PALIN 2012… ¡SÓLO FALTA UN MES!

Y no, no es que de repente adivine el futuro. Se trata de una simple deducción lógica, del tipo de las que los izquierdistas son incapaces de hacer por su cuenta a menos que El País lo incluya como noticia del día. El caso es que he vuelto a lanzarme a la vorágine de la actualidad y la semana pasada me enteré de esto: The Undefeated (La invicta en español), una película documental sobre Sarah Palin se estrenará en los cines de los Estados Unidos en una fecha aún por determinar a lo largo del próximo mes de junio, más bien hacia final de mes y muy posiblemente en Iowa (donde los republicanos celebrarán sus primeras primarias en enero del año que viene), para hacerlo después en Nueva Hampshire, Carolina del Sur y Nevada (los tres estados que van en siguiente lugar en el calendario de las primarias), y así hasta llegar al resto de los Estados Unidos.

Dirigido por el cineasta Stephen K. Bannon, se trata de un documental de dos horas de duración en el que se pone el énfasis en su período como gobernadora de Alaska, destacando sus muchos logros durante los dos años y medio que ocupó el cargo y relatando las enormes dificultades que se encontró de pronto para seguir con su tarea una vez que el establishment político, tanto el demócrata como una buena parte del republicano, con la inestimable ayuda de la mayoría de los medios de comunicación, se decidió a ir a por ella y cargársela como fuera. Algo que intentaron tanto obstaculizando su gobierno, aprovechando que esa coalición contra natura que formaban (que lo único que tenían en común era el amor al dinero y el odio a ella) disfrutaba de la mayoría en el Congreso de Alaska, como asaeteándola con una ethics complaint tras otra con el fin de manchar su imagen y de paso arruinarla económicamente, beneficiándose del hecho de que Alaska es el único estado de la Unión en que el fiscal general no puede representar a la gobernadora en estos casos.

Steve K. Bannon, el director de The Undefeated. Y autor de otras películas tan buenas como seguro que lo va a ser ésta. Y a partir de ahora, uno de nuestros cineastas favoritos.

Es cierto que de entre todas las calumnias que se han vertido sobre Sarah, la más perjudicial ha sido aquélla que la acusaba de ser una quitter (una “desertora” más o menos) por dimitir de su cargo durante su primer mandato. Los motivos que dio para ello, perfectamente expuestos para todo aquel que supiera escuchar o al menos no se limitase a escuchar lo que le convenía, los dio ella personalmente tanto durante el anuncio de su dimisión, leído en el jardín de su casa de Wasilla, como poco tiempo después durante su discurso de despedida en el Pioneer Park de Fairbanks. Sarah dimitió sencillamente porque ya no podía gobernar, no se lo permitían, su administración estaba paralizada ocupada en exclusiva en defenderla a ella de esas dichosas ethics complaints y algunos otros expedientes más como las FOIA (como bien se relata en mi libro America is Ready!), y si no podía gobernar, no tenía sentido que siguiera ocupando su despacho oficial sólo por el placer de titularse como “gobernadora”, aunque poco tuviera ya de ello. Claro, ¿no?

En aquel momento yo no era muy consciente de la enormidad de la persecución a la que estaba siendo sometida y mi primera reacción cuando supe la noticia de su dimisión fue pensar que habían podido con ella y que se había acabado Sarah Palin por siempre jamás. Luego, según fui explorando por aquí y por allá, leyendo otras opiniones, considerando otras posibilidades, reflexionando en suma, me di cuenta de que lejos de haber podido con ella, la presa se había librado de la red y volvía a ser libre. Con un buen montón de arañazos y los bigotes chamuscados, sí, pero libre de nuevo. Y con las mismas ganas de lucha que siempre. O sea, que esos que tanto se reían entonces, bien podría ser que acabaran llorando dentro de unos meses como así ha terminado siendo. Desde entonces, nunca más he puesto en duda ni una sola de las decisiones de Sarah, consciente de que mi ignorancia en cuestiones políticas es insondable comparada con la enorme sabiduría que demostró en ese trance y de la que no he dejado de tener una prueba tras otra hasta el día de hoy.

