LA MADRE DE TODOS LOS DEBATES… ¿EN SERIO?

Pues no. No fue la madre de todos los debates; ni siquiera llegó a ser la cuñada. El debate de la CNN celebrado el pasado 13 de junio en Saint Anselm College, en Manchester (Nueva Hampshire) fue una pérdida de tiempo para todos los que se arriesgaron a verlo. Es cierto que había levantado cierta expectación, siquiera por tratarse de la primera ocasión en la que se juntaban para debatir los siete candidatos republicanos más “serios” (lástima que no hubieran incluido a alguno de los bufones porque eso hubiera animado el cotarro sin duda).

Y aunque he dicho siete candidatos, la verdad es que se trataba de seis puesto que ese era el número de los efectivamente declarados como tales: Newt Gingrich, Ron Paul, Herman Cain, Tim Pawlenty, Mitt Romney y Rick Santorum. Michele Bachmann todavía andaba dándole vueltas al asunto, con su comité exploratorio, y al final salió a medio debate con el anuncio de que acababa de rellenar la instancia oportuna para presentarse como candidata a la presidencia de los Estados Unidos (que se presenta ante la FEC, Federal Elections Commission) y que pronto haría un anuncio oficial de ello… (¿?) ¡Vaya tontería! Sí, ya sé que todos ustedes han oído y leído que Bachmann estuvo soberbia y que le dio sopa con hondas a Sarah Palin y que ésta rabiaba como una poseída en su casa por la manera como Bachmann le había dejado sin opciones y tal y tal. ¡Pues no! Bachmann no estuvo mal, incluso fue la que mejor estuvo después de Romney, que fue el ganador del debate, pero eso fue nada más porque el resto de candidatos dieron pena. Y nada de que Bachmann hizo olvidar a Sarah Palin. Todo lo contrario; Bachmann es una candidata muy vulnerable y lo único que tiene en común con Sarah es su sexo. Y punto. Vuelvo a prometerles esa entrada sobre ella que ya estoy urdiendo y que les dejará claro que nuestra candidata no puede ser Bachmann ni siquiera en el caso de que Sarah no se presente (que sí se ha presentado ya, pero no lo ha dicho todavía).

Los siete enanitos… ¡ay, digo candidatos! en escena. Faltaba Blancanieves y aunque Bachmann intentó sustituirla y hacer de canguro, no lo consiguió.

El caso es que esa bobada de anunciar a poco de comenzar el debate que se presenta oficialmente como candidata, pero que no es oficial todavía y lo hará oficial más adelante me sonó a mí como aquel que da un tropezón yendo caminando por la calle y luego trata de disimularlo diciendo que era un paso de baile que se le acaba de ocurrir. Imagino que todo tuvo que ver con el hecho de que fuera la única de los siete que no gozaba todavía de la condición oficial de “candidata” y que igual tuvo que prometerles a los de la CNN que haría eso para que no la excluyeran del debate acogiéndose a esa distinción. Sin embargo, teniendo en cuenta que un anuncio de ese tipo es una excelente oportunidad para hacerse publicidad, impresionar a los medios de comunicación con su poder de convocatoria y darse un empujón en las encuestas, que renunciara a hacerlo en debida forma, a la americana, con banderitas, fanfarria y vítores por todas partes, me confirma en lo escaso de su apoyo real, algo que ella sabe bien. Si incluso Romney cuando anunció su candidatura en Nueva Hampshire el pasado 2 de junio apenas pudo reunir a unos cientos de partidarios, a pesar de ser el gran candidato y a pesar de que Nueva Hampshire es uno de “sus” estados, uno donde es popular, ¿qué hubiera pasado con Bachmann haciendo lo mismo y encontrándose que no iban más que la familia y los amigos? El ridículo más espantoso. Por eso prefirió hacerlo durante el debate y ahorrarse así el mal trago.

