EL GOP BUSCA CANDIDATO PRESIDENCIAL: RINOS ABSTENERSE, POR FAVOR (y IV)

Y tras estas últimas entradas en las que hemos repasado a los candidatos, vamos a hacer lo mismo con lo que pueden dar por seguro que serán los cinco grandes temas que marcarán las ya no tan lejanas próximas elecciones presidenciales.  Y antes de entrar en ello, debo confesarles que no soy tan listo como algunos de ustedes podrían creer y que para redactar esta entrada me he guiado sobre todo por una serie de artículos publicados por pollinsider (vean mi lista de enlaces recomendados a la derecha de estas líneas), uno de los mejores blogs que puede uno leer si le interesa el mundo de las encuestas políticas. Yo lo recomiendo vivamente (aunque me temo que, al estar escrito en inglés, no todos podrán disfrutarlo).

La pregunta hoy es sobre qué pasará en 2012. ¿Sobre qué versarán esos tradicionales tres debates entre los dos candidatos a la presidencia? En 2008, todos pensaban que el gran tema que iba a monopolizarlos sería el de la guerra de Irak. Lo pensaban los republicanos de McCain, lo pensaban los demócratas de Obama, lo pensaba todo quisque y al final resultó que estalló la crisis económica y todo lo que habían preparado para la ocasión unos y otros se convirtió en papel mojado. Obama supo reorientar rápidamente su estrategia electoral, lo cual era fácil puesto que no eran los demócratas los que ocupaban la Casa Blanca en ese momento. Pero los republicanos… ¡Ay, los republicanos! Estos se tuvieron que enfrentar con la ira de los estadounidenses que los señalaban a ellos como los culpables de todo. Y McCain se vio envuelto en una situación que no es que no dominará, sino que le producía vértigo y ahí empezó a perder las elecciones por más que en ese momento liderara todas las encuestas gracias al empuje proporcionado por la selección de Sarah Palin como su candidata a la vicepresidencia. Y bien que se lo mereció puesto que durante esos días en que todas las miradas estaban puestas en él, McCain no hizo más que el tonto, siendo incapaz de proporcionar una respuesta coherente a sus votantes sobre lo que estaba pasando y cómo iba a hacerle frente si era elegido, desdiciéndose de sus propias declaraciones del día anterior y sembrando de dudas el ánimo de muchos de ellos, que acabaron temiéndose que era cierto eso que decían algunos de que ya estaba un poco chocho el pobre hombre.

En 2012, si es que los iraníes no la arman antes consiguiendo finalmente su bomba atómica, de nuevo nos vamos a encontrar con que la economía va a ser la madre de todos los temas. Afortunadamente, esta vez no se va a repetir la situación de 2008, cuando Obama apareció limpio de polvo y paja ante los estadounidenses, con un currículo inmaculado, sin ni una sola mancha en él al no haber tenido nunca la más mínima responsabilidad ejecutiva, pudiendo prometer en consecuencia el oro y el moro sin temor a que le reprochasen que una cosa era lo que decía y otra distinta lo que había hecho hasta entonces.  Y es que ahora Obama sí que tiene un currículo y éste está lleno de declaraciones controvertidas, decisiones discutidas y flagrantes meteduras de pata. Se acabó lo de prometer arcoíris y unicornios para todos, ni siquiera algo tan simple como “pasar un escalpelo al presupuesto” o “bajar los impuestos”, así sin más. Es una situación nueva para él; la primera vez que le pasa. Y tal vez acabe por no gustarle la experiencia.

En cuanto a los republicanos, la situación también es completamente diferente porque sea quien sea su candidato, que será Sarah Palin, todos ellos cuentan con un amplio currículo, sobrado de experiencia en puestos ejecutivos, sabiendo perfectamente lo que significa preparar un presupuesto, tomar decisiones que afectan a la vida de las personas y responder de ellas una vez que ha llegado el final del ejercicio. Obama ya no volverá a debatir con un lego en cuestiones económicas, que es lo que era McCain, y que es la única posibilidad que tiene de que su incompetencia no le pase factura. Ahora que los estadounidenses saben por fin cuáles son sus verdaderas opiniones en materia económica tendrá que ceñirse a la dura realidad de sus desastrosos cuatro años de mandato, lo que abre una importante brecha en su brillante armadura, ésa que tanto refulgía en 2008 y que ahora aparece bastante oxidada.

