BLOGUISTA DE GUARDIA (III): ¡SARAH, SARAH, SARAH!

El bloguista estará de guardia, pero también está en la playa (o más exactamente en el chiringuito, que tiene aire acondicionado, je, je, je). Por suerte, este chiringuito tienen también conexión a Internet y así puedo ponerme al día de lo que sucede y rápidamente contárselo entre caña de cerveza y caña de cerveza. En fin, que voy a darme prisa porque veo una familia de alemanes rojos como gambas preguntando al dueño si voy a tardar mucho en dejar libre la mesa, que es indudablemente la mejor del chiringuito, y no tengo la menor duda de que éste preferirá a una docena de teutones a los que atiborrar de sangría dudosa y croquetas sospechosas que a un nacional pelado como una rata.

Lo primero es que por fin tenemos una reacción oficial de Sarah Palin a la reciente selección por parte de Romney de Paul Ryan como su compañero de candidatura. Llegó hace un par de días a través de su página personal en Facebook y tiene más tela de la que parece. Pero primero les dejo leer mi traducción de esa nota y luego les hago un par de comentarios, ¿vale?

Felicitaciones a Mitt Romney por su elección del congresista Paul Ryan como su compañero de candidatura. El presidente Obama ha declarado que estas elecciones tratan de “dos visiones fundamentalmente diferentes” para los Estados Unidos. Dios mío, qué razón tiene. Nuestro país no puede permitirse cuatro años más de la visión fundamentalmente errónea de Barack Obama. Ahora debemos mirar a este nuevo equipo, la candidatura Romney-Ryan, para ofrecer una visión alternativa de unos Estados Unidos que sean fiscalmente responsables, fuerte y prósperos; unos Estados Unidos que entiendan y estén orgullosos de su lugar excepcional en el mundo y respeten a aquellos que luchan para asegurar ese excepcionalismo, que incluye el mantener nuestras promesas a nuestros veteranos.

Cuando pienso en la dirección hacia la que nuestro país se está viendo arrojado con rapidez, no puedo dejar de mirar a California como un cuento con moraleja. El Golden State se jactó una vez de la innovación empresarial de Silicon Valley, de ser el motor creativo estadounidense en las artes, de las ciudades económicamente poderosas y bellas que van desde San Francisco a San Diego y de las fértiles tierras de cultivo que ayudaron a alimentar a la nación. Ahora está cayendo en la ruina financiera, acompañada de un éxodo de los californianos de clase media que se van a otros estados. Como dijo un escritor, en California “la entidad de más rápido crecimiento es el gobierno y su principal producto es la burocracia”.

La visión de Obama para los Estados Unidos hará que el resto del país se asemeje a California, salvo en el hermoso paisaje y el cálido clima.

Los Estados Unidos de Obama son la actual California, completada con 100 mil millones de dólares de los contribuyentes para financiar trenes de alta velocidad que vayan a ninguna parte; extremistas ambientalistas fuera de control que han destruido las explotaciones familiares y dejado algunas de las tierras agrícolas más fértiles de los Estados Unidos en barbecho con el fin de proteger a un pez de siete centímetros; alto desempleo permanente; políticas gubernamentales hostiles a los pequeños creadores de puestos de trabajo; agobiantes impuestos elevados; un mercado de bienes raíces abismal; un gobierno hinchado que derrocha el dinero de los contribuyentes; carencias presupuestarias sin fin debido a enormes pasivos no financiados; ciudad tras ciudad declarándose en quiebra; y un gobierno estatal a cargo, en las palabras de un escritor de The Wall Street Journal “un burdel de ambientalistas, abogados, sindicatos del sector público y vagos legisladores”.