Entrando en materia, ¿cómo fue el debate? Pues la verdad es que fue aburrido por parte de los candidatos, pero más aburrido aún por parte de la CNN (la otrora Clinton News Network, como la llamaban algunos). El debate fue presentado por uno de sus presentadores estrella, John King, y el formato escogido fue tener a gente entre el público que hiciera preguntas a los candidatos, además de permitirse el propio King hacer algunas por su cuenta. El resultado fue que las preguntas resultaron de plastilina, blanditas, blanditas… Todos los candidatos estaban de acuerdo en todo, no habiendo oportunidad de distinguir a ninguno de ellos de los demás. Sólo hubo un momento en que pareció que podía haber una cierta controversia al interrogarse Romney y Pawlenty entre ellos en una pregunta acerca de Obamacare, pero rápidamente se impuso la prudencia (en el sentido de “si le llevo la contraria, igual se me arruga la raya del pantalón y salgo feo en la tele”) y quedaron tan amigos. Y los espectadores, compuestos y sin pelea de la buena.

Para el que quiera verlo, aquí tiene los vídeos correspondientes (pueden leer la transcripción en inglés aquí). Son cuatro videos, dos horas de debate en total y a menos que uno haya hecho una apuesta, tenga que escribir una entrada en su blog o padezca de insomnio pertinaz, mejor se lo saltan y se ponen el DVD de un buena peli en la tele. Sus ojos se lo agradecerán.

Parte 1

Parte 2


Parte 3


Parte 4

Y ésta es una lista de las aburri-preguntas que se formularon durante el debate podría ser más o menos así, teniendo en cuenta que la primera de todas ellas fue la de presentación, en la que King pidió a cada uno de sus invitados que se presentara a sí mismo en cinco o seis segundos. Las siguientes fueron éstas:

