¿A QUIÉN LE IMPORTA EL AMES STRAW POLL?

Hace un tiempo les hablé sobre el Ames Straw Poll, ¿lo recuerdan?  Se trata de una encuesta que lleva a cabo el Partido Republicano de Iowa en la localidad de Ames (Iowa), durante la celebración de una cena de recaudación de fondos (pueden ver los detalles en mi entrada “EL GOP BUSCA CANDIDATO PRESIDENCIAL: RINOS ABSTENERSE, POR FAVOR (I)”). Será el próximo día 13 de agosto y no tienen más validez que la que uno quiera darle. Sin embargo, como quiera que el festejo se celebra en Iowa, que será el primer estado en votar durante las primarias del año que viene, tienen su reputación y mucha gente va a estar pendientes de él a ver cuáles son sus resultados.

Las últimas noticias que tengo sobre el Ames Straw Poll se refieren al hecho de que la dirección del Partido Republicano de Iowa ha decidido que no participen en él aquellos candidatos que, como mínimo, no hayan constituido al menos un comité exploratorio de su candidatura, si es que no la han declarado ya oficialmente. Ahora mismo, eso supone que ni Sarah Palin, ni Rick Perry, ni Rudy Giuliani podrán participar en él. Pero sí el resto de candidatos e incluso algunos que todavía no son candidatos, pero que cumplen con el requisito de haber constituido un comité exploratorio, como es el caso de Roy Moore o de Buddy Roemer, si es que finalmente se deciden a pagar la cuota correspondiente a su inclusión (es que no es gratis, ¿saben?). Ahora mismo, los candidatos a los que se podrá votar serán Romney, Gingrich y Huntsman, estos tres a pesar de haberse negado a pagar (una decisión que ya demuestra lo poco serio que es todo el asunto), y Bachmann, Cain, McCotter, Paul, Pawlenty y Santorum, que sí que han apoquinado su parte.

¿Es eso importante? ¿Es bueno para Sarah? ¿Es malo? Hay opiniones para todos los gustos y ciertamente el establishment republicano aprovechará la ocasión para publicar a toda página algo parecido a: “Iowa rechaza a Sarah Palin. No consigue ni un solo voto”. Y será cierto, ja, ja, ja. Sin embargo, una cosa son los sueños húmedos de esos calenturientos de RINO, que llevan seis meses repitiendo que Sarah no se va a presentar a las elecciones a ver si hay suerte y a base de machacar con ello las mentes de los estadounidenses alguien se lo cree y otra muy distinta la realidad. En mi modesta opinión, que Sarah no aparezca en la papeleta del Ames Straw Poll, es tan indiferente como que no aparezca en la papeleta del Kettlecorn Straw Poll. No es más que una encuesta como otra cualquiera y a pesar de todo el bombo que se le pueda dar, sus resultados no implican nada. Les copio una parte de la entrada que les he mencionado antes para que no tengan que volver a leerla:

Echando la vista atrás podemos ver que el primer año que se celebró, en 1979, el straw poll fue ganado por George H. W. Bush (el infame Bush 41, el de “read my lips: no more taxes” y more taxes te daré), quien también ganó los caucuses del año siguiente, pero que no le sirvió de mucho porque la nominación republicana fue para el gran Ronald Reagan (¡menos mal!). La siguiente cita fue en 1987 y esta vez se lucieron porque la straw poll fue ganada por Pat Robertson, los caucuses por Bob Dole y el nominado republicano fue George H. W. Bush (el infame Bush 41, el de “read my lips: no more taxes” y more taxes te daré). En 1995, la straw poll fue un empate entre Bob Dole y Phil Gramm (¿quién demonios será este tipo?), pero los caucuses y la nominación fueron finalmente para Bob Dole. En 1999 por fin acertaron porque todo lo ganó George W. Bush (el desastroso Bush 43… ¡Ay, cuándo se podrá decir algo bueno de esta familia!). Y en 2007, el straw poll lo ganó Mitt Romney, los caucuses Mike Huckabee y la nominación John McCain… ¿Y aún hay alguien que pretende que es importante ganar esto?

Haciéndolo breve: el Ames Straw Poll no es más que una buena juerga que se corren los de Iowa un día de agosto cuando nadie tiene nada mejor que hacer y apetece una barbacoa con los amigos. De hecho, creo incluso que es mejor para Sarah no aparecer allí porque de esta manera sigue manteniendo la expectación, devalúa la dichosa encuesta al ser todos conscientes de que faltan candidatos (y precisamente de los más valorados) y añade más valor a su condición de candidata anti-establishment al negarse a seguir el camino que le marcan los demás y preferir seguir el suyo propio. O sea, que si a Sarah le apetece hacerse una barbacoa, bien puede hacérsela en su casa de Wasilla, invitando a sus amigos y a los amigos de sus hijos y si quiere luego, al terminar, que todos voten a ver a quién quieren de “reina” de la fiesta, que lo hagan. Y por mucho que griten y berreen los de la prensa “amiga” (amiga del establishment republicano, que no de Sarah) y los de la prensa “enemiga” (todos los demás), a nosotros nos dará absolutamente igual. Sin Sarah, ninguna encuesta es válida. E incluso ahora es demasiado pronto para encuestas. Hay demasiados candidatos de poco fuste en liza y es necesaria una poda antes de poder avanzar tendencias. Hasta después de agosto, cuando Sarah, Rick (Perry) y Rudy (Giuliani) finalmente tomen una decisión, no habrá nada que hacer. Será entonces y sólo entonces cuando podamos decir que las primarias ya están aquí. Mientras tanto, meros fuegos de artificio.