Sin embargo, eso sólo es así para quienes nos hemos preocupado por saber quién es Sarah Palin y cuál es su historia. Sólo los palinistas estamos en condiciones de reírnos en la cara de quien pretenda abochornarnos acusando a Sarah de ser una quitter, abrumándole con una inacabable ristra de promesas cumplidas, éxitos indiscutibles, realizaciones evidentes y políticos chorizos del establishment encarcelados. Los demás, los que sólo saben de Sarah por lo que dicen de ella en el telediario y nunca en su vida han tenido la voluntad de buscar su propia información, siguen teniendo esa mala opinión. Y esos “desinformados” siguen siendo muchos, demasiados tal vez.

Por lo que se cuenta por ahí, ése parece ser el motivo concreto por el cual Sarah se decidió a entrar en contacto con Bannon a través de una de sus colaboradoras más estrechas, Rebecca Mansour (la fundadora precisamente del magnífico blog palinista “Conservatives for Palin”, que ahora es su mano derecha). Bannon es un cineasta de tendencias conservadoras que ya había realizado antes dos documentales muy meritorios: In the Face of Evil (2004), sobre Ronald Reagan y la Guerra Fría, y Generation Zero (2010), sobre las causas profundas que llevaron a que se produjera la crisis económica de septiembre de 2008. Ambas obras llamaron la atención de la propia Sarah y fue entonces cuando se le ocurrió la idea de encargarle la realización de lo que iba a ser en un principio una serie de videos breves que relataran su etapa como gobernadora de Alaska con el fin de dejar claros de una vez por todas tanto sus logros como los motivos de su dimisión.

Una vez puestos en contacto, Bannon se entusiasmó con la idea y sugirió que sería mejor hacer una película entera que una serie de videos. La única condición que puso para ponerse manos a la obra fue la de tener el control absoluto de lo que se hiciera, para lo cual sólo pidió poder dirigirla él mismo, ofreciéndose incluso a financiarla él mismo (su coste ha sido de alrededor de 1 millón de dólares). Sarah aceptó esas condiciones y el resultado es una película de dos horas de duración. Tal como dijo el propio Bannon a Real Clear Politics:

La película es una llamada a la acción para una campaña como la de 1976: Reagan contra el establishment. ¡Vamos a armar un poco de follón a la vieja usanza!

Y es que ésa es precisamente la intención que parece tener Sarah en mente: usar la película como ariete para acto seguido lanzar su candidatura a la presidencia. Es por eso que me juego doble contra sencillo a que no tardaremos más de un mes en poder gozar de ese momento, que incluirá un ataque de rabia de Romney y una nueva sarta de estupideces por parte suya como apreciada propina. Si no fuera así, todo esto no tendría ningún sentido. Pero lo tiene y el objetivo está claro: remover esas dudas que una importante porción de votantes, tanto republicanos como independientes, aún sienten acerca de ella, contándoles la verdad sobre lo mucho y bueno que pasó en Alaska en aquellos años en que pocos de ellos sabían siquiera dónde estaba Alaska y tampoco les importaba demasiado.

Sarah en el momento de enterarse de que The Undefeated ha ganado el Óscar al mejor documental, ja, ja, ja. ¡Como si Hollywood fuera a tener valor de verla siquiera! ¡Pandilla de basureros, que sólo saben hacer basura y que antes le darán el Óscar a Obama por un video casero de Michelle quemando la bandera estadounidense de la azotea de la Casa Blanca!