  • ¿Cuáles son sus planes para crear empleo en los Estados Unidos? Una pregunta que sirvió de pie para que King hiciera otras preguntas sobre la posibilidad de que la economía de los Estados Unidos crezca durante sus supuestas presidencias a un ritmo del 5% anual, una particular a Gingrich sobre que el 54% de los votantes republicanos de Nueva Hampshire estén de acuerdo en subir los impuestos a los “ricos” (¿quiénes serán esos?) para ayudar a enjugar el déficit presupuestario, otra a Bachmann sobre el repudio de la ley Dodd-Frank de rescate bancario y otra a Paul sobre si Obama ha hecho algo bien por la economía de la nación.
  • ¿Cuáles son sus planes para repudiar Obamacare?
  • ¿Cómo convencerían a un republicano del montón que no es ni libertario ni miembro del Tea Party para que les votase? De nuevo esta pregunta sirvió de pie para que King les preguntara a todos por si estaban preocupados por la influencia del Tea Party en las primarias.
  • ¿Cómo lo harán para que todo el trabajo que se ha ido de los Estados Unidos regrese, para que las empresas dejen de invertir en otros países y se queden en los Estado Unidos? Esta pregunta sirvió para que King interrogase a Bachmann sobre los programas de formación profesional que el gobierno federal ofrece para preparar a los que han perdido su empleo en otro tipo de conocimientos que les ayuden a encontrar trabajo. Por cierto, que los espectadores podían hacer preguntas también por Facebook y Twitter y fue en este momento cuando King resaltó que la mayoría de ellas se referían al empleo y los desempleados.
  • ¿Apoya la obligatoriedad de sindicarse para todos los trabajadores actualmente en activo? King aprovechó para preguntar a Gingrich si con este tema no se estaría pretendiendo demonizar a los funcionarios y a los sindicalistas.
  • ¿Cómo debe ayudar el gobierno federal a las empresas en esta situación de crisis?
  • ¿Ha sido un éxito o no el rescate de la industria automovilística?
  • ¿Debe o no el gobierno federal suprimir el programa espacial?
  • ¿Qué debe hacer el gobierno federal con respecto al problema de la vivienda, de las hipotecas y de las viviendas que han vuelto a manos de los bancos? De paso, King aprovechó para preguntar a Cain y a Romney sobre el papel de las agencias ejecutivas del gobierno federal, usando para ello el ejemplo de la Food and Drugs Administration (FDA), reflexionando sobre si deben jugar algún papel o no en la vida de los estadounidenses.
  • ¿Cómo se propone financiar Medicare durante los próximos 50 años? King tomó el ejemplo de lo que hizo en su momento Pawlenty en Minnesota y le preguntó si el camino a seguir es retirar todos estos programas y devolver el dinero de los impuestos a los contribuyentes en forma de vales para que estos tomaran sus propias decisiones. Y ya puestos, le preguntó también a Gingrich sobre su controversia con Paul Ryan respecto al plan presentado por éste último que Gingrich había etiquetado como “ingeniería social radical de derechas”, una opinión de la que luego se desdijo.
  • ¿Cuáles son sus planes para la Seguridad Social y con respecto a la edad de jubilación?
  • ¿Cree que debería subirse el techo de gasto del gobierno federal?
  • Defina su concepto de separación entre Iglesia y Estado y cómo afectará a su manera de tomar decisiones si llega a la presidencia.
  • Una pregunta específica para Cain sobre un comentario que hizo referido a que no nombraría a un musulmán para ocupar un puesto en su gabinete, algo que rectificó después añadiendo que no lo haría “a menos que ese musulmán estuviera comprometido con la Constitución”.
  • ¿Usaría su influencia como presidente para intentar derogar las leyes estatales que no le agradasen? King aprovechó para preguntar si la cuestión del matrimonio homosexual debería ser una decisión federal o estatal, además de si estaban a favor de la DOMA (Defense of Marriage Act, Ley de Defensa del Matrimonio) o preferirían una enmienda constitucional.
  • ¿Volvería a la política de Don’t Ask, Don’t Tell con respecto a los homosexuales que ingresan en el Ejército?
  • Una pregunta específica para Santorum sobre si creía de verdad que Romney ha cambiado de opinión con respecto a su antigua apoyo a la legalidad del aborto o era mero oportunismo y sobre si ese tema, el del aborto, debería discutirse durante la campaña electoral.
  • Una pregunta específica para Bachmann referida a si apoya la postura de Pawlenty en el sentido de aprobar el aborto sólo en los casos de violación, incesto o peligro para la salud de la madre.
  • ¿Cómo prevendría la inmigración ilegal? King la amplió a si los estadounidenses deben pagar con sus impuestos los servicios sociales a los inmigrantes ilegales y si una pareja de inmigrantes ilegales que tuvieran un hijo en los Estados Unidos debería ser ese hijo considerado estadounidense.
  • ¿Deben los estados ser autorizados a expropiar sin límites cuando el fin es reducir la dependencia energética del exterior?
  • ¿Aprueba la abolición de las subvenciones al etanol?
  • ¿Deben volver ya nuestras tropas de Afganistán?
  • ¿Qué hacemos en Libia?
  • ¿Deberíamos retirarnos de todas aquellas de nuestras bases en el extranjero que no sean imprescindibles para ayudar así a pagar nuestra deuda nacional?
  • Una pregunta específica para Cain preguntándole por el escaso entusiasmo que demuestran las encuestas por todos los candidatos republicanos.
  • ¿Quién hizo la mejor elección de su compañero de ticket en 2008: Obama con Biden o McCain con Palin? King hizo de paso una pregunta bastante tonta que decía que si ya fueran ustedes presidentes de los Estados Unidos, ¿a cuál de sus compañeros de debate escogerían para estar en su gabinete? Y ya para acabar de redondear la tontería, ¿qué han aprendido ustedes durante estas dos horas de debate?

Miren, imagínense que son ustedes uno cualquiera de los candidatos y respondan a cada pregunta en el modo que se espera que las responda un candidato republicano y habrán acertado. Claro que eso sólo sirve en el caso de que no escojan ser Paul, que fue el único que se salió del guión.

Por lo que se refiere a la actuación de los candidatos, esta es mi opinión y la he contrastado con otros comentaristas de confianza y opinan más o menos igual que yo:

Gingrich: Estuvo bien, hablando conservador e intentando que sus anteriores meteduras de pata respecto a Medicare (rechazando violentamente el plan presentado por Ryan) y Obamacare (que dijo apoyar en tanto que apoyaba un plan que obligara a los estadounidenses) no le pasaran demasiada factura. Estuvo animado y se le notó oficio, que lo tiene. Lo malo es que ya nadie se fía ni un pelo de él y su apoyo es menguante, reduciéndose a cada día que pasa. Curiosamente parece que ese apoyo está migrando hacia Bachmann, lo cual ya tiene gracia. En fin, que salió ileso del debate, pero nada más.

