ALGO MÁS SOBRE EL BLOG DE BRISTOL

Ayer ya vimos lo que tenemos en común Bristol Palin y yo: ambos somos bloguistas, aunque ella es mucho mejor que yo. Su blog es uno de los que sigo diariamente y siempre me gusta conectarme a él después de la jornada laboral, siquiera porque sus entradas están siempre llenas de optimismo y me ayudan a levantarme el ánimo. Además, esas magníficas fotos de la familia que suele publicar a menudo son un aliciente más. Hoy me ha parecido divertido el abrir esta entrada con la foto que encabeza la entrada del día 3 de mayo, titulada precisamente: “¿Qué puede ser mejor que ser una Palin?”. No es una foto inédita pues se trata de una imagen que ya apareció en su momento en esa serie de televisión que protagonizó Sarah Palin, Sarah Palin’s Alaska, pero es una buena imagen que nos recuerda a todos que, por encima de cualquier otra cosa, los Palin son una familia normal y corriente. Nada más, pero también nada menos.

Por mi parte, les dejo acto seguido con la traducción de esa entrada que les he mencionado:

¿Qué puede ser mejor que ser una Palin?
3 de mayo de 2012, por Bristol Palin

Muchas veces, la gente trata de definirme por mis padres. Yo soy la hija de la republicana Sarah Palin. O bien, aquí en Alaska, soy la niña del campeón de la Iron Dog Todd Palin. Esto es verdad -¡y estoy muy orgullosa de mi familia y de mis padres! Pero hay algo aún mejor.

¿De qué estoy hablando?

Bueno, después de escribir acerca de “Cómo superé mis muy públicos errores“, los chicos de CCEF me enviaron un pequeño paquete lleno de agradable material. Estoy leyendo ahora un librito, llamado “Padre Soltero: Gracia diaria para el trabajo más duro” que tiene esta descripción:

Si usted es un padre soltero, ya sabe que tiene uno de los trabajos más difíciles en el mundo. Tratando de ser a la vez padre y madre -cabeza de familia, cocinero, chófer, consolador, lavaplatos, empleado del hogar, disciplinador, enfermera y modelo de comportamiento- puede desgastar al más robusto hombre o mujer. ¿Pero sabe usted que Dios, en la Biblia, ofrece palabras de gracia, poder y esperanza especialmente para usted?

¡Bueno, eso me llamó la atención! En el primer capítulo, Robert D. Jones escribe que principalmente deberíamos vernos a nosotros mismos como cristianos, no como “padres o madres solteros”.

Si bien nuestras posiciones maritales o parentales describen nuestras circunstancias, no dan cuenta de nuestra identidad. Sea usted soltero, padre o ese híbrido difícil de padre soltero, eso no es lo que tú ERES. ¿Quién eres tú? Escucha las palabras del apóstol a todos los que son de Cristo Jesús.

A continuación, cita lo siguiente:

“Todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo mismo” (Gálatas 3).

Muchas veces, la gente trata de definirme por mis padres y mi familia, lo cual es maravilloso. ¡Estoy tan orgullosa de todos ellos! Pero mi verdadera identidad espiritual es incluso mejor que el llevar con orgullo el apellido de “Palin”. ¡Cuánto mejor que ser una hija de Dios!

En otras palabras, no soy tanto una “MADRE SOLTERA cristiana”, soy un CRISTIANO que, de momento, es una madre soltera. Ser una madre soltera es mi situación, no mi identidad.

¿Es usted un padre que lucha solo o conoce usted a alguno? ¡Deje un comentario a continuación antes del lunes al mediodía y elegiré al azar a uno de ustedes para recibir este gran pequeño mini-libro.

Por supuesto, los izquierdistas que la lean andarán inmediatamente diciendo que la casquivana esa de la Bristol ahora pretende ir de santa y que tal y que cual y que buena pieza está hecha ella y que seguro que es más puta que las gallinas y que bien haría su madre teniéndola atada, aunque de casta le viene al galgo el ser rabilargo y que seguro que es peor la madre que la hija y demás estupideces habituales en los que no tienen un pensamiento propio y se niegan rotundamente a dejar que una sola de esas cosas les pase por la cabeza no vaya a ser que se mueran.

El caso es que siempre me ha sorprendido la hostilidad con que los izquierdistas replican a quien tiene la osadía de proclamar la influencia de Dios y de su mensaje contenido en el Evangelio en su vida diaria. ¿Tal vez porque temen que sea finalmente cierto y que algún día tengan que dar cumplida cuenta de su obstinación por no creer? Ni idea, pero yo no creo en los extraterrestres y cuando alguno de mis amigos me viene con lo de la base extraterrestre existente en las profundidades de la bahía de Cádiz, no le ataco salvajemente y hasta le pego, sino que me sonrío por lo bajo, le dejo hablar un rato y trato de desviar la conversación hacia otro tema. Y tan contentos. Y no por eso mi amigo deja de serlo.

En fin, cosas de los izquierdistas. Lo más divertido del caso es que nos reprochan a nosotros el que seamos creyentes cuando, puestos a creer, ellos creen mucho más en una religión laica, la del hombre nuevo, que ha demostrado su falsedad más veces que los Testigos de Jehová han fallado en su predicción del fin del mundo, ja, ja, ja.