No nos podemos permitir la visión de Obama. Nuestros hijos no se la pueden permitir. Hoy tenemos más de 15 billones de dólares de deuda y soportando presupuestos con déficits de un billón de dólares año tras año y sin visos de acabar con ellos algún día. ¡Y nuestros “líderes” no tienen un plan para detenerlo! El presidente Obama y este Congreso no tienen ni siquiera el proyecto básico, ¡un presupuesto!, para delinear adónde pretenden llevarnos a medida que sigan jugando alegremente con sus gastos fuera de control y el constante aumento del “límite” de nuestra deuda. Nuestra deuda con China es por sí sola mayor de lo que podemos esperar pagar en varias generaciones. Dicha deuda y la dependencia de naciones extranjeras nos debilita de innumerables maneras. Y aún así nuestro gobierno sigue gastando a pesar de los riesgos y a pesar de que ciudadanos conscientes y trabajadores le están diciendo que pare ya. Nuestra deuda está creciendo en 3 millones de dólares por minuto. Esta deuda, junto con la masiva extensión del alcance del gobierno de Obama, por ejemplo con Obamacare, ha estrangulado al sector privado, lo que a su vez ha frenado el crecimiento del empleo y desacelerado todo el crecimiento económico. ¡La única manera de conseguir que nuestro país vuelva a moverse es volver a lo básico como la gente normal hacemos en nuestra casa y en los presupuestos de nuestras pequeñas empresas! Esto significa que tenemos que vivir dentro de nuestras posibilidades, quitar al gobierno del camino de nuestros creadores de puestos de trabajo, desarrollar los recursos naturales dados por Dios con los que hemos sido bendecidos para proporcionar puestos de trabajo reales y auténtica seguridad energética, y parar el crecimiento del gobierno y el derroche del dinero de los contribuyentes para los compinches de la capital y los inútiles estímulos para devolver favores a los donantes privilegiados.

El historial de Barack Obama es uno de absoluto fracaso, que es por lo que no está hablando de ello. Él prefiere pasar su tiempo demonizando a sus oponentes. El simple hecho es que Mitt Romney no es responsable de la grave situación de nuestra economía o de la corrupción y la incompetencia de la actual administración.

Durante los próximos 86 días, Barack Obama va a tratar de distraer nuestra atención de su historial. Muchos en los medios de comunicación se alinearán con él en esta misión. No debemos dejar que continúe con el engaño y las distracciones, y no debemos tener miedo de reprochar al presidente sus mentiras. Su historial completo en el cargo expone las falsas promesas que hizo hace cuatro años. Por lo tanto, vamos a tomarnos un momento para recordar lo que el candidato Obama dijo tan sólo cuatro años atrás.

El candidato Obama nos prometió prudencia fiscal. Pero el gasto irresponsable del presidente Obama y la falta de liderazgo fiscal que ha llevado a la degradación de la calificación crediticia de nuestro país por primera vez en la historia.

El candidato Obama denunció el gasto imprudente y se comprometió a reducir el déficit. Pero el presidente Obama y los congresistas que controlan las finanzas y “están allí para llevarse bien” lo han triplicado. El proyecto de presupuesto del presidente Obama fue tan absurdo y tremendamente irresponsable que ni un solo miembro del Congreso, republicano o demócrata, votó a favor de él. Sin embargo, el Senado controlado todavía por los demócratas se niega a aprobar un presupuesto por su cuenta y esta negativa ha estado sucediéndose desde hace años. Eso es irresponsable y, aún más, es inconstitucional.

El candidato Obama nos prometió un “gobierno más inteligente”, pero el presidente Obama ha creado un gobierno que no es que sea demasiado grande para quebrar, sino que es demasiado grande para tener éxito.

El candidato Obama nos prometió un plan para la independencia energética de los Estados Unidos. Pero el presidente Obama ha forzado a los contribuyentes estadounidenses a subsidiar a las quebradas empresas de energía verde vinculadas con los donantes de su campaña electoral. Y cuando se trata de la energía que realmente se utiliza para alimentar nuestra economía, la administración del presidente Obama bloquea la perforación y arrastra sus pies a la hora de emitir los correspondientes permisos. Mientras tanto, apoya el desarrollo de energías extranjeras, pero no el desarrollo de energía obtenida en los Estados Unidos. Su gobierno se opone a todo, desde la perforación en el ANWR a la construcción del gasoducto Keystone y a las plantas de carbón, pero él es todo subsidiar la perforación en la plataforma continental de Brasil y sentarse sobre las palmas de las manos mientras China se mueve en la búsqueda de acuerdos petrolíferos con Canadá porque su gobierno bloqueó el desarrollo responsable de una infraestructura energética.

El candidato Obama nos prometió “la administración más transparente en la historia.” Pero, además de negarse a las solicitudes de documentación cursadas a través de FOIA, la administración del presidente Obama celebra periódicamente reuniones fuera de la Casa Blanca y fuera de los registros oficiales de visitantes de la Casa Blanca con cabilderos e intereses corporativos que no quieren que conozcamos.

El candidato Obama prometió unir a todos los Estados Unidos, pero el presidente Obama nos ha dividido cínicamente una y otra vez en su esfuerzo por ganar la reelección, jugando a la política de identidades y la guerra de clases y azuzando a un grupo contra otro.