Paul: Sabiendo de antemano que Paul jamás será presidente y que sus locuras no serán puestas en práctica nunca, uno no puede dejar de disfrutar del tertuliano más irreverente que jamás he oído. Me encanta ver cómo cuestiona lo incuestionable por más que en muchas ocasiones me parezca una salvajada lo que dice. Incluso me hizo pensar cuando abogó porque el estado no se interfiera en lo que es matrimonio o no y ni siquiera admita los matrimonios civiles, dejándolo todo en manos de las iglesias como debe ser. ¿Saben qué? Me convenció y ahora estoy con él en ese aspecto. Ya hace tiempo que me tiene medio convencido con lo de abolir la Reserva Federal y reconozco que el libertario que anida en mí se lo pasa bomba con él por más que el conservador que predomina se escandalice dos de cada tres veces. La verdad es que es el único con ideas propias y coraje suficiente para defenderlas donde sea. Estuvo en su línea: bien, bien.

Cain: Se empeña en presentarse como el único político no profesional en liza, el adalid del Tea Party y el mayor enemigo público del establishment, pero si uno rasca la superficie, ve que sólo tiene eso y no hay más sustancia. Su imagen le precede y uno acaba teniendo buena impresión de él, pero cuando apaga la tele y lee una transcripción de sus respuestas empieza a darse cuenta de sus fallos, muchos y serios. Sencillamente, no está preparado para esto. Pollinsider se pregunta cómo es posible que un comentarista político radiofónico con programa propio tenga tan escaso conocimiento de muchos temas de actualidad que debería dominar del derecho y del revés y es cierto. Cain es el protestón del grupo y nada más. Una especie de “indignado” de derechas que le durará a Sarah en un futuro debate exactamente el tiempo que tarde ésta en pronunciar tres frases seguidas sobre cualquier tema. Mi opinión sobre él iba a ser más positiva, pero después de reflexionarla con más datos sobre la mesa le doy un suspenso por no haber hecho los deberes. Menos gruñir y más mojarse cuando le preguntan le beneficiaría mucho porque es bastante dado a dar no-respuestas.

Pawlenty: ¡Catacrac! ¡Patapaf! ¡Buum! “Últimas noticias: candidato mimado por los medios de comunicación se derrite como la cera ante los focos de televisión. Todavía están intentando limpiar los restos”. Pawlenty erdió sus pocas posibilidades de ganarle puntos a Romney (que es su verdadero rival) cuando retrocedió acobardado ante una pregunta de King sobre un comentario que había hecho él mismo llamando “Obamneycare” a lo que pergeñó Romney en Massachusetts y Obama copió después. Casi estuvo a punto de pedir perdón. ¿Se imaginan a Sarah jurando y perjurando que ella nunca había dicho que Obama no tuviera “cojones”? Pues eso. Acartonado, sudando a chorros dentro de su traje, estaba claro que no vale para esto. Se demostró como lo que es: una versión patosa del propio Romney. Siendo como era uno de los pocos que tenía verdadera experiencia ejecutiva como gobernador, se esperaba algo más de él y cuando le tocó responder después de la famosa intervención de Bachmann referida al aborto, emotiva y llena de pasión, el tipo salió con lo que la National Review Online había dicho de él (¿que eres un pazguato? Es que lo eres). Abajo les dejo la transcripción del momento. Al menos hay que reconocerle que fue el autor del momento más hilarante de la noche (al menos para mí) cuando respondió a la pregunta de quién había hecho la mejor elección con su compañero de ticket en 2008: Obama o McCain diciendo que “creo que la gobernadora Palin es una líder remarcable. Creo que está cualificada para ser presidenta de los Estados Unidos”. ¡Ja, ja, ja, gracias por hacerle publicidad a tu costa! Es un pobre hombre… Suspenso sin posibilidad de recuperación en septiembre.

