THE UNDEFEATED: PRÓXIMAMENTE EN LOS MEJORES CINES

Ya falta poco. Tengo una corazonada. Verán cómo no tardaremos en tener la confirmación de Sarah de que sí, se presenta como candidata a las elecciones presidenciales de 2012. No es que tenga la más mínima duda de que se va a presentar, pero después de tanto tiempo especulando sobre ello, el que eso finalmente se vaya a hacer realidad me produce una sensación curiosa. Es como el corredor que espera ansioso a que se dé la salida cuando sabe perfectamente que es el mejor de todos sus competidores y que sólo depende de él mismo para ganar. Pues eso mismo es lo que siento yo ahora mismo, sobre todo después de haber repasado a los que van a ser sus rivales en las primarias republicanas, ja, ja, ja. ¡Valiente tropa están hechos todos! Aunque exceptúo de mi sarcasmo a Cain y Paul, que son buenas personas y merecen la mayor de las consideraciones.

Y la señal para lanzar oficialmente su candidatura será el estreno de The Undefeated, la película-documental que Steve Bannon ha rodado sobre ella. Tengo más noticias sobre ella y aquí se las expongo cumplidamente, para que vean que estoy al loro.

Lo primero es la confirmación de que la película se estrenará en Iowa, para después hacerlo en Nueva Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, precisamente los estados donde se celebrarán las primeras primarias republicanas en febrero del año que viene. Después, The Undefeated se estrenará en el resto de la nación. Actualmente, la película está en proceso de clasificación por parte de las autoridades competentes, la Motion Pictures Association of America, que tiene que dictar el tipo de público que puede verla (¿se acuerdan de aquellos tiempos en que las películas en España llevaban uno, dos o ningún rombo? Pues eso). El caso es que la versión actual contiene tantas palabrotas que difícilmente podría ser clasificada como apta para menores de 13 años. Como ya pueden ustedes imaginar, no es Sarah la que profiere esas palabrotas, sino una larga serie de adversarios suyos tales como Rosie O’Donnell, Matt Damon, Bill Maher, David Letterman, Howard Stern y demás bichos dañinos, que se han referido a ella en público de esta manera, demostrando así no sólo su buena educación sino también su “tolerancia” hacia los demás cuando estos últimos no comparten sus puntos de vista. De hecho, uno de esos macacos tuvo la desvergüenza de declarar que “[L]a odio más que a cualquier otra persona” (Louis C. K., un bufón de los que salen en la televisión), antes de seguir con una serie de exabruptos realmente vomitiva.

Para prevenir una clasificación que pueda impedir su visión por parte de los jóvenes, Bannon tiene previsto por lo que parece lanzar dos versiones de la película: una sin los insultos, destinada al público en general, que pueda ser clasificada como apta sólo para mayores de 13 años (PG-13 que se dice allí) y que será la que se pueda ver en los cines, y otra con los insultos y demás, que se reservará para editar en DVD o para ver mediante el pay-per-view y que será la que veremos sin duda todos los palinistas de bien. Incluso parece ser que planea distribuirla a través de una cadena de grandes almacenes, Wal-Mart.

Una curiosidad sobre mí. ¿Quieren saber qué foto tengo puesta en mi ordenador como fondo? Je, je, je. Pues ahora mismo ésta. La verdad es que las suelo rotar con frecuencia, pero ya llevo varios meses con ésta y todavía no tengo ganas de cambiarla.

Lo segundo es que los medios de comunicación ya han podido ver The Undefeated en un pase especial para ellos que Bannon les ofreció el pasado martes 7 de junio (espero que no les diera también palomitas gratis… ¿A ellos los invita y a mí no? ¡No es justo!). Luego hablaremos sobre las críticas; ahora quisiera ofrecerles algunos de los comentarios hechos por Bannon durante la entrevista que concedió durante ese mismo pase. Así, Bannon no tuvo ningún problema en reconocerse como un partidario fervoroso de Sarah Palin él mismo, reconociendo que quiere que se presente a las elecciones presidenciales y que precisamente ha rodado esa película para ayudarla en su empeño. Por supuesto, los macacos de los medios de comunicación izquierdistas pretendieron que su película estaba lejos de ser objetiva, a lo que Bannon respondió:

Esta película tiene un punto de vista muy marcado, tal y como las de Michael Moore [muy buena respuesta; en toda la cresta; por cierto, la biblioteca de mi barrio tiene varias de las bodrio-películas de Moore en versión original… ¿Creen que tendrá algún día The Undefeated?]. Creo que estas primarias necesitan una representante del Tea Party.

