¡MOURDOCK VENCE!

Una gran noticia la de esta mañana: Richard Mourdock, el candidato conservador a la nominación republicana al Senado por Indiana, ha logrado la victoria frente a su rival, el actual senador Richard Lugar. ¡Bien, muy bien! Un carcamal menos y por fin alguien con un poco de sangre en las venas en una lista del GOP. Parece increíble, ¿verdad? Yo estoy exultante por la noticia. Una noticia que le dedico con mi mejor (peor) mala intención a todos esos sinvergüenzas del GOPe (luego les explicaré qué significa la “e”), que tienen que estar pasándolo mal, conscientes de que por más que se empeñen en seguir engañándose a sí mismos, esos malditos del Tea Party y, sobre todo, esa maldita Palin siguen siendo la fuerza decisiva ahora mismo dentro del Partido Republicano. Por cierto, ¿qué piensa Romney de todo esto?

Por su parte, Lugar anunció la misma noche de las elecciones, cuando reconoció la victoria de su rival, su apoyo a Mourdock de cara a las elecciones de noviembre, cuando se mida al candidato demócrata Joe Donnelly. Es un rasgo que le honra el que acepte su derrota y no se haya planteado siquiera el “hacer una Murkowski”, un recuerdo de cuando Lisa Murkowski, la candidata republicana derrotada por Joe Miller en las primarias al Senado por Alaska de 2010, se negó a reconocer su derrota y se presentó como independiente a las elecciones, impidiendo así la victoria del candidato de su partido.

Sin embargo, un RINOpublicano es un RINOpublicano y aunque esté bien educado, de alguna manera tiene que hacerse notar. Así, es cierto que Lugar no tuvo ningún reparo en reconocer la victoria de Mourdock y en darle su apoyo incluso, pero también añadió que, dando por supuesto que logre la victoria en noviembre, Mourdock debería volverse un poco más “bipartidista” si pretende obtener resultados tangibles en el Senado y aceptar el entrar en tratos con los demócratas. O sea, la táctica habitual del GOPe desde las elecciones del midterm de 2010: corromper a los “intrusos” del Tea Party haciéndoles gozar de las delicias de Capua (una nueva referencia erudita para que los rojos ignorantes –que lo son todos– rabien y tengan que correr a buscarlo en Google) en Washington, D.C., algo que hay que reconocer que les ha dado buenos resultados en más de una ocasión.

Sin embargo, no creo que en el caso concreto de Mourdock vaya a resultar efectivo el pretender comprarle. Para empezar, Mourdock no es un inocentón. Recordemos que es actualmente el tesorero del estado de Indiana y ese no es un puesto sin importancia para el que ni siquiera hace falta saber sumar con los dedos como es el caso de cualquier ministro en un gabinete socialista. Es un puesto muy cualificado y para el que Mourdock ya ha sido elegido dos veces seguidas, lo cual demuestra que es reconocido por sus conciudadanos, que valoran su buen hacer. Es por eso que no me preocupan en absoluto las bravatas demócratas pretendiendo que están contentos con el hecho de que el rival de Donnelly vaya a ser precisamente él porque ahora tienen una oportunidad al menos de ganar. Lo veo difícil puesto que Indiana es un estado tan republicano que hay pocas dudas de que seguirá apareciendo de color rojo en los mapas de televisión del próximo noviembre. Además, si lo que pretende el Partido Demócrata (que sí que lo pretende) es dibujar a Mourdock como un extremista salvaje que colecciona AK-47 en casa y cabelleras de sus rivales políticos, mal lo tienen puesto que Mourdock no es en absoluto un don nadie para los hossiers, sus ideas políticas son bien conocidas por todos desde hace tiempo y no se diferencian de las que ha mantenido durante esta campaña de las primarias, y sus años de gestión como tesorero es la piedra de toque que nos permite a todos estar tranquilos sabiendo que vamos a mandar a Washington a un senador bien preparado y no a un pardillo.