Romney: Estaba cantado que iba a ser el ganador de la noche. Sin necesidad de despeinarse, vino, vio y venció. Se demostró preparado y contundente. Algunas de las mejores intervenciones de la noche fueron suyas. Sus rivales no le apretaron y el esbozo de cara a cara que tuvo con Pawlenty no llegó ni a esbozo por la prisa de este último en recular. Es cierto que sigue sin despertar confianza entre los conservadores; es cierto que una cosa es lo que dice y otra muy distinta lo que hizo en Massachusetts y, muy probablemente, lo que haría en la Casa Blanca. Imaginarse al antes partidario del matrimonio homosexual siendo ahora partidario de una ley que les prohíba el matrimonio cuesta mucho de creer. Se le nota que lleva ocho años preparándose para esto. A su lado, los demás se quedan en pálidas sombra. Sólo un fuera de serie logrará que no sea él el nominado republicano este año y ese fuera de serie es Sarah Palin. Por lo demás, su gran punto débil sigue siendo Romneycare y aunque su defensa suena plausible en un primer momento, luego cuando la reflexionas te das cuenta de que es un argumento tramposo porque no se trata de que Romneycare sea bueno porque se aplicó a escala estatal (que no lo es porque la sanidad en Massachusetts es como para echarse a temblar) y Obamacare sea malo porque se aplicó a escala nacional. Es que es la filosofía de ambos proyectos, que es idéntica, lo que es malo: la intervención gubernamental en las decisiones de sus gobernados, sobre todo en un aspecto fundamental como son las decisiones sobre su propia salud, que deben ser tomadas por ellos y no por un burócrata parapetado tras una mesa. Romney es bueno debatiendo, aburrido, pero con su tono profesoral logra dejar buena impresión y que al final del debate no recuerdes la mitad de lo que ha dicho, pero tengas la sensación de que te ha gustado. Vamos, que si no vas con cuidado con él, te vende la moto. Buena nota y a la espera de que tenga un rival de verdad y no meros sparrings.

Santorum: A Pollinsider no le gustó que estuviera siempre mirando a los pies de alguien. Y es verdad. Eso quiere decir que tenía que hacer un esfuerzo por recordar lo que fuera a decir y no podía permitirse el lujo de distraerse si alguno de sus rivales le hacía muecas mientras hablaba. Es majo, pero la presidencia le va demasiado grande. No tiene la más mínima posibilidad y cuando antes desaparezca de la contienda, mejor para él. Le puso entusiasmo, pero no acababa de resultar convincente. Sobreactuar no es precisamente la mejor manera de demostrar que eres un buen actor. Suspenso y para casa.

Bachmann: Discrepo con Pollinsider en que la suya fue la mejor intervención de la noche. Para mí, lo fue la de Romney. Es cierto que atrajo más interés, siquiera por la novedad y porque Romney es aburridísimo en el fondo y en las formas, tan contenidas. Dijo una tontería como un piano de grande con lo de su anuncio de que más adelante anunciará su candidatura a la presidencia. Luego remontó, pero no se queden con lo bien que lo dijo todo; buceen en lo que dijo y verán que lo único que dijo fue: “Voté a favor de esta ley o en contra de esta otra en tal ocasión y en tal otra”… Sí, muy bien, pero eso tú y varios cientos de representantes republicanos más, bonita. Ciertamente no es menos peso pluma en lo que se refiere a su historial de lo que lo era Obama en 2008, pero no es eso lo que uno quiere en la Casa Blanca. ¿Que si le tengo manía? No, en absoluto. Incluso me cae bien, pero como quiera que sé algunas cosas sobre ella, la veo con mucha distancia. Sí, tuvo una buena noche, pero tal vez tanta alabanza por parte de los medios de comunicación no fuera más que un vano intento de hacer olvidar a Sarah Palin sustituyéndola por otra mujer, de buen ver y con un apoyo cierto por parte del Tea Party. Pero no coló. Notable, pero ya hablaremos sobre eso.