Pero ya vale de tonterías. Y ahora les voy a traducir esa entrada del blog de Nancy French, la co-autora del libro de Bristol Palin, en la que ésta explica su experiencia junto a Bristol. Léanla y verán como no pueden dejar de ver a Bristol con otros ojos.

¿Cómo fue el co-escribir las memorias de Bristol Palin?
13 de julio de 2011, por Nancy French

Mis amigos y yo nos acurrucamos alrededor de mi iPhone mientras escuchábamos el correo de voz de mi agente.

“Nancy, Harper Collins quiere que les presentes tu currículo para una oportunidad de escribir para una joven celebridad cristiana”, dijo. “Pero no puedo decirte quién es”.

Yo nunca me consideré una “escritora fantasma”, ya que he publicado mi propio libro de memorias sobre la vida de un sureño en Nueva York y un libro sobre Irak que co-escribí con mi esposo acerca de su despliegue allí y su efecto sobre nuestra familia. Yo estaba muy interesada, sin embargo, y el misterio sólo aumentaba mi interés.

Inmediatamente, mis amigos y yo empezamos adivinar. ¿Miley Cyrus? ¿Taylor Swift?

Porque yo vivo cerca de Nashville, Tennessee, di por supuesto que estaban interesados tanto en mi ubicación geográfica como en mi capacidad de escritura. Sin duda, un músico de country que va y viene constantemente necesitaba ayuda con su libro y yo era exactamente el tipo de escritora local que podía entrar y salir con el mínimo de inconvenientes.

Es por eso que me sorprendí al recibir una llamada de Harper Collins unas semanas más tarde -después de haberme imaginado que ya había sido descartada por un escritor fantasma más típico (perdón, un “colaborador”). “¿Puedes atender una llamada telefónica de Bristol Palin dentro de una hora?”.

Inmediatamente pensé que no conseguiría el trabajo. Pese a que había “colaborado” antes, mis esfuerzos no han sido aún publicados. Seguro que ella querría a alguien con más experiencia para un libro que será analizado, diseccionado, criticado y atacado. Bristol no se comprometió en esa primera conversación y terminó diciendo: “Tengo que hablarlo con mi mamá”.

Traté de imaginar esa conversación. Mamá Osa teniendo una discusión con su hija acerca de mí –una escritora que vive en la capital del mundo de las mulas: Columbia, Tennessee.

Parecía demasiado surrealista para ser verdad. A los pocos días, sin embargo, me encontraba en Wasilla, Alaska.

“Puedo quedarme en el sofá o donde quieras en tu apartamento”, le envié a Bristol como mensaje mientras estaba en el camino. “No voy a ser una molestia”.

Ella me envió una dirección y me sorprendí luego cuando me encontré conduciendo por el camino de entrada a la casa de Todd y Sarah Palin. El hielo endurecía el terreno bajo la nieve y luces de Navidad decoraban una puerta de hierro (¿luces blancas o de colores? Adivínalo en la sección de comentarios).

“Esta es la casa de mis padres”, dijo Bristol mientras se acercaba a saludarme. Tenía buen aspecto –joven y en forma con sus pantalones de yoga y una chaqueta North Face. “Te quedarás aquí”.

Me llevó adonde iba a vivir durante el próximo mes, en un edificio separado de la finca de los Palin, donde la gobernadora rueda sus intervenciones en la Fox. De hecho, escribí con frecuencia sentada en su silla, con un lago Lucille congelado fuera tras las altas ventanas. Los coches conducían lentamente sobre el lago, sin duda tomando fotos de la casa. Algunos hicieron “trompos” y patinaban sobre el hielo. Un par de chicos pescaban en el hielo. Un alce deambuló lentamente a través del agua congelada y se dirigió a la casa de los Palin.

De hecho, conocer a la familia fue como entrar en el programa de televisión de la TLC, Sarah Palin’s Alaska -una serie que vi en su totalidad durante mi vuelo. Los abuelos maternos de Bristol, Chuck y Sally Heath estaban allí, así como el papá de Todd. Sarah estaba ocupada en la cocina preparando perritos calientes con carne de alce (mucho mejores que los perritos calientes normales… ¡y estos tenían el queso dentro!) y salmón. Track estaba sentado con su prometida, que ahora es su esposa, en la entrada de su casa. (Track había sido desplegado en la misma provincia de Irak donde había estado mi marido, David). Willow -que tiene un aspecto muy llamativo con su cabello y ojos oscuros- se sentó en el sofá con los pies sobre una alfombra de oso mientras que Piper entraba y salía de la casa con sus amigos. Tripp y Trig jugaban con una pelota por toda la casa.