De mi archivo particular. Sarah y Piper deseando suerte a Todd antes de iniciar el Iron Dog, la carrera de motos de nieve que ya ha ganado cuatro veces. A ver si el año que viene la correrá en el Snowmobile One.

Y como que a todos nos gustan tirar cohetes, voy a tirar los míos también. No veo a Perry ni a Giuliani presentando su candidatura. A Perry lo veo luciendo músculos de cara a una posible (y deseable) selección por parte de Sarah como candidato a la vicepresidencia. De hecho, a veces pienso que ya están ambos de acuerdo en ello y que la insinuación de Perry de su candidatura después de haberla negado por activa y por pasiva durante los meses anteriores, no es más que una añagaza destinada a aumentar la expectación, demostrar la debilidad de los candidatos ya declarados, incapaces de competir en atractivo para los votantes conservadores con esos dos nombres, y preparar el terreno para un ticket Palin-Perry. A que soy malpensado, ¿eh? En cuanto a Giuliani, me remito a las pruebas: si en 2008, con un ambiente político mucho menos polarizado que el actual, hizo el ridículo y no logró ni el voto de su madre, ¿por qué iba a hacerlo mejor ahora? ¿En serio el movimiento Tea Party va a adoptarlo como su abanderado? Porque ésa es la única posición que queda libre ahora mismo; la de candidato del establishment republicano, la de abanderado de los RINO, ya está firmemente ocupada por Mitt Romney.

Por cierto, que Romney parece que pierde fuelle. Las últimas encuestas señalan que o bien ha alcanzado su techo electoral o bien está decayendo su apoyo, tal vez por eso mismo que les comenté hace pocas entradas: que Romney, cuanto más conocido es por la gente, menos querido es. Y no sería de extrañar puesto que el porcentaje de votos por el que está luchando es muy limitado: el ala izquierda del Partido Republicano y algún despistado que pase por ahí. El ala derecha y todos aquellos estadounidenses que no se identifican con el Partido Republicano pero sí con el movimiento Tea Party siguen a la espera de tener un candidato propio, después de los fiascos de Gingrich, Cain y Bachmann. En cuanto a los independientes, la tendencia de estos es a sentir cada vez más agrado por Sarah Palin, superando más que sobradamente a Romney en este aspecto.

Y es que Sarah está llevando a cabo una campaña electoral asombrosa… Sí, sí, he dicho “llevando a cabo”. Sarah ya está EN campaña electoral. Y es una buena campaña, que encima es única en su género que ya verán como más de uno pretenderá repetirla en 2016. Se trata de una campaña cuyo eje es una película, The Undefeated, que se alterna con una gira en autocar por diversos estados, una constante toma de postura de la propia Sarah sobre cualquier tema que esté de actualidad realizada ipso facto gracias a Facebook y Twitter y la absoluta dedicación por parte de miles y miles de buenos palinistas que a través de sus blogs en internet y su esfuerzo sobre el terreno, están creando la mayor red de apoyo a un candidato político que se recuerda en la historia de los Estados Unidos (¡hasta en España hay un blog sobre ella! Por una vez, no estamos a la cola del mundo civilizado). Y encima, podemos aprovecharnos de la obsesión de los medios de comunicación por Sarah Palin, algo que le permite mantenerse en portada sin tener que gastar ni un dólar.

Con respecto a esto último, la presencia de Sarah Palin en las portadas de los medios de comunicación, hay que resaltar una cosa: Sarah empieza a ser justamente tratada en ellos. ¡Ojo, no siempre y no en todos! Pero es verdad que se ha notado un cambio en el modo como la están tratando actualmente una parte de esos medios de comunicación. La prueba definitiva la tuvimos en la entrevista de Newsweek de hace unas semanas que fue todo un ejemplo de buen periodismo. Al periodista tal vez no le gustase Sarah Palin o lo que ella representa, pero su crónica fue imparcial y muy digna de ser leída. Por eso se la traduje a todos, algo que en un principio no tenía pensado hacer al recordar que Newsweek fue la basurirrevista que publicó en noviembre de 2009 aquel artículo tildando a Sarah de ser un peligro para los Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado en ese tiempo? ¿Acaso los periodistas estadounidenses han entrado finalmente en razón? En absoluto, pero sí que podríamos decir que “algo” les ha obligado a entrar en razón. Y ese algo ha sido curiosamente lo que ellos consideraban que iba a ser una mina de oro para ellos: el escándalo de sus e-mails.