Siguiendo con la entrevista, Bannon explicó que su objetivo no es el de pasar cuentas de manera definitiva a lo que fue el único mandato de Sarah como gobernadora de Alaska, sino proporcionar una versión que “equilibrase” a tantas otras que lo hacen de manera negativa, negándole de paso la entidad suficiente como para pretender ser presidenta de los Estados Unidos. “La he rodado para unos medios de comunicación que creo que al fin y al cabo pueden llegar a ser justos y ecuánimes si se les ofrecen los datos oportunos” [tal vez peque de malpensado, pero reconozco que su aspiración me parece a mí imposible. No tengo ninguna confianza en los medios de comunicación y menos cuando se trata de la manera como tratan a Sarah].

Bannon declaró también que tenía previsto ofrecer más detalles sobre la película durante ese día, pero que había decidido no hacerlo para evitar que los medios de comunicación utilizaran eso para disimular el escándalo provocado por Anthony Weiner, el representante demócrata por la novena circunscripción electoral de Nueva York que fue sorprendido, el muy cerdo, enviando fotos obscenas con su móvil a varias de sus seguidoras en Twitter.

Finalmente, preguntado por uno de esos periodistas izquierdistas que trabajan sin cobrar, por el mero gusto de trabajar, y que nunca han invertido en Bolsa, ni vendido nada con beneficio, ni comprado siquiera en las rebajas, si esperaba obtener beneficios de la película, Bannon (que es un antiguo oficial de la Marina de los Estados Unidos y que trabajó en Goldman Sachs) respondió: “Totalmente. Somos capitalistas”. Por supuesto, el periodista amateur ése se desmayó acto seguido ante semejante demostración de avaricia.

Nosotros no hemos podido ir al preestreno de The Undefeated, pero Sean Hannity ofreció un fragmento de la película en su programa del otro día.

Más cosas aún, un resumen del argumento estaría muy bien, ¿verdad? Pues aquí lo tienen: la película empieza tras un breve interludio en el que se muestran viejas grabaciones caseras de video pertenecientes a la familia Heath (el apellido de soltera de Sarah, ¿recuerdan?). Dividida en tres actos, el primero comienza con la voz de Sarah como narradora (recuerden que Bannon adquirió los derechos sonoros de la autobiografía de Sarah, Going Rogue, para poder utilizar su voz como hilo conductor durante toda la película), recordando lo que fue el accidente del petrolero Exxon Valdez en 1989, cuando Sarah estaba embarazada de su primer hijo, Track, y su marido, Todd, trabajaba durante meses en los campos petrolíferos de North Slope, y cómo fue la visión de la catástrofe ecológica que supuso ese accidente, que también supuso la ruina para muchos alasqueños, la decidió a que si alguna vez tenía una oportunidad de servir a sus conciudadanos, lo haría sin dudarlo.

El primer acto dura una hora y en él desfilan una larga serie de personas que colaboraron con Sarah durante sus años al servicio de sus conciudadanos, ya fuera como alcaldesa o como gobernadora. Meg Stapleton (su antigua portavoz), Tom Van Flein (su antiguo abogado), Judy Patrick (su antigua teniente de alcalde en Wasilla), Marty Rutherford (antiguo asesor suyo en todo lo que se refiriese al gasoducto que logró que se empezase a construir), Kristan Cole (amiga íntima suya), Gene Therriault (antiguo senador estatal, uno de los pocos que estuvo siempre del lado de Sarah).