Evidentemente, el personaje principal de la película es Sarah Palin, pero Sarah no intervino en su realización ni aparece directamente en ella. Su tarea se limitó a proponerle la idea a Bannon y, una vez que éste aceptó el encargo, hablar con ciertas personas para que éstas confiaran en sus intenciones y pudiera entrevistarlas (tratándose de alguien perteneciente a los medios de comunicación, recordemos ese dicho sobre los gatos escaldados… y es que en Alaska, los amigos de Sarah ya están más que escaldados a ese respecto). Se trataba sobre todo de antiguos miembros de la que fue la administración Palin que conocían de primera mano los hechos sobre los que hablaban y que, precisamente por ello, tenían que aparecer en la película si ésta pretendía resultar verosímil: por ejemplo, Meghan Stapleton, la antigua portavoz de Sarah; Thomas Van Flein, su abogado particular; Judy Patrick, su teniente de alcalde cuando Sarah era alcaldesa de Wasilla; Marty Rutherford, asesor suyo en todas las cuestiones relacionadas con el gasoducto cuando Sarah era gobernadora de Alaska; Kristan Cole, amiga personal suya; Gene Therriault, antiguo senador estatal de Alaska, etc. Hasta un total de diez personas cuyo testimonio es clave para entender lo que pasó durante esos años en que Alaska era el estado políticamente más honrado de todos los Estados Unidos, posiblemente del mundo entero, y su gobernadora mantenía un índice de popularidad del 80% mes tras mes.

Tras esos diez alasqueños, otros seis estadounidenses más, pero ahora de “los 48 de abajo” toman la palabra para hablar sobre Sarah, entre ellos los comentaristas políticos Mark Levin, Andrew Breitbart y Tammy Bruce. Y todos ellos se muestran de acuerdo en que la tarea que llevó a cabo Sarah en Alaska es impresionante desde cualquier punto de vista y que ella es la única política conservadora actual capaz de aunar el viejo, pero plenamente vigente, legado de Ronald Reagan con el nuevo, pero tradicional en sus fundamentos, mensaje del movimiento Tea Party.

El rodaje de la película se hizo en completo secreto, pasando Bannon y su equipo varias semanas en Alaska recogiendo material de archivo de diferentes cadenas televisivas alasqueñas y realizando las entrevistas que se incluyen en ella. Como quiera que cualquiera que trate de cerca o de lejos, directa o indirectamente con Sarah Palin sabe a lo que se expone (que me lo digan a mí), estaba claro que se imponía una completa discreción para evitar no sólo que les pincharan las ruedas de los coches, sino también que una banda de matones contratados por ya podemos imaginarnos quiénes les vapuleara con unos bates de beisbol y les robara el material. Así, Bannon y su equipo se hospedaron en moteles de baja estofa, rodaron exteriores durante los fines de semana y sólo cuando sabían que no iba a haber nadie por ahí, pidieron a las diferentes cadenas de televisión alasqueñas a las que acudieron además del material que les interesaba, otro que no tenía nada que ver sobre Sarah Palin y que no les importaba una higa para disimular sus intenciones, hablaron en clave entre ellos, no pisaron ni un bar no fuera que alguno se tomara más cervezas de la cuenta y acabara yéndose de la lengua con la camarera ésa tan bonita que lleva una chapa del Partido Demócrata en el escote, etc. La cuestión era que nadie descubriera sus intenciones y a fe que lo lograron. Finalmente, Bannon adquirió los derechos sonoros de la autobiografía de Sarah, Going Rogue, para utilizar su voz como la de la narradora durante gran parte de la película.

El resultado es, tal y como dijo Timothy Crawford, el tesorero de SarahPAC, a Real Clear Politics, refiriéndose a la reacción de la propia Sarah una vez que lo hubo visto durante un pase privado realizado en su nueva casa de Arizona el pasado 18 de mayo: “La gobernadora piensa que fue genial”. Y como dijo en la misma entrevista Rebecca Mansour (que durante un período de su vida fue guionista profesional):

Soy una gran admiradora del trabajo de Steve. Su película sobre el presidente Reagan, In the Face of Evil, es mi documental favorito y su Generation Zero fue un grito de atención para el temprano movimiento Tea Party. Creo que su nueva película capta la esencia de lo que fue la administración Palin en Alaska y creo que sorprenderá realmente a la gente. Rompe muchos estereotipos falsos porque muestra sus verdaderos logros como gobernadora. Uno no podrá salir del cine pensando igual sobre Sarah Palin.