Y como les había prometido, aquí está la transcripción del “gran momento Bachmann”, seguido inmediatamente del “gran patomomento Pawlenty”:

FOREMAN (miembro del público): Hola, John. Representante Bachmann, tengo una pregunta para usted. El gobernador Pawlenty dice que se opone al derecho al aborto excepto en casos de violación, incesto o cuando la vida de la madre está en juego. ¿Tiene algún problema con esa postura? Y si es así, ¿por qué?

BACHMANN: Soy un 100% pro-vida. He dado a luz a cinco bebés y he tenido 23 niños acogidos en mi casa. Creo en la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Creo en la santidad de la vida humana.

Y creo que las palabras más elocuentes jamás escritas fueron aquéllas de nuestra Declaración de Independencia que dicen que es un Creador quién nos dotó de derechos inalienables que vienen de Dios, no del gobierno. Y la belleza de esto es que el gobierno no puede quitarnos esos derechos. Sólo Dios puede dar y sólo Dios puede tomar.

Y el primero de esos derechos es la vida. Y yo estoy por ese derecho. Estoy a favor del derecho a la vida. Los pocos casos que tienen que ver con esas excepciones es la parte más minúscula de todos los casos y, sin embargo, reciben toda la atención. Dónde está toda la potencia de fuego y dónde se libra la batalla real en la generalidad, la auténtica cuestión de tomar una vida humana inocente. Estoy a favor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

[Aplausos]

KING: Muy bien. Gobernador Pawlenty, era su postura la que trajo esta pregunta. Le concedemos unos pocos segundos.

PAWLENTY: Bueno, éste es un buen ejemplo en el que podemos consultar nuestros archivos. National Review Online, que es una publicación conservadora, dijo que, basándose en los resultados y no sólo basándose en las palabras, yo era probablemente el candidato más pro-vida en esta carrera.

Como gobernador del estado de Minnesota, nombré para la Corte Suprema a un tribunal conservador, por primera vez en la historia moderna de mi estado. Aprobamos la mayor cantidad de legislación pro-vida de cualquier momento en la historia moderna del estado, que yo propuse y firmé, incluyendo el derecho de las mujeres a tener información, incluyendo alternativas positivas a la legislación sobre el aborto, y muchas otras.

Estoy firmemente a favor de la vida. La principal organización pro-vida en Minnesota me da muy, muy altas calificaciones. Y no sólo he hablado de estas cosas, las he hecho.

Y hasta aquí siete enanitos en busca de una Blancanieves. El viernes terminaremos con la serie sobre las andanzas de Sarah en la AOGCC y lo próximo será esa entrada tantas veces prometida sobre Bachmann, la que quiere ser Palin y no puede.

P.D. Por cierto, ayer se estrenó The Undefeated en Pella (Iowa) ¡Y yo no estaba, aaah! Fue el estreno mundial y hubo barbacoa al final de la película. Sarah y Todd estuvieron presentes y la asistencia fue multitudinaria como no podía ser menos. Les tendré informados. El viernes tendrán las últimas noticias sobre el estreno, fotos de la fiesta y puede que alguna chuleta y todo (uno tiene sus recursos, je, je, je). See you!

P.P.D. Bristol Palin acaba de publicar su propio libro: Not Afraid of Life. My Journey So Far. Tienen una foto de la portada y el correspondiente enlace a Amazon (UK, para no tener que pagar derechos de aduana) en la columna de la derecha, justo debajo de los de su madre, Sarah. Creo que ya tengo lectura para este verano, cuando coja mis vacaciones y me vaya al monte, debajo de un pino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primarias republicanas 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA MADRE DE TODOS LOS DEBATES… ¿EN SERIO?

  1. Santi dijo:

    Buena entrada, Bob, una vez más. Yo te creo y estoy de acuerdo contigo, pero la prensa, los corresponsales en Washington, no hacen más que dar coba a Michele Bachmann. Y eso me solivianta. Me gustaría que Sarah Palin ya estuviera abiertamente en la batalla para poner las cosas en su sitio y acallar tantas tonterías.

    Dejo, para muestra un botón, dos enlaces sobre lo que dicen de Bachmann…

    http://www.abc.es/20110628/internacional/abcp-estrella-alza-party-inicia-20110628.html

    http://www.abc.es/20110627/internacional/abci-nueva-palin-201106271556.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s