Para relatar los tempranos años de Sarah como alcaldesa de Wasilla, Bannon ofrece una serie de videos nunca vistos antes (proporcionados por muchas de las personas que ha entrevistado para la película, que gracias a que contaba con el visto bueno de Sarah, se mostraron no sólo dispuestas a hablar con él sino hasta a colaborar con material adicional), incluyendo algunos que he leído que muestran a Sarah dando las primeras paletadas junto al resto del concejo municipal que iniciaban un proyecto de construcción en Wasilla (aventuro que se trata del pabellón polideportivo de Wasilla), agitando pancartas a favor de su propia reelección como alcaldesa y reaccionando ácidamente a un comentario hecho por el entonces imbécil… digo, alcalde… de Wasilla, John Stein, que la comparó en público con una “Spice Girl”.

El segundo acto se centra en sus años como gobernadora, que es realmente el eje de la película. Para empezar, Bannon retrata lo que eran esos años previos a la llegada de Sarah al despacho del gobernador en que la corrupción más descarada campaba por sus anchas por toda Alaska. Y lo hace escenificando a una serie de hombres gordos fumando en habitaciones oscuras y mostrando la infamemente famosa suite 604 del Hotel Baranof de Juneau, donde el FBI grabó con cámaras ocultas a los ejecutivos de la compañía de servicios petrolíferos VECO en lo que fue el mayor escándalo de corrupción de Alaska, justo en unos momentos en que Sarah se estaba haciendo un nombre como política “limpia”.

Acto seguido, Sarah vuelve a la pantalla para ver cómo anunció su candidatura a gobernadora de Alaska, lo que hizo en una escasamente atendida rueda de prensa celebrada en la cocina de su propia casa. Otra de las sorpresas de la película puede ser bien la revelación (para muchos, pero no para nosotros que ya lo sabemos desde hace mucho) del entusiasmo que provocó Sarah cuando ganó las elecciones… ENTRE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, que la adoraban literalmente y que supuso que dos de los principales presentadores de programas de noticias del estado no lo dudaran ni un segundo y se incorporaran ipso facto a su administración. Y es que durante esos años, los medios de comunicación trataban a Sarah como lo que era: la mejor gobernadora que hubieran podido desear. Ni punto de comparación con lo que sería a partir de septiembre de 2008. Además, otra cosa que van a descubrir muchos estadounidenses es su carisma, su empatía y su irresistible personalidad que la convierte en invencible en las distancias cortas, tanto si se trata de un partidario como de un adversario. Y lo hace mostrando un encuentro en Anchorage durante la noche de las primarias de 2006 entre Sarah y el que era entonces su rival demócrata en las elecciones a gobernador de Alaska, Tony Knowles, a quien saluda con un “Oh, esto va a ser divertido”, dejándolo sin palabras mientras ella sonríe, añadiendo después, picarona: “¡Oh, caramba!”.

Su mandato como gobernadora se centró en cuestiones fiscales y energéticas, siendo en estos dos temas donde Sarah obtuvo sus mayores éxitos. De nuevo, muchos estadounidenses se maravillarán al descubrir que su administración trabajó durante esos años más estrechamente con los demócratas que con los republicanos y que aquellos estaban encantados de tener a una gobernadora tan pragmática y tan alejada de las luchas ideológicas que podrían suponerse que serían el pan nuestro de cada día, pero que no lo fueron nunca.

Una escena que no hay que perderse es la de Stapleton recordando cuando Sarah se encontró con un alto ejecutivo de una compañía petrolífera en el aeropuerto de Fairbanks y éste le reprochó airadamente que no sabía con quiénes se estaba enfrentando, algo a lo que Sarah respondió con una mirada de ésas que te hielan la sangre en las venas. Como para que luego vayan por ahí diciendo que Sarah es la “amiga” de las compañías petrolíferas.