El candidato Obama nos prometió una “transformación fundamental” de los Estados Unidos y ésta es la única promesa que ha cumplido. Ahora podemos ver lo que es su idea de “esperanza”. Ahora queremos un cambio. Él ha fracasado a la hora de liderar, así que Nosotros, el Pueblo deberemos hacerlo. Y nuestro liderazgo comienza en las urnas el 6 de noviembre.

Por favor, sigan centrándose en la carrera presidencial y en ayudar a Mitt Romney y Paul Ryan, pero también es imprescindible que nos involucremos en las importantes elecciones nacionales a la Cámara de Representantes y el Senado. Esos candidatos necesitan nuestra ayuda para asegurar que nuestro próximo presidente tenga un Congreso responsable y ético que realmente haga las cosas para los Estados Unidos y las haga bien. ¡Y ahora, hacia noviembre!

Una larga nota, sin duda. Y muy interesante. Primero, porque en las casi 1.500 palabras de esta extensa nota, apenas menciona a la candidatura Romney-Ryan (los “RR”, que podríamos decir nosotros) y cuando lo hace es meramente por cortesía, algo que salta a la vista. Segundo, si se trataba de una nota de cortesía, ¿por qué lejos de limitarse a darse por enterada de que Ryan es su sucesor como candidato a la vicepresidencia, desearle la mejor de las suertes y a otra cosa mariposa, lo que hace Sarah es lanzar un ataque en toda la regla contra Obama y sus políticas, algo que, de alguna manera, no venía a cuento si de lo que se trataba era de ponerse (siquiera formalmente) a disposición de los RR para ayudarles en lo que fuera menester, aún sabiendo que nunca aceptarían su ofrecimiento?

Cavilando, cavilando, ¿saben lo que se me ocurre? Algo que tiene que ver con la siguiente noticia que les ofrezco acto seguido. Se trata de un fragmento de una entrevista que sostuvo Sarah Palin con Greta Van Susteren en Fox News un día después de la publicación de su nota en Facebook. Entre otras cosas, Sarah dijo lo siguiente (las negritas son mías):

“…Todo lo que dije en la convención de 2008 sobre el entonces candidato Obama sigue en pie hoy en día, y de hecho las predicciones hechas acerca de los planes del muy poco cualificado e inexperto organizador comunitario de “transformar radicalmente” nuestro país, se están convirtiendo lamentablemente en realidad. Este año es una buena oportunidad para que otras voces hablen en la convención y estoy emocionada por escucharlas. Como ya he dicho en varias ocasiones, estoy a favor de Mitt Romney y Paul Ryan en sus esfuerzos por reemplazar al presidente Obama en las urnas, y tengo la intención de centrarme en los esfuerzos populares para que se sumen los independientes y la base del Partido Republicano a la hora de elegir a los miembros del Senado y la Cámara para que un sabio Congreso esté listo para trabajar con nuestro nuevo presidente para que nuestro país vuelva de nuevo al camino correcto. Esto es imprescindible. Como dijo el presidente Clinton en 2008, mientras el candidato Obama y los perros falderos de los medios de comunicación ensuciaban el historial de su esposa y su reputación, éste es “…el cuento de hadas más grande jamás contado”. Por el bien de la solvencia de los Estados Unidos y de su soberanía, tenemos que cerrar este libro sin sentido en noviembre…”

Conclusión: Sarah Palin no va a hablar en la convención nacional republicana. Eso ya es fijo. Ella misma se ha descartado. No sé si ha habido alguna oferta por parte de Romney de que lo hiciera, pero si así ha sido, sin duda se ha tratado de un ofrecimiento forzado y quizás a primeras horas de la madrugada, cuando sólo te escuchan el personal de limpieza y los cuatro beodos que no hay manera de echar del bar. O sea, que no, gracias.

Mi opinión personal es que no ha habido tal ofrecimiento, que Sarah Palin se ha enterado con certeza de que nunca lo habría y que era de tontos estar esperando a ver qué pasaba. En consecuencia, como que no es bienvenida, ella misma ha tomado la iniciativa y ha declarado que no va a hablar en la convención. Asunto zanjado; ahora tiene la agenda libre y podrá centrarse en lo que pretenda hacer en ese kiosco que tiene alquilado en las cercanías de la sede de la convención. Veremos cuáles son sus intenciones, pero seguro que sabremos de ella durante esos días (por supuesto, estaré bien atento a todo lo que suceda para contárselo).

