más agrio con Romney y en el que tenía más a perder a cambio de dar casi pena y así de paso excitar a sus hasta ahora tibias huestes ante la perspectiva de que su falso mesías pueda perder las elecciones. Quizás; a saber lo que puede pasar por la cabeza de unos miserables como Obama y su cuadrilla.

Lo dicho; ahora viene o bueno. He leído los comentarios de Sarah Palin, nuestra Sarah, sobre el debate (¡ay, por ella sí que hubiera trasnochado anoche y hasta hubiera tenido pitos, maracas y tambores a mano para animarla!) y está satisfecha por cómo han transcurrido las cosas, pero ella es la primera en no dejarse llevar por la euforia y advertir sobre la posibilidad de una “October surprise” (una “sorpresa en octubre”). No creo que Obama vaya a bombardear Irán, que sería mano de santo para lograr la reelección, pero sí que me espero alguna otra cosa más en la línea del “juego sucio” contra Romney: que se filtre a un periódico sin que nadie sepa cómo sus declaraciones de impuestos, que alguien denuncie que Bain Capital financió a algún narcotraficante, que algún amigo de la juventud de quien ni él se acuerda ya le acuse de contar chistes racistas cuando estaba bebido, que usara el caparazón de la tortuga de su hija pequeña para romper nueces, etc.

En fin, que no hay mucho más que decir salvo que Romney ha dado un buen golpe, pero que ese golpe no es definitivo ni mucho menos. Sirve para mantenerle a flote, pero poco más. Las encuestas no son precisamente alentadoras y ya veremos cómo encajan el resultado del debate. De hecho, las últimas que conozco dicen que el poco lustre de la campaña electoral de Romney podría provocar que no se logre la mayoría republicana en el Senado (no les quiero alarmar, pero hay incluso quien cree posible que se pierda la Cámara de Representantes y que Nancy Pelosi vuelva a ser su speaker). El buen resultado de este debate sirve, en mi opinión, para darle la oportunidad a Romney de señalar un punto de inflexión en la campaña electoral. Pero sólo señalarlo; si ahora tiene un buen par de semanas y confirma en el segundo debate lo que ha hecho en el primero, tal vez logre consolidar esa posibilidad, invertir la tendencia y pasar adelante en las encuestas. Eso sería realmente importante porque dejaría sin margen de maniobra a Obama quien no tiene mucho de lo que echar mano. Y me refiero a hechos que a zancadillas, patadas en los testículos y demás artimañas de tramposo las tiene de sobras.

Muy buen chiste y muy cierto. Ahora le toca a los medios de comunicación el hacernos creer que los cerdos vuelan. Lo malo es que aquí ya tenemos práctica en eso y todos sabemos que lo que diga El País va a misa.

Alegrémonos pues, pero sigamos vigilantes. Con un mero bofetón no se noquea a nadie.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones presidenciales 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ROMNEY GANA EL PRIMER DEBATE

  1. El Moli de Getafe dijo:

    Reconozcamos que Romney lo hizo bien, y que ninguno lo esperábamos.

    Yo tengo la teoría de que Romney puede llegar a ser un magnífico conservador cuando va y entrena, pero que en cuanto se abandona un poco y deja salir lo que en realidad lleva dentro enseguida nos muestra su auténtica alma “blandiblú”.

    Pero ayer venía entrenado, … y Obama llevaba dos días de bronca con Michelle, o están a punto de bombardear Trípoli, Damasco o Teherán.

  2. Santi dijo:

    Sí que parece ser que Romney ha ganado, nadie lo pone en duda. Pero poniéndo a España como ejemplo de lo que no se debe hacer y a lo que encamina Obama a EEUU. Vamos que somos los apestados del mundo después hundirnos los progres guerracivilistas de ZP y ahora los socialdemócratas y acomplejados de Rajoy. Nos va a costar muchos años salir de donde nos han metido.

    Por cierto, la crítica de Romney es cierta porque aquí el estado es axfisiante. Y los obamitas del PP poniento el grito en el cielo diciendo que es una falta de respeto imperdonable por parte de Romney. Lo que hay que oir, cuando aquí nadie respeta a nuestro país y les sale gratis o incluso se les premia. ¡Qué país!

    ¡Esperanza, vuelve, te necesitamos! ¡Sarah forever! ¡Viva el Tea Party!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s