Y es cierto. Si se lo digo yo que sé de qué va el percal después de dos años (¡y un libro! ¿Todavía no lo tiene? ¿No le da vergüenza? ¿Y usted se dice palinista? ¡Venga, hombre, no sea progre y compre su ejemplar de America is Ready! Verá como le gusta y se enterará además de un montón de cosas interesantes sobre nuestra admirada Sarah… Fin de la pausa publicitaria). Porque tengo testimonios a patadas en el sentido de que quien deja de lado sus prejuicios y se decide a estudiar honradamente la figura de Sarah Palin, no puede evitar llegar a la conclusión de que es la persona sobre la cual más se ha mentido en los últimos cincuenta años y que es injusto porque también es la persona más digna de encomio que existe actualmente en el panorama político estadounidense. Por eso, una película sobre ella, después del éxito que supuso su autobiografía, Going Rogue, es una gran idea. Incluso el paso lógico después del libro. Una película es más fácil de asumir por muchos estadounidenses que tal vez no estén dispuestos a pasarse una semana leyendo Going Rogue ni a arriesgarse a que sus amistades les sorprendan con ese libro sobre la mesilla de noche. Pero una película es algo a lo que sí pueden sentirse tentados, sobre todo teniendo en cuenta que las entradas se pueden comprar on line y que basta con actuar con disimulo a la puerta del cine para meterse dentro sin que nadie se dé cuenta. Y si acaso les descubren, decir que han ido a ver otra de las películas que había en cartel. Como que ahora los cines son multicines, eso es fácil.

Estaré atento a lo que suceda durante el estreno y, por supuesto, cuento con poder conseguir una copia en DVD. También la intención de Bannon la de ofrecerla así para que tenga mayor audiencia (confío en que entienda que en el resto del mundo también hay palinistas de pro y lance una versión para la región 2). Como no lo haga, les juro que me descargo una pirata (la primera vez en mi vida que lo haré). ¡Faltaría más!

Hasta la próxima entrada que será antes de lo que se esperan.

P.D. Pues sí, se ha confirmado finalmente la noticia: Sarah y Todd han comprado una casa en Arizona, en Scottsdale, en pleno desierto de Sonora y a muy poca distancia de Phoenix, la capital del estado. Razón de más para estar seguros de que se va a presentar a las elecciones. Desde Alaska es muy, muy difícil llevar una campaña electoral con lo que se tarda en viajar a cualquier parte de “los 48 de abajo”. Pero desde Arizona es mucho más fácil. Además, está oportunamente bien situado en medio de los Estados Unidos y en el Sur, que es su área natural de influencia. ¡Y tiene al viejo McCain cerca para poder charlar con él y pedirle consejo sobre cómo NO hacer las cosas, ja, ja, ja!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Palin 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a PALIN 2012… ¡SÓLO FALTA UN MES!

  1. marta dijo:

    Gran entrada como siempre, Bob!
    La verdad es que ya tengo ganas que llegue el día en que Sarah se presente oficialmente como candidata por el partido republicano!

    Hasta la próxima!

  2. Santi dijo:

    Me alegro infinito que retomes el blog con esta magnifica entrada, Bob. Seguro que será un gran documental. Espero que lo podamos visionar.