Y volviendo al tema de su nota en Facebook, el caso es que combinando este anuncio de su no presencia como oradora en la convención (recuerden que tengo una predicción todavía por cumplir, la de Marco Rubio como orador principal en ella; ya acerté la de Ryan, como acierte está también, igual pongo una línea telefónica y me dedico a echar las cartas), con lo que dice en dicha nota, he llegado a la conclusión de que Sarah Palin esperaba ciertamente una oferta para intervenir en la convención y que el texto de la nota ERA EL BORRADOR DEL DISCURSO QUE HUBIERA PRONUNCIADO ALLÍ; o al menos, las líneas maestras. Un discurso que hubiera atacado a Obama de principio a fin, llamándole de todo menos bonito y no dejando títere con cabeza en su maldita administración. Sin embargo, como que ya no habrá discurso, Sarah lo ha utilizado para su nota y de esta manera nos ha dado a conocer lo que hubiera sido éste. Sin duda, se habría tratado de un gran discurso. Y sin duda también, hubiera levantado oleadas de pasión entre los asistentes a la convención, que antes de cinco minutos ya hubieran estado todos tan excitados como para ponerse en marcha desde Tampa hasta la Casa Blanca y echar a Obama a patadas por las ventanas del despacho oval. Así, a lo revolucionario; ni elecciones ni gaitas.

Evidentemente, quien hubiera ido después de Sarah Palin lo habría tenido difícil. Algo así como pretender actuar después de que Jerry Lee Lewis incendiara un piano en el escenario mientras cantaba Great Balls of Fire. A ver quién es el guapo que se atreve.

En fin, que uno se va haciendo mayor y se le templan los ánimos y que después de leer el texto de la nota e imaginármelo en forma de discurso en plena convención nacional republicana, en un horario de máxima audiencia, abarrotado de público, no he podido evitar el derramar una lagrimilla por lo que podría haber sido y no será. ¡Mecago en Romney! ¡Nunca, nunca, nunca jamás tendré el más mínimo respeto por ese pazguato! Y sobre Ryan, pues sí, vale, muy bien… pero ya veremos. Es majo, pero tal y como les dije el otro día, solamente la salsa apetitosa que te cuelan en el restaurante para disimular un pescado podrido. Y de ahí no me apeo. Además, creo que poner a Ryan de vicepresidente es un desperdicio, puesto que todos sabemos que el vicepresidente sólo hace lo que le deja hacer el presidente, y que éste si quiere puede tenerlo muerto de aburrimiento los cuatro años de su mandato. Yo, a Ryan, lo hubiera querido de secretario del Tesoro y no de florero, pero él sabrá. ¿RR? Sí, vale, cualquier cosa antes que Obama, incluso el pato Donald, pero si mi entusiasmo por RR fuera una gráfica, el índice estaría ya por el sótano, bordeando el alcantarillado público.

¡Romney, apestas!

P.D. Por cierto, una mala noticia: Sandy Adams, nuestra palinita en Florida, que buscaba la nominación republicana por la 7ª circunscripción electoral de ese estado, ha perdido las primarias frente a su rival, John Mica (39,26% de los votos -17.620- frente al 60,74% de su rival -27.263-). Malo. Mica es un mal bicho. Pero Sarah Palin no puede hacerlo todo ella sola, evidentemente. Lo sentimos por Adams, que es una buena teapartier, pero no hay que desanimarse y de las derrotas se aprende mucho más que de las victorias. Seguro que volveremos a oír hablar de ella en el futuro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones presidenciales 2012, Mitt Romney y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BLOGUISTA DE GUARDIA (III): ¡SARAH, SARAH, SARAH!

  1. Santi dijo:

    Es verdaderamente impresentable que no inviten a hablar en la convención a Sarah Palin, es una muestra de en que manos está el partido republicano, si es que alguna duda quedaba. Una de las figuras más representativas y seguramente la más seguida, censurada en la convención republicana. Espero que Sarah les dé una cumplida respuesta desde ese kiosco a pié de calle o desde donde sea.

    Oye, Bob, ¿existe alguna discrepancia de relieve en las ideas de Ryan con las de Sarah Palin?

    Siento esas últimas decepciones palinistas en las votaciones. Hay que seguir trabajando por el proyecto conservador con sentido común. A medio plazo vendrán los resultados en forma de victorias.

    Un saludo, amigo Bob. Felices vacaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s