El tercer acto relata su tiempo como candidata a la vicepresidencia, mostrando los datos indudables de su impacto sobre la candidatura de McCain a través de las gráficas de Gallup que señalan como el ticket republicano se ponía en primer lugar a partir del anuncio de su selección como candidata a la vicepresidencia, permaneciendo así hasta que estalló la crisis financiera el 15 de septiembre con el colapso de Lehman Brothers. También ofrece un amplio fragmento de su discurso de aceptación en la Convención Nacional Republicana de Saint Paul (Minnesota). Tras ello, es tiempo de tratar la persecución a que fue sometida tras las elecciones presidenciales, señalándola como el principal motivo para su dimisión en julio de 2009.

Por fin, el epílogo de la película aparece tras una imagen en la que se lee: “Desde aquí puedo ver noviembre” y acto seguido, Mark Levin, el comentarista político conservador, recuerda que Ronald Reagan, al igual que Sarah Palin hoy, también fue una vez un rebelde dentro de su propio partido que no le tenía ninguna confianza. Enseguida aparece Sarah durante un rally celebrado en Madison (Wisconsin) el mes pasado, afirmando: “Lo que necesitamos es estar ahí, GOP, y luchar”. Luego, refiriéndose a los líderes del Partido Republicano, dijo: “Tal vez debería pedir a algunas de las mujeres del equipo de hockey de los Badgers, esas campeonas, tal vez debería pedirles si podríamos sugerir a los líderes del GOP ¡que aprendieran a luchar como una chica!

Y tras Sarah, aparece Andrew Breitbar, otro comentarista político conservador, que trata a los líderes del GOP de “eunucos” por no haber sido capaces de defender a Sarah durante esos años, lo mismo que hace Tammy Bruce, comentarista política conservadora, que alaba a Sarah diciendo de ella: “Como los marines, ella corre hacia el peligro”. Otros que también aparecen son Jamie Radtke y Sonnie Johnson, dos activistas del movimiento Tea Party. Por fin, la última escena nos devuelve a Sarah, de nuevo en ese rally en Madison, donde grita: “Señor Presidente: empieza el partido”, mientras un redoble de tambor resalta las palabras de Thomas Paine: “Si tiene que haber problemas, que sea durante mis días de forma que mis hijos puedan tener paz”. Más claro, agua. ¿En serio alguien de ustedes puede tener aún dudas de que Sarah se va a presentar y que lo va a hacer para ganar?

Aún tengo más cosas que contarles sobre The Undefeated, pero esta entrada ya es demasiado larga. Volveremos sobre ello. Y será pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Palin 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a THE UNDEFEATED: PRÓXIMAMENTE EN LOS MEJORES CINES

  1. Santi dijo:

    Espero ver ese prometedor documental con en alguna de las muchas televisiones tdt que tenemos. ¿O soy un iluso, Bob? Y también espero que le den un oscar. ¿Puedo tener alguna esperanza? Bueno, por lo menos servirá para dar otra visión sobre Sara, la verdad sobre ella, y no la contaminada por el sectarismo progre dominante.

    Porque sabes, Bob, que ya están rebuscando en sus email de sus tiempos de gobernadora. Y ya te puedes imaginar que con intenciones nada inocentes. Mira la noticia:
    http://www.libertaddigital.com/mundo/2011-06-10/diarios-estadounidenses-piden-ayuda-para-leer-24000-de-correos-de-sarah-palin-1276426286/

  2. Santi dijo:

    También sale la noticia de los email de Sarah en el ABC. Definitivamente es el único político republicano que interesa en el mundo y por algo será. Lo que escriben en el ABC no me gusta mucho porque abunda un poco el los tópicos de la prensa progre, y ¡eso que es un periódico conservador! La desinformación en España sobre esta política es de juzgado de guardia. Pero me quedo con como empieza el artículo:

    “¿Qué tiene la republicana Sarah Palin que tanto fascina? Porque para tener a todo un país, y parte del mundo, atento a lo que dicen las más de 24.000 páginas de correos electrónicos de su época de gobernadora de Alaska publicadas ayer por las autoridades de ese estado hay que ejercer cierta fascinación, no solo entre los seguidores del Tea Party sino también entre los opositores. ”

    http://www.abc.es/20110611/internacional/abcp-discretos-correos-sarah-palin-20110611.html

    Bob, sigo con tu libro. ¡Qué gran libro, amigo! Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s