 Un viejo chiste de la época del Going Rogue Tour que tenía guardado por ahí a la espera de la ocasión más propicia para enseñárselo. Y me parece que mejor que ésta no la habrá. Un chiste que es bien serio, ¿verdad?

Por supuesto, el temazo, el tema de todos los temas, el gran tema, el pedazo de tema del que todos hablan y no callan, su peor pesadilla, la madre que parió a Palin cuando se sacó de la chistera eso de los “comités de la muerte”, será Obamacare, la reforma de la asistencia sanitaria. Aunque ya está aprobado, todos los candidatos republicanos juran que lo derogarán y lo reemplazarán por otro distinto que respete la voluntad de los estadounidenses y que no suponga la nacionalización del sector sanitario. Lo malo es que, dentro de los republicanos, ¿quién resulta más creíble a la hora de prometer eso? ¿Romney, el autor de Romneycare, la versión estatal de Obamacare y que aún hoy en día lo defiende públicamente contra viento y marea? ¿Gingrich, que ha apoyado expresamente Obamacare hace menos de quince días y que se ha revuelto de una manera que ni los propios demócratas han hecho contra un sensato plan de sustitución presentado por los republicanos del Congreso?  No, la única voz convincente en este tema es la de Sarah, que lideró la oposición a Obamacare desde el primer día, con argumentos sólidos, con propuestas creíbles y que ya en sus tiempos como gobernadora de Alaska dio pasos firmes en ese sentido. Prácticamente dos terceras partes de los estadounidenses están ahora mismo en contra de Obamacare, tal y como señalan todas las encuestas. Entonces, ¿qué candidato es el que representa mejor las opiniones de sus compatriotas? Obama seguro que no. ¿No lo será Sarah tal vez?

El segundo tema es el déficit presupuestario, la chispa que hizo estallar el barril de pólvora del movimiento Tea Party. Porque sí, fue el déficit, esa enloquecida y absurda espiral de gasto en la que se había metido la administración Obama,  lo que enloqueció a los estadounidenses, conscientes de que todo lo que gastasen los demócratas hoy lo tendrían que pagar ellos mañana e incluso sus hijos y sus nietos pasado mañana. Y de esos vientos, el movimiento Tea Party, que sembró la Casa Blanca con su ineptitud en cuestiones económicas, viene esa tempestad que recogió durante las elecciones del midterm y que supuso un vuelco político digno de aparecer en todos los manuales de Ciencias Políticas de los próximos cincuenta años. De nuevo, la comparación con Sarah hace palidecer a Obama (¡vaya por Dios, ahora me dirán que he hecho un chiste racista!): Sarah fue gobernadora de Alaska e incluso con el superávit que supuso para las arcas del estado los altos precios del petróleo de esos años, recortó el presupuesto, eliminado gastos superfluos, absurdos e incluso directamente criminales, permitiendo con ello que los alasqueños dispusieran de más dinero para subvenir a sus necesidades (¡y no a la de la caterva de chorizos que llenaban las administraciones anteriores!). Algo que en estos tiempos en que los recortes sólo se les aplican a los pobres, pero nunca a los de siempre, es un ejemplo a seguir. Y más cuando las encuestas señalan que un 94% de los estadounidenses piensan que el déficit es un grave problema. De nuevo, ¿qué candidato creen ustedes que representa mejor el sentir de los estadounidenses? De nuevo, Obama seguro que no. De nuevo, ¿no lo será Sarah tal vez?