La que fue portada de aquella basura de artículo en Newsweek. La foto la obtuvieron de Runner’s World, otra revista que había entrevistado a Sarah sobre sus gustos deportivos. Aquello fue repulsivo y todavía no les he perdonado su indignidad, pero si siguen haciendo méritos tal vez acaben consiguiéndolo.

Ya saben que no fue hace muchos meses que se publicaron varios miles de e-mails escritos por Sarah durante sus años como gobernadora de Alaska. Durante semanas, los buitres de los medios de comunicación se relamieron pensando en la cantidad de noticias oprobiosas que iban a poder publicar sobre Sarah husmeando entre su correspondencia: dinero, sexo, poder, palabrotas… Pensaban que iban a encontrar de todo al mejor estilo “Dallas” y lo único que encontraron fue… NADA. O dicho de otra manera, TODO. No encontraron nada de lo que buscaban y sí todo de lo que no buscaban. En aquellos miles de e-mails, lo que surgió fue una Sarah Palin que se comportaba tal y como ella siempre había defendido que lo hacía, que creía realmente en lo que decía a los demás y que no pudo ser encontrada culpable ni de una sola falta, ni siquiera la más mínima. Aquello no supuso la caída camino de Damasco para los de los medios de comunicación, pero sí la rotura del cristal amarillo (de sensacionalista) con el que hasta entonces estaban mirando a Sarah. Y una vez que se hizo añicos, la verdadera Sarah emergió y quedó claro que ya no podían seguir caricaturizándola como lo habían hecho hasta entonces porque sencillamente ya no había quien se lo creyera. O sí que lo había, pero esos eran los izquierdistas radicales, capaces de encontrarle defectos a Jesucristo. Desde entonces, Sarah Palin está empezando a ser tratada con mayor ecuanimidad por parte de esos mismos periodistas que tanto la ridiculizaron antes y conforme la verdad sobre ella llega cada vez a más gente, mayor atractivo está demostrando para la mayoría de los estadounidenses.

Pero, por supuesto, Sarah no había previsto eso: si de ella dependiera, no se hubieran publicado sus e-mails. Tampoco sabía qué efectos iban a producir en los medios de comunicación, pero aunque lo hubiera sabido, estoy seguro de que se hubiera opuesto. Ella ya había preparado su estrategia al respecto y ésa se basaba en The Undefeated. Cierto que al principio tenía otra idea y no contaba con el entusiasmo que su propuesta inicial de una serie de documentales cortos sobre su tarea como gobernadora de Alaska iba a provocar en Stephen K. Bannon, el director, que la transformó en una película entera.

Y de esta manera, The Undefeated se ha convertido en el eje central de su campaña electoral, desde su estreno en Iowa hasta su lanzamiento en diez localidades de los Estados Unidos, que este fin de semana serán catorce (se añaden a la lista Charleston (Carolina del Sur), Cincinnati (Ohio), Columbus (Ohio) y Salt Lake City (Utah), pasando por un reciente pase en Chicago (Illinois) y un próximo en la convención del grupo Smart Girls Politics en Sant Louis. Y de ahí, saltaremos a un estreno masivo el próximo día 1 de septiembre, cuando esté disponible en el sistema pay-per-view, así como el 4 de octubre cuando se lance la edición en DVD, que irá respaldada por una gran campaña publicitaria. The Undefeated es el verdadero rally de campaña de Sarah Palin y quien no lo quiera ver así, es que está cegato. Por eso les digo que nunca hemos visto una campaña electoral así antes. Y lo que nos queda por ver. ¿Y es que a quién le importa el Ames Straw Poll cuando puede irse al cine a ver The Undefeated? Además, la comida no es muy buena allí…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primarias republicanas 2012, Sarah Palin y los medios de comunicación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿A QUIÉN LE IMPORTA EL AMES STRAW POLL?

  1. marta dijo:

    Como siempre totalmente de acuerdo contigo, Bob, aunque yo aún no me fío ni un pelo de los medios de comunicación, si que es cierto que algo ha cambiado en ellos.
    Magnífica entrada, por cierto!

  2. Santi dijo:

    Ojalá tengas razón en todo, Bob. También creo que Sarah ya está haciendo campaña, pero a su manera y de forma más efectiva. El documental ha sido todo un acierto. Respecto a los medios, habrá que ver como reaccionan cuando Sarah anuncie su candidatura, tal vez estén esperándola agazapados. A mí me gustaría que lo anunciara cuanto antes para así clarificar las cosas y evitar que la ninguneen, pero ella sabrá y hay que confiar en su estrategia. ¡Palin 2012!

    Un saludo, amigo. Y feliz verano palinista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s