    Bueno, yo te dejo otra noticia interesante de este mismo domingo pasado. Sarah ha asistido en Washington con su familia a la Rolling Thunder de Harley-Davinson. No te pierdas la fotos de Sarah con indumentaria motera, te las dejo para tu colección ja, ja, ja, sale estupenda. Aquí están…

    http://media.arkansasonline.com/img/photos/2011/05/29/Palin_Rall_t600.jpg?4326734cdb8e39baa3579048ef63ad7b451e7676

    http://s3.amazonaws.com/assets.sarahpac.com/uploads/23/IMG_2399.jpg?1306707306

    http://nationalpostnews.files.wordpress.com/2011/05/bikers-3.jpg?w=620&h=799

    http://nationalpostnews.files.wordpress.com/2011/05/bikers-2.jpg?w=620&h=441

    http://nationalpostnews.files.wordpress.com/2011/05/bikers-4.jpg?w=620&h=690

    Sarah Palin celebró Memorial Day en Washington, DC en una Harley-Davidson
    Homenaje en dos ruedas
    WASHINGTON – Cientos de motoristas y veteranos de guerra hicieron rugir los motores de sus Harley-Davidson en el tradicional Rolling Thunder, un desfile con el que cada año se rinde homenaje a los caídos en combate y a todos que defendieron el país como soldados y esta vez estuvo encabezado por la potencial candidata presidencial Sarah Palin.

    Sentada en la parte trasera de una Harley-Davidson, Palin, de 47 años y símbolo del movimiento ultraconservador Tea Party, se vio rodeada de los Harlistas, barbudos y con el pelo largo, que cada año toman la capital en víspera del Memorial Day, que se celebrará el lunes.

    Los conductores, a lomos de miles de motos Harley-Davidson decoradas con los colores nacionales, parecían contentos con la presencia de la ex gobernadora de Alaska en la gran concentración.

    “Está bien si viene y se une a las festividades como una ciudadana de nuestro país, sin ser candidata ni buscar un beneficio político”, dijo Sheldon Wagner, un ex combatiente de Vietnam de 65 años.

    Palin, compañera de fórmula del republicano John McCain en las elecciones presidenciales de 2008, debía dar asimismo inicio el domingo en Washington a una gira en autobús por la costa noreste estadounidense.

    La gira que tiene lugar en medio de las especulaciones sobre una eventual candidatura de Palin a la investidura del partido republicano para las elecciones del año que viene.

    Los observadores también destacan otro indicio de sus aspiraciones de postularse en que Palin adquirió recientemente una casa en Arizona, un estado geográficamente mejor situado para desplazarse por el país que la remota Alaska.

    Pocas figuras republicanas han anunciado su intención de enfrentarse al presidente demócrtaa Barack Obama en las elecciones de 2012, aparte del ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, de 67 años.

    La concentración de motociclistas conocida como Rolling Thunder comenzó en 1987 impulsada por veteranos de la guerra de Vietnam para atraer la atención sobre los prisioneros de guerra y los combatientes desparecidos en acción. Desde entonces, el encuentro ha evolucionado en un evento para mostrar “respeto a los soldados y veteranos de todas las guerras”.

    Entonces, unas 2,500 motocicletas recorrieron el puente que une el cementerio de Arlington, Virginia, con Washington DC, para terminar frente al emblemático Vietnam Memorial, que recuerda, uno por uno, los nombres de los 58,261 soldados que fallecieron en aquella guerra.

    Desde ese día y hasta hoy, veteranos de esa contienda y de todas las posteriores repiten el ritual junto a cientos de moteros patriotas que secundan cada año el homenaje y lucen sus atuendos más auténticos.

    Así, la formal Washington se ve cada año, y por un día, invadida por chalecos de cuero plagados de insignias, pantalones vaqueros, vistosas gafas de sol y monumentales motocicletas.

  3. Fer dijo:

    Como ya sabeis, el otro día Sarah contestó en una entrevista – que tenía “fuego en las entrañas” por presentarse a la carrera para las presidenciales.
    Espero que el 4 de julio (me parecería buena fecha), por fin, anuncie – proclame – que se postula oficalmente.

    Se de “uno” que se va a quedar blanco de pánico !
    Saludos, Bob.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s