Otro tema, que son dos en realidad: el empleo y los impuestos. Obama prometió que con el plan de estímulo de un billón de dólares (sí, sí, un billón de dólares… 1.000.000.000.000 $) la crisis quedaría superada y el empleo se recuperaría. Pues ni la crisis ha quedado superada ni se ha recuperado el empleo que está muy por encima de las previsiones hechas por la administración Obama en su momento. Por supuesto, los demócratas maquillan las cifras de paro con el mismo descaro con que lo hacen los socialistas españoles, descartando a todos aquellos que, simplemente, dejan de apuntarse al paro porque no ven posibilidades de encontrar un empleo a través de él. Contando a esos que no sólo han perdido el empleo, sino también la esperanza, el índice de desempleo pasa del oficial 8% al más que probable 16%, lo cual es una salvajada en un país como los Estados Unidos. ¿Y cuáles son las propuestas de Sarah al respecto? Las más efectivas, que ya fueron probadas con éxito por Ronald Reagan durante sus años de mandato: rebajar los impuestos. A los ciudadanos, a las empresas, a todo el mundo. Darles la oportunidad de contar con más dinero para cubrir sus necesidades de tal forma que no vayan tan ahogados, el consumo se recupere y, con él, la inversión para producir, lo que creará empleo indefectiblemente. ¡Demonios, si hasta yo soy capaz de entenderlo! Pero no, para los demócratas si el plan de estímulo no ha funcionado es porque no ha sido suficiente y necesitan otro… ¿Otro? ¿Acaso se han vuelto locos? Eso es lo mismo que pretender apagar un incendio vertiéndole una lata de gasolina y cuando el incendio se ha doblado, querer repetirlo. De nuevo, ¿quién es el que representa el sentir de los estadounidenses? Si alguien dice que Obama, que me lo haga saber. Sé de un psiquiatra realmente bueno.

El cuarto tema levanta ampollas: la inmigración. ¿Recuerdan el follón que se armó cuando la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, decidió coger el toro por los cuernos y acabar con la desidia de Washington endureciendo las leyes estatales contra la inmigración ilegal? Bueno, pues los demócratas, como siempre, clamaron contra semejante actitud “racista”. ¿Y quién fue a Arizona a dar su apoyo personal a Brewer, fotografiarse con ella y felicitarla por hacer lo que debería hacer el gobierno federal: defender las fronteras nacionales? No fue Romney precisamente, sino Sarah. Cuando nadie se lo había pedido y cuando más de uno le hubiera aconsejado que no metiera la mano en un avispero. Pero lo hizo y se ganó el aplauso de la gran mayoría de los habitantes de Arizona por su apoyo. No me extraña que se haya comprado una casa allí. Ahora Obama ha anunciado una amnistía para los inmigrantes ilegales en los Estados Unidos… Algo realmente curioso porque alrededor del 60% de los estadounidenses están en contra de ello según las últimas encuestas. De nuevo, la pregunta del millón, ¿quién representa el sentir de los estadounidenses en esta cuestión, la de mantener y proteger las fronteras de la nación? ¿Obama? ¿Sarah? ¿Mudito Romney?

Y el último tema: la energía. Con los precios de la gasolina por las nubes, no es con energías alternativas que los estadounidenses van a superar sus problemas al respecto. Sobre todo cuando ya sabemos de sobra que esas energías alternativas destruyen más puestos de trabajo de los que crean y son más caras que las tradicionales, pudiendo sobrevivir sólo gracias a las cuantiosas subvenciones que reciben por parte del Estado y a la estupidez supina de los ecologistas, tan ansiosos ellos porque volvamos a la Prehistoria. Éste es justamente el momento de que los Estados Unidos se dejen de tonterías y exploten a fondo todos sus recursos, ya sea en el territorio continental o en la plataforma océanica. Drill, baby, drill! Ya sé que me repito, pero ¿quién ha sido la abanderada de esa postura sin dejar por ello de apostar también por las energías renovables, pero sólo en tanto que fueran realmente viables y no supusieran un sobrecoste para los consumidores? Esta vez les dejo que adivinen ustedes la respuesta…

Helos todos aquí. Los cinco temas que ocuparán sin duda la mayor parte del tiempo dedicado a la campaña electoral de 2012. Y en esos cinco temas sólo hay un candidato republicano que esté en el lado correcto de la valla en todos ellos: Sarah. Y que lo pueda demostrar además con su historial anterior como gobernadora si se tercia. Todos los demás flojean o son sencillamente increíbles en más de uno. Romney pierde por goleada en Obamacare y en los demás no tiene precisamente buenos registros. Gingrich no es que pierda, es que se marca los goles él mismo, en Obamacare, inmigración y energía.  De los demás, mejor no hablar. Con esas flojedades, un político astuto y dispuesto al juego sucio como lo es Obama no tendrá ningún problema en callarles la boca en uno u otro momento de sus debates, pero con Sarah no podrá hacer eso. Al contrario, debatiendo con Sarah sería él quien se encontraría sin palabras en más de una ocasión. Sarah puede atacar a Obama y hacerlo ferozmente en todos y cada uno de esos temas, atacarle no sólo con sus propuestas futuras sino con su actuación pasada como gobernadora de Alaska, que poca gente ha llegado a comprender lo extraordinaria que fue por más que sólo durara dos años y medio. Incluso yo no me he dado cabal cuenta de ello hasta que me he visto obligado a documentarme a fondo para mi libro, America is Ready! Y eso es algo de lo que cualquier otro candidato no puede presumir ni de lejos. Por eso, si el objetivo es echar a Obama de la presidencia, eso sólo lo puede conseguir Sarah.

Y de un viejo chiste a una nueva foto: la de Sarah y Todd Palin junto con los padres de Britta, la esposa de su hijo Track. ¡Hmmm, no creo que voten demócrata! Sólo faltaría… ¿Se imaginan ustedes dentro de veinte años cuando tengamos ya la foto de Sarah y Todd junto con los padres del marido de Piper? Cómo habrá pasado el tiempo… Y Bristol será la presidenta entonces.

Hasta aquí la entrada de hoy. Y como quiera que me gusta eso de avanzarles de qué irá la próxima, les anunció que les haré un resumen de todo lo que han dicho los comentaristas sobre esa película documental sobre Palin, The Undefeated, que les anuncié hace poco. Algunos de ellos ya la han podido ver (yo no… ¡grrr!) y ya hay bastantes opiniones. O sea que nos iremos al cine. Y eso será antes de irnos de excursión porque la semana que viene toca repasar la reciente gira de Sarah por la Costa Este de los Estados Unidos. ¡Ay, se me ha escapado! Eso iba a ser una sorpresa…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Elecciones presidenciales 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL GOP BUSCA CANDIDATO PRESIDENCIAL: RINOS ABSTENERSE, POR FAVOR (y IV)

  1. El primo dijo:

    Bob, ya he leído el capitulo de “El sistema político de los Estados Unidos”.
    Impresionante e impresionado. Creía que sabía mucho de los Estados Unidos, pues no, después de leerlo, decir que no sabía nada. Está muy bien. Decir que es un compendio del sistema político distribuido por los distintos poderes del Estado federal. Es muy denso y se tarda un poco en leer, no se piensen que es un novelita que se lee en una tarde, está muy bien resumido, esquematizado y no es un tostón infumable. Se lo aseguro.
    Críticas. Lo siento Bob, siempre tengo la manía de decir lo bueno y lo malo. Se repite dos veces, en el nacimiento y en el sistema politico, el veto de bolsillo, referente a la posibilidad de no firmar una ley ni vetarla para que no entre en vigor. Pero bueno, es una cosa sin importancia. Y la referencia es realmente curiosa. El sistema está hecho para que realmente trabajen y no anden tocandose las narices, porque en ese caso el contra poder hace oposición y te deshace el trabajo.
    Fdo: El primo tonto.

  2. Santi dijo:

    Bob, ¡ya cogiste la velocidad de crucero de nuevo, amigo! Y es que se ve que te gusta escribir y te sale “fácil”. Te vuelvo a repetir -es que soy un pesado, lo siento- que lo tuyo es la literatura, por más que sólo hayas publicado un libro, un gran libro. Los temas que propones para las elecciones son muy acertados, el que los domine ganará en los debates, y ese candidato será Sarah Palin por sus conocimientos y carisma. ¡Palin 2012!

    P.D.: Pués yo voy por los prólogos, y es que soy muy lento, ¡lo reconozco! Pero es que me gusta saborear y recrearme en la buena literatura, amigo.
    Y se me olvidaba, se me ha ocurrido que podrías intentar hacer llegar un ejemplar de tu flamante libro a Sarah, junto con una bonita carta en inglés, idioma que dominas tan bien. Si consigue pasar los filtros y llegar a su manos seguro que te responderá y tendrá algún bonito detalle contigo. ¡Inténtalo, Bob!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s