Así es como me aclimaté a Alaska… perritos calientes de alce, la familia y jugar con los niños en el suelo. Entonces, Bristol y yo abordamos la difícil tarea de documentar su vida. Afortunadamente, ella es joven, lo que significaba que no tenía que buscar en los desvanes cartas de hace cincuenta años con las letras descoloridas. Además, me emocionó mucho el saber que conservaba diarios de los tiempos difíciles de su vida. Estos escritos documentaban sus sentimientos exactos en varias ocasiones, antes de que el tiempo suavizara los recuerdos. Así pues, nos sentamos y leímos todo lo que había escrito. Un día, nos sentamos con revistas y notas esparcidas por todo el suelo, junto con las cartas a -y de- Levi, un montón de fotos y otras baratijas.

“Esto es pues”, dijo. “Mi vida”.

Ella quería ser sincera, me explicó, para que otras chicas pudieran aprender de sus errores. Eso significaba un montón de conversaciones muy difíciles acerca de los malos tiempos. Me sentía a veces que debería exhibirme en Wasilla con un letrero: “Hola, soy Nancy, y estoy aquí para levantar la cicatriz de tus heridas emocionales más profundas”.

Sin embargo, Bristol, dura y honrada, fue yendo a través de su vida conmigo, año tras año, evento por evento, mientras bebíamos café y observábamos la marcha del alce fuera a través de las ventanas.

Y así fue como me convertí en parte de la vida de los Palin -vidas que están constituidas mucho menos por la política que por las preocupaciones normales de la casa y el hogar. Nos fuimos a jugar a los bolos con Trig y Tripp, tuvimos nuestra foto tomada cuando pedíamos un café y estuvimos de compras en Costco. Más tarde, estuve con Bristol en su hermosa casa en Arizona, donde las personas tocan la bocina cuando ven la matrícula alasqueña personalizada de su coche en la autopista

¿Por qué contar una historia como la de Bristol? Ella sólo tiene veinte años, la gente ha quejado en repetidas ocasiones. Sin embargo, estos detractores están perdiendo de vista lo esencial. Mientras que la mayoría de nosotros no hemos cometido errores delante de una nación embobada, todos nosotros hemos hecho cosas que lamentamos… errores que parecen bastante inocentes, pero que terminan por cambiar la trayectoria de la vida. Su historia es, en última instancia, una historia de redención -la historia de una chica que admite sus errores y reconoce la misericordia de Dios en su vida.

Después de todo, ella empezó todo el libro con esta frase: “Le mentí a mi madre”.

A pesar de todos sus esfuerzos para asumir la responsabilidad, sin embargo, los que odian a los Palin saltaron inmediatamente en cuestión de segundos a la que se publicó el libro. En esos segundos, ellos encontraron tiempo para leer todo el libro (mal escrito, dicen) y declararlo lleno de excusas.

¿Lleno de excusas? Obviamente no habían llegado ni a la mitad.

Finalmente, los que odian a los Palin y los que los aman empataron en el índice de Amazon a 3 estrellas. De las 105 críticas que se le han hecho, 44 son de 5 estrellas y cincuenta y tres son de 1 estrella. Sólo un revisor le ha dado 3 estrellas.

¿Ha habido alguna vez una familia más polarizada políticamente?

Este hecho solamente hace que la historia de Bristol sea interesante. ¿Qué se siente al tener el mayor error de tu vida siendo analizado delante de la mitad de los Estados Unidos que te idolatran y de la otra mitad que te desprecian? ¿Y si ese gran error se convierte en la mayor bendición de tu vida?

La vida es complicada. Dios es bueno.

Ese es el mensaje del libro de Bristol y me siento honrada de haber sido parte de él.

Y como postre, después de los dos platos, una foto de toda “la tribu Palin” que publicó hace no mucho tiempo la propia Bristol en su blog. A ver si se atreven a adivinar quiénes son todos ellos. Es ciertamente muy difícil y yo, que soy un águila en esto, no he podido reconocer más que a una decena de ellos. Bristol los llama “la granja Palin” y tiene gracia.

Y el martes, primarias republicanas en Indiana. Nos interesa mucho lo que pasa en la disputa por la nominación al Senado, si ganará Mourdock o lo hará Lugar. Las últimas encuestas dejan ver un importante repunte de los porcentajes de Mourdock, sobre todo a raíz del respaldo ofrecido a su candidatura por Sarah Palin, que ahora mismo puede estar rondando los diez puntos porcentuales. ¿Lo logrará Mourdock? Confiemos en que sí; sería el mejor ejemplo de que Palin no ha perdido su poder y su opinión, por más que pretendan los sabiondos que ya no cuenta, SÍ que cuenta y mucho. Además, la satisfacción de ver el miedo en la cara de los del establishment, sabedores de que su cómodo escaño para su indigno culo peligra simplemente porque una palurda allá en el Polo Norte se le ocurra garrapatear cuarenta palabras en su maldito portátil tiene su encanto. ¿Qué digo su encanto? ¡Me pone a cien eso! ¡Ah, qué placer!

Nos vemos el miércoles. Pero pase lo que pase, seguiremos dando caña. ¡Aúpa Mourdock!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia de Sarah Palin y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ALGO MÁS SOBRE EL BLOG DE BRISTOL

  1. Santi dijo:

    ¿Compraste su libro, Bob? Otro de una Palin lucirá bien en tu biblioteca palinista. De tal palo, tal astilla.

    Un saludo, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s