Mourdock esta misma mañana, felicitado por una seguidora. ¿En serio van a pretender que nos creamos que este buen hombre es una fiera sedienta de sangre?

Y es que muchas cosas han cambiado desde el 2010 cuando el Tea Party era la novedad, el carro que todos intuían ganador por más que algunos pretendieran que no, y más de un intruso se nos coló entre los pasajeros. Ahora toca hacer limpieza de aquellos que no han dado la talla, que pronto verán cómo se quedan sin su adorado chupete. Ahora, en 2012, el movimiento ya no se rige tanto por las emociones como por el razonamiento de que no se trata de apoyar a cualquiera con tal de que diga que es un teapartier, hable como un teapartier y parezca un teapartier, por más que pueda ser algo “peculiar” el tipo ese, sino que tal vez lo mejor sea apoyar a otro candidato que no es tan teapartier, pero que está de acuerdo con nosotros en lo básico y nos podemos entender con él en lo restante, y que resulta ser un candidato más sólido, con buenas credenciales y de quien podemos estar seguros que no va a resultar un fiasco en caso de victoria. Vamos, candidatos con cierta experiencia de la cosa pública, adecuadamente preparados para la responsabilidad que se les puede venir encima y que puedan demostrar que tanto en su vida profesional como en la privada han aplicado los principios de los que se ufanan ahora.

¡Aaahhh! ¡Socorro! Mourdock rezando… ¡y en público! ¡Aaahhh! ¡Es un fundamentalista! ¡Es un inquisidor! ¡Es una mala bestia! ¡Sálvese quien pueda! ¡Qué mal ejemplo para los niños!

¡Ah, se me olvidaba! “GOPe” es el nuevo neologismo que se han inventado algunos para referirse a lo que yo denomino como “RINOpublicanos”. “GOPe” significa “GOP establishment”; o sea, para abreviar, los bichos dañinos del establishment. Por cierto, que el otro día alguien que me conoce me preguntó quiénes son exactamente esos del establishment porque entiende lo que quiero decir cuando me refiero a ellos, pero no está seguro de hasta qué punto. Para precisar, el establishment del GOP (el del Partido Demócrata también) se compone de, en primer lugar, todos aquellos cargos republicanos nacionales, tanto en activo como retirados, que dependen de la buena voluntad del partido para ganarse la vida porque no tienen otra profesión (o si la tienen, es una que no les puede proporcionar el nivel de vida al que se han acostumbrado desde que están en la cosa pública); en segundo lugar, la mayoría de los medios de comunicación conservadores (propietarios, editores, directores, redactores, columnistas, colaboradores, locutores, etc.) que, afincados principalmente en Washington y Nueva York, necesitan estar cerca del poder y estar en buenos términos con él para seguir cobrando los sueldazos que cobran; en tercer lugar, muchas organizaciones (sobre todo think-tanks) que esperan a que llegue el turno de una nueva administración republicana para que sus dirigentes obtengan buenos empleos en ella; y, en cuarto lugar, profesionales varios (encuestadores, directores de campaña, administradores, etc.) que están tan íntimamente ligados al partido que saben que sólo pueden contar con él para obtener algún trabajo y que si incurren en la ira de los mandamases, se encontrarán de un día para el otro vendiendo aspiradoras puerta a puerta.

Incluyendo a los habituales trepas que luchan por los pasillos para lograr colarse en alguno de esos cuatro grupos que he mencionado, todos juntos componen ese GOPe cuyo único objetivo es el de lograr el poder para lucrarse a base de bien, no porque estén preocupados por el devenir de su patria y aspiren a servirla. Son precisamente los mismos tipos que han corrido estos últimos días en socorro de Lugar, como Mitch Daniels, el actual gobernador de Indiana, que perdió el culo para grabar un anuncio televisivo hace pocos días a favor de Lugar, a ver si así, pero maldito el caso que le han hecho sus conciudadanos.

En fin, que Mourdock ya está en la torre de lanzamiento y todo apunta a que logrará aterrizar en Washington sano y salvo. Pero Mourdock sólo es el primero. Habrá más y de todos ellos me haré eco en este blog orgullosamente teapartier, tan teapartier como palinista. Recuerden lo que les digo siempre: el objetivo este año es un Congreso republicano y una mayoría republicana en el Congreso del Tea Party. Y no es un objetivo imposible. Todo lo contrario. Y entonces, con el Congreso bajo control, ya no importa tanto qué demócrata ocupa la Casa Blanca, si el izquierdista Obama o el medio izquierdista Romney. Cualquiera de los dos se verá atado y no podrá zafarse de nosotros. Y tendrá que portarse bien. Y no le gustará, ja, ja, ja. Pero no le quedará más remedio. A ver si así podemos aguantar hasta 2016.

Un buen consejo. Ya lo dice Sarah.

Vamos a intentarlo. A veces, el camino más largo es el que antes te lleva a tu destino. Bien sabe Sarah Palin de ello.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones al Congreso 2012, Partido Republicano y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡MOURDOCK VENCE!

  1. educantabro dijo:

    Hola amigo Bob:

    ¡Ya veo que hice muy bien en mantener “GOING ROGUE, GOING PALIN “ en mi carpeta de favoritos.¡

    Espero que la nominación de Mourdock sea solo el principio de una nueva hornada de cargos auténticamente conservadores, que estén dispuestos a partirse la cara con el progresismo dominante y no a chalanear y consensuar con ellos sabrosos “statu quo”, que les llene las alforjas mientras sus bases tiene que tragar toda la porquería demócrata – obamita, en aras de un falso consenso, que solo les favorece a ellos.

    Siempre me ha maravillado la capacidad de la izquierda de lograr que el punto medio de cualquier cuestión política, económica o social, donde se tenga que llegar a un acuerdo, este se obtenga por el corrimiento de los conservadores-liberales (en sentido europeo) hacia sus posiciones, mientras ellos se quedan quietos en su sitio y en caso de no hacerlo, logar siempre que los malos e inmovilistas sean los otros.

    Una vez materializada la nominación de de Mariano Romney por los Republicanos, que asegura el segundo mandato de Obama(*), creo que la batalla esta en conseguir no ya un Congreso Republicano, sino un Congreso Republicano “tipartero”. Ya lo comente en otras ocasiones, y aun sabiendo que la dinámica de los partidos en USA afortunadamente no es tan asfixiante como en Europa, creo que es de vital importancia lograr una renovación auténticamente conservadora en el GOP que pueda, si no apoyar, llegado el caso,- sin complejos ni mojigaterías centristas- la candidatura de Sarah para las presindeciales, al menos no poner trabas a que esta dispute en buena lid la nominación. Y para eso es de vital importancia una mayoría COMBATIVA Republicana en las cámaras y limpiar a los RINOS allí donde se pueda. No dudo que Sarah estará influyendo en todo lo que este en su mano para que esto sea así.

    Bueno Bob. Ya se que estas cansado de las nominaciones y de la carrera presidencial, pero como Sarah no deja de ser un referente político de los conservadores de todo el mundo, no te quedara mas remedio que seguir informándonos de todo ello, aunque sea para contarnos su postura. Lo digo porque la información que en España se da de todo ello oscila entre lo malo y lo pésimo, cuando no directamente en la propaganda y la idolatría mesiánica.

    Un saludo y no dude que le seguiremos en cualquier blog.

    (*) Como estará de cantada la victoria Obamita que acaba de descubrir publicamnete que apoya los matrimonio homosexuales. Ja¡ ¿Pero no quedamos que la hipocresía es el mal de las clases burguesas capitalista come-niños y que los progres siempre van con la verdad, la libertad y los derechos por delante?.Parece que ha tardado un poco el Sr. Presidente en darse cuenta. Como se espabile màs a lo mejor mañana descubre la necesidad de la propiedad estatal de